Archivo de la etiqueta: UEFA

Fiorentina – Sevilla FC. Los tres motivos por los que la Fiorentina puede remontar la eliminatoria

Partido grande el de esta noche, partido de los que te hace contar las horas, minutos y segundos; partido donde nos jugamos, nada más y nada menos, que el pase a otra final europea; partido para recordar en la historia, ya sea porque pasemos o no. Si se diera este último caso, se podría hablar de hecatombe, pifiazo… cualquier palabra se quedaría corta. Porque hace una semana se hicieron los deberes, y muy bien hechos, hasta el punto de que a ningún sevillista se le pasa por la cabeza el no estar en Varsovia.

Ahora bien, todos los sevillistas tenemos que ser conscientes, y los futbolistas los primeros, de que la remontada es posible. Y lo es por las siguientes razones:

1º.- Porque sólo se lleva jugada la mitad de la eliminatoria. Y si nosotros fuimos capaces de hacer tres goles, ellos también pueden hacerlo. Es cuestión de lógica y de confianza. Y ellos creen que la remontada es posible, o al menos intentan creerlo.

2º.- Porque la Fiorentina tiene muy buenos jugadores. Borja Valero, Salah, Mario Gómez, Ilicic, Badelj… incluso Joaquín. Aunque el portuense ya no es el que era, sigue teniendo calidad. En el partido de ida, la Fiorentina creó tres o cuatro ocasiones clarísimas, alguna tan clara que era más difícil tirarla fuera que colarla, como la de Matías Fernández, a pase de Joaquín. No sería tan disparatado entonces que lograran hacer tres goles.

3º.- Porque 90 minutos dan para mucho. Puede haber jugadas o hechos decisivos que pueden dar la vuelta a una eliminatoria, como un pésimo arbitraje, un penalti, una tempranera expulsión, o simplemente que no tengamos fortuna. A ellos puede salirles todo y a nosotros nada.

Por otro lado, también hay motivos para creer que la remontada es una quimera, y es que, si la Fiorentina tiene jugadores de calidad, el Sevilla no es menos en ese sentido, mostrando un potencial similar o incluso superior. Y lo que es más importante: como logremos hacer un gol, el equipo italiano tendría que hacer cinco, nada más y nada menos.

Es evidente que un gol tempranero de los viola les metería en la eliminatoria de lleno, pero uno del Sevilla la dejaría casi sentenciada, y es raro el partido donde el Sevilla no encuentre la portería contraria. Será fundamental, como siempre, intensidad, concentración y, sobre todo, estar acertado en las dos áreas.

Yo soy optimista, como no puede ser de otro forma, y es que tres goles son mucha ventaja. Pero también soy consciente de que esto no ha acabado, de que enfrente tendremos a un gran equipo, y que en fútbol puede ocurrir de todo. Hay que rematar la faena, porque, como se suele decir, hasta el rabo, todo es toro.

El Sevilla vuelve a Europa

Hoy es un día grande. Hoy es el primer partido oficial del Sevilla FC 2013-2014, y también es el partido que marca el regreso a Europa, a la Europa League, que a pesar de ser una competición menor a nivel europeo, ya sabemos por estos lares que puede dar mucho prestigio y dinero. Competición a la que, dicho sea de paso, nos hemos clasificado con todo merecimiento, por mucho que algunos no lo vean así.

Hoy es el estreno de un sevilla muy renovado y que despierta ilusión en el sevillismo. Por ahora, no es mi caso, pues aún queda mucho por planificar, tanto en salidas, como posiblemente llegadas. Pero, sobre todo, no me despierta ilusión porque el nuevo Sevilla es toda una incógnita. No sabremos el verdadero nivel del Sevilla hasta que hayamos disputado una buena cantidad de partidos oficiales y ante rivales de mucho nivel. Ya sabremos entonces si la defensa sigue siendo un coladero o si hemos perdido o ganado poder ofensivo. Mientras tanto, recibiremos a un desconocido equipo montenegrino: el Fudbalski klub Mladost Podgorica, un humilde y joven club que intentará no salir goleado esta noche de nuestro templo sevillista.

A priori, el rival de esta noche no debería ser ningún inconveniente, siempre y cuando respetemos al rival y no haya confianzas, ya que las diferencias entre uno y otro equipo son abismales.

En lo único en que estaremos igualados será en el número de bajas: tres por cada bando. Por parte del Sevilla no podrán ser de la partida Kevin Gameiro, Medel y Kondogbia, aunque podría unirse a última hora Beto. Y por parte del Mladost, Bojan Sankovic y Bojan Kaljevic, y la de Danilo Tomic.

El equipo montenegrino, según los informes con los que cuenta el Sevilla, es bastante cortito técnicamente, siendo su máxima amenaza el juego aéreo, ya que tiene varias “torres” en su plantilla. Su jugador más talentoso es Savicevic, hijo del grandísimo ex futbolista del Milán de Arrigo Sacchi, Dejan Savicevic. Sin duda, los montenegrinos saltarán al campo con las líneas muy juntas e intentar defenderse como gato panza arriba, con orden, e intentando sorprender en algún contragolpe o a balón parado.

Volvemos a Europa y lo hacemos con la idea de hacer un gran papel. Por supuesto, no nos conformamos con llegar a la fase de grupos, sino que aspiramos a lo máximo. No obstante, no hay que olvidar que el Sevilla parte como uno de los favoritos para ganar la competición. Pero, por supuesto, también hay que tener muy presente que ganar la Europa League no es nada fácil, puesto que hay clubes que nos superan en plantilla y presupuesto, como puede ser el caso del Tottenham inglés, que es, en mi opinión, el claro favorito. También nos podemos encontrar rivales poderosos, como la Fiorentina, Wigan, Friburgo, Lazio, Eintracht Frankfurt, Valencia… Desde luego, no va a ser un camino de rosas.

El partido de esta noche podría no ser televisado. Y a mí me parece muy bien. Si quieren televisarlo, que aflojen el dinero. Seguro que si fuera el estreno oficial del Madrid o el Barcelona, las televisiones ofrecerían el oro y el moro.

Estoy deseando que llegue ya las nueve y media de la noche. El nervioneo es ya insoportable.

¿Es justo que el Sevilla vaya a Europa?

Tras conocerse la resolución del TAS (Tribunal Arbitral du Sport), desfavorable para los intereses del Málaga, han surgido voces clamando contra la injusticia que ha supuesto la decisión del organismo europeo de dejar fuera de competiciones europeas al club de la Costa del Sol.

El concepto de justicia siempre es relativo. Probablemente, si preguntamos en Málaga, el pensamiento mayoritario será el de que no es justo que lo que han ganado en el campo se lo vayan a quitar en los despachos; si preguntamos en Sevilla, se pensará que las normas están para respetarlas; y si preguntamos a alguien neutral, pues habrá opiniones para todos los gustos.

En mi opinión, la respuesta a la pregunta que titula mi post, es que sí es justo que el Sevilla juegue en Europa. Obviamente, como soy sevillista, no soy imparcial, pero me parecería una injusticia que el Sevilla se quedara sin disputar la Europa League por dos motivos:

En primer lugar, porque el incumplir las normas tiene que tener su castigo. No puede ser que un club tenga que hacer un gran esfuerzo para poder pagar sus deudas, hasta el punto de tener que vender sus mejores jugadores y, por tanto, debilitarse deportivamente, mientras otros sólo se ocupan de potenciar la plantilla a cualquier coste, aun teniendo deudas con otros clubes y organismos. Sin ir más lejos, el Málaga aún le debe dinero al Sevilla por el traspaso de Sergio Sánchez. Es normal que en la liga española –es normal porque es una liga que deja mucho que desear, donde, por ejemplo, los clubes compran jugadore y no los pagan– no haya sanciones, pero en Europa la cosa cambia. La UEFA se ha propuesto ir a por todas con el llamado Fair Play financiero, y el Málaga ha pagado los platos rotos.

Y en segundo lugar, creo que es justo que el Sevilla vaya a Europa porque a mí no se me olvida el maltrato arbitral al que nos hemos visto sometido este año. Sé que recurrir a los árbitros suena a perdedor, pero lo que yo quisiera es que no tuviera motivos para acordarme de ellos. Lo cierto es que no recuerdo una racha de tantos y tan graves “errores” arbitrales desde que descendió aquel Sevilla que acabó entrenando Julián Rubio. Si nos hubieran respetado un poquito los árbitros, a buen seguro habríamos quedado clasificados en una mejor posición.

No obstante, es evidente que la planificación deportiva esta temporada ha sido nefasta, de principio a fin, pero pienso que, por plantilla y méritos deportivos, el Sevilla ha merecido más premio del que finalmente ha obtenido.

Por último, no hay que olvidar que aún queda la posibilidad de que vaya a Europa el Rayo Vallecano. Lo más normal es que su reclamación sea desestimada, entre otras cosas porque ni siquiera tiene la licencia UEFA que otorga la Federación Española de Fútbol. Sin embargo, lo más prudente es esperar, no vaya a ser que salte la sorpresa.

 

Rakitic impidió un fin de semana completo

El fin de semana podría haber sido para enmarcarlo: Los juveniles se trajeron la copa a Sevilla, el Sevilla Atlético vence a domicilio y se asegura matemáticamente la permanencia… pero el Sevilla, como siempre, es incapaz de ganar fuera.

Todavía me pregunto cómo es posible que Rakitic no fuera capaz de marcar a placer la dejada de Negredo, con toda la portería para él. Habría sido un justo premio, porque el Sevilla fue superior al Málaga.

El punto sabe a poco, muy poco, pero podría darse por bueno, por los siguientes motivos:

– En la primera jugada del partido, Cala comete un clarísimo penalti delante de las narices del árbitro. Y ya sabemos lo que nos cuesta remontar un partido. Fue el único lugar en la actuación de Cala. Por lo demás, estuvo sobresaliente.

– Normalmente, cuando se desaprovechan ocasiones de gol tan claras como las que tuvieron Negredo o Rakitic, se acaba pagando con la derrota. Pero ayer el Sevilla estuvo muy bien a nivel defensivo, hasta el punto de que el Málaga apenas creó ocasiones de gol. Esta temporada hemos perdido muchos partidos calcados al de ayer, pero en esta ocasión no se repitió el guión.

– Y por último, porque el Sevilla salió a empatar, y normalmente eso lleva a la derrota. En mi opinión, es incomprensible que el Sevilla, en la situación que está, se conforme con un mísero punto, pero viendo la actitud de los jugadores, está claro que lo dieron por bueno.

Y, verdaderamente, ese punto podría haber sido bueno, pues el Getafe perdió en Pamplona y el Rayo cayó estrepitosamente en su feudo ante el Valencia, pero el Betis, que ahora es nuestra referencia, ganó, y se nos pone a cinco puntos, quedando sólo nueve por disputar. Es decir, el objetivo está muy complicado, pero no imposible.

La importancia del punto ganado ayer se verá más adelante, pero está claro que tendremos que ganarlo todo en casa, ante Real Sociedad y Valencia, y ganar –puede que el empate sirva– en Pamplona. Casi nada. Tendríamos que hacer algo que no hemos hecho en toda la temporada: ganar tres partidos consecutivos. Y puede que, ni aún así, fuera suficiente.

Pero aún queda un resquicio de esperanza, porque nosotros estamos fuertes en casa y el Betis sigue flaqueando. Ayer ganó, pero lo hizo con muchísimos problemas, ante un Celta de Vigo que tiene muy poquitos argumentos y gracias a que se benefició, otra vez más, de un clamoroso error arbitral. Es increíble el gol que le anulan al Celta por un fuera de juego inexistente por varios metros.

El Betis tiene que enfrentarse al Mallorca fuera y al Zaragoza en casa. Ambos equipos están luchando por la permanencia, y lo harán hasta el último minuto –justo lo que deberíamos hacer nosotros–, y cerrarán la temporada con una teórica visita facilona al Levante, que ya, supuestamente, no tendría motivación alguna.

Es cierto que lograr el objetivo está casi imposible, pero tampoco sería tan descabellado que el Sevilla ganase sus dos partidos de casa y el Betis perdiera un partido y empatara otro de los tres que les quedan. Porque, además, están sintiendo nuestro aliento una barbaridad. Están de los nervios.

Lo que sí parece descabellado es que nosotros seamos capaces de ganar en Pamplona.

Habrá que esperar, pero, desde luego, lo que no tiene sentido es que nos rindamos mientras haya posibilidades, por pequeñas que sean. Y si no podemos quedar séptimos, debemos quedar octavos, por si hay sorpresas de última hora con las licencias UEFA o le ratifican la sanción al Málaga. O, simplemente, porque es nuestra obligación quedar lo más arriba posible.

Pero, ¿rendirnos? Nunca. ¿Acaso sirve eso para algo?