Archivo de la etiqueta: Siviglia

Sevilla FC 2 – Celta de Vigo 1. De poder golear, a pedir la hora

Tres puntos muy meritorios los conseguidos por el Sevilla ayer, pues el Celta de Vigo demostró ser un gran equipo, con jugadores de calidad en todas sus líneas, pero especialmente en la delantera. Cayó en Nervión porque el Sevilla hizo un partido muy serio, pero estuvo a punto de echar por tierra el buen trabajo realizado por los jugadores blancos en la recta final del partido.

En la primera parte hubo muy pocas ocasiones, por parte de ambos equipos. El primer gol llegó en una arrancada de Vázquez, que se fue de su marcador y pasó a Navas, quien puso un pase medido a Sarabia para que éste cabeceara a placer, ajustado al poste. Otra asistencia de Navas, que afortunadamente, no ha sido convocado por Luis Enrique. Le viene bien descansar, porque está claro que el palaciego es titularísimo, sobre todo si es capaz de mantener el nivel que está mostrando en estos momentos.

En la segunda parte sí hubo más ocasiones de gol, a pesar de que no fue el día de nuestros delanteros. Tanto Ben Yedder como André Silva estuvieron muy por debajo de su nivel habitual. Sin embargo, los dos fueron decisivos, El primero porque marcó el 2-0, y el segundo porque provocó la expulsión de Araujo.

No me gustó absolutamente cómo se gestionó el partido a partir de la expulsión. Creo que fue nefasta. Con superioridad, y con un gol de ventaja, hay que tener más tranquilidad, hacerse el dueño absoluto del centro del campo, hacer correr al rival y buscar sentenciar, precisamente para evitar lo que ocurrió: que el Celta marcara y nos pusiera en apuros.

El gol celtiña fue obra de Boufal, y fue un golazo. Se fue, como una bala, partiendo de campo propio, haciendo retroceder a nuestra defensa y a Vaclík –grave error, porque Boufal estaba solo y tenía tres o cuatro defensores por delante– , y la colocó muy ajustada al poste, de tiro fuerte y lejano. Este detalle de calidad del franco-marroquí nos puso en jaque el resto del partido, y bien pudo costar un disgusto. Afortunadamente, el Celta desaprovechó la ocasión que tuvo y hubo final feliz.

No obstante, el Sevilla perdió otra ocasión de oro para aumentar el goal-average. Un partido que pudo acabar en goleada –Ben Yedder, por ejemplo, falló dos ocasiones clarísimas, completamente solo ante el portero–, y acabamos pidiendo la hora.

El mejor del partido, en mi opinión, fue Franco Vázquez, quien intervino en los dos goles. En el segundo, dio un gran pase a Sarabia. Pienso que en su posición actual está dando mucho mejor rendimiento que cuando jugaba más avanzado.

No entendí que Banega no fuera sustituido, teniendo en cuenta que teníamos dos goles de ventaja y en superioridad. Creo que le viene bien un descanso –ayer no fue su mejor partido– y además tenía una tarjeta amarilla. Algo que no pareció importarle –excepto en el gol del Celta–, porque el argentino siguió defendiendo con mucha intensidad y faltó poco para que le enseñaran la segunda.

El árbitro, González Fuertes, volvió a demostrar que es de los peores que hay en Primera División. Le temía más que a la magnífica delantera Aspas-Maxi Gómez, porque la temporada pasada nos la lió en el Sevilla-Villarreal. Por cierto, extraordinario el trabajo defensivo de todo el equipo, y muy bien los tres centrales, que lograron que el Celta casi no creara ocasiones de gol.

Tres puntos fundamentales para afianzarnos en plaza Champions y que, circunstancialmente, nos da el liderato. Siempre es bonito ver al Sevilla líder, pero hay que ser realistas, y lo más probable es que dejemos de serlo en el próximo partido, en el Camp Nou. Lo más importante es que, aunque queda muchísima temporada por delante, le sacamos siete puntos al Valencia y ocho al Villarreal, quienes, a priori, son nuestros más importantes rivales para conseguir la ansiada cuarta plaza.

 

Anuncios

Krasnodar 2 – Sevilla FC 1. Derrota importante para luchar por ser primeros de grupo

No parecía ayer el mejor momento para hacer rotaciones, ya que visitábamos al que es, a priori, el rival con más potencial de nuestro grupo, que va, además, segundo clasificado en la liga rusa. Pero Machín pensó en dar descanso, con vistas al también importante partido del domingo, ante el Celta de Vigo, a algunos de los jugadores más importantes. Y lo cierto es que se notó, y mucho. Porque es evidente que jugadores como Nolito, Muriel o incluso Roque Mesa, que está decepcionando hasta ahora, están muy lejos del nivel mostrado por los jugadores titulares.

La derrota fue más que merecida, y pudo ser más abultada, aunque también es verdad que pudimos marcar el 1-2 en la segunda parte. Pero en la primera mitad nos salvaron los postes (hasta tres) y el árbitro, que se tragó un clarísimo penalti de Sergio Gómez.

La debacle del Sevilla tuvo su origen en el centro del campo, que no carburaba. Roque Mesa sigue a un nivel muy por debajo del que se le espera, y Banega estuvo desconocido, muy fallón, y lo peor es que perdió varios balones en zonas peligrosísimas, que no costaron gol por muy poco.

Mirando a la delantera, con Nolito y Muriel, era verdaderamente complicado ser optimistas. No obstante, el gol del Sevilla llegó en una jugada ensayada, en un córner botado por Banega y rematado por Nolito. A decir verdad, fue más bien en propia meta, pues el disparo del sanluqueño lo iba a atajar, sin problemas, el portero, de no haber sido desviado por su defensa.

Los goles del Krasnodar llegaron en los veinte minutos finales, tras dos buenas jugadas donde Vaclík nada pudo hacer. Desgraciadamente, a los rusos les dio por ser efectivos en la recta final del encuentro y el Sevilla, a pesar de que Machín decidió dar entrada a la artillería pesada, no pudo ni lograr el empate.

En general, fue un partido para olvidar, donde prácticamente ningún jugador estuvo acertado. Incluso Jesús Navas, en un extraordinario momento de forma, parecía otro. Lamentablemente, Muriel no parecía otro, sino el mismo de siempre. Más vale que lo vendamos pronto, antes de que se deprecie más aún.

La derrota de ayer seguramente obligará a ganar a los rusos en el Ramón Sánchez Pizjuán, pues el Sevilla debe queda primero. Además que es la posición que nos corresponde, el club recibiría más dinero y, posiblemente, un primer rival en la fase de eliminatorias más asequible, aunque eso nunca se sabe.

De los jugadores nuevos, no me disgustó el partido que hicieron Gnagnon y Arana –que es casi nuevo, porque no jugó la temporada pasada apenas–. Esperaba más de Promes, que disfrutó de la titularidad, pero hay que verlo con más continuidad. Casi acaba de aterrizar y necesita tiempo para acoplarse. También es verdad que nuestros centrocampistas no tuvieron su día y eso no ayudó para que tuviera ocasiones claras de gol. Sólo una y algo forzada, que paró el portero.

Y ahora a pensar únicamente en el Celta. Es fundamental llevarse los tres puntos para afianzar la zona Champions y para poder disfrutar del parón liguero. No será fácil, porque el Celta tiene un buen equipo, con una pareja de delanteros que ya la quisieran muchos clubes.

Eibar 1 – Sevilla FC 3. Otro partido completísimo y tres puntos vitales para estar en zona Champions

Ganamos en el “campo muy raro”,  como dijo Montella, que ni si quiera se enteró de qué iba la película y recibió una justa goleada. Sin embargo, Machín se sabía la película de memoria y todos los jugadores salieron muy mentalizados. En ningún momento el equipo dejó de presionar, manteniendo la intensidad y el orden. De hecho, el Eibar apenas creó ocasiónes de gol, y eso es muy difícil de conseguir ante un equipo que, a la más mínima posibilidad, la cuelga al área o tira a puerta. El partido, defensivamente hablando, fue impecable, exceptuando el gol del Eibar, que llegó en el minuto 99 y que fue fácilmente evitable. Puede que Vaclík estuviera tapado, o, simplemente, que, como es humano, también tiene derecho a fallar de vez en cuando.

El partido pudo haberse puesto muy de cara en la primera parte, si Sarabia no hubiera fallado las dos ocasiones que tuvo, o si a Dmitrovic no le hubiera dado por hacerle dos paradones, que es otra forma de verlo. Se llegó al descanso con un 0-0 que daba la impresión de que el Sevilla había perdonado al Eibar.

Y perdonar es precisamente lo que no hizo el Sevilla en la segunda parte, donde se sucedieron las jugadas de peligro, sobre todo por el costado de Navas, que estuvo colosal. El primer gol llegó en el primer minuto de juego, por parte del máximo goleador de la Liga, André Silva, a pase del palaciego. Poco después llegaría el segundo, de penalti, tras una mano que cortó un pase de Navas, y que fue perfectamente ejecutado por Banega. Se puso el partido muy de cara, y lo acabó sentenciando Banega, con su segundo gol de la tarde, de tiro lejano, en el descuento.

Descuento que fue muy largo por haber cedido una grada, en la celebración del segundo gol, teniéndose que atender a los heridos en el terreno de juego.

El Eibar marcó en la última jugada del partido. El gol sólo sirvió para afear el resultado. Es importante no encajar goles cuando los partidos están sentenciados, porque nunca se sabe si serán decisivos, en caso de tener que recurrir al goalaverage. Por ejemplo, el Betis descendió una temporada por perder el goalaverage por un solo gol.

El equipo funcionó como un reloj. El partido en defensa fue magnífico. Tanto los centrales como los laterales hicieron un gran partido. En las otras líneas, más de lo mismo. Mudo y Banega acabaron muy fatigados, por el gran esfuerzo realizado. Lo malo es que se están cargando de tarjetas amarillas. Yo recurriría la que le enseñaron a Vázquez, porque casi va a tarjeta por partido, y no podemos permitirnos su ausencia, sobre todo con tantos lesionados.

Y arriba, se hartaron de presionar y trabajar Ben Yedder y André Silva, aunque sólo este último vio puerta.

La victoria de hoy ha sido muy meritoria, por la dificultad de ese estadio, por el lamentable estado del césped –un patatal–, y porque los tres puntos eran imprescindibles para mantenerse en los puestos Champions, ya que el Valencia había ganado en San Sebastián. Aunque los valencianistas no están en una posición de privilegio, lo normal es que suban rápidamente en la tabla y se posicionen como nuestro principal rival para disputar la cuarta plaza, que, a la postre, es la única que queda libre, por la diferencia de nivel, en todos los sentidos, que tienen Madrid, Barcelona y Atlético sobre los demás.

Sevilla FC 3 – R. Madrid 0. Agradable goleada, pero que supo a muy poco

Sensacional partido del Sevilla, sobre todo en la primera parte, donde hubo momentos donde bordó el fútbol y desarboló por completo al Real Madrid.

El partido fue completísimo, estando todos los jugadores muy acertados en todas las líneas y ejerciendo un despliegue físico descomunal, con presión continua, dejando crear al equipo visitante muy pocas ocasiones de gol, y eso es algo muy complicado de conseguir ante un equipo plagado de estrellas, como Asensio, Modric, Bale, Kross, etc, etc, a los que les das un metro y te la lían en un santiamén.

Probablemente, el derroche físico realizado en la primera parte lo pagamos en la segunda, donde el Madrid sí tuvo algunas ocasiones claras para acortar distancias, como el gol anulado a Modric, por fuera de juego, o el paradón que le hizo Vaclík a Bale.

Afortunadamente, el Sevilla ya había hecho los deberes antes, con los goles de Silva, que hizo doblete, y Ben Yedder, y no se pasaron apuros.

Lo único negativo del partido de hoy ha sido la lesión de Arana y esas ocasiones falladas tan claras, de ésas que no se pueden fallar nunca, como la que tuvo Franco Vázquez, con casi toda la portería para marcar a placer (la cruceta le privó en la primera parte de lograr el tercero), o la que desperdició Sarabia en el descuento, con dos compañeros desmarcados y solos. Se goleó, pero el cuerpo pedía machacar, y se tuvieron ocasiones para ello.

Partidazo de todos los jugadores. Banega manchó un poco su actuación con su tonti-pérdida del día (algunas veces tiene más de una), que no costó gol de milagro.

El arbitraje de Hernández Hernández fue impecable, tratando a los dos equipos por igual, y eso en la Liga española es muy difícil de ver.

Ahora a visitar el siempre difícil campo de Ipurúa a intentar conseguir los tres puntos. Por cierto, ¿se han parado a pensar dónde estaría el Sevilla de no haber sido gravemente perjudicados por los árbitros contra el Betis y el Getafe? Pues muy probablemente, líderes en solitario. Pero eso no se sabrá nunca.

Sevilla FC 5 – Standard de Lieja 1. El partido tranquilito que necesitábamos

Tranquilito en la segunda parte, porque en la primera el Sevilla estuvo espesito, moviendo el balón con lentitud, con pérdidas absurdas en el centro del campo y con poca contundencia en defensa, como en el único gol encajado. ¿Cómo es posible que en un córner nos rematen completamente sólo en el punto de penalti? Pues defendiendo desastrosamente. No hay otra explicación.

Afortunadamente, acabamos con ventaja en el primer período gracias a dos golazos de Banega, de falta directa, y de Vázquez, que la puso imposible para Ochoa, de tiro lejano.

La segunda parte fue totalmente distinta, con un Sevilla más preciso, más rápido y bastante efectivo. De hecho, el resultado bien podría haber sido de tenis, de no ser por fallos, con todo a favor, de Promes y Nolito.

Me gustó mucho el partido de Ben Yedder, que volvió a demostrar que debe ser titular siempre, Banega y Promes. En el lado opuesto estuvieron Nolito, como es habitual, Sarabia y Roque Mesa. Estos últimos siguen mostrando una baja forma preocupante. Tan preocupante como la racha de lesiones. Hoy le tocó a Amadou, que no hizo un buen partido. Su lesión nos deja el centro del campo cogido con alfileres.

Promes, si se adapta rápido al fútbol español, puede darnos alegrías. Me da buenas sensaciones. Es rápido y pasa bien el balón. Necesita acoplarse a los compañeros. Éste es uno de los principales problemas del equipo, un año más. Muchísimos fichajes, que necesitan su tiempo, sobre todo cuando, además, también es nuevo el entrenador y el sistema que utiliza.

No me gustó el detalle de Banega de no dejar de tirar el penalti al “miarma”. Siempre gusta un hat-trick, y más en competición europea.

Hacía falta un partido como el de esta noche: con una goleada que dé confianza de cara a los próximos partidos, ambos muy complicados: Levante y Real Madrid. Pero el camino a seguir lo hemos visto en la segunda parte de hoy.

Betis 1 – Sevilla FC 0. Un horrible partido y un increíble error arbitral acaban con la racha del Sevilla en el Villamarín

Decepcionante partido el que hizo ayer el Sevilla en el Villamarín, donde hizo muy poquito para ganar. Prácticamente, ningún jugador se salva de la quema, pues Banega, André Silva, Sarabia, Mudo Vázquez, Roque Mesa… es decir, los que llevan el peso ofensivo del equipo, estuvieron muy desacertados, con lo que las ocasiones de gol del Sevilla se pudieron contar con los dedos de una mano, y quizás hasta sobraran dedos. Quizás el mejor fuera Jesús Navas, pero tampoco es que fuera su mejor partido.

En la segunda parte, esperaba una reacción de Machín, para intentar cambiar la pobre impresión que estaba dando el Sevilla, pero pienso que los cambios se hicieron tarde y mal, pues era un riesgo mantener a jugadores a los que se le veía demasiado intensos, que no estaban aportando nada, con tarjeta, y que tenían recambios de garantías en el banquillo.

Por cierto, yo creo que al final Ben Yedder acabará siendo titular en el Sevilla, ya que necesita muy poco para acabar haciendo gol, que no es algo que se consiga con facilidad en el Sevilla, exceptuando el primer partido ante el Rayo. Además, considero que es perfectamente compatible con André Silva.

El partido del Sevilla siguió siendo mediocre hasta que llegó la jugada que decidió el partido: un enorme error arbitral de Gil Manzano, que convirtió una agresión de Pau López a Roque Mesa, que habría acarreado roja y expulsión al guardameta bético, en una falta de Roque Mesa, con lo que el expulsado fue éste.

El error de Gil Manzano puede entenderse, ya que es una jugada rápida, pero lo que es inexplicable es que Del Cerro Grande, que estaba a cargo del VAR, no le indicara nada. Una vez vista la repetición, no queda lugar a dudas: Roque Mesa no tiene ninguna intención de evitar el saque de Pau López, y es el portero el que se desvía de su trayectoria para golpear a Roque Mesa.

A partir de aquí, lógicamente, se puso el panorama muy negro, pero, pese a quedarse en inferioridad el Sevilla durante más de media hora, el Betis apenas creó ocasiones de gol.  Pero en una jugada muy mal defendida, donde se deja central al área sin oposición alguna, el Betis logró el 1-0 definitivo.

Los cambios de Machín, para intentar equilibrar el partido, se hicieron tardísimo. Aleix Vidal no entró hasta el minuto 85 y Quincy Promes hasta el 86.

En definitiva, muy mal partido del Sevilla que le lleva a la primera derrota en Liga. El Betis no es que lo hiciera mejor –de hecho, Vaclik apenas tuvo que intervenir–, pero supo aprovechar su superioridad numérica.

Sin embargo, lo peor no fueron los tres puntos perdidos, ni que se pusiera fin a una racha de 13 o 14 años sin conocer la derrota en el Villamarín, sino la lesión de Mercado, que se fracturó el cúbito y, previsiblemente, estará varios meses de baja. En dos jornadas hemos perdido a dos de nuestros mejores defensas. Ojalá el gafe se haya acabado aquí y el viento sople a favor a partir de ahora.

 

Cierre de mercado: Buena plantilla, pero, probablemente, insuficiente para aspirar a Champions vía Liga

Habrá que esperar, pero a priori, el Sevilla tiene peor plantilla que Barcelona, Madrid, Atlético y Valencia, por lo que acabar entre los cuatro primeros parece complicado. Además, estos equipos no han tenido bajas importantes, excepto el Madrid con Ronaldo, y continúan con los mismos entrenadores –excepto el Madrid de nuevo–. La vía “fácil” para ir a la Champions es ganar la Europa League por sexta vez. Competición ésta donde participan clubes de gran potencial, sin contar los equipos que caigan de la Champions, pero donde estamos entre los favoritos para ganar el título.

En mi opinión se ha mejorado la plantilla con respecto a la del año pasado, a pesar de haberse ido jugadores importantes como Lenglet o Nzonzi. Afortunadamente, Banega, Sarabia y Ben Yedder continúan con nosotros, y se ha reforzado el plantel con jugadores de cierto nivel, como André Silva, Promes, Gnagnon, Roque Mesa, Amadou, Gonalons o Vaclik. Fundamental volver a tener nuestra portería bien guardada. El portero checo da mucha sensación de seguridad y está teniendo actuaciones destacadas.

La nota que le daría a la novata Dirección Deportiva capitaneada por Caparrós sería de notable. De haber cerrado el fichaje de Portu y de un central zurdo, habría sido de sobresaliente.

No entiendo que Portu no haya fichado finalmente por el Sevilla, tratándose de un jugador que era una petición expresa de Machín y que estaba al alcance económico del club. Mucho tiempo mareándose la perdiz para que, al final, Portu siga en el Gerona. Dicen que el club catalán incumplió el acuerdo al que se había alcanzado, pero me extraña que tengamos tan mala suerte dando con clubes tan informales, pues teóricamente ya nos ocurrió lo mismo con el fichaje frustrado de Promes y Caleta-Car.

Por cierto, me parece algo preocupante que  -siempre según la prensa francesa–, el Marsella nos haya arrebatado los fichajes de Caleta-Car y Radonjic, pues el equipo francés, a día de hoy, no debería poder competir con nosotros en poder atraer jugadores interesantes.

Tras este mercado de verano, me queda la misma sensación que en otros: que se ha configurado una buena plantilla pero que no se han atrevido a dar una vuelta de tuerca más para poder aspirar a competir por las primeras posiciones de la Liga.

También creo que se ha pagado la bisoñez de la Dirección Deportiva en el fichaje frustrado de Mariano. Se ha cometido el grave error de confiar en la palabra de Florentino –hasta un niño chico sabe que no se puede confiar en él– y en la del propio jugador, que aseguraba que sólo quería jugar en el Sevilla. Es tan fácil como hacer que el jugador firme un precontrato –como hizo Zubizarreta con Caleta-Car durante el Mundial–, para sacar, al menos, un beneficio económico, o hacer que el Madrid renuncie, por escrito, al derecho de tanteo que tuviera con el jugador, y, a partir de ahí, empezar las negociaciones. De las declaraciones de Aulas, el presidente del Lyon, se deduce que el jugador nos la ha jugado, estando de acuerdo con el Real Madrid, desde el principio. El Madrid no sólo ha engañado al Sevilla, sino al Lyon, al que le dijo que no estaba interesado en el jugador.

Tampoco creo que haya ayudado las contínuas filtraciones de nombres que interesaban. Me encanta cuando se hace público, a través de la web, fichajes que no hayan transcendido, como fue el caso de Amadou. Sin embargo, las negociaciones por los demás fichajes eran poco menos que vox pópuli, como en los casos de Caleta-Car, Mariano y Portu. Parar las filtraciones, no irse de la lengua, debe ser fundamental de cara al futuro, pues, si no, sólo se consigue aumentar el precio de los fichajes o echarlos a perder. En anticiparse a los demás está el secreto del éxito, sobre todo cuando se compite con superpotencias económicas.

En el debe de la Dirección Deportiva está el hecho de que no ha sido posible encajar a Muriel. Pero también es verdad que si el jugador no está por la labor de marcharse, y quiere atenerse a lo firmado en su día, poco hay que hacer.

Esperemos a que el balón empiece a rodar, porque al final lo único que vale son los resultados. Como decía mi tío, el balón es redondo y su bote es, a veces, imprevisible. Lo normal es que quedemos quintos en Liga, por potencial de plantilla y presupuesto, pero el campeonato acaba de empezar. De lo que sí estoy casi seguro es de que tendremos que reforzarnos en el mercado de invierno, donde debería llegar lo solicitado por Machín: un central zurdo y Portu –si es que no hemos perdido ya el tren–, pues en enero ya no descuadraría el balance económico, que parece ser la máxima prioridad en el Sevilla.