Archivo de la etiqueta: Seville

Getafe 3 – Sevilla FC 0. Mateu nos vapulea de nuevo

Importante derrota la que ha cosechado hoy el Sevilla en Getafe, ante un rival directo, perdiendo además el goal-average, lo que complica la clasificación para la Champions League.

No fue un buen partido del Sevilla, ni tampoco del Getafe, que se limitó a aprovechar dos penaltis por dos manos involuntarias. En esta última mano estuvo la clave del partido, porque Mateu no se conformó con señalar la pena máxima, sino que, incomprensiblemente, mostró la segunda amarilla a Escudero –la primera fue por protestar– lo que conllevó que el Sevilla se quedara en inferioridad numérica con toda la segunda parte por jugar.

¿Alguien es capaz de imaginarse a Mateu Lahoz señalando penalti y expulsión si hubiera sido el Madrid y no el Sevilla? Evidentemente, no. Por desgracia, esta jugada prácticamente dejó sentenciado el partido, no habiendo tenido el Getafe apenas ocasión alguna de gol. Yo, inocente de mí, creí que no señalaría penalti, porque el balón da en la cabeza de Escudero y después le da en el brazo.

Para colmo, al inicio de la segunda parte, en una jugada muy mal defendida, sobre todo por Kjaer, dejaba el marcador en un contundente 3-0, que sería ya definitivo. El danés rompió el fuera de juego, no fue al paso del jugador azulón que llegó a la línea de fondo, y, por último, no pudo imponerse al delantero que cubría. Un desastre.

Hoy no me gustó ni la alineación inicial de Caparrós. Esperaba un once más ofensivo. Creo que ante la ausencia de Carriço, Mercado debió jugar de central, pues es el defensa más contundente que nos quedaba. Para el otro central me habría decantado por Sergi Gómez, que no es que me entusiasme, pero creo que es mejor que Kjaer. El Danés tiene dos buenas cualidades: su pase en largo y su juego aéreo. En todo lo demás deja bastante que desear, por lo que no debería formar parte de la plantilla de un equipo que aspire a Champions.

Tampoco me convencía el centro del campo. Roque Mesa me parece bastante mejor que Amadou y, además, está en un buen momento de juego. Y Mudo Vázquez no está para los partidos a cara de perro, y el de hoy lo era.

El partido hoy era muy complicado por el rival –el Getafe no está ahí arriba de casualidad–, los árbitros –Mateu Lahoz y Martínez Munuera ya han demostrado en muchas ocasiones que nos odian, y no me extrañaría que incluso fueran socios del Valencia–, y por las importantes bajas que presentábamos, ya que tanto Sarabia como Carriço son básicos en ataque y defensa, respectivamente.

Lamentablemente, sólo queda esperar a tener la posibilidad de volver a adelantar al Getafe, y para eso será fundamental ganar el jueves a un Rayo Vallecano que se está jugando la permanencia. Cinco partidos por delante, donde tendremos que estar a un alto nivel para lograr la deseada cuarta plaza.

Sevilla FC 3 – Betis 2. El Sevilla se llevó un derbi a la antigua

A mí particularmente me gustaban más los derbis más recientes, donde el Betis se presentaba en el templo sevillista con un equipo plagado de medianías, y donde la duda era si íbamos a ganar por cuatro o por cinco goles de diferencia. No fue el caso de ayer, donde los que reniegan de Sevilla plantaron sobre el césped un ramillete de buenos jugadores, donde destacan en el centro del campo. En esa zona tienen a jugadores de primerísimo nivel, como Guardado (aunque ya tenga una edad), Canales y, sobre todo, Lo Celso, que es un jugadorazo como la copa de un pino, y que no me explico ni por qué no jugaba en el PSG, ni por qué lo ha dejado salir con opción de compra.

Fue una lástima que Gonalons estuviera lesionado, porque, si no, creo que el Sevilla se habría impuesto con más solvencia y no habría sido un derbi tan disputado. Eché mucho de menos la verticalidad y visión de juego del francés. El Sevilla tuvo problemas para crear juego, debido a la presión tan adelantada del Betis, y, posiblemente, con Gonalons sobre el césped, habría sido más fácil bularla.

Fue  muy importante adelantarse en el marcador, como ocurre en todos los partidos, pero más aún lo es en un derbi. Fue una pena que Ben Yedder fallara una ocasión clarísima de gol, que habría supuesto el 2-0, cuando lo tenía todo a su favor, tras pase genial del Mudo Vázquez. El empate llegó en una jugada muy mal defendida y sentó como un jarro de agua fría, pero el Sevilla supo sobreponerse con dos buenos goles. Espectacular el 3-1, de extraordinario disparo de Mudo Vázquez.

El lógico miedo en el cuerpo llegó cuando acortó distancias Tello, de otro espectacular trallazo. No entiendo cómo este jugador no es titular, cuando yo creo que es el mejor delantero que tiene el Betis, pero Setién sabrá.

El Sevilla no estuvo bien en defensa, teniendo que realizar Vaclík varias intervenciones de mérito. Tenía dudas de si era acertado poner al checo de titular, dado que Soriano lo estaba haciendo muy bien, pero hizo un gran partido.

El arbitraje de Hernández Hernández no me gustó absolutamente nada, y, por lo visto, tampoco agradó en la otra acera.

Lo mejor del Sevilla fue su efectividad, con un alto porcentaje de acierto de cara a gol.

El ambiente fue sensacional, con un bonito tifo realizado por los Biris. Sin duda se dio una gran imagen de cara al exterior, pues el derbi se retransmitió a 183 países. Nunca un derbi Sevilla-Betis había tenido tanta difusión, nunca antes tanta gente se había enterado de quién manda en Sevilla. Y fue un gran derbi, un muy buen partido por ambos conjuntos.

La victoria fue importantísima. No ya por el gustazo de ganar el Betis, sino porque dejamos a un posible rival por las plazas europeas a nueve puntos y metemos presión al Getafe y Valencia, que son nuestros más fuertes rivales por la ansiada y valiosa cuarta plaza.

Valladolid 0 – Sevilla FC 2. Tres puntos importantísimos, pero la alegría no fue completa

Magnífica victoria la conseguida por el Sevilla en un estadio que se le resistía.

Al principio, las sensaciones que transmitía el equipo no me gustaban nada, porque el Valladolid pasaba por nuestra línea del centro del campo con rapidez, sin apenas resistencia, e, incomprensiblemente, también tenían mucha facilidad para poner centros en el área. En uno de esos centros, pudo llegar el 1-0, en un remate casi en la línea de gol. Para colmo, el arbitraje de Sánchez Martínez estaba siendo desastroso, con criterio desigual a la hora de señalar faltas y mostrar tarjetas y anulando un gol a Ben Yedder. De nuevo, el VAR salió a relucir en contra de nuestros intereses. Fue una jugada polémica, porque el empujón de Mudo Vázquez se produjo sin el balón en juego, con lo que debió repetirse el córner o dar gol, pero nunca señalar falta. De todas formas, la acción de Vázquez fue una estupidez, porque con el VAR siempre se revisan los goles, y son ganas de dar facilidades al rival. De cualquier forma, nadie se imagina que a los equipos de siempre le anulen un gol por un empujón en el área, en un córner, donde siempre hay varios empujones y agarrones. Con lo que da la sensación de que el VAR se utiliza mal, y que es una herramienta más para favorecer a los dos o tres equipos más poderosos.

La segunda parte, por suerte, fue totalmente distinta. El Sevilla salió a por el partido con decisión, dominando por completo los últimos cuarenta y cinco minutos y el trencilla ya mostró más acierto e imparcialidad en sus decisiones.

Fue un partido con pocas ocasiones, y los goles llegaron tras los cambios que hizo Caparrós, a raíz de la entrada de Roque Mesa y Bryan Gil, es decir, en los últimos diez minutos de partido. Inauguró el marcador el canario, con un golazo desde fuera del área, y sentenció el partido Munir, aprovechando un pase de la muerte servido por Bryan, nuestro canterano que, de seguir así, si se muscula un poquito, y tiene suerte con las lesiones, está llamado a tener una larga y exitosa carrera futbolística.

Me parece importantisimo cómo Caparrós ha cambiado defensivamente al equipo. Ahora los rivales nos crean muy pocas ocasiones de gol. Soriano sólo tuvo que intervenir un par de veces, una de ellas bastante meritoria, pues el balón se colaba por la escuadra.

Los tres puntos tienen un gran valor, pues se aprovecha al máximo las derrotas de Valencia, Athletic Club y el empate en el descuento del Alavés. Lástima de la victoria del Getafe.

Sin embargo, la alegría por esta victoria no pudo ser completa, ya que Caparrós hizo pública la noticia de que padece leucemia crónica. Muchos ánimos, mister.

 

 

Sevilla FC 2 – Alavés 0. Victoria, a pesar de Martínez Munuera

Victoria muy trabajada, porque el rival era de los correosos, de esos que luchan al máximo y que tienen calidad para sorprender en un momento dado. Si están en puestos europeos, no es por casualidad.

Sin embargo, el dominio del Sevilla fue total y absoluto, siendo el resultado bastante corto. Que yo recuerde, el Alavés sólo ha tenido una ocasión, muy clara, a puerta vacía, pero cuando ya iba un cómodo 2-0 en el marcador.

Costó abrir la lata. Infinidad de balones sobrevolaban el área, pero siempre faltaba rematador. Hasta que Roque Mesa la puso en la escuadra. Me dio la impresión que su disparo rozó levemente en un defensor.

En la segunda parte, más de lo mismo. Los visitantes, a pesar de ir perdiendo, no arriesgaban en absoluto. Sólo la mínima ventaja daba algo de intranquilidad, porque ya sabemos que los rivales necesitan muy poquito para hacernos daño. Sarabia, tras una pérdida absurda en el centro del campo por parte del Alavés, acabó por sentenciar el partido, batiendo con solvencia a Pacheco.

No eché en falta a Banega. Roque Mesa y Gonalons se hicieron con el control de la zona ancha durante los noventa y cinco minutos de partido. En mi opinión, Gonalons fue el mejor del partido. Todo lo hizo bien, tanto en ataque como en defensa, y se impuso en todos los balones aéreos que disputó.

También estuvo muy acertado Rog durante los pocos minutos que disfrutó, anticipándose en la marca y con agresividad.

No me gustó que Caparrós hiciera tan tarde los cambios, pues era un partido exigente en lo físico y en tres días tenemos otro partido. Partido donde no podrá estar Jesús Navas, por una gracieta de Martínez Munuera. El valenciano es un árbitro desesperante. El distinto rasero a la hora de señalar faltas y mostrar trajetas encendió la grada.

Tres puntos vitales conseguidos que nos permiten estar en puestos europeos. Porque no es que tengamos complicado conseguir la plaza Champions, es que tendremos que luchar también duro por una de las plazas de la Europa League. Y es que nuestra desastrosa segunda vuelta ha provocado que haya muchos equipos en la pelea por entrar en Europa.

Próxima parada, Pucela. Quedan tan pocos puntos, que ya valen su peso en oro.

 

Sevilla FC 0 – Valencia 1. Como siempre, el rival nos ganó con muy poco

El peor día para perder, el peor día para hacer un pésimo partido, el peor día para hacer un penalti estúpido que a la postre nos costó el partido.

El Valencia, como nos ha pasado en muchas ocasiones esta temporada, nos ganó con lo mínimo. Simplemente, se limitó a transformar el absurdo penalti cometido por Banega. Y sólo tuvo una ocasión más, donde Gameiro estrelló su disparo en el larguero. Por lo demás, Javi Díaz fue otro espectador más.

El Sevilla no hizo un buen partido. En la primera parte, salvo el arreón inicial, perdió el control del centro del campo por completo. En la segunda, tuvo varias ocasiones claras para empatar, pero hoy no era el día de nuestros jugadores ofensivos. En general, el partido de la mayoría de los jugadores fue muy discreto. En mi opinión, sólo se salvan Navas y Promes. Ben Yedder estuvo desconocido.

No me gustaron algunos cambios. Por ejemplo, no entendí que sustituyera a Promes, a no ser que tuviera molestias, ni tampoco la entrada de Mudo Vázquez, que está en una notable baja forma.

Para colmo, el arbitraje de González González, como suele ser habitual fue desastroso. Ni siquiera acertó al calcular el tiempo añadido, pues hubo muchos parones, pérdidas de tiempo y se hicieron todos los cambios. En el descuento, en mi opinión, hubo un claro penalti a Gonalons, pero ni el árbitro ni los del VAR lo vieron.

Partido para olvidar. Y hay que hacerlo pronto, porque el jueves hay otro partido ante un rival directo. Con la derrota de hoy, la Champions se complica muchísimo, algo totalmente normal cuando los rivales necesitan hacer tan poco para puntuar.

Sevilla FC – Valencia. A devolverles la jugada

Mañana nos jugamos mucho más que tres puntos, al ser el rival el Valencia. Los valencianistas no son un rival directo, sino directísimo, pues, a mi modo de ver, es el conjunto que tiene más potencial y más exigencia de todos los aspirantes a plaza Champions.

Mañana tendremos la oportunidad de devolverles la jugada de la temporada pasada, donde perdimos casi toda posibilidad de ir a la máxima competición europea al caer derrotados en el Ramón Sánchez Pizjuán. En aquella derrota fue clave la aportación de Kondogbia, que hizo un gran partido. Lamentablemente, se ha lesionado Coquelin. Y digo lamentablemente, porque eso conllevará que su lugar sea ocupado por Kondogbia, quien me parece mucho mejor jugador que su compatriota.

Obviamente, el partido, a priori, será complicadisimo, ya que el Valencia está plagado de grandes jugadores, como Parejo, Cheryshev, Guedes, Garay, Gameiro o el ya mencionado Kondogbia. Por tanto, deben salir de inicio los mejores, y por eso confío en que Caparrós no alinee a André Silva. Prefiero a Munir, que está en mucho mejor estado de forma que el portugués. De igual modo, espero que, ya confirmada la baja de Vaklíc, sea sustituido por Javi Díaz. Pienso que debería jugar Javi porque le ha quitado el puesto a Lucho en el filial y tiene más ritmo de competición.

Es una lástima que se espere lluvia para la hora del partido, porque es tan importante que bien merecería un lleno, y ya sabemos que la lluvia echa a mucha gente para atrás.

Será clave tener paciencia, tanto en el tapete como en la grada, ya que, si no se puede ganar, será fundamental, al menos, no perder. De ganar, dejaríamos al Valencia a seis puntos, con goalaverage a nuestro favor, pero si perdemos, nos igualarían a puntos y tendríamos el goalaverage perdido. Es decir, un abismo entre una posibilidad y otra, con lo que un empate, aunque fastidie, tampoco podría considerarse tan malo.

Para finalizar, una súplica: aprendan de la Premier League y, si van al estadio, llévense un chubasquero y dejen en casa los molestos paraguas.

Español 0 – Sevilla FC 1. Vuelve Caparrós, se vuelve a competir

Sufrida victoria la conseguida en Barcelona, pero victoria al fin y al cabo. La cuestión era volver a ganar como visitante, de la manera que fuera. No es momento de florituras ni del juego bonito, sino de sumar de tres en tres. Y Caparrós en su primer partido ya consiguió lo que se le negaba a Machín desde hace mucho tiempo.

Sólo ha sido el primer partido de Caparrós, pero de entrada, se le nota al equipo con más orden y más aguerrido. Los jugadores ya no andan, sino que corren. Ya no tiran el primer tiempo a la basura, como hemos visto en tantas ocasiones, sino que sale a ganar desde el minuto uno. Y, sobre todo, no dejan los tremendos espacios que dejaban antes y que solían aprovechar nuestros rivales, principalmente al contragolpe.

El 4-4-2 parece que le da más consistencia al equipo, exigiendo menos físicamente a los jugadores de banda. Me gusta que mantenga los dos delanteros, aunque me decepcionara que prefiriera a André Silva antes que a Munir, que estaba jugando bastante bien e incluso viendo puerta.

Lo que no me gustó absolutamente nada del partido de ayer fue, precisamente, todo lo que siguió al gol. Era el momento de seguir igual, buscando sentenciar a la contra, pero no sé si de manera consciente o no, el Sevilla se encerró demasiado atrás. Aunque, a decir verdad, el Español no dispuso de ninguna ocasión clara de gol, dio la sensación de que en cualquier momento podían volar dos puntos.

De la actuación de los jugadores, me gustaron Wöber, que se incorporó al ataque con frecuencia y desparpajo, los centrales Mercado y Carriço, Promes, Gonalons –lástima sus largas lesiones– y Ben Yedder. Y no me gustaron Amadou y André Silva. El portugués lo único que hizo bien fue provocar el penalti –que no está mal–, pero, por lo demás, es como si hubiéramos jugado con diez jugadores. Aporta muy poco para la calidad que se le presupone.

La tontería del partido la hizo Juan Soriano, quien con el partido finalizado le dio por hacer gestos a la grada y se ganó la tarjeta roja. Se la ganó porque está en el Sevilla, porque ya sabemos que si llega a estar en otro club, no le habría pasado nada. Soriano debió haber hecho oídos sordos a las provocaciones e insultos del público, porque para eso es un profesional, pero no puedo evitar reaccionar. Al menos ganó experiencia para no volver a tropezar en la misma piedra, si es lo suficientemente inteligente.

Ahora llega una larga espera hasta el 31 de marzo, donde nos enfrentamos a un rival directísimo por la plaza Champions y por Europa: el Valencia. Y visto lo visto, me da mucha más confianza afrontar este partido con Caparrós en el banquillo. Luego, como siempre, la pelotita dictará sentencia.