Archivo de la etiqueta: Sevilla

Sevilla FC 1 – Leganés 0. Tres puntos más, a pesar de Lopetegui

Esperaba un partido muy difícil en la mañana de hoy. Sabía que se iban a notar las bajas de Fernando y Ocampos, porque son dos jugadores que marcan diferencias. También sabía que el Leganés iba a, como se suele decir, poner el autobús y a perder tiempo al máximo. Pero lo que no me esperaba, de ninguna de las maneras era la segunda parte que hizo el Sevilla.

Porque la primera siguió el guión previsto: Cuéllar, por delante de él, cinco defensas, cuatro centrocampistas y arriba En-Nesyri, para intentar cazar algún balón, aprovechando su velocidad. El Sevilla, mientras tanto, armado de paciencia, intentando no cometer fallos en la salida de balón, y moviendo el balón con mucha lentitud, lo que hacía que tuviera muy pocas ocasiones, y, además, todas erradas.

En la segunda parte, yo esperaba una continuidad de la primera, pero ni mucho menos fue así. En los primeros minutos pudimos contemplar una jugada desastrosa que no acabó en el “gol tonto de la jornada” de puro milagro. Porque Vaclík se encontró el balón tras un rebote.

Poco después, En-Nesyri estuvo a punto de hacer un golazo de tijera, que salió rozando el poste. Ahí ya el descontento de la grada era manifiesto, y con toda la razón del mundo. Porque lo que no perdona, ni perdonará nunca, la grada de Nervión es la indolencia. Y parecía que los jugadores habían salido del túnel de vestuarios completamente desganados.

El Sevilla estaba KO y empecé a temer lo peor, porque el Leganés ya se dio cuenta de que podía marcar un gol perfectamente y, por tanto, comprar muchas papeletas para puntuar . Menos mal que el Sevilla abrió el marcador. Fue un centro al área rematado por Koundé. Cuéllar, estorbado por un defensa propio rechazó el balón con dificultad, pero lo dejó perfecto para que Diego Carlos rematara a placer. Ya lo único que le faltaba al brasileño es que también hiciera goles. Y encima un gol que vale tres puntos.

Pero quedaba casi media hora y el Sevilla seguía con dificultades para crear ocasiones y, por supuesto, finalizarlas. Con Nolito y De Jong en punta, difícilmente vamos a ganar partidos con claridad, porque ambos necesitan muchas ocasiones de gol y muchos minutos para marcar. Por eso Lopetegui cada día me desespera más: por su obstinación en dar la titularidad a estos dos jugadores, cuando, en mi opinión, aportarían más velocidad, desborde y gol todos los demás delanteros o extremos de la plantilla. Es decir, Munir, Dabbur, Chicharito, y hasta los canteranos Bryan Gil y Pozo, que cuentan más bien poco –aunque no tanto como Dabbur, que ni fue convocado– para el técnico.

Pero ya el colmo ha sido cuando Lopetegui, cuando por fin retira a De Jong, deja estupefecta a la grada cuando lo hace para dar entrada a Sergi Gómez. Es decir, ganando el partido, en lugar de ir a por el segundo para sentenciarlo, lo que hace es cederle al Leganés el centro del campo y permitirle que bombardee el área. Y no nos empataron de milagro. Porque, además, el juego del Leganés es ese: en cuanto tienen ocasión, la ponen en el área, ya que tienen buenos centradores y jugadores que van bien por alto, como En-Nesyri o Carrillo.

Verdaderamente, yo esperaba un final bien distinto: con el Sevilla tocando el balón y mandando en el partido, y, de ninguna de las maneras, un Sevilla atrincherado atrás y, prácticamente, renunciando al ataque tras retirar a su único delantero. Y además, haciéndolo ante el equipo que es merecido colista, pues sólo ha sido capaz de ganar seis puntos de los cuarenta y cinco que han disputado hasta ahora.

Lo bueno es que al final nos llevamos los tres puntos, y cuando se gana todo se da por bueno. Lo malo es que si Lopetegui sigue jugando a la ruleta rusa con esos planteamientos tan cobardes y arriesgados, alguna vez saldrá mal. Y entonces le lloverán críticas por todos lados. Pero por ahora, le está saliendo todo muy bien, hasta el punto de que estamos terceros, en plaza Champions. Y eso también hay que valorarlo y celebrarlo, a pesar de que algunas veces las decisiones de Lopetegui parece que las ha tomado el entrenador rival.

 

El primer paso para que el Sevilla FC gane la liga ya está dado

                Hace unos días Monchi pronunció unas llamativas palabras: “Ganar la Liga no tiene por qué ser una utopía”. Y desde mi punto de vista, tiene toda la razón del mundo. La prueba está en la plantilla que conformó en el año 2006, que se destapó como la mejor de la Liga, hasta el punto de que muy probablemente la habría ganado, de no haber sido por, el tristemente recordado por el sevillismo, Iturralde González.

                Obviamente, ganar la Liga es muy difícil, porque para eso hay que superar a tres clubes que nos sacan una ventaja enorme, tanto en lo económico como en lo deportivo. Verdaderamente, es casi imposible competir con Barcelona, Madrid y Atlético, los cuáles pueden permitirse fichajes que superan los 50 o 100 millones de euros. Pero la realidad es que, a día de hoy, están a un solo punto de ventaja, tras haberse disputado un tercio del campeonato.

                A decir verdad, no creo que vayamos a ganar la Liga esta temporada, pero puede darse la circunstancia de que alguna vez volvamos a tener una plantilla tan potente como la del 2006, a la que daba gusto verla jugar. Con el añadido de que, si esa ocasión se presenta, estará el VAR. Y es a esto a lo que me refería en el título del post, cuando digo que el primer paso para que el Sevilla gane la Liga está dado.

                Evidentemente, el VAR no es la panacea, pues los árbitros han tardado poco en demostrar que es una herramienta que mal utilizada también puede decantar un partido a conveniencia. Y, por supuesto, en caso de duda, siempre se pondrán del lado del grande, o más bien, del poderoso. Basta recordar el penalti que le pitaron a Quincy Promes, la temporada pasada, supuestamente realizado sobre Messi, en la Copa del Rey. El holandés ni tocó al argentino, sino que éste golpeó al suelo. A pesar del VAR, el Barcelona abrió el marcador, de manera temprana, en lo que sería el inicio de la remontada culé.

                Pero el VAR supone el fin de los piscinazos, de los penaltis injustos –para la historia quedará el que pitó Mateu Lahoz al Sevilla por empujón de un jugador del Madrid a uno de sus compañeros–, los goles fantasmas, los goles en fuera de juego…  ¿Cuántos goles marcaban el Madrid y el Barcelona en fuera de juego antes? Al final de temporada los “favores” arbitrales suponían 10-15 puntos de diferencia sobre los mortales, tirando por lo bajo. Así pues, no es de extrañar que Madrid y Barcelona ya se hayan pronunciado en contra del VAR. Me parece lo más lógico del mundo. A ellos no les interesa la limpieza de la competición. A ellos sólo les interesa aumentar las arcas y ganar la Liga, sin importarles cómo. Llaneza, el Vicepresidente del Villarreal lo explica claramente en unas declaraciones que han sido tildadas de polémicas, pero que es la pura verdad:

https://www.defensacentral.com/real_madrid/1574279198-el-dardo-del-villarreal-al-real-madrid-por-el-chollito-del-var

Afortunadamente, el VAR ha llegado para quedarse. Puede decirse que aún está en gestación. Queda evolucionar, corregir imperfecciones, pero sin él sí que me parecería una utopía que el Sevilla ganara la Liga.

              Las bases están puestas, pero creo que aún queda mucho. Sería más fácil si el club mostrara ambición –intentar retener a los mejores jugadores y no venderlos a las primeras de cambio— y consiguiera recortar la distancia con los poderosos en cuanto a los derechos de televisión –guerra donde es imprescindible contar los demás clubes–. Y, por supuesto, es fundamental acertar con los fichajes, de manera que tengamos un buen puñado de jugadores que marquen diferencias. Porque al final son los jugadores los que deciden.

              ¿Una utopía ganar la Liga? En absoluto. ¿Muy difícil? Por supuesto.

 

Valencia 1 – Sevilla FC 1. Punto de oro, pero con la sensación de que se debieron ganar los tres puntos

El punto que ha logrado el Sevilla puede considerarse bueno, porque es un rival directo y porque en la segunda parte, lo hizo casi todo mal, pudiendo perder hasta el partido. No habria sido justo, porque la verdad es que el Sevilla, a poco que hubiera tenido ambición, debió llevarse los tres puntos en litigio. En general, fue superior al Valencia, pero cometió el mismo error que en la temporada pasada: no apuntilló a su rival cuando tuvo la ocasión, y eso ante equipos del nivel del Valencia, se suele pagar hasta incluso con la derrota.

En la primera mitad el equipo de Lopetegui hizo lo más difícil: adelantarse en el marcador. Fue una gran acción en ataque, que culminó con un pase de la muerte de Fernando al punto de penalti, donde remató perfectamente Ocampos, el máximo goleador del equipo.

En la segunda parte no ocurrió lo mismo que en la primera, donde la contienda fue disputada e igualada. El Sevilla se impuso con claridad, pero, para mi gusto, abusó del toque. Obviamente, me gusta que el equipo tenga una alta posesión, pero siempre que se tenga entre ceja y ceja buscar la portería contraria, con verticalidad, para buscar sentenciar el partido. Y el Sevilla no lo hizo. Teniendo una ventaja mínima, eso se llama “jugar con fuego”. Así consiguió dar vida a un Valencia que estaba casi muerto y que daba claras muestras de desesperación en el terreno de juego (no creaban ocasiones), en el banquillo (Celades hizo lo tres cambios cuando quedaba casi media hora de partido) y en la grada (se palpaba el nerviosimo).

Pasaban los minutos y el Sevilla no sentenciaba, y además se permitía el lujo de cometer faltas tan innecesarias como peligrosas. Una de ellas fue justo en la frontal del área. Un caramelito para un jugador de la calidad de Parejo, quien, sin embargo, estrelló el balón en la barrera. Pero el Valencia no desaprovechó otro regalo, en esta ocasión una falta de Chicharito. Una de esas faltas laterales que son tan difíciles de defender cuando un equipo tiene buenos lanzadores y rematadores. El saque de Parejo y el cabezazo de Sobrino fueron perfectos. Balón abajo y ajustado al poste. Imposible para Vaclík.

El Sevilla pudo marcar el segundo en algún contragolpe, por ejemplo, cuando Ocampos buscó el lucimiento personal, tirando sin ángulo a puerta, cuando había compañeros en buena posición de remate. Eso sí, el argentino fue de los mejores en Mestalla.

También es cierto que el Sevilla pudo venirse de vacío, pues hizo dos faltas innecesarias más, una de Jordán, y otra, que no recuerdo de quién, pero que fue la última ocasión del partido, ya con el descuento casi cumplido. Y en mi opinión, ambas se defendieron bastante mal, con muchos jugadores en el área, cuando creo que no debió de haber ninguno. Por eso respiré cuando el árbitro señaló el final del partido. En primer lugar, porque normalmente, el que perdona pierde, sobre todo cuando tienes enfrente a un rival de primer nivel. Y en segundo lugar, porque el Valencia es un rival directo, nuestro rival más directo, y al menos le mantenemos la ventaja.

Probablemente, con un poquito más de ambición y confianza para ir a por el partido, nos habríamos llevado lo tres puntos, pero no ha podido ser.

El arbitraje de Del Cerro Grande no me gustó. Demasiadas tarjetas, cuando el partido no fue duro. La que mostró a Ocampos no fue ni falta, con lo que espero que el club la recurra, dado que, hoy por hoy, es el jugador más determinante de la plantilla.

Lo peor fue la lesión de Escudero. Para colmo, Lopetegui dejó fuera de la convocatoria a Reguilón y tuvo que parchear la defensa, doblemente además, pasando Koundé al lateral izquierdo y Gudelj a central.

Igual que pienso que Celades hizo los cambios demasiado pronto, creo que Lopetegui los hizo demasiado tarde, sobre todo el de Munir. Habría venido mejor refrescar al equipo antes, y no en la recta final. Quitando el cambio forzado por Escudero (minuto 28), los otros fueron en los minutos 78 y 84.

Fernando vio la quinta amarilla, con lo que será baja importantísima ante el Atlético de Madrid. A buen seguro que lo echaremos mucho de menos.

El punto sirve para adelantar a la Real Sociedad, que ha caído en su estadio ante el Levante, por 1-2. Aunque con tanta temporada por delante, no tiene importancia, siempre gusta estar lo más arriba posible.

 

 

 

Sevilla FC 3 – R. Sociedad 2. Victoria ante un rival directo que nos mantiene en Europa

La victoria de ayer es importantisima, no sólo porque pone fin a una mala racha, sino porque se ha logrado ante un rival directo. Estos tres puntos son la difeerencia entre estar a tiro de piedra del líder o estar en la zona media de la tabla. Siempre es importante estar en cabeza, no bajar de esos puetos de privilegio e intentar, en lo posible, poner tierra de por medio ante los otros rivales que nos disputarán la plaza Champions que resta por adjudicar. Y por lo que llevo viendo en estas primeras jornadas, creo que serán Valencia y Real Sociedad.

Me gustó mucho la Real Sociedad ayer. Tiene jugdores de mucha calidad, sobre todo en la zona media, como Odegaaard, Januzaj y, sobre todo, Oryazabal, que es un grandísimo jugador, probablemente el mejor de su equipo. Esto les permite crear muchas ocasiones de gol en cada partido, y como en punta también están bien armados, no es de extrañar que sea uno de los equipos más goleadores, con 12 goles en su haber. Cada vez que tenían el balón daban sensación de peligro, algo lógico, pues esos jugadores que saben lo que se hacen en la zona ancha tienen por delante a delanteros de la talla de William José, o Portu, que necesitan muy poquito para ponerse de cara a gol. También me causó buena impresión el joven delantero sueco Isak.

Igual que digo que me gustó la Real, también digo que no me gustó en, absoluto, el once inicial del Sevilla. Una pena ver a Jordán en el banquillo, probablemente castigado por protestar al ser sustituido en Ipurúa. Tampoco me gustaba que en punta estuvieran De Jong y Nolito. Creo que tenemos jugadores de más nivel en plantilla, aunque tengo que admitir que Nolito no lo hizo nada mal ayer.

El partido no pudo empezar peor, con el gol de Oryazabal. Lo único bueno de encajar un gol tan pronto es que queda todo un partido, 90 minutos, para darle la vuelta a la tortilla. Y el Sevilla supo hacerlo, con mucho trabajo, no perdiendo la paciencia y teniendo un aceptable acierto de cara a puerta. Un cuarto de hora tardó Nolito en empatar el partido, con un disparo de primeras, fuerte y ajustado. Un golazo.

El Sevilla arriesgaba mucho, pues la Real seguía mostrándose muy peligrosa al contragolpe. Afortunadamente, un tres contra dos quedó sólo en un susto.

La Real sufría mucho con las bandas del Sevilla, especialmente con la derecha, ya que Navas y Ocampos desbordaban y centraban al área con mucha facilidad. De hecho, el argentino fue quien logró el 2-1, tras una soberbia jugada personal. Por cierto, para mí es un gran misterio que, teniendo en cuenta que Navas tiene la costumbre de centrar fuerte, raso y al primer poste, no haya nunca un rematador, cuando lo hace 10 veces en cada partido. Como De Jong se dé cuenta, se hartará de hacer goles.

A partir de aquí entró el partido en una fase de descontrol, donde Fernando fue clave para que el Sevilla saliera victorioso. Impersionante la exhibición del brasileño en la contención.

El Sevilla tuvo varias ocasiones claras para lograr el 3-1, pero no fue hassta la recta final del partido cuando llegó el tercero, al rematar Mudo Vázquez un buen centro de Pozo, tras rechace del portero.

Sin embargo, el Sevilla no supo gestionar la ventaja, a pesar de que sólo quedaban diez minutos de partido, y, como ya hiciera la jornada anterior, volvió a hacer el pardillo. En esta ocasión permitió un contragolpe visitante cuando era momento de tener posesión y de jugar al ratón y al gato con la Real, de perder tiempo, de evitar agonías… Portu no perdonó. Su desmarque y finalización fueron perfectos.

Quedaban sólo cuatro minutoos más el descuento, donde estuvimos pendientes del cronómetro, temerosos de que se fueran más puntos tontamente, pero hubo final feliz.

Primera victoria en nuestro estadio. Tres puntos valiosísimos para la buchaca, pues se han logrado ante un rival que, a priori, será directísimo, y que contará con la ventaja de que sólo jugará dos competiciones.

Sevilla FC 0 – R. Madrid 1. Más puntos que vuelan de nuestro estadio

No he visto la primera media hora del partido, por tanto, no tengo una visión clara de si la derrota ha sido justa o no. Lo que sí me ha quedado claro son dos cosas:

1º.- Que el Sevilla no puede permitirse el lujo de que vuelen más puntos de su estadio. Tiene que ser lo que ha sido siempre: un fortín. Y para eso Lopetegui tiene que hacer cambios, sobre todo en la línea de ataque. Porque un solo gol en dos partidos como locales es un bagaje muy pobre.

Me llama poderosamente la atención que Lopeteguii haya dejado sin convocar a Munir y Rony. Lo del brasileño puedo entenderlo, porque, si es cierto lo que se dice, parece que aún está lejos de su mejor forma. Sin embargo, dejar fuera a Munir, sólo lo entendería si tuviera problemas físicos.

Lo que no puede ser es que haya que hacer cambios, porque necesitemos un gol, y se haya que recurrir a Nolito. Que vale, que ha hecho una buena pretemporada, pero que acaba de salir de una lesión y que es un jugador que hace un partido bueno de cada diez. Y teniendo a jugadores como Bryan Gil, Pozo o Dabbur, por poner unos ejemplos… no lo entiendo.

2º.- De Jong no puede seguir siendo el delantero titular de este Sevilla. Pienso que es el máximo responsable de los problemas que tiene el equipo para hacer gol. En mi opinión el sistema que da más equilibrio defensa-ataque es el 4-4-2. Pero si te arriesgas a jugar con un solo delantero, ese delantero tiene que ser muy bueno, lo suficiente como para marcar la diferencia. Y desde mi punto de vista, De Jong no hace suficientes méritos para ser el delantero titular de un equipo que aspire a ganarlo todo. Nadie le niega su voluntad, porque lucha a tope, se faja con toda la defensa, pero su partido se limita, principalmente, a estar en el área para cabecear todo lo que pase por allí. Y, por ahora, no ha hecho ni un mísero gol en los cinco partidos disputados en Liga.

Por desgracia, esto tiene poca solución, porque el delantero que, supuestamente, sí tiene gol, que es Dabbur, está defenestrado por Lopetegui. En cualquier caso, prefiero a Chicharito antes que al holandés. Perderíamos en el juego aéreo, pero ganaríamos en otros aspectos.

En cuanto al partido, me ha sorprendido el Madrid. A diferencia de otras temporadas, he visto un equipo muy concentrado, haciendo un gran derroche físico y me ha parecido, el tiempo que lo he visto, que ha sido mejor que el Sevilla. Creía que, con el paso de los minutos, iban a notar el esfuerzo y bajar la guardia, pero no ha sido así.

El gol llegó en una buena jugada de los visitantes, donde el Sevilla no deffendió bien. La defensa no encima ni al centrador, ni al rematador, ambos muy libres. Y si a jugadores de esa calidad, ni les molestas en el área, pues, evidentemente, lo normal es que acabe la jugada en gol.

La derrota duele. No porque se pierda el liderato, que es algo que todos sabemos que iba a ocurrir, sino porque ha sido en nuestro estadio y es la primera de esta temporada. Bajamos al quinto puesto, fuera de los puestos Champions, y el líder es un sorprendente Athletic. Habrá que estar atentos a la Real Sociedad, que es un equipo que se ha reforzado mucho y bien, y que ya nos ha adelantado. Tienen además la ventaja de que no juegan competición europea.

Al equipo no se le puede reprochar nada.  Han dado lo máximo y se han esforzado hasta el final, que es lo único que se les puede exigir.

Lamentablemente, no he podido ir al estadio y me he tenido que conformar con verlo por televisión. Pero estoy seguro que el ambiente habrá sido magnífico.

Sólo queda lamerse las heridas y pensar en el Eibar, estadio que ya sabemos que siempre es muy complicado, aunque estén penúltimos en la clasificación.

El Sevilla se quita un posible problema de en medio con la venta de Promes

Vaya por delante que el simple aficionado, como es mi caso, no conoce, ni conocerá, todos los entresijos de la venta de Quincy Promes al Ajax de Amsterdam, pero, a priori, la sensación que me da es que el Sevilla no ha querido desaprovechar la ocasión de deshacerse de un jugador que podía causar problemas y que, por otro lado, incrementaría de manera muy importante el poder adquisitivo para esta pretemporada, donde se espera una importantísima renovación de la plantilla.

En mi opinión, la clave del asunto está en que Promes se quería ir, quería jugar únicamente en el Ajax, y, además, según he leído, estaba incluso dispuesto a declararse en rebeldía. Si a esto le añadimos el hecho, importantísimo, de que no se trata de un jugador con vitola de titular indiscutible,  si no más bien al contrario, pues está claro que esto lo convertía en un firme candidato a salir del plantel.

En efecto, estamos hablando de un jugador que no ha contado con el favor ni de Machín, ni de Caparrós, y al que Munir le ha ganado la partida en muchas ocasiones, e incluso el jovencísimo canterano Bryan Gil. En su favor está el que no ha podido jugar en la posición en la que está acostumbrado y en la que más se pueden apreciar, en teoría, sus cualidades. Y también hay que agradecerle su buena predisposición a jugar incluso de lateral, cuando el equipo lo ha necesitado, y eso es algo a lo que muchos jugadores no están dispuestos a hacer, o lo hacen de mala gana.

Tras ver los primeros partidos de Promes con el Sevilla, pensé que nos habían “metido la bacalá”. Sin embargo, a mí no me gusta calificar a los jugadores a las primeras de cambio, sobre todo si son jóvenes y vienen del extranjero, pues no hay que olvidar que no son máquinas, sino personas, y que pueden necesitar un período de adaptación. Después de todo, cambian de vida, de país, en ocasiones dejan a su familia o parte de ella… En fin, infinidad de circunstancias que pueden afectar a su rendimiento. Por eso, prefiero esperar a su segunda temporada, para tener una opinión con más fundamento.

En el caso de Quincy Promes, es un jugador internacional con Holanda, relativamente joven — 27 años y, por tanto, con posibilidades de progresar– rápido, ambidiestro, con regate y con cierta facilidad tanto para asistir como para hacer goles. De hecho, sus números no han sido malos para lo poco que ha jugado, y principalmente en posiciones atrasadas: 3 goles y 6 asistencias. Sin embargo, no era un jugador determinante y, ni mucho menos, justificaba el fuerte desembolso que hizo el Sevilla, convirtiéndose en uno de los fichajes más caros de su historia, al pagar unos 20 millones de euros al Spartak de Moscú.

Una segunda temporada podía provocar o bien que se devaluara, si mantenía el nivel de esta primera, o bien que sobresaliera y el Sevilla diera el pelotazo, ya fuera aprovechándose de su rendimiento o traspasándolo por una cantidad importante, dado que su cláusula era de 150 millones de euros.

Al principio decía que la clave era que Promes se quería ir, pero hay una segunda clave: el dinerito fresco que deja su marcha. Porque parece ser que, de los algo más de 17 millones de euros que puede alcanzar su traspaso, una buena parte lo daría el Ajax al contado, y a eso hay que añadir la descomunal ficha que tenía, una de las más importantes de la plantilla. Es decir, que el Sevilla tenía comprometido un fortunón entre sueldo y traspaso, que ahora podrá invertir en nuevos jugadores. También he leído que el Sevilla se ha reservado un porcentaje de una futura venta, pero en ningún medio lo aclaran, ni dicen cuál es. También que el jugador ha perdonado algo de ficha. Y quién sabe si también han influido los pagos que aún le debe el Sevilla al Ajax por el traspaso de Wöeber. No me cabe duda de que, si se ha procedido al traspaso, es porque, en su conjunto, era una operación económicamente favorable.

Tal y como yo lo veo, Promes era una apuesta arriesgada. Era un jugador que no ha cumplido las expectativas, con sueldo de crack y que quería irse. Y el Sevilla ha decidido no arriesgar y recuperar toda o buena parte del dinero invertido. Ahora lo importante es reinvertir ese dinero en un jugador que sí sea determinante, que sí decida partidos, que sí dé un plus de calidad a la plantilla. Y para eso lo mejor es encomendarse a Monchi, que para eso es uno de los que más sabe de este tema.

Entiendo el desconcierto de buen parte de la afición, ya que Promes, en primer lugar no estaba colocado entre los jugadores con más posibilidades de ser transferido, y, en segundo lugar, su precio ha estado muy por debajo de lo esperado. Yo esperaba, al menos, lo invertido. Y puede que haya sido así, si verdaderamente se ha incluido un porcentaje de un futuro traspaso. Pero no es menos cierto que ya por cualquier mindundi te piden 15 millones de euros como mínimo, y que hay infinidad de equipos que pueden superar esa cantidad por un jugador internacional y de calidad. Ahí creo que, principalmente, radica la decepción del sevillismo con esta venta, pues, esos 15 millones saben a muy poco, sobre todo sabiendo que aún queda mucho mercado por delante y que el fichaje de Promes era una prioridad para el Ajax –que ahora nada en la abundancia económica– y para el jugador, con lo que quizás se les podría haber apretado un poquito más las tuercas.

At. Madrid 1 – Sevilla FC 1. Punto insuficiente tras una buena segunda parte

Hay que quedarse con la segunda parte del partido de hoy, porque la primera, como ha ocurrido demasiadas veces en esta temporada, ha sido para olvidar. Sin actitud y sin ambición no se consiguen los objetivos. Aparte de una falta de calidad tremenda, tanto en defensa como en el centro del campo — vaya el partidito de Roque Mesa–, que hacía impensable la victoria en el Wanda. El Atlético no es que hiciera gran cosa, porque jugaba con las chanclas puestas, pero en un contragolpe, muy mal defendido, se adelantó en el marcador. Me pareció absurdo que la defensa al completo reculara tanto y, encima, hasta dejaron tirar a Coke. Un desvío involuntario de Kjaer, que casi siempre sale en la foto, hizo el resto.

Sin embargo, en la segunda parte sí se notó un importante cambio, en todo, desde el pitido inicial. Se llegaba al área, se creaban ocasiones… Hasta que llegó el gol, de Sarabia, al aprovechar un buen pase de Mudo Vázquez.

El empate servía de poco, pues necesitábamos los tres puntos. Y el Sevilla lo intentó, pero Sarabia falló una de esas ocasiones que tienen que acabar en gol siempre. Se dispuso de varias ocasiones más, pero Oblak hizo de las suyas.

El Atlético también tuvo una oportunidad, por medio de Correa, para conseguir el 2-1, pero atajó el disparo Vaclík, que tuvo poco trabajo hoy.

El punto no sirve para mucho, porque nos jugaremos la sexta plaza en la última jornada, ante un rival directo. Sí nos puede servir para adelantar a Valencia o Getafe, en caso de victoria. Adelantar a los dos parece poco menos que imposible, porque además se enfrentan al Valladolid y Villarreal respectivamente, ambos sin nada en juego.

Podemos quedar entre el cuarto y el séptimo, aunque con más probabilidades para quedar sextos. Séptimos sería un desastre y significaría además cerrar la temporada con una nueva derrota. Despediremos una temporada donde el Sevilla se desinfló, hasta el punto de perder una plaza Champions que parecía asegurada. Por eso se acabará la temporada con la sensación de fracaso, aunque se gane al Athletic Club el sábado a las veinte horas. Si es que no cambian de nuevo el horario o incluso el día. Que en esta liga se puede esperar de todo.