Archivo de la etiqueta: Sevilla FC 3 – Borussia Mönchengladbach 0

Sevilla FC 3 – Borussia Mönchengladbach 0. Líder de grupo y casi con la tercera plaza asegurada

El Sevilla superó con facilidad en el día de ayer al Borussia, equipo que dista mucho del que vimos la temporada pasada, aunque también es cierto que faltaba algún que otro jugador importante. En cualquier caso, parece difícil que el equipo alemán puntúe en sus partidos contra Manchester City y Juventus y nos golee en Mönchengladbach, que es lo que tendría que ocurrir para que nos disputara la tercera plaza.

El ser líder de grupo, como bien dice Emery, es circunstancial, puesto que el nivel que tienen los otros componentes del grupo es bastante superior al del Borussia y Sevilla. Al menos a priori. Luego habrá que disputar los partidos y quién sabe si saltará alguna sorpresa.

En cuanto al partido en sí, el Sevilla se llevó el gato al agua a base de algo que se ha echado de menos en los partidos de liga: casta y coraje. Esas ganas de presionar, anticiparse, disputar cada balón al máximo… Si se hubiera hecho en la competición doméstica, está claro que no tendríamos dos exiguos puntos en nuestro casillero.

En la primera parte, se sucedieron las ocasiones por parte sevillista, pero sin fortuna de cara a gol. La más clara la tuvieron en su botas Vitolo, que se encontró con el palo, y sobre todo Reyes, en la misma jugada, que llegó al rechace pero lanzó el balón, que casi no se lo esperaba, por encima del larguero.

El Borussia sólo inquietó a balón parado y en algún contragolpe, pero apenas tuvo la posesión del balón. Esa escasa posesión fue normal, porque el Sevilla jugaba con la defensa muy adelantada y el Borussia con las líneas muy juntas y encerrados en las cercanías del área. Prácticamente, nos otorgaban el centro del campo, y allí Krychowiak y Nzonzi lo cortaban casi todo, y Banega distribuía sin mucha oposición.

Hasta la segunda parte no llegaron los goles. No es normal que nos señalen tres penaltis en un solo partido –yo al menos no lo recuerdo–, pero desde la grada me parecieron los tres. Sólo aprovechamos dos, pero fueron más que suficientes para estar tranquilos en la recta final del partido, donde Konoplyanka sentenció en el primer balón que tocó. Dicen que fue un golazo, pero a mí me pareció más un grave error del portero, que fue sorprendido por el disparo duro y seco del ucraniano.

La defensa me gustó, excepto en una falta lateral donde el Borussia no se adelantó en el marcador de milagro. Se defendió verdaderamente mal. Por lo demás, los centrales y Sergio Rico estuvieron solventes, y los laterales cumplieron.

Al final, tres puntos que nos vienen estupendamente para ganar algo de dinerito, prestigio y moral para los próximos partidos.