Archivo de la etiqueta: Sevilla FC 1- At. de Madrid 0

Sevilla FC 1 – At. de Madrid 0. Merecida y trabajada victoria

Gran partido el que pudimos disfrutar en el día de ayer,  a pesar de la lluvia que no cesó durante casi todo el partido. Estoy seguro de que, con lo que llovió el sábado y el domingo, ningún terreno de juego de España habría tenido el aspecto que presentó el césped del Ramón Sánchez Pizjuán. El espectacular drenaje provocó que no hubiera ni un solo charco, ni siquiera a la finalización del partido. El balón rodó perfectamente en todo momento. Como para sacar a hombros a los mantenedores. Esperemos que no se los lleven los grandes, como hacen con todo el que destaca, desde alevines a la primera plantilla.

Me gustó mucho el partido que hizo el Sevilla, aunque en la primera parte tuvo dos o tres pérdidas de balón en el centro del campo que desaprovecharon los delanteros atléticos. Sergio Rico salvó un mano a mano a Gameiro, quien fue recibido y despedido con pitos. Por mi parte hubo total indiferencia, pero entiendo que haya quien no le perdone que se haya querido ir, y además a un rival como el Atlético de Madrid, con el que chocamos bastante en los últimos años.

Más tarde fue Correa quien falló una de esas ocasiones que no se pueden fallar nunca. Cuando lo más fácil era colarla, el argentino la tiró fuera.

El Sevilla tuvo una posesión altísima, pero llegaba a duras penas al área de Oblak, aunque también dispuso de alguna ocasión para adelantarse en el marcador.

En la segunda parte el panorama cambió. El Sevilla le perdió por completo el respeto a su rival y fue a por el partido, poniendo a prueba a Oblak en varias ocasiones. Las más claras fueron de Nasri, al poste, y de Vitolo, cuya volea se estrelló en el guardameta esloveno.

Creo que Simeone se equivocó con los cambios al sustituir a Carrasco y Gameiro por Tiago y Fernando Torres. Al principio la jugada le salió bien, ya que la entrada de Tiago frenó las acometidas sevillistas y le dio el control del centro del campo durante unos minutos. Sin embargo, perdió mucho poder ofensivo, ya que Fernando Torres no le llega a Gameiro ni a la suela del zapato y Tiago es un jugador de características muy defensivas. La entrada de Tiago me hizo pensar que Simeone daba por bueno el empate.

Sin embargo, una sensacional pared entre Vietto y N’Zonzi sirvió para librarse del muy poblado centro del campo colchonero. Con la defensa muy adelantada, ni Gabi ni Savic consiguieron dar caza al francés, que hizo una exhibición de poderío físico y batió, por fin, a Oblak, para poner el 1-0 definitivo.

Después se pondría el partido muy de cara, con la expulsión, por doble amarilla, de Coke. Aunque, como suele ser habitual, nos empeñamos en dar vida al rival con alguna que otra falta innecesaria, que, por suerte, no hubo que lamentar.

Fue un partido de poder a poder, donde todos los jugadores del Sevilla estuvieron a un gran nivel. Quizás sea injusto destacar a alguno de ellos, pero, si tuviera que elegir a uno, me quedaría con N’Zonzi. Estuvo acertadísimo en el pase, en el corte y, además, marcó el gol. Mucho me temo que, como siga así, mejor que nos vayamos concienciando ya de que será traspasado el próximo verano.

También me gustó mucho el partido que hizo Mercado, que, a veces, parecía un perro de presa siguiendo a su marcador, por cómo lo agobiaba; y también el partido que hizo Vietto, que incordió mucho a los centrales con su movilidad, dando, de nuevo, otra asistencia de gol.

El árbitro, Martínez Munuera, no me gustó nada, sobre todo en la primera parte. En la segunda estuvo mejor. Temí que expulsara a alguno de los nuestros, ya que mostró mucha facilidad para tarjetear a N’Zonzi, por una falta normal en el centro del campo, y a Nasri, por protestar.

Segundos en la tabla, por delante de equipos como el Atlético de Madrid o el Barcelona. Queda muchísimo, pues sólo estamos en la jornada 9. Hay que tener los pies en el suelo, pero hay que saborear y disfrutar el momento.