Archivo de la etiqueta: Napoles

Si sigue Emery, bien. Si no, también

Estoy bastante decepcionado con Emery, como supongo que lo estará la gran mayoría de los aficionados sevillistas. El año pasado, cuando se alzó la Tercera Copa de la Europa League, decía que su ilusión era jugar la Champions con el Sevilla. Nada más conseguir la Cuarta, y con ella el acceso directo a la Champions League, todo hace indicar que a Emery se le ha subido el éxito a la cabeza. No puede explicarse de otra forma que, aún quedándole un año de contrato, se dedique a negociar con otros clubes: ingleses, italianos… Parece que ahora todo el mundo quiere ficharle y que Emery se lo está pensando mejor.

El Presidente, José Castro, dice que ha hablado con Emery y que cree que seguirá. Me recuerda al caso de Rakitic del año pasado: muchas palabras y pocos hechos. Pues si quisiera seguir, ya habría firmado la renovación. O puede que todo sea una estrategia para apretar las tuercas al Consejo de Administración, con el objetivo de conseguir una alta ficha. Dicen los medios de comunicación que el Nápoles le ofrece 3’5 millones de euros. Si es verdad, pienso que el Sevilla no debería llegar a esas cantidades. Emery es un buen entrenador, pero seguro que hay otros buenos entrenadores por ahí que estarían deseando fichar por el Sevilla.

En cualquier caso, no me parece de recibo este frenesí negociador que le ha entrado a Emery. Estando con contrato en vigor, debería ser más serio y tener más respeto con el Sevilla y con su afición, que no le han podido tratar mejor. Emery debería hablar claro, porque la planificación del Sevilla está pendiente de su decisión. Es lógico que se paralicen tanto las entradas como las salidas hasta que no se sepa cuál será el máximo responsable técnico. Sería un grave error no hacerlo así.

Emery es un entrenador al que le he visto aspectos positivos y negativos. En el positivo, me ha gustado cómo estudia al rival, el rendimiento que saca a la mayoría de los jugadores y el aprovechamiento de la estrategia a balón parado. En lo negativo, su manía de cambiar lo que funciona, los cobardes planteamientos y malos resultados ante equipos de la parte alta de la tabla, el contar poco con la cantera y el trato hacia algunos jugadores, como Iago Aspas o Deulofeu. Puede que la actitud de Emery hacia estos jugadores esté justificada por motivos que se me escapan, pero, desde fuera, da la impresión de que podrían haber disfrutado de más minutos de juego, sobre todo cuando había una carga importante de partidos.

Particularmente, preferiría que siguiera Emery, porque lo está haciendo bien y, sobre todo, porque está consiguiendo resultados, que es lo único que importa en fútbol. Pero si no continúa, tampoco debe acabarse el mundo. Lo que sí tengo claro es que el Sevilla no debe esperar mucho más. La planificación deportiva debe continuar, pues los primeros partidos oficiales, aunque parezca mentira, llegarán en un santiamén. No podemos dormirnos en los laureles, y mucho menos en esta temporada 2015-2016 tan ilusionante para todos. Para todos, menos para Emery, claro está.

Y a todo esto, hoy juega el Sevilla

Al tercer día de la nueva era sevillista, llega este Friburgo-Sevilla de la Europa League que hubiera sido un trámite, de no haberse dejado ir el equipo contra el Estoril en aquel infame partido casero, donde el Sevilla casi se arrastró por el terreno de juego.

En realidad, tampoco es que haya mucho en juego en la noche de hoy, pues ya se tiene la clasificación asegurada. Si acaso, el prestigio de quedar primero de grupo y el recibir unos 300.000 euros más, ya que la UEFA paga bastante más por ganar un partido que por empatarlo, e igual ocurre por quedar primero o segundo de grupo.

En cuanto al potencial de nuestros posibles rivales si llegamos a octavos de final, tanto quedando primeros como segundos de grupo, nos pueden tocar rivales durísimos. Por ejemplo, si quedamos primeros, nos podrían tocar el Shakhtar Donetsk, Benfica, Basilea o Nápoles. Casi nada.

Por cierto, el Nápoles ha sido el primer equipo en quedar eliminado de la Champions tras conseguir 12 puntos. Su grupo era durísimo, con Arsenal y Borussia Dormunt, y a pesar de ganar 2-0 al Arsenal, no pudo clasificarse –le faltó un tercer gol–. En mi opinión, el Nápoles sería el rival más duro, con diferencia, aunque también los ucranianos del Shakhtar tienen muy buen equipo.

Y si quedáramos segundos de grupo, los cocos serían la Juventus y el Oporto, que también están plagados de buenos jugadores. Se da la circunstancia de que la final será en el estadio de la Juventus, con lo que los italianos tendrán una especial motivación.

Si se puede ganar hoy, mejor que mejor, pero me da la impresión de que el partido verdaderamente importante es el del próximo domingo, cuando recibamos al Athletic Club de Bilbao. Ése es un partido lanzadera, y no hay más remedio que ganarlo si queremos llegar a los puestos de privilegio.

Si el Nápoles quiere, se lleva a Gary Medel

No podrá decir el Presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, que no tiene dinero, porque acaba de traspasar a Ezequiel Lavezzi al Paris Saint Germain, equipo propietario del jeque Nasser Al-Khelaïfi, por unos 25 millones de euros. El jugador no habrá tenido ningún tipo de dudas para cambiar de aires, porque las cifras que suenan de su contrato son mareantes: 30 millones de euros por cuatro temporadas.

Es cierto que parte de esos 25 millones tendrá que reinvertirlo en otro delantero –o igual no, porque el Nápoles sigue teniendo en plantilla a Edinson Cavani y a Goran Pandev, entre otros–, pero está claro que De Laurentiis, si de verdad tiene interés en fichar a Medel, ahora puede hacer una oferta que satisfaga a Del Nido.

No me gusta la idea de traspasar a Medel, que es uno de los jugadores más importantes de la plantilla. Más que nada, porque será muy complicado encontrar a un jugador tan completo como el chileno, y no estamos en condiciones de seguir mermando el potencial de la plantilla.

Y veremos a ver qué ocurre con otro jeque, el malagueño, si se ha encaprichado de Negredo o no. Yo, por una parte, le pondría un lazito al vallecano, pero, por otra, entiendo que garantiza un número decente de goles y, por tanto, también sería arriesgado su traspaso, no fuera que su sustituto nos saliera rana, como, por ejemplo, nos pasó con Chevantón o Koné, o, peor aún, que no se le buscara sustituto, como ocurrió con Luis Fabiano. Y tal como están las cosas en las arcas sevillistas, puede que tampoco se le busque sustituto al gran Kanouté, si Del Nido cumple su amenaza de no traer a un delantero, a no ser que salga antes otro.

Lo cierto es que el mercado está casi parado, ya sea por la crisis o la Eurocopa. Sólo lo mueven los jeques. Si quiere fichajes de relumbrón, ponga un jeque en su vida, pero que sea de verdad, y no como le pasó a Angel Torres, al que le dieron gato por liebre con un brasileño disfrazado con thawb y ghutrah.