Archivo de la etiqueta: Muñiz Fernández

Yo soy más de Fernando Navarro

Cuando finalizó el partido en el Camp Nou, Fernando Navarro se despachó a gusto. No pudo ser más claro: «Ha sido un robo», para continuar después: «El Barcelona es un gran equipo, pero cuando no puede, tira de otras cosas».

También hay otras formas de encajar los atracos arbitrales, como diciendo esa estupidez, que se ha convertido ya en una frase hecha, de «los árbitros unas veces te dan y otras te quitan», o simplemente callando. Esto último es lo que hace Del Nido y, por tanto, el club. Según nuestro Presidente, no sirve de nada quejarse de los árbitros, porque es peor, de modo que las quejas hay que hacerla en el foro adeacuado. Es decir, que piensa que, si se queja ostentosa y públicamente, los árbitros van a tomar represalias –muy democrático y justo, por cierto– y que, por tanto, lo mejor para el club es quejarse por lo bajini, para que los «señores de negro» no se enfaden.

Pues visto lo visto, parece que la táctica de Del Nido no da resultado alguno. Por supuesto, el quejarse de los árbitros tampoco, pero al menos nos desahogamos y llamamos a las cosas por su nombre. Vamos, lo que se llama el derecho al pataleo.

En este sentido, yo soy más de Fernando Navarro que de Del Nido. Encima de que te dan palos una y otra vez, lo que no pude hacer uno es callarse. Yo, al menos, me subo por las paredes cuando nuestros directivos se muerden la lengua cuando los árbitros nos machacan de manera descarada. A fin de cuentas, ¿qué podemos perder? ¿Nos pueden tratar peor aún? En este punto, conviene recordar que han transcurrido sólamente cuatro jornadas y ya nos han anulado dos goles legales que a buen seguro no se los habrían anulado a los equipos poderosos de nuestra liga. Esos goles nos habrían situado en la zona alta de la tabla, muy alejados del puesto de descenso que ocupamos actualmente. Pero no importa, que esos señores tan buenos y tan justos que dirigen los partidos –nunca mejor dicho– , seguro que ya nos darán lo que nos han quitado. Mientras tanto, yo esperaré sentado, por si acaso.

Resulta evidente que la falta de respeto del estamento arbitral hacia el Sevilla es total, y salta a la vista para todos. Incluso Diario de Sevilla publicaba ayer un artículo titulado «El robo de la marmota«, un título que viene que ni pintado, puesto que en unos días va a cumplirse un año del robo de Mateu Lahoz, en aquel Sevilla 2 – Barcelona 3 de infausto recuerdo. Aquel partido fue idéntico al del pasado sábado. Sólo cambió el estadio y el árbitro. El Barcelona únicamente pudo superar al Sevilla con la ayuda arbitral, siendo el mismo resultado y decidiéndose el partido en el tiempo de descuento.

Me pregunto qué interés tiene para el aficionado del Barcelona o el Madrid ver ganar a su equipo siempre, lo merezca o no. Quizás es que yo tenga espíritu deportista, pero a mí no me gustaría ganar con un gol en fuera de juego o un penalti inexistente. Como deportista, no me gustaría que me regalaran nada. Claro que el fútbol profesional, y más el español, no es un deporte, sino un negocio. Un negocio que apesta a podrido. Cada día que pasa, huele peor.  Y lo más triste es que ni siquiera se vislumbra una solución a esta #ligademierda.

Imposible ganar en Pamplona

Muñiz Fernández

Hasta hoy era bastante pesimista con respecto a las posibilidades del Sevilla de traerse los tres puntos de Pamplona. Tres razones, las cuáles paso a enumerar, me llevaban a pensar en que lo normal era que viniéramos de vacío de tierras navarras:

— Las paupérrimas y lamentables estadísticas de nuestro equipo como foráneo. Sólo hemos sido capaces de lograr una victoria fuera de nuestro estadio. Se dice pronto, pero aún cuesta trabajo de asimilar.

— El rival. En este caso es el Osasuna, y, por experiencia, sus jugadores, normalmente, corren y se esfuerzan el doble que los nuestros. El domingo, jugándose el descenso, correrán el triple. No debería ser así, porque nosotros también nos jugamos muchísimo, pero apostaría mi mano izquierda –soy diestro– a que no me equivocaré.

— Nuestra defensa. Durante toda la temporada hemos sufrido una fragilidad defensiva que nos ha llevado a perder muchísimos partidos. Contra la Real eché de menos a Fazio. No es que el argentino sea un alarde de contundencia, pero ahora mismo es nuestro mejor central. Lo cierto es que nuestra defensa ha demostrado que el mantener la puerta a cero es una excepción, y contra Osasuna, a priori, tendrá bastante trabajo.

Hoy me he enterado de que habrá un cuarto motivo: Muñiz Fernández, el elemento de la fotografía que encabeza el post. El muchacho, aparte de ser un muy mal árbitro, tiene entre sus aficiones expulsar a jugadores del Sevilla. Y si no encuentra motivos para ello, pues se los inventa, como hizo con Reyes en Barcelona. No me extrañaría que en esta ocasión expulsara a alguno por sacar de centro. Yo es que creo que, sencillamente, nos odia. Igual que muchos sevillistas odiamos al Madrid o al Barcelona, pues él odiará al Sevilla. Y bien que lo demuestra cada vez que tiene ocasión.

Si me pongo a pensar en positivo, puedo creer que igual hacemos un buen partido en defensa, que haremos un partido completo y que aprovecharemos las  ocasiones claras de gol que tengamos. Pero es que eso ha pasado tan poquitas veces en esta temporada, que me parecería casi un milagro que se diera a estas alturas.

A priori, tendremos que superar muchos obstáculos. Quizás sean demasiados, y más para este equipo. Ojalá me equivoque.

Sevilla FC 2 – Rayo Vallecano 1. Jugamos con fuego pero no nos quemamos

Tres puntos importantísimos los que conseguimos ayer ante el mejor Rayo que yo recuerdo en mucho tiempo.

Fue una victoria muy trabajada, principalmente, porque en la primera mitad nos dedicamos a fallar ocasiones clarísimas de gol, por medio de un Negredo que se mostró negado de cara a portería. Cuando nuestro mejor delantero se pone en ese plan, buscando lo bonito en lugar de lo efectivo, dan ganas de traspasarlo al primero que venga. Pero ahora mismo, por lo que se ve, es nuestro mejor y casi único delantero, porque Babá cuenta para Emery un poquito más que yo. Sólo un poquito.

En el centro del campo perdimos algunos balones que nos pudieron costar muy caro. Si queremos mantenernos arriba, no podemos dar tantas facilidades como ayer. Afortunadamente, ayer el Rayo también perdonó, sobre todo en una contra de un dos contra uno de las que tienen que acabar siempre en gol.

Con el partido encarrilado, tras el gol de Rakitic, nos volvimos a complicar la vida con otro penalti estúpido e innecesario de Fernando Navarro. Menos mal que, casi inmediatamente, tras una buena jugada Navas-Coke-Negredo, nos volvimos a adelantar, ya de manera definitiva.

Pudimos tener un final de partido tranquilo, pero a Rakitic, con toda la puerta para él, dentro del área y sin nadie que le molestase, le dio por tirar al muñeco, fallando otra de esas ocasiones que un jugador profesional no debería de errar nunca.

Beto volvió a tener una buena actuación, atajando dos disparos muy peligrosos. Habrá que estar atentos a su lesión, pues se dolía de la rodilla. Esperemos que se queda en una simple contusión. En dos partidos que ha jugado el portugués, ya ha hecho bastante más de lo que hizo Diego López.

Muñíz Fernández estuvo a su nivel habitual: chulesco y desacertado. Este muchacho no cambia. No tiene remedio. Perdonó varias amarillas clarísimas a los jugadores rayistas, pero con Rakitic no tuvo compasión y lo expulsó sin dar una sola patada, en menos de cinco minutos.

Curiosamente, el equipo madrileño encajó dos goles de exjugadores rayistas. Por suerte, a nosotros no nos pasó lo mismo con nuestros canteranos Casado y José Carlos.

A pesar de haber cometido graves errores tanto en ataque como en defensa, logramos tres puntos más para nuestro casillero que nos hacen ver la liga de otra forma, ya que estamos a cinco puntos de Europa y a nueve del descenso. Parece que con la llegada de Emery ha cambiado el viento y ya no nos sale todo mal.

Español 2 – Sevilla FC 2. Criminal arbitraje y punto de oro

Lamentablemente, acerté de lleno en mi anterior post, cuando señalaba a Muñíz Fernández como un serio hándicap a la hora de vencer en Cornellá. Cada día tengo más claro que este hombre nos odia. No sé los motivos, pero yo no creo en las casualidades, sobre todos si esas casualidades se repiten una y otra vez.

El árbitro dio vida al Español con la incomprensible expulsión de Reyes. Lo expulsa por obedecerle. Muñíz se ha equivocado y, además, ha falsado el acta. Ahora habrá que ver si al Comité de Incompetentes le da por dictaminar un nuevo disparate o si, finalmente, toman alguna decisión correcta, por una vez en su vida, y le quitan la amarilla a Reyes.

En todo caso, el daño ya está hecho. El Español es una banda y huele a Segunda División. En igualdad de condiciones, creo que nos habríamos llevado los tres puntos sin muchos problemas.

Del partido me ha gustado el partido serio de Kondogbia y los pocos minutos de los que ha dispuesto Rabello.

Lo que no me ha gustado, evidentemente, ha sido la defensa. No se puede competir con una defensa que da tantísimas facilidades. Es inconcebible que, a la salida de un corner, te rematen en el área pequeña, en las mismas narices del portero. Si no mejoramos en defensa, no vamos a ningún sitio.

Teniendo en cuenta las circunstancias del partido de hoy, creo que el punto puede considerarse como bueno. Pero hay muchísimo que mejorar. Y, por supuesto, dar un golpe en la mesa bien fuerte, para que los de negro dejen de cachondearse de nosotros de una puta vez.

El partido de hoy: Osasuna – Sevilla

Miedo me da el partido de hoy, aunque menos miedo que ayer, porque han perdido sus partidos el Ath. de Bilbao y el At. de Madrid. Esperemos que también el Español pierda en su enfrentamiento con el Valencia. Pero lo que tenemos que hacer es ganar, y eso va a ser harto complicado.

La complicación viene por dos motivos: Osasuna se juega la vida –y ya sabemos cómo se las gastan–, y, lo más importante, nuestro equipo, ahora mismo,  está cogido con alfileres. Aparte de la plaga de lesiones, a Manzano le da por no confiar en la cantera. Es cierto que Bernardo va convocado, pero lo más seguro es que no juegue. Si lo hiciera, no me extrañaría que Manzano tuviera en mente poner a Fazio en el centro del campo, con lo cual volveríamos a tener el mismo problema que tuvimos contra el R. Madrid: dos centrocampistas defensivos y, probablemente, tendríamos problemas para crear juego. Al menos, espero que no le de por poner a los jugadores de banda a pierna cambiada, para no complicar aún más las cosas.

También espero que la actitud de los jugadores sea totalmente distinta a la que han tenido en varios partidos esta temporada, y se partan el pecho, como seguro lo hará Osasuna. No me cabe la menor duda de que, si corremos tanto como ellos, ganaremos casi seguro.  Digo «casi seguro» porque en fútbol siempre hay dos componentes muy importantes y, a menudo, decisivos: la suerte y el árbitro. Si se tiene a uno de los dos en contra, el ganar se vuelve muy complicado. Y no digamos ya, con los dos en contra.

Este tema arbitral también es un motivo de preocupación, pues el engominado Muñíz Fernández no es precisamente un ejemplo para el arbitraje, ni parece que le caiga muy bien el Sevilla, porque nos maltrata de mala manera cada vez que le toca arbitrarnos. Y además, su labor será importante, porque Osasuna seguramente abusará del juego duro, y en su mano estará el cortarlo o no.

En mi opinión, los jugadores a tener más encuenta de Osasuna son Pandiani y Kike Sola, que suelen ver puerta con facilidad. También Camuñas y Nekounam tienen peso en el equipo, pero el segundo será baja. Habrá que tener mucho cuidado con el juego aéreo, porque será el principal arma de Osasuna.

Partido realmente complicado el de esta noche, por muchos motivos, donde nos jugamos tres puntos vitales para los dos equipos, en un campo donde no se nos da nada bien, y además televisado por la Sexta, que este año, partido que nos televisa, partido que perdemos.