Archivo de la etiqueta: Montella nuevo entrenador del Sevilla

Comienza la era Montella

Se acabó el culebrón. Montella es el elegido, junto con Maresca, como segundo entrenador, para conseguir ese cuarto puesto que hoy día parece bastante complicado de alcanzar. Porque, no nos engañemos, Berizzo tenía el equipo que daba pena verlo, pero no se puede obviar que la plantilla ha sido confeccionada con importantes defectos, que se hacen notar, principalmente, en la línea defensiva y en la delantera.

Por tanto, Montella tendrá la difícil misión de hacerse cargo de esta plantilla, a mitad de temporada, y sacarle rendimiento. Quizás por ese motivo Montella ha sido el que se ha llevado el gato al agua, entre el ramillete de entrenadores del casting. Igual ha sido fundamental que conozca bien a jugadores como Muriel y Correa, dos fuertes inversiones que están teniendo poco o nulo rendimiento.

Admito que Montella no es de mi agrado, aunque apenas conozca sus métodos. Pero, por lo que he leído, es un entrenador con mentalidad ofensiva –eso me gusta– pero también, parece ser, que sus equipos no destacan por defender precisamente bien, encajando muchos goles. Y eso no me gusta nada, porque defender bien es la base del triunfo. Si defiendes bien y el equipo tiene algo de calidad arriba, lo normal es que se ganen muchos partidos –el más claro ejemplo es el Atlético de Madrid–, y si defiendes mal, lo extraño es que se gane alguno.

Habría preferido un entrenador español o, al menos, que conociera la liga española –aunque para eso se supone que viene Maresca como segundo entrenador–. Y en su defecto, alguien de prestigio, pero, según la prensa, tanto Blanc como Tuchel no estaban dispuestos a hacerse cargo del equipo a mitad de temporada y querían empezar un proyecto desde cero. Algo totalmente comprensible, por otra parte.

El proceso de selección me ha parecido un auténtico despropósito. Para empezar, no entiendo por qué no se ha elegido a Javi Gracia, si verdaderamente era un técnico que ha sido seguido por el Sevilla durante mucho tiempo y era el que más convencía a la Secretaría Técnica. No quiero creer que haya sido porque no tenía el apoyo mayoritario de la afición, por no tener un buen currículum, porque, a fin de cuentas, los que entienden de esto son los técnicos y no los aficionados. Y después de todo, pienso que Montella tampoco tiene ni ese apoyo mayoritario, ni ese currículum que le haga ser el entrenador deseado por todos.

Tampoco logro entender que se haya publicitado todo el proceso. Parecía que iba a ser Gracia el entrenador, después se lo piensan mejor y hacen una tournée por Italia para sondear a varios técnicos italianos, dejando a Gracia como segundo plato y a la expectativa. Y finalmente escogen a uno que no se puede incorporar inmediatamente porque tiene que desvincularse con su anterior club. No me parece serio.

Y también me pregunto para qué está el Director Deportivo. La elección del entrenador tendría que estar más que decidida desde que Berizzo estaba en la cuerda floja –desde el show del Bernabéu–. Y resulta que, al final, Arias y Castro llevan el asunto al Consejo de Administración, que decide lavarse las manos y “delegar” en el Comité Ejecutivo. Cuando yo entiendo que debe ser única y exclusivamente decisión de Óscar Arias. Y encima la entidad emite un comunicado para anunciar esta delegación.

En fin, esperemos que se haya acertado con Montella, porque estamos en un momento crucial de la temporada. El nuevo entrenador y Árias tendrán la posibilidad de mejorar la plantilla, con nuevos refuerzos, y esperemos que tengan éxito, porque está en juego lo que resta de temporada y la siguiente, que es lo que ha firmado el italiano.

Montella necesitará tiempo, que es precisamente lo que no tendrá, porque al tercer día de su llegada tendrá el primer envite serio, contra un Cádiz con el que no cabe confianza alguna. Y después un derbi que, a priori, se prevé más igualado que otros años, más por demérito del Sevilla que por méritos del Betis, que ya ha empezado a mirar de reojo la parte baja de la tabla.

Empieza la era Montella. Ojalá sea muy larga y exitosa.

Anuncios