Archivo de la etiqueta: liga injusta

L’equipe habla sobre la revolución de Del Nido

El diario francés L’equipe ha publicado este artículo sobre la revolución que comanda Del Nido. Dejando a un lado la curiosa foto que publican de Del Nido –no sé quién es, pero, desde luego, Del Nido no–, lo que más o menos viene a decir el artículo es lo siguiente:

Del Nido insiste.

El Presidente del Sevilla, Jose María del Nido, continúa su lucha contra el sistema de reparto de los derechos de televisión en España, que ofrece una gran parte del pastel a Real Madrid y Barcelona. Ha organizado una reunión de crisis.

Menos de dos semanas tras la conclusión del conflicto entre los jugadores y la Liga de Fútbol española, la Liga podría ofrecer un nuevo culebrón financiero. Ya muy crítico con el reparto de los derechos de TV en España en el final de la temporada pasada, Jose María del Nido ha vuelto a hablar, el martes, mientras que la tregua de partidos internacionales toca a su fin. El Presidente del Sevilla ha explicado que tiene convencidos a quince de sus homólogos con el fin de reunirse el jueves para tratar el problema. Del Nido evoca simplemente… una revolución. «Es un levantamiento de los pequeños. Se puede comparar con la Revolución Francesa. Y mirad lo que le pasó al final al rey de Francia». Ellos, el Real Madrid y el FC Barcelona se reparten, aproximadamente, el 50% de los ingresos pagados por los operadores televisivos del campeonato, que se elevan a 600 millones de euros.

«Dos clubes son los causantes de la ruina de la Liga»

«Nosotros no vamos a dar marcha atrás, no podemos dejar que esta situación continúe: dos clubes, porque son muy poderosos, están a punto de echar a perder la Liga», ha estimado Del Nido, para quien sólo el Real Madrid y el Barcelona son capaces de hacerse con el título. La «superpotencia» de los dos equipos ha quedado claramente constatada en la segunda jornada de liga (que ha abierto la temporada a causa de la huelga en la primera jornada). El Presidente del Villarreal, Fernando Roig, había, por otra parte, estimado después de los partidos que «si esto continúa así, el fútbol español morirá (en tres o cuatro años)». El dirigente del submarino amarillo, por otra parte, al igual que otros presidentes (Sevilla FC, Bilbao…) se había negado a firmar un acuerdo propuesto por los blaugranas y merengues para instaurar un nuevo sistema de reparto a partir de 2015, considerado como demasiado ventajoso para los dos gigantes. La mayor parte de los contratos de difusión estarán vigentes hasta 2014.

«El voto de la mayoría»

Las negociaciones para 2014 tendrán lugar en tiempo y hora, ha declarado, por su parte, Miguel Guillén, Presidente del Betis de Sevilla. Pero lo que es seguro es que cuando los clubes se pongan en la mesa de negociaciones, esperamos que la regla del 50% que va al Real Madrid y Barcelona desaparezca». «Los operadores televisivos harán lo que la Liga diga», ha continuado Del Nido. «Si los clubes deciden vender sus derechos de televisión colectivamente, se decidirá por mayoría y por la entidad que nosotros escojamos».

Nota post post: Y France Football también hace referencia a la revolución de Del Nido, más o menos en los mismos términos que L’Equipe.

La liga injusta

Dice Jose María del Nido que la liga española no sólo es la mayor porquería de Europa sino del mundo. Cualquier aficionado al fútbol, con dos dedos de frente y que  tenga un poco de aprecio a este deporte, tiene que estar de acuerdo, forzosamente, con las palabras de nuestro Presidente. En mi opinión, la liga española, cuando menos, es una liga injusta, pero, sobre todo, yo la veo poco seria, más propia de un país tercermundista que de un país europeo.

Porque, ¿cómo puede definirse una liga donde dos equipos, los megafamosos internacionalmente Madrid y Barcelona, ingresan, por concepto de derechos de televisión, tres, cuatro  o diez veces más que el resto de los equipos con los que compiten? ¿O cómo llamamos a una liga donde el colectivo arbitral trata de diferente forma, y de manera totalmente descarada, a estos dos equipos con respecto al resto? Y si ya hablamos de los diferentes comités de la Federación Española de Fútbol, ¿cómo se entiende que los miembros de un comité, que por lógica debería ser imparcial, esté compuesto por socios o ex-socios del Real Madrid? Y, por supuesto, mejor no hablar de la LFP, que es un organización que ha demostrado en varias ocasiones ser bastante desorganizada e inútil.

La primera jornada de la liga, ha hecho saltar las alarmas, hasta incluso en medios afines a Madrid-Barcelona. Cómo será la situación que hasta Villar, que no suele hacer nada por el fútbol español excepto ir a las finales donde juegan equipos españoles, ha alzado la voz.

Esta liga chirría demasiado como para ser considerada la mejor del mundo. Yo es que oigo eso y me entra la risa floja. Pero pienso yo que, para empezar a ser una liga un poco seria, estaría bien, al menos, que Madrid y Barcelona entraran en razón y cedieran en sus absurdas pretensiones de casi monopolizar los ingresos televisivos, que es, como todo el mundo sabe, el principal ingreso de un club de fútbol. Ahora bien, tampoco se le pueden pedir peras al olmo, ya que considero que esto no ocurrirá nunca, puesto que ambos clubes tienen una posición privilegiada que tratarán de mantener a toda costa, y de ahí la cobardía y desfachatez con la que están actuando, aun a sabiendas de que el reparto actual es ilógico e injusto. Madrid y Barcelona no sólo tienen más ingresos por abonados, por entradas –la capacidad de sus estadios es superior–, por publicidad, por patrocinadores… Para ellos no es suficiente superar a los demás clubes en todos estos conceptos, sino que quieren más y más. Hasta que alguien les ponga freno.

Y sólo les puede poner freno los demás clubes o bien la UEFA. Si esperamos hasta que actúe la UEFA, podemos esperar sentados, a no ser que le presionen otros clubes europeos importantes, puesto que de seguir la situación actual, Madrid y Barcelona serán los máximos aspirantes a ser finalistas en la Champions League por los siglos de los siglos. Así que mejor que sean los clubes los que se pongan manos a la obra. Afortunadamente, cada vez son más los clubes que ven con claridad que esta liga, tal y como está, no tiene futuro alguno. Y de seguirse en esta situación, no sería de extrañar que cambiaran de idea tanto el Valencia como el Atlético de Madrid, que ahora mismo se muestran corto de miras y no son capaces de ver más allá de sus narices, aun cuando tienen a sus propias aficiones en contra de la postura que han tomado, que es de servilismo a los dos poderosos.

Yo entiendo la postura cobarde de Madrid y Barcelona, porque mira que si después de gastarse varios cientos de millones de euros en fichajes, como ha estado haciendo el Madrid en los últimos años, resulta que no ganan ningún título –o casi ninguno–, y además quedan fuera de puestos champions… Sería el más absoluto ridículo, en cuanto a gestión y resultados. Imposible de justificar.

Por otro lado, ¿tiene mérito el ganar la liga cuando en realidad es una carrera entre dos? Qué espectáculo más maravilloso sería ver una liga donde puedan ganarla seis, ocho equipos, y otros tantos tuvieran opción para clasificarse para competiciones europeas. Me parece que yo no lo veré.

Del Nido se ha convertido en la cabeza visible de los clubes descontentos, de los clubes que no quieren pasar por el yugo Madrid-Barcelona, de los clubes que quieren tener una opción de ganar la liga, de los que no quieren que los suplentes de otro equipo les metan seis, de los que no quieren vender a sus mejores estrellas para cuadrar el presupuesto, de los que quieren tener la oportunidad de poder convertirse en un club poderoso si son capaces de hacer una buena gestión de manera continuada… En definitiva, de los clubes que aún les queda algo de dignidad y que no se conforman con ser unos simples comparsas, que cumplan un papel secundario o sin protagonismo alguno.

Espero, por el bien del fútbol, que Del Nido resulte vencedor en la dura batalla en la que se ha enfrascado. Creo que, finalmente, y después de mucho esfuerzo, ganará la guerra, y será porque la razón es más fuerte que el dinero, por muy poderoso que éste sea. O al menos debería ser así.