Archivo de la etiqueta: Levante 1 – Sevilla 0

Resignación

No nos queda más que resignarnos. No se puede pretender ir a Europa con la defensa que tenemos, que regala, como mínimo, un gol por partido, y con los delanteros que tenemos, donde Negredo, para marcar uno, normalmente necesita fallar tres antes.

El partidito de Negredo ha sido increíble. Me decía mi hermano –que sólo vio los minutos de descuento– que lo que falló Negredo era para matarlo. Se refería a la ocasión donde estrella el balón en el pecho del portero. Pues no. Para matarlo era cuando tiró fuera un balón que sólo tenía que empujarlo, con toda la portería para él. La pifia del descuento era para rematarlo.

Pero lo peor fue la falta de ambición. No se puede estar todo el partido con un juego parsimonioso, sin crear apenas ocasiones de gol, abusando del juego horizontal, y después pretenderlo arreglar todo en los últimos minutos.

Lo que sí es verdad es que Emery ya sabe que Medel tiene que jugar aunque esté cojo, aunque me da la impresión de que lo ha aprendido demasiado tarde.

En cuanto al árbitro, ya sabíamos lo que iba a pasar. Es increíble que no pitara el clarísimo penalti a Navas, y encima le enseñara tarjeta amarilla por protestar.

Si no somos capaces de ganar a un Levante que tenía cinco bajas importantes, ¿a quién vamos a ganar?

Cuando no se puede, no se puede. No hay más cera que la que arde. Es así de simple. Sólo cabe resignarse y esperar a que, de cara a la próxima temporada, no se comentan tantos errores como se han hecho en esta, en la que, casi con toda seguridad, finalizaremos de manera mediocre.

Estúpida derrota: Levante 1 – Sevilla FC 0

Hemos dejado escapar tres puntos de forma lamentable. El partido lo estaba dominado el Sevilla, sin problema alguno, teniendo varias ocasiones claras de gol para adelantarse en el marcador. Nada hacía temer la derrota, pero empecé a preocuparme mucho cuando Trochowski, con casi toda la portería para él, le dio por lanzar al portero. Ocasiones así no se pueden fallar nunca, y normalmente se pagan caro.

Y bien que lo hicimos, y además en una jugada de las más absurdas que recuerdo.  El gol que le marcan al Sevilla, sin duda, puede llevarse el premio al gol tonto del partido o incluso de la temporada. Incomprensible que unos jugadores profesionales regalen un gol de esa manera. No sé quién tiene más culpa, si Negredo o Varas. Negredo, por no poner un balón en órbita en una zona tan delicada, donde incluso el vuelo de una mosca puede meter el balon para dentro. Y en cuanto a Varas, no sé en qué estaría pensando. Llega tarde al balón, y cuando lo hace, se le escapa de manera inconprensible. Para matarlos a los dos.

Para colmo, tras este gol, a Marcelino le da por quitar a un defensa y meter a un delantero. Para mi fue un error, porque aún quedaban 35 minutos por delante. Mucho tiempo, como para ir a lo loco a por los puntos. No creo que fuera necesario cambiar nada.  El Sevilla no había pasado apuros y estaba creando ocasiones. A partir del susodicho cambio, perdimos el control del partido y estuvimos a merced del Levant, que montaba contras peligrosas y consiguió más posesión de balón. No obstante, tuvimos algunas ocasiones, principalmente la de Kanouté, quien, para no ser menos, también tiró al muñeco.

No entiendo por qué Trochowski tardó tanto tiempo en ser sustituido, máxime cuando ya tenía una tarjeta amarilla y no estaba aportando apenas nada.

Tremenda oportunidad la que hemos dejado pasar para encaramarnos a los puestos Champions. Quizás tardemos en tener otra como esta, o no la tengamos.

Qué poquito tienen que hacer nuestros rivales para quitarnos los puntos. Sólo tienen que esperar nuestro error grave de cada día –o errores– y aprovecharlo.

Perdiendo puntos de esta manera, no vamos a ningún sitio.

Y el próximo rival es el Madrid. Como para que sigan los regalos.