Archivo de la etiqueta: Koné

Koné, el desagradecido

Sorprende la actitud de Arouna Koné, que no pierde oportunidad para dejar claro que no quiere volver al Sevilla. Hace unos días dijo: “volver a Sevilla no está en mi cabeza. Quiero estar centrado en el Levante y aunque sí que es cierto que hay una opción para que pueda volver no pienso en ella”. O más recientemente:  “Preferiría marcar 17 goles para quedarme aquí. No dejaría al Levante en Liga de Campeones para volver a Sevilla a jugar la Europa League”.

Alguien que escuche a Koné, podría pensar que aquí le dábamos latigazos. La verdad es que no sé de que se queja el marfileño. Desde que llegó a Sevilla se le ha tratado de lujo, por parte del club y de la afición. Es lógico, porque Koné, en su momento, fue el fichaje más caro de la historia del Sevilla, que pagó por él, nada más y nada menos que 12 millones de euros, cantidad sólo superada posteriormente por Álvaro Negredo, por el que se pagaron 15 millones.

Koné no lo tuvo fácil cuando llegó, sobre todo porque tenía por delante a Kanouté y Luis Fabiano –palabras mayores– . Aun así, no mostró mucho acierto de cara a gol, ya que jugó 17 partidos y sólo fue capaz de lograr un gol. Hasta que se lesionó. Su calvario –y el del Sevilla– empezó cuando se llevaban disputados apenas unos minutos de un partido amistoso con su selección frente a Guinea. Rotura de ligamentos de la rodilla y el menisco. Casi nada.

Una vez recuperado, y ya de mano de Manolo Jiménez, tampoco consiguió hacerse con un puesto de titular, y tras jugar otros 17 partidos, en los que no marcó ni un solo gol, fue cedido en el mercado de invierno al Hannover 96, donde sí marcó dos goles en ocho partidos de la Bundesliga, hasta que se lesionó de nuevo en la rodilla.

Vuelta a empezar. A pesar de seguir lesionado, el Sevilla le inscribe para la temporada 2010/11, donde su aportación fue casi la misma que la de un recogepelotas.

Como es normal, dado su rendimiento anterior y de que su supercontrato –seguro que de eso no se queja– estaba a punto de finalizar, tanto Marcelino como la Dirección deportiva del Sevilla no cuentan con Koné para el proyecto 2011-2012, y acuerdan su cesión al Levante, guardándose una opción de repesca si lograra marcar 18 goles.

Ahora le van bien las cosas a Koné –lleva anotados cinco goles– y saca pecho, al mismo tiempo que despotrica contra su antiguo club. No me parece justa su actitud hacia una afición que le ha tenido que soportar sus pifias cara a gol y hacia una entidad que ha puesto todos los medios y los mejores médicos para que se recuperara, pudiera disfrutar del fútbol, y demostrara el porqué de su carísimo fichaje.

Por otro lado, no entiendo la cláusula de los 18 goles que hay en el contrato de Koné. Supongo que habrá una razón de que la cantidad de goles sea tan elevada, pero si el club esperaba recuperarlo en caso de revalorización –según dicen, ya tiene pretendientes–,  parece bastante complicado con esa cláusula. Y más aún con la nula predisposición del jugador.

Por último, Koné, decir que aún es pronto para saber si el Levante jugará la Champions o el Sevilla la Europa League, sobre todo porque aún quedan dos tercios de competición y el Levante se encuentra en situación de concurso de acreedores.

El tiempo dirá. Como siempre.

La jornada 4. Tres resultados que me han gustado.

Obviamente, el resultado que más me ha gustado es el del Sevilla FC, porque nos sitúa en puestos champions. Ojalá nos mantengamos ahí, en el peor de los casos, hasta el final de temporada. Además, la victoria fue ante un rival que se parapetó bien atrás, y ésa es la clase de equipos que no se nos dan bien.

Después me ha alegrado la goleada por 8-0 del Barcelona a Osasuna. Una pena que no les hayan metido diez. Ya que a los dirigentes del equipo pamplonica no se les cae la cara de vergüenza al apoyar a Madrid y Barcelona en la guerra de los derechos televisivos, al menos espero que la goleada de escándalo sí les haya ruborizado algo. Se lo tienen bien merecido.

Y, por último, como no puede ser de otra manera, la derrota del Real Madrid. Da cierta alegría el ver cómo un equipo que se gasta todas las temporadas una barbaridad de millones de euros en rutilantes fichajes, cae derrotado ante un aspirante a mantener la categoría. En este artículo de El Mercantil Valenciano pueden verse las abismales diferencias entre uno y otro club.

De este último partido, también me alegro de tres cosas:

Del enorme cabreo de Mourinho. No sé por qué, pero me gusta ver a este hombre enfadado. A ver si con golpes como el de ayer se le bajan los humos a este portugués antideportivo, maleducado y prepotente.

De que haya árbitros, como Turienzo Álvarez, que aún se atrevan a expulsar a jugadores del Real Madrid. Parece una simpleza, pero hay muchos árbitros que no se atreven a hacerlo, por muy clara que sea una segunda amarilla o incluso la roja directa.

Y tercero, de que el gol de la victoria lo consiguiera el exsevillista Koné. Ha pasado por momentos muy complicados el marfileño y se merece mejor suerte de la que ha tenido en el Sevilla. Ojalá Koné vuelva a ser el jugador que triunfó en el PSV Eindhoven y el Sevilla ejerza la opción de recompra.

Se estrenó Rodri con el Barcelona B

Ayer marcó, su primer gol con el Barcelona B, Rodri, jugador que me da la impresión de que nos acordaremos de él bastante –ojalá que no sea así y nos respeten las lesiones–. Su gol llegó al rematar casi en el área pequeña un centro desde la derecha, cuando su equipo ya perdía 0-3 ante el Deportivo de la Coruña.

En este partido destacó sobremanera un jugador que ya me habría gustado verlo en el Sevilla cuando jugaba en el Atlas mejicano: Andrés Guardado. Este internacional azteca me parece un jugador muy completo, ya que es rápido, incansable, muy técnico y ve portería con relativa frecuencia. Ya ha destacado con su selección y con el Deportivo en Primera División, con lo que la Segunda le queda pequeña. Ayer intervino en los dos primeros goles de su equipo y marcó el tercero desde el centro del campo. Tenía la esperanza de que el descenso del Deportivo pudiera facilitar su fichaje por el Sevilla, pero probablemente, el Sevilla ni siquiera se habrá interesado en él. En cualquier caso, seguramente el precio que pondría Lendoiro sería elevado, y la situación económica del Sevilla tampoco está demasiado boyante como para hacer fichajes costosos.

Otros dos cedidos nuestros se vieron las caras en el Racing de Santander-Levante. Koné pasó desapercibido, pero Acosta fue de los mejores de su equipo. El gigante Ballesteros pudo hacerle penalty en una jugada polémica, y también pudo marcar en una jugada que se fabricó él mismo, pero su disparo salió alto.

Yo particularmente tengo más esperanzas en la vuelta de Acosta que en la de Koné. Habrá qué ver si se mantienen en la titularidad y el nivel que muestran, porque está claro que está en sus manos –más bien en sus pies– el volver.

Negredo, gol y lesión

Qué poco me gustan que vayan los jugadores del Sevilla a la selección, y más si se trata de partidos amistosos. Ayer Negredo sólo disputó 45 minutos, donde brilló, marcando un gol y lanzando al poste un balón, tras preciosa vaselina.

Negredo acabó lesionado, es de esperar que de poca importancia, pero todavía tenemos el caso, más o menos reciente, de Koné, que se lesionó de gravedad en un partido amistoso con su selección. Un jugador que costó al Sevilla unos 12 millones, y de buenas a primeras, se pierde. ¿Y quién corre con los gastos? Pues el Sevilla, cómo no.

Así pues, yo prefiero que los jugadores suden la camiseta, metan goles y cojan prestigio con el Sevilla, que es el que les paga.

En el partido contra Venezuela debutará Manu Del Moral. Esperemos que tenga un buen debut y, sobre todo, que no se lesione, que es lo importante.