Archivo de la etiqueta: guardameta

Beto renueva. ¿Hace bien el Sevilla?

Desde mi punto de vista, la respuesta a la pregunta del titular es un “no”. Y la explicación es que yo veo a Beto como un buen portero, pero no es un gran portero. Es decir, hay que tener en cuenta de que la portería quizás sea el puesto más importante de la plantilla. Un guardameta de élite te da muchos puntos a lo largo de la temporada, y con la renovación de Beto desaparece la opción de fichar en verano a un jugador que esté a la altura de, por ejemplo, Andrés Palop, que es el mejor portero que he visto defendiendo la portería del Sevilla, con diferencia.

Entiendo perfectamente que encontrar a un portero de élite es muy difícil, sobre todo a buen precio. Pudiera ser que ante la imposibilidad de encontrar uno, el club se hubiera decantado por dar continuidad a Beto. O que también lo haga con vistas a un futuro traspaso, para no dejarlo ir gratis a final de temporada. En cualquier caso, Beto, con 32 años ya, y con más lesiones de las deseables durante este curso liguero, ha renovado por dos temporadas más, con opción a una tercera.

Otra razón por la que no me parece bien la renovación es porque considero que Sergio Rico está dando un mejor rendimiento que el portugués. El canterano también ha renovado su contrato recientemente, con lo que se supone que habrá una lucha entre ellos por hacerse con la titularidad la próxima temporada. Aunque esa lucha se derimirá cuando Beto esté recuperado, y supongo que será un quebradero de cabeza para Emery, si es que éste no tiene las ideas claras a estas alturas. Particularmente, me convence más Sergio Rico. Aunque aún tiene detalles que corregir, me da más tranquilidad que Beto, sobre todo en el juego aéreo, donde la corpulencia y la altura son características fundamentales.

En cuanto a Barbosa, en realidad aún no sé si se trata de un buen portero o no, porque apenas le he visto jugar. Eso sí, no me ha gustado nada su rendimiento en los pocos minutos que le pude ver cuando jugaba en Las Palmas y en las poquísimas oportunidades que ha tenido en el Sevilla. El hecho de que sólo firmara por dos temporadas y de que ahora mismo sea el tercer o cuarto portero, parece dejar claro que su paso por el Sevilla será fugaz.

Por otro lado, no podemos olvidar a David Soria, nuestro canterano que, según dicen los técnicos,, tiene un gran futuro por delante.

Toda la suerte del mundo para Beto, porque de sus actuaciones dependerá, en gran parte, que se logren los objetivos marcados.

La explicación de la baja cláusula de Barbosa

Parece ser, según confirma el Presidente de Las Palmas, que Barbosa será jugador del Sevilla FC, aunque aún no se haya hecho oficial.

El Sevilla se haría con él pagando la cláusula de rescisión, que asciende a 150.000 euros. Dado el rendimiento que ha dado en los dos últimos años en la UD. Las Palmas, muchos no se explican su ridícula cláusula de rescisión, pero quizás en este enlace se explique.

Por otro lado, Roberto Arrocha acaba de confirmar en ABC que, según el Presidente de Las Palmas, le pusieron esa cláusula tan baja porque “nos veíamos obligados moralmente a hacerlo por todo lo que nos había dado”.

Es decir, llegaron a un acuerdo para la renovación, pero con una cláusula de rescisión baja, por si un equipo de superior categoría mostraba interés en el guardameta.

Particularmente, si es cierto el fichaje de Barbosa, no me gusta. Tengo que aclarar que no he visto jugar a Barbosa. Sólo recuerdo de él que no pudo atajar el gol decisivo que llevó al Córdoba a Primera División, y curiosamente me pareció un error garrafal de Barbosa, puesto que el remate del jugador cordobés fue bastante deficiente. Dejando aparte lo que pudo ser un simple error puntual, lo que no me gusta en absoluto es la idea con la que el Sevilla ficha a Barbosa: para ser suplente de Beto. O al menos, eso es lo que dicen los medios de comunicación. En mi opinión, si se ficha un portero, debería ser con la idea de que fuera titular, puesto que  Beto, aunque haya tenido algunas actuaciones meritorias, no deja de ser un portero “normalito”. En cualquier caso, el portugués es bastante irregular en su rendimiento, y eso es correr riesgos es una posición que da o quita muchos puntos a lo largo de un campeonato.

Quizás hubiera sido más acertado traer a un portero más contrastado, y si la idea era buscar un suplente para Beto, haber buscado a un jugador joven y con proyección (Barbosa cumplirá 30 años el día 27 de este mes).

En cualquier caso, si Barbosa forma parte del Sevilla 2014-2015, bienvenido y mucha suerte.

Se va un grande entre los grandes

Aunque pudiera parecer lo contrario, no me referiré en este post al recientemente fallecido Juan López Hita, (RIP) al que no tuve el gusto de ver defender nuestra camiseta, y del que dicen que fue un gran jugador. Me referiré a Andrés Palop Cervera, que ha anunciado, a través de su web oficial –andrespalop.com–, su retirada de los terrenos de juego.

No sé si Palop ha sido el mejor portero que hemos tenido en la historia, porque el Sevilla ha disfrutado de grandísimos porteros –Bustos, Superpaco, Buyo…–, pero sí estoy completamente seguro de que ha sido el mejor guardameta que yo he conocido durante mis 27 años de socio. Sin duda, fue parte fundamental de aquel gran Sevilla que estuvo a punto de ganar la liga y que nos acostumbró a ganar títulos europeos y nacionales, el cuál estaba formado por jugadores que se podrían considerar de los mejores del mundo en su posición, como Dani Alves, Javi Navarro, Renato, Jesús Navas, Kanouté o Luis Fabiano.

Siempre recordaré aquella noche en Glasgow, cuando, tras parar el penalti decisivo a Torrejón –paró dos penaltis más– se fue como una exhalación –como diría Araujo– hacia la grada donde estábamos los sevillistas. La segunda UEFA se la debemos en gran parte a él, entre otras muchas cosas.

El mundo del fútbol nunca ha sido justo y con Palop no ha hecho una excepción. Probablemente, si Andrés Palop hubiera jugado en el Madrid o el Barcelona, habría tenido mucho más reconocimiento internacional del que ha tenido, y habría sido convocado para la Selección Nacional en muchas más ocasiones. Lo habría merecido, porque, en mi opinión, cuando llegó a estar en su plenitud deportiva, llegó a ser el mejor portero de España, por delante de otros grandes porteros, como Casillas o Valdés.

Deja los terrenos de juego –que no el fútbol– un gran profesional y una gran persona, como puede apreciarse en su carta de despedida, de obligada lectura, y la cual reproduzco a continuación, por si alguien no ha tenido oportunidad de leerla:

“Ya ha llegado ese momento y toca decir adiós a la bonita profesión de futbolista. Me siento un afortunado por poder haber formado parte de esa minoría de personas que nacemos con el talento para el fútbol y después tenemos la suerte de poder desarrollar una carrera como futbolistas profesionales. En mi caso han sido 19 años como profesional, quién me lo iba a decir cuando empezaba a jugar en mi pueblo con la única intención de divertirme, no esperaba mucho más del fútbol. Siempre estaré muy agradecido a este deporte por lo que me ha permitido vivir.

El camino no ha sido fácil, pero sí me ha enriquecido mucho personalmente. Siempre he ido creciendo paso a paso allá donde me ha tocado jugar, desde la Primera regional hasta la Selección española, pasando por todas las categorías del fútbol español. En cada liga que he jugado, por modesta que fuera para mí era la más alta y la afrontaba con la máxima ilusión y dedicación. He conocido en cada lugar a gente maravillosa que me han ayudado a crecer, madurar y educarme en un ambiente sano y lleno de deportividad.

Como ya he dicho antes, nada ha sido fácil y he tenido que superar muchas dificultades todos estos años que con mucho trabajo y una familia maravillosa he podido superar. Siempre agradeceré a mis padres y mis hermanos el granito de arena que aportaron en su momento para que yo pudiera entrenar cada día y dentro de sus posibilidades que no me faltara de nada. Pero si hay una persona clave en mi vida profesional es Raquel, mi mujer. Siempre con su mensaje positivo, aportando la calma y personalidad que muchas veces el hombre y el deportista en este caso necesita, y dando los consejos apropiados para que mi forma de actuar y de resolver cada situación fuera siempre la más correcta. Le doy gracias a Dios por cruzarme en mi camino con ella aquel día 9 de noviembre del año 1994, y permitirme tener con ella a dos hijos maravillosos, Jorge y Alejandro. Si he tenido éxito es en gran parte por culpa de Raquel. He formado una gran familia que en todo momento me da estabilidad y amor, os quiero.

En esta carta me gustaría especialmente acordarme de mis inicios. Empecé como cualquier chico de ocho años que quería jugar al fútbol para divertirse. Recuerdo el día que vinieron a mi casa a hablar con mi padre para que fichara por el C.E. L’Alcudia, el equipo de mi pueblo natal. En la entidad fui creciendo como jugador en todas sus categorías. Siempre estaré agradecido a todas las personas que me ayudaron en su momento en el club de mi pueblo.

Mi gran oportunidad llegó en un torneo internacional que se disputa en L´Alcudia, el Cotif. En su día venían a mi pueblo los mejores equipos del mundo como la antigua Unión Soviética, Valencia CF, Real Madrid, entre otros. Y con 17 años con la máxima ilusión pude jugar el prestigioso torneo. Ese fue mi escaparate donde a los pocos días recibí una invitación para ir a hacer unas pruebas al Valencia CF. La alegría fue enorme, el mejor equipo de mi tierra y un valencianista como yo iba a hacer una prueba en el Valencia, era un grandísimo sueño. Pude hacer realidad ese sueño y el club de Mestalla me fichó para su juvenil.

Después de jugar en el juvenil del Valencia CF tuve la oportunidad de ir cedido a un equipo de tercera división, el UD Oliva. En el club de la Safor descubrí lo que era estar en un equipo humilde pero con unos compañeros y entrenadores impresionantes. Pasamos un año de mucha dificultad, a lo largo de la temporada se fueron muchos jugadores por los impagos que sufrimos. Yo tuve que compensar esa falta de dinero con horas de trabajo en el campo para poder pagarme la gasolina para ir a cada entrenamiento. Toda esta experiencia fue un reto que me sirvió para crecer como persona y en lo deportivo mejorar en la portería.

Ese mismo año al terminar la temporada de tercera división fiché con el consentimiento del Valencia CF por el Gimnástico de Valencia, presidido por Rafa Salom. Bajé una categoría para jugar en división Preferente y ayudar al equipo a subir en la promoción a tercera división, la jugaban por primera vez en su historia. Subimos y permanecí allí en Tercera división un año después. Fue una pena que el club desapareciera. Sinceramente fue uno de los equipos en los que más he disfrutado del fútbol. Muy grandes los compañeros y las personas que lo rodeaban.

Estas temporadas, las menos conocidas por la mayoría de la gente, estuvieron cargadas de dificultades que afronté con mucho trabajo, ilusión y motivación para poder entrar de nuevo en el Valencia CF. Primero estuve en el filial y rápidamente en el primer equipo como tercer portero tras la llamada de Luís Aragonés.

Hasta llegar a este punto de mi carrera hubieron muchos compañeros, entrenadores, directivos y aficionados que me ayudaron en este camino y depositaron su confianza en mí, muy agradecido estoy a ellos. Pero nunca fue fácil, no siempre se recibió el apoyo que yo creía que me ganaba en el campo, el mundo del fútbol es complicado. Con ello quiero demostrar que con trabajo y confianza en uno mismo al final los objetivos se consiguen. De las cosas negativas hay que sacar el lado positivo para ser más fuerte y progresar.

Los años que vienen después todos los conocéis, el ascenso con el Villarreal CF a Primera división; mis seis temporadas en el Valencia CF coincidiendo con la mejor etapa de la historia del club, se ganaron cinco títulos; y mi fichaje por el Sevilla FC, donde estuve ocho años y donde me he sentido realizado profesionalmente. Conseguí seis títulos increíbles y lo que es más importante para un jugador, el reconocimiento de tu trabajo por toda una afición. Siempre recordaré mi despedida en el Sánchez Pizjuán. Ni en mis mejores sueños hubiera podido soñar lo que logramos en Sevilla. Agradezco al club su confianza depositada en mí. Todos estos buenos años me permitieron también ser seleccionado por Luís Aragonés para ir a la Eurocopa del 2008, que como todos sabéis conseguimos ganarla y traerla a España. A Luís, en paz descanse, le tendré siempre mucho aprecio y le estaré muy agradecido, hizo que yo subiera al primer equipo del Valencia CF por primera vez, y más de una década después confió en mí para ir a la Selección española. Por último, dar las gracias al Bayer 04 Leverkusen por permitirme acabar mi carrera en un club como éste en el cual he podido descubrir otro fútbol, otra cultura y vivir una experiencia que mi familia y yo agradeceremos en el futuro.

Desde estas líneas también quería darle las gracias a todos los sponsors que he tenido durante mi carrera, marcas que confiaron en mí para que no me faltara de nada a la hora de trabajar con mi equipo. Kelme, Uhlsport, Nike, Adidas. Gracias.

Durante mis años como jugador me he rodeado de gente que se ha preocupado de mis asuntos personales y profesionales, en ellos cobraron una gran importancia en mi vida mis agentes deportivos. En mi primera etapa Miguel Ángel Cermeño, me ayudó a crecer, y Alberto Toldrá me consolidó en la élite. Pero los agentes más importantes en todos los aspectos y que cubrieron todas mis necesidades en mi mejor época como futbolista fueron Arturo Canales, Fernando Seguí y José Seguí. Y en este último año Fernando Solanas en la agencia ACTIVOS GROUP junto con el ya nombrado Arturo Canales. A todos ellos nunca os podré agradecer todo lo que habéis hecho por mí.

Dentro de una larga carrera deportiva aparecen momentos duros y situaciones adversas, y estos se suelen reflejar en las lesiones. Le quiero agradecer desde aquí al Dr Xabier Mir de la sección de traumatología de la clínica “Dexeus” de Barcelona, especialista en la mano, todo lo que ha hecho por mí. Probablemente sin su ayuda no hubiera podido llegar a los 41 años como jugador en activo. Ha conseguido poner solución a problemas que ponían seriamente mi carrera en peligro. Dr Mir muchas gracias por su trabajo, consejos y humildad. Quiero acordarme también en especial del Sr Pepe Guillart por su ayuda en momentos puntuales y por permitirme conseguir aquel título de la copa del Rey en Madrid contra el Getafe CF. Gracias también al Sr Ventura de la clínica “Mano a Mano” de Sevilla por preocuparse cada día por mí y mantener siempre equilibrado mi cuerpo para no tener lesiones. Por último, no quiero olvidarme de los médicos y fisioterapeutas de todos los clubs a los que he pertenecido. Gracias por cuidar de mi físico y ser incluso confidentes en muchos momentos.

Agradecer también a todos los utilleros con los que he convivido por cada detalle, cada equipación, bota y guante limpio, todos ellos te hacen el día a día más fácil y hay que reconocérselo.

En esta profesión estamos muy unidos diariamente a los periodistas que también te hacen crecer en este mundo, agradecerles a cada uno de ellos cada palabra, línea de periódico, minuto de radio y TV que han tenido conmigo, de corazón a todos ellos muchas gracias por vuestra profesionalidad.

A todos los presidentes, directivos, consejeros y directores deportivos con los que he coincidido darles las gracias por su confianza todos estos años.

Por ultimo, acordarme de todas las aficiones de los equipos a los que he pertenecido, mi intención siempre ha sido entregarme al máximo para que el club que tanto quieren consiga sus objetivos, desde el modesto CE L’Alcudia hasta el Bayer 04 Leverkusen. El sentimiento de defender un escudo y el de ganar ha estado en cada partido que he disputado en cada club. Dejo de ser jugador con la gran satisfacción y con la alegría inmensa de saber que tengo ese reconocimiento y ese cariño de cada una de las aficiones a las cuales en algún momento he pertenecido. GRACIAS POR VUESTRO APOYO INCONDICIONAL.

Para concluir esta carta de despedida, digo adiós al fútbol profesional como jugador pero mi pasión por este deporte hace complicado que mi futuro esté lejos de él. En los último años en activo he estado y sigo formándome para ser competente en el área técnica. Es un reto muy complicado pero espero que con el aprendizaje que estoy adquiriendo y mi experiencia como jugador poder devolver al fútbol todo lo que me ha enseñado y aportado él estos años.

RESPETO, DISCIPLINA, GENEROSIDAD, COMPAÑERISMO, TRABAJO, ENTREGA Y LEALTAD.

GRACIAS FÚTBOL.

 

Andrés Palop.”

A Diego López no le trataron en el Sevilla como merecía

Me han sorprendido las declaraciones de Álvaro Negredo, en Las Rozas, sobre su excompañero en el Sevilla, Diego López. El delantero del Manchester City, a pregunta de los periodistas madrileños, que siguen erre que erre con su ya manido debate sobre la titularidad de la portería madridista, vino a decir, textualmente: “Diego López lo pasó francamente mal en Sevilla. No le trataron como merecía”. Negredo dijo esto en referencia al trato que le dispensó Míchel al ahora guardameta madridista.

Cabe recordar que Diego López empezó el pasado campeonato como titular, pero en Granada, en el primer partido de liga, provocó un penalti que le llevó a ser expulsado. A la siguiente jornada el gran Andrés Palop jugó a un buen nivel, bastante mejor de lo que lo hizo Diego López, de manera que Míchel lo tuvo claro: apostó por el mejor, como lo habría hecho cualquier entrenador.

Diego López tuvo que esperar su oportunidad, y ésta le llegó, pues Palop volvió a recaer de su problema en el gemelo. En mi opinión, no supo aprovechar esta oportunidad que se le presentó, ya que sus intervenciones no fueron nada afortunadas, transmitiendo inseguridad a la defensa –y a todo el mundo–. A pesar de su altura, no se imponía en los balones aéreos, y cuando salía de debajo de los palos –que le costaba trabajo hacerlo–, lo hacía mal o a destiempo. Para un portero de su supuesta calidad, dejaba bastante que desear. Incluso recuerdo alguna que otra cantada importante. Como se suele decir, no paraba ni los taxis.

En ese plan, me sorprendió gratamente que el Madrid se encaprichara de él para sustituir al lesionado Casillas. Son las cosas de Mourinho. Así que me pareció perfecto que saliera en el mercado de invierno con destino a la capital. Lo que no me gustó fue el momento elegido, porque el Sevilla aún no había cerrado la cesión de Beto y tuvo que debutar Julián, que fue un manojo de nervios. Pero, además, al Sevilla le hacía falta dinero y el jugador estaba loco por volver a su Real Madrid. Estaba claro que era lo mejor para todas las partes.

En el Madrid siguió cometiendo alguna que otra cantada importante, pero subió considerablemente el nivel mostrado en el Sevilla. Esto me lleva a pensar que quizás Diego López no haya sido un buen profesional. Igual no se esforzó en Villarreal –donde también falló más de la cuenta en la temporada en que descendió– y en Sevilla tanto como se está esforzando en su nuevo equipo. Ahora resulta que incluso ha sentado en el banquillo al llamado por algunos medios “el mejor portero del mundo” –¿y qué pasa con Neuer, Cech, Courtois…?–,  tras la llegada de Ancellotti, y para sorpresa de todos.

Pues nada, que le vaya bien a Diego López, pero yo no lo quiero volver a ver ni en pintura.

Por último, decir que Negredo tiene toda la razón del mundo. A Diego López no le trataron en el Sevilla como merecía, sino mucho mejor de lo que merecía.