Archivo de la etiqueta: Granada 2 – Sevilla FC 1

Granada 2 – Sevilla FC 1. Sin actitud, sin efectividad, sin suerte… Así es imposible

Muy mal partido el realizado por el Sevilla en el día de hoy en Granada, donde ha caído derrotado ante el que seguramente es el peor equipo de la categoría. El equipo local sólo llevaba cinco puntos, era el más goleado y el colista. Todo a favor para conseguir una victoria, pero no. Volvimos a ver al Sevilla desesperante de fuera de casa, y en esta ocasión ni siquiera reaccionó, como hizo en La Coruña.

Desde el primer momento, al Sevilla se le vio con falta de actitud, como si no fuera consciente de lo que había en juego y estuviera pensando más en el fundamental partido en Lyon.

El Granada, como suele ser habitual, no tuvo que hacer gran cosa para adelantarse en el marcador y después para lograr el segundo. Les bastó con aprovechar un doble error de N’Zonzi –perdió el balón y no cortó el contragolpe–, seguido de un doble error de Rami, quien se echó al suelo antes de tiempo y permitió el centro de Boga al corazón del área, donde remató a placer Pereira. Después, el 2-0 llegaría en un córner muy mal defendido, donde el balón se pasea por el área pequeña y Lombán, el mismo jugador que había sacado un balón en la misma línea de gol, marcaba, de nuevo, completamente solo.

No obstante, si el Sevilla hubiera tenido un mínimo de gol, se podría haber ganado el partido sin muchos problemas. Pero nuestro delantero centro hizo un partido nefasto. Estuvo desacertado y falló un claro gol. El problema es que él no fue el único que estuvo desacertado de cara a puerta. También fallaron claras ocasiones de gol Correa, Mariano, Vitolo, N’Zonzi, Franco Vázquez y Ben Yedder. A pesar del mal partido, se crearon ocasiones suficientes para ganar, pero sólo Ben Yedder acertó, y fue de penalti –bastante claro y realizado sobre él mismo–, en la última jugada del partido.

Cuando Sampoli retiró a Mercado del terreno de juego y fue a por todas, más bien a la desesperada, entonces el Sevilla sí tuvo más ocasiones para controlar al Granada, que dispuso de un par de ocasiones para lograr el tercero. En general, el Sevilla fue incapaz de controlar a los jugadores de más calidad del Granada –que también los tiene–, como son Boga, Carcela y Cuenca, quienes destacan sobre el resto.

El árbitro, González González, pasó desaparcibido. Dejó sin pitar un penalti que me pareció claro, aunque muy tonto –en el centro del campo lo habría señalado seguro–, sobre Franco Vázquez, con 0-0 en el marcador. También los locales protestaron un posible penalti sobre Cuenca, en la recta final del partido.

Partido para olvidar, y mientras antes se haga, mejor. Ahora sólo hay que pensar en Lyon, donde el Sevilla tendrá que mostrar una imagen muy superior si quiere continuar en Champions. Porque el Olympique de Lyon es muchísimo mejor equipo que este Granada que nos ha derrotado hoy.

 

Granada 2 – Sevilla FC 1. Emery no se tomó en serio al Granada

Tras el partidazo de Cristóforo ante el Español, esperaba que el uruguayo entrara en el once inicial, acompañando a Krychowiak. Pues no. Cristóforo empezó desde el banquillo. Pero el problema es que en el banco de suplentes le acompañaban Konoplyanka y Ever Banega. Lo de Konoplyanka puede entenderse, porque no está en un buen momento. Aún así, yo contaría siempre con el ucraniano. Sólo con su velocidad y desborde, ya crea muchas preocupaciones en el equipo contrario, que, a veces, emplean dos jugadores en su marcaje. Si además tiene un buen golpeo a balón parado y, por ahora, no hay ningún jugador que lo mejore… en mi opinión, debe ser indiscutible.

Pero dejar a Banega en el banquillo es la más clara evidencia de que Emery no se tomó el partido en serio. Igual creyó que, al estar el Granada en puestos de descenso, sería pan comido. Pero ya sabemos todos, incluido Emery, lo que ocurre cuando no juega Banega: nos cuesta un mundo crear ocasiones de gol, o, simplemente, no las creamos, y nuestra posesión baja muchísimo. Ayer fue la prueba. Que yo recuerde, sin Banega sólo tuvimos una ocasión, en el minuto 46, y fue nuestro gol.

Ya con el 2-1, Emery rectificó y dio entrada a Cristóforo, Konoplyanka y Banega, pero ya no quedó tiempo para la remontada, porque, entre otras cosas, nos dedicamos a fallar goles cantados, que es lo que nos tiene acostumbrados esta temporada el Sevilla como visitante. Reyes y Gameiro tuvieron dos ocasiones clarísimas. Pero poco más hizo el Sevilla para darle la vuelta al marcador. El árbitro convirtió la misión en imposible, al expulsar injustamente a Rami, quedando el equipo en inferioridad en los minutos finales. Por cierto, Rami ha bajado alarmantemente su nivel en los últimos partidos, y eso es algo muy preocupante, porque, actualmente, es el mejor central que tenemos.

De nuevo, nos superó un equipo muy inferior, y lo más doloroso es que para conseguirlo tuvo que hacer muy poquito. Dos jugadores rápidos y habilidosos, como Success y Peñaranda, pusieron en jaque a nuestra defensa en varias ocasiones. Y los dos goles llegaron tras una concatenación de errores de nuestra defensa.

El primero tiene lugar tras una pérdida absurda en el centro del campo. Se deja tirar a un rival desde la frontal del área, sin que nadie le moleste, y, para colmo, Sergio Rico ni atrapa el balón, ni lo despeja hacia un lado, sino a la frontal del área. Demasiadas facilidades.

Igual ocurrió en el segundo. Un fallo en el centro del campo y Peñaranda, con una simple diagonal, esquiva a nuestra defensa, que está lentísima y sin ninguna intensidad y agresividad.

Verdaderamente, es vergonzoso que el Sevilla no haya ganado ningún partido como visitante en la primera vuelta. Hasta el farolillo rojo, el Levante, lo ha hecho ya. Pero lo peor no es eso. Lo peor es la desidia que muestra el equipo y, sobre todo, el entrenador, porque no es la primera vez que el Sevilla tira a la basura 45 minutos, o incluso el partido entero.

Lo que está claro es que el Sevilla tiene plantilla para estar más arriba de la triste novena posición que ocupa actualmente, y, por supuesto, para no dar la penosa imagen que está dando en muchos partidos de esta, por ahora, desilusionante temporada.

O se cambia la actitud ya, o esta temporada corremos el serio riesgo de quedarnos fuera de Europa.