Archivo de la etiqueta: Granada 1 – Sevilla FC 2

Granada 1 – Sevilla FC 2. Pudo sentenciar, pero perdonó

Mal asunto este de perdonar al rival cuando se tiene contra las cuerdas, pero, salvo desastre, el Sevilla no deberá tener problemas para pasar la eliminatoria, puesto que es superior al Granada y, además, porque la eliminatoria se decidirá en el Ramón Sánchez Pizjuán.

De todas formas, hay que huir, desde ya, de cualquier exceso de confianza. Y aunque es verdad que el Sevilla perdonó, también lo es que el Granada nos creó ocasiones de gol, alguna de ellas bastante claras.

El partido tuvo varios protagonistas:

Gameiro. Marcó un gol, tiró al palo –cuyo rebote aprovechó Deulofeu para hacer el 0-1– y dio una asistencia a Aspas para que éste rematara a placer, solo ante el portero.

Iago Aspas. No aprovechó los minutos que le dio Emery. Por el lado positivo, logró ponerse en posición de gol en tres ocasiones, y por el lado negativo, las falló las tres. Tres ocasiones a cuál más clara. Tuvo en sus botas el dejar más que sentenciada la eliminatoria.

Deulofeu. Marcó un gol y le dio un toque de calidad al ataque, con su rapidez y desborde. También mostró su lado negativo: exceso de individualismo y fragilidad física.

Kolodziejczak. Hizo una falta absurda, en el borde del área, en la prórroga, que provocó el gol del Granada. No sé si será un buen lateral izquierdo, pero ahora mismo, como central es un peligro. Cuando no es expulsado, hace un penalti o una falta al borde del área. Lo cierto es que sus malas actuaciones nos cuestan goles. Igual con el tiempo se convierte en un gran central, pero pienso que aún le falta mucho para eso. Parece una mala broma que se haya traído a este jugador como sustituto de Fazio.

Pareja. Se retiró lesionado. Espero que no sea un lesión de importancia, porque ahora mismo el argentino es fundamental en defensa. No ya sólo por su aportación defensiva, sino también en la ofensiva. Dio el pase de gol a Bacca en Elche, marcó el tanto que nos dio los tres puntos contra el Celta, y ayer también hizo algunos buenos pases en largo. Si la lesión fuera importante, espero que, al menos, sirva para que la Secretaría Técnica se dé cuenta de que hace falta fichar en el mercado de invierno un buen central –y un mediocentro, aunque mejor dos–, porque sólo tenemos a tres, para tres competiciones. Lógicamente, no cuento a Kolo como central.

Mateu Lahoz y sus asistentes. Calamitosos. No sé si es que no ven las faltas o no las quieren señalar, aunque sean en sus propias narices, pero tan malo es lo uno como lo otro.

En resumen, es una pena que el Sevilla no haya sido capaz de rematar al Granada, dándole vida en el último suspiro. Por buscar algo positivo, al menos habrá algo de emoción en el partido de vuelta, sobre todo si el Granada se adelanta en el marcador, que esperemos que no sea el caso.

Granada 1 – Sevilla FC 2. Triple acierto de Emery

Emery se ha equivocado en muchos partidos, y con errores graves, que nos han costado puntos. Pero ayer acertó, y gracias a eso y al buen hacer del equipo, logramos tres puntos muy importantes, que nos impulsan a tiro de piedra de los puestos europeos.

Desde mi punto de vista, Emery acertó en lo más importante: en volver a utilizar el doble pivote defensivo. Parece que, por fin, se ha convencido de que ese doble pivote da mucho más consistencia al equipo y casi elimina la posibilidad de que nos cojan al contragolpe en tromba, como era habitual. Ahora el rival llega en menos ocasiones y con menor peligrosidad, y eso, lógicamente, debe notarse en el resultado final.

También creo que acertó en darle un banquillazo a Alberto Moreno. Pienso que era un toque de atención necesario, porque las últimas actuaciones de nuestro lateral izquierdo dejaban mucho que desear. Si se le ha subido a la cabeza su éxito, por la merecida llegada a la selección y la posibilidad de ir al mundial, es buen momento para ponerle los pies en el suelo.

Y, por supuesto, acertó en poner toda la carne en el asador para ir a por los tres puntos. Mostró mucha ambición al dar entrada a Kevin Gameiro, en un momento en el que el Granada nos tenía contra las cuerdas. Arriesgó mucho y salió bien.

No pude ver el partido completo, pero creo que los mejores jugadores ayer fueron Bacca y Beto. El colombiano fue decisivo por su golazo, por dar el pase a Gameiro en el segundo, y por su incansable trabajo. Y Beto resultó providencial, sobre todo por la espectacular parada que le hizo a Pitti –lo vi dentro–, y porque también intervino en la jugada del gol del triunfo.

Lo único que se le puede reprochar a Bacca es que no fuera capaz de machacar el partido en el descuento, cuando estaba completamente solo y con el portero casi batido. Lo tenía todo a favor y se le fue alto.

Temía mucho al árbitro, Del Cerro Grande, quien ya nos perjudicó decisivamente en el derbi del 3-3, donde expulsó a Medel y se inventó un penalti. Ayer volvió a inventarse otro penalti, pues Carriço no le dio al balón con la mano, y si lo hizo, no fue de manera voluntaria.

Nos traemos de Granada tres puntos importantísimos, en un partido disputado, ante un rival que toca bien el balón y que cuenta con algunos jugadores de calidad, como el parisino Yacine Brahimi, que fue una pesadilla. Pero no todo podía ser positivo: se lesionó Reyes y también perdemos a Rakitic por sanción. El croata nos vendría de perlas para superar a un Athletic de Bilbao que está en racha y ocupando puestos de Champions. Al faltar Rakitic, quizás sea una buena ocasión para poner en liza a la dupla Bacca-Gameiro.