Archivo de la etiqueta: España 1 – Francia 1

Del Bosque se hizo el hara-kiri

Ayer se le fue el partido a la selección, en el último suspiro, por varios motivos, pero quizás el más decisivo fuera la ilógica inclusión de Fernando Torres. No sé qué tendrá que hacer el ex del Atlético de Madrid para que Del Bosque se dé cuenta de que es un jugador que estorba más que aporta. Cuando juega Torres es como si jugáramos con diez, y eso es dar mucha ventaja a Francia, que también es muy buen conjunto y que también tiene jugadores de mucha calidad, como Benzema, Giroud, Ribery…

El nivel de la Selección es bastante alto, con algunos jugadores extraordinarios –Villa, Pedro, Iniesta, Silva…– pero con otros que son un peligro y que yo diría que incluso están claramente fuera de lugar, como Torres, Arbeloa o Juanfran. La absurda pérdida de balón de este último, cuando ya se había cumplido hasta el tiempo de prolongación, nos costó el partido. Aunque también es cierto que la defensa en general no estuvo muy acertada en esa jugada, ya que fue incapaz de cortar el contragolpe y, además, Ramos se despistó, perdiendo la posición con respecto a sus compañeros de defensa, con lo cual habilitó a Ribery para que asistiera a Giroud. Jugada desgraciada de principio a fin, desde que pierde el balón Cazorla en el córner hasta que marca Giroud. Y todo eso, en tiempo de descuento. Es casi inconcebible que, con los jugadores tan técnicos y experimentados que tiene España, sea incapaz de matar un partido a la italiana o a la argentina. Es decir, perdiendo tiempo vilmente y por cualquier medio.

Antes se pudo casi sentenciar el partido si Cesc Fábregas no hubiera fallado el clarísimo penalti que le hicieron a Pedro. Por cierto, tras las provocaciones a Kanouté y Medel, me cae tan mal el niñato teatrero que hasta me alegré de que fallara el penalti.

En cualquier caso, creo que el resultado fue justo, no sólo por el gol injustamente anulado a Francia, sino porque en la segunda parte los galos hicieron méritos suficientes como para empatar el partido.

Lo que hay que procurar para los próximos encuentros es no cometer errores tan graves, ni en el banquillo –sacar a Torres, dejar a Navas de espectador…– ni sobre el césped.