Archivo de la etiqueta: dos delanteros

Rusescu, visto y no visto

El Sevilla ya ha oficializado la cesión de Rusescu al Sporting de Braga. Así pues, se repite el caso de jugadores como Stevanovic o Babá: se fichan pero lo único que hacen es calentar banquillo, hasta que se van con sólo unos míseros minutos de participación. Supongo que, cuando esto ocurre, no hay sólo un culpable, sino varios: dirección deportiva, entrenador y, por supuesto, los jugadores.

En el caso de Rusescu, que llegó con vitola de goleador, pienso que los principales culpables son el propio jugador, que llegó fuera de forma, y Emery, que debería haberle dado muchos más minutos. Es cierto que Bacca y, en menor medida, Gameiro, lo están haciendo bien, pero han habido partidos en los que podría haber participado perfectamente el rumano y ni siquiera fue convocado.

En mi opinión, la salida de Rusescu es un grave error de planificación. Entiendo que no se pueda tener a un jugador sin darle apenas cancha y condenarlo al banquillo o a no ir convocado, pero lo que no podré entender nunca es cómo un equipo como el Sevilla, que aspira a estar en los puestos altos de la clasificación, se permite el lujo de tener sólo a dos delanteros en su plantilla. Estaba seguro de que el momento de Rusescu llegaría, pues siempre hay lesiones y sanciones. Ahora no será así, y casi con toda seguridad lo echaremos de menos. Basta para que uno pueda jugar uno de los dos delanteros que nos quedan, para que tengamos que empezar con los rezos, ya que no habrá recambio en el banquillo. Y no digo nada si se lesionan los dos –que no sería algo descabellado, ya que tendrán que jugar en dos competiciones con el Sevilla y con sus respectivas selecciones. ¿Quién marcará entonces los goles?

Lo cierto es que podemos disputar partidos importantísimos, ya sea en Europa League o en Liga, y vernos sin algo tan fundamental y tan decisivo como es el gol.

Rusescu ha jugado tan poco que no podria decir si es un buen jugador o no. Nunca ha tenido continuidad, pero, en las pocas oportunidades de las que ha disfrutado, le he visto algunos detalles que me gustaron: se desmarca bien, tiene buen disparo, distribuye bien el balón… y se va siendo el delantero que mejor promedio goleador tiene.

Sólo entendería la marcha de Rusescu en dos casos: si se piensa traer un sustituto –que, según Monchi, no será así– o si se tuviera una confianza ciega en el jovencísimo Carlos Fernández. Lamentablemente, ya no tengo tiempo para seguir las evoluciones de los chavales de la cantera y, por tanto, no puedo opinar sobre nuestra joven promesa. Es cierto que hablan maravillas de él, pero no sé si ya está preparado para jugar –y hacerlo bien– en Primera División.

Tampoco entiendo que la cesión de Rusescu sea con opción a compra, y, además, con una cuantía tan baja. Aunque el Sevilla no ha hecho oficial la cifra, en los medios de comunicación dicen que sería de tres millones de euros. Una ridiculez si a Rusescu le da por hacer lo que ha hecho en Rumanía.

El mercado de invierno aún no se ha abierto, pero mucho me temo que sólo servirá para lo mismo que ha servido en las últimas temporadas: para debilitar la plantilla. Y eso no me gusta nada.

Mal día para volver a jugar con dos delanteros

Según la prensa, Marcelino, ante el poco gol que muestra el equipo, se estaría pensando volver a alinear a dos delanteros, supuestamente a Kanouté y Negredo.

A priori, no me parece muy acertado, ya que el Villarreal es uno de los equipos con un centro del campo más técnico, con jugadores de la talla de Senna, Borja Valero o Cani. Además, se espera que el Villarreal se dedique a acumular hombres en la zona ancha, ya que tiene la delantera en cuadro, y en esas circunstancias, pienso que nos costaría un mundo dominar el partido.

En cualquier caso, espero que Marcelino pueda contar con Reyes y se le olvide la idea de poner al dúo Kanouté-Negredo. Si al menos uno de ellos se dedicara a bajar al centro del campo a presionar, pues podría tener un pase, pero Kanouté, por su forma física, ya no está para esos trotes, y Negredo menos aún, pues esta temporada está demostrando una poca movilidad, e incluso diría que implicación, alarmante.

También confío en que Marcelino le dé un puesto de titular a Cala. En mi opinión, las actuaciones de Escudé están dejando mucho que desear.

Qué duda cabe que el Villarreal no es lo que era. Está notando muchísimo la marcha del internacional Cazorla, y serán bajas Rossi y Marco Rubén. Nilmar no va ni convocado, ya que se espera que deje el Villarreal en los próximos días. Por contra, podría salir de titular, a pesar de haber llegado hace sólo unos días a la disciplina amarilla, el argentino Martinuccio.

El Villarreal sigue teniendo una defensa bastante vulnerable, por lo que espero que, por fin, consigamos tres puntos que nos den un poco de aire. A ver si somos capaces de enlazar dos o tres victorias consecutivas que nos den confianza y podemos mirar un poco para arriba.

Mañana es un día propicio para salir del bache –socavón, más bien–, porque el Villarreal siempre se nos ha dado bien, y mañana vendrá con las garras cortadas. El problema es que han venido tantos rivales propicios y se han ido de rositas, que ya no me fío de nadie.