Archivo de la etiqueta: Beto

Zenit 2 – Sevilla FC 2. En semifinales, pero…

Estamos en semifinales, pero vaya sufrimiento que pasamos todos los sevillistas en el día de ayer. Y eso que se puso el partido de cara, con el penalti cometido sobre Vitolo y transformado por Bacca. A decir verdad, al oír el silbato del árbitro, pensaba que iba a enseñarle amarilla a Vitolo, por dejarse caer. Pero bueno, también es cierto que el canario lo hace muy bien.

Lo que empezaba muy bien empezó a oscurecerse a los pocos minutos, con la lesión de Pareja. Grave contratiempo, porque Pareja es un pilar fundamental en el equipo, tanto en ataque como en defensa. Inexplicablemente, Emery no pudo sustituírle con otro central, porque no había ninguno en el banquillo. No sé qué pasó con Kolo, porque sí entró en la convocatoria. Desconozco si tuvo algún problema físico de última hora, pero lo cierto es que poner de central a Krychowiak fue un mal parche. Se notó una barbaridad que el polaco no es central, y me parece lógico, porque un buen central no se hace de la noche a la mañana. En el primer tiempo, el Zenit estuvo controlado, ya que sólo dispuso de un par de ocasiones. Una de ellas fue desbaratada por Beto y la otra, en el último minuto de la primera mitad, no entró porque Rondón –habilitado por Coke que se quedó muy atrasado en el saque de una falta lateral—estuvo torpe y lento.

Pero en la segunda parte fue otro cantar. Aquí el Sevilla naufragó durante cuarenta minutos. Empezó el Zenit asustando, con un tiro al palo de Danny. Pero cuando se empezó a ver el panorama negro, pero negro de verdad, fue cuando Beto comenzó su nefasta exhibición de lo que no debe hacer nunca un portero. Tuvo hasta tres errores graves, pero, por fortuna, el Zenit sólo aprovechó dos. No obstante, también es justo reconocer que Beto también tuvo dos buenas intervenciones cuando ya la defensa hacía aguas por todos sitios. En mi opinión, la fragilidad defensiva que mostraba el Sevilla era debido, además de las cantadas de Beto, que transmitía mucha inseguridad, a que el equipo defendía muy atrás y sin orden. En varias ocasiones se podía observar cómo no se defendía en línea, probablemente porque se notaba demasiado la ausencia de Pareja. El Zenit estuvo muy cerca de lograr el tercero, pero perdonó. Y ya se sabe que el que perdona a un grande, lo acaba pagando.

Coke tuvo una oportunidad clarísima, donde sólo tenía que empujarla, al borde del área pequeña. Ahí pudo estar la eliminatoria. Hasta que, por fin, llegó el minuto 85, donde tras una galopada de Vitolo, le llegó el balón a Gameiro. El francés supo perfectamente qué hacer: tiro raso, cruzado, fuerte y ajustado. Golazo y a semifinales por la puerta grande. Desde luego, no se puede decir que fuera fácil, pues el Sevilla tuvo que superar a un gran equipo y sobreponerse a un mal portero y a la lesión de nuestro mejor defensa central.

Por cierto, lo pensé antes del partido y lo pienso, con más fundamento, después. Me pareció muy injusto que Emery no alineara a Sergio Rico. Creo que, cuando ha jugado el canterano, lo ha hecho bien, y no había motivo para que no jugara ayer. Es más, creo que Sergio es mejor portero que Beto, y que el portugués no debería de estar en un equipo que aspire a lo máximo. Y no lo digo sólo por el partido de ayer, sino porque considero que Beto es un portero muy mejorable y que las dos plazas de portero tienen que estar cubiertas con garantía.

Estamos en semifinales, sí, pero confío en que de nuevo se haya tomado buena nota –como diría aquel—de la necesidad de fichar un buen central y un buen portero. Y esperemos que lo de Pareja no sea grave, porque, si no, vamos a tener que fichar dos centrales en verano y lo vamos a tener muy difícil para conseguir los objetivos de ganar la Europa League y clasificarnos para la Champions.

En cuanto al sorteo, prefiero que nos toque el Nápoles. Es un gran conjunto, el más potente que nos queda, y puede que tenemos más posibilidades de superarles si jugamos a doble partido.

Beto renueva. ¿Hace bien el Sevilla?

Desde mi punto de vista, la respuesta a la pregunta del titular es un “no”. Y la explicación es que yo veo a Beto como un buen portero, pero no es un gran portero. Es decir, hay que tener en cuenta de que la portería quizás sea el puesto más importante de la plantilla. Un guardameta de élite te da muchos puntos a lo largo de la temporada, y con la renovación de Beto desaparece la opción de fichar en verano a un jugador que esté a la altura de, por ejemplo, Andrés Palop, que es el mejor portero que he visto defendiendo la portería del Sevilla, con diferencia.

Entiendo perfectamente que encontrar a un portero de élite es muy difícil, sobre todo a buen precio. Pudiera ser que ante la imposibilidad de encontrar uno, el club se hubiera decantado por dar continuidad a Beto. O que también lo haga con vistas a un futuro traspaso, para no dejarlo ir gratis a final de temporada. En cualquier caso, Beto, con 32 años ya, y con más lesiones de las deseables durante este curso liguero, ha renovado por dos temporadas más, con opción a una tercera.

Otra razón por la que no me parece bien la renovación es porque considero que Sergio Rico está dando un mejor rendimiento que el portugués. El canterano también ha renovado su contrato recientemente, con lo que se supone que habrá una lucha entre ellos por hacerse con la titularidad la próxima temporada. Aunque esa lucha se derimirá cuando Beto esté recuperado, y supongo que será un quebradero de cabeza para Emery, si es que éste no tiene las ideas claras a estas alturas. Particularmente, me convence más Sergio Rico. Aunque aún tiene detalles que corregir, me da más tranquilidad que Beto, sobre todo en el juego aéreo, donde la corpulencia y la altura son características fundamentales.

En cuanto a Barbosa, en realidad aún no sé si se trata de un buen portero o no, porque apenas le he visto jugar. Eso sí, no me ha gustado nada su rendimiento en los pocos minutos que le pude ver cuando jugaba en Las Palmas y en las poquísimas oportunidades que ha tenido en el Sevilla. El hecho de que sólo firmara por dos temporadas y de que ahora mismo sea el tercer o cuarto portero, parece dejar claro que su paso por el Sevilla será fugaz.

Por otro lado, no podemos olvidar a David Soria, nuestro canterano que, según dicen los técnicos,, tiene un gran futuro por delante.

Toda la suerte del mundo para Beto, porque de sus actuaciones dependerá, en gran parte, que se logren los objetivos marcados.

Las razones por las que Beto, Coke y Diogo no sirven para el actual Sevilla

Hace un par de semanas, a raíz de un programa de A Balón Parado, surgió el debate –también en las redes sociales– sobre si el Sevilla debía renovar a Beto y si la posición de lateral derecho estaba bien cubierta o no. A ese programa de A Balón Parado fueron invitados tres periodistas, y los tres coincidían en que los laterales derechos del Sevilla no tenían nada que envidiar o eran incluso superiores a los de la gran mayoría de equipos de Primera División, y que, por tanto, no era necesario fichar a ningún lateral derecho.

Pues yo no pienso igual que ellos. Es más, no puedo estar en más desacuerdo. En mi opinión, ni Beto, ni Coke, ni Diogo, sirven para el actual Sevilla, entendiendo que la meta del Sevilla, hoy en día, es aspirar a conseguir títulos y, sobre todo, lograr clasificarse para la Champions League. Por supuesto, si el objetivo siguiera siendo el clasificarse para la Europa League, sí creo que con Beto, Coke y Digo habría más que suficiente.

Seguidamente, paso a analizar, someramente, a estos tres jugadores, para explicar en qué me baso para creer que no tienen sitio en el Sevilla:

Beto.

Se trata de un jugador que en mayo cumplirá 33 años. Por tanto, no estamos hablando de un jugador de futuro. Ya no es un chaval y últimamente se lesiona con bastante asiduidad, con problemas musculares. Ha sido bien sustituído por Sergio Rico, cuando se ha dado la circunstancia. Pero lo más importante es que no es un jugador de primerísimo nivel. Beto no es un guardameta que suela tener actuaciones decisivas y salve puntos, como hacía, a menudo, por ejemplo, Andrés Palop, quien es, probablemente, el mejor portero que he visto con la camiseta del Sevilla.

Curiosamente, muchos recuerdan la actuación de Beto en Turín como una de sus mejores. Y es cierto que en la tanda de penaltis lo hizo muy bien, pero yo no puedo evitar acordarme de un par de fallos que tuvo durante los noventa minutos. En uno de ellos, por no salir de la portería, incomprensiblemente, dejó que le remataran casi en el área pequeña. Milagrosamente, Maxi no aprovechó la oportunidad.

El portero quizás sea la posición más importante en una plantilla. Sobre él y los centrales recae, principalmente, la máxima responsabilidad en defensa. Con un portero y centrales débiles, están garantizados un buen número de goles en contra. Y tener a un portero de calidad te da muchísimos puntos. Por ejemplo, hubiera sido totalmente imposible para el Atlético de Madrid el ganar la liga y llegar a la final de la Champions sin Courtois bajo palos.

Sé que es complicadísimo encontrar un portero como Palop, Courtois o Neuer, pero, al menos, hay que intentarlo. Y lo peor es que, si lo encontramos, probablemente, nos durará poco, puesto que seguro que se irá a algún equipo más pudiente que el Sevilla. Y si no pudiera ser, al menos debemos intentar traer a alguien mejor y más joven que Beto, que pienso que no es tan difícil.

Diogo Figueiras

Se trata de un lateral que, por ahora, deja bastante que desear. No defiende bien y también suele ser bastante fallón en el último pase. Es desesperante cuando llega a la línea de fondo y la embarca en el primer anfiteatro, sobre todo cuando se está en la recta final del partido. Lo mejor que tiene Diogo es su gran resistencia, que le permite subir la banda con facilidad. También es bastante rápido y joven, pues sólo tiene 23 años. Si se esfuerza en mejorar y pule sus defectos, que son bastantes, podría ser un buen jugador, pero aún está lejos de conseguirlo.

Coke

A Coke ya lo conocemos todos. Es capaz de lo mejor y de lo peor, pero más de esto último. Al igual que Diogo, no sabe defender. No marca bien a su par, dejándole muchísimo terreno por delante y, por tanto, muchas facilidades para centrar o desbordar en velocidad. Tiene 27 años, y, la verdad, no creo que vaya a mejorar mucho en el futuro. Ojalá me equivoque.

El año pasado hacía goles, de vez en cuando, y, al menos, equilibraba aciertos con errores. Esta temporada está menos acertado de cara a puerta. Haciendo grupo es único, pero a un lateral derecho titular hay que exigirle mucho más que eso. Como mínimo, que defienda bien.

En definitiva, en mi opinión, tenemos dos laterales derechos que son un coladero en defensa y un portero que tiene ya una edad considerable y que es bastante mejorable, a pesar de que sea internacional por su país. Y esos puntos débiles en defensa no se los puede permitir nunca un equipo que aspire a lo máximo. Y ojalá los tres me dejen en mal lugar y hagan un partidazo mañana en el Camp Nou, pero, desgraciadamente, me parece que no hay más cera que la que arde.

 

 

 

 

Lo que no entiendo de la planificación deportiva de este año

En general, creo que se está trabajando bien desde la Secretaría Técnica con el fin de lograr una plantilla más competitiva que la de la temporada pasada, pero hay algunas cosas, concretamente tres, que no me cuadran, aunque estoy seguro de que tendrán su explicación, más o menos lógica:

1.- El fichaje de un portero como Mariano Barbosa. Desde mi punto de vista, el puesto de guardameta es uno de los más importantes del equipo, sino el que más. Por tanto, a mí me hubiera gustado que se hubiera traído un jugador que mejorara a Beto. El portugués da una de cal y otra de arena, y eso no se lo puede permitir un equipo que aspire a lo máximo. Y me da la impresión de que, con el fichaje de Barbosa, se ha buscado más un suplente que un titular. Tiene además, 30 años. Es decir, no es una promesa ni un jugador de futuro. Después, el tiempo dará y quitará razones, pero, a priori, no parece que Barbosa vaya a estar capacitado para quitar la titularidad a Beto. También me extraña mucho el hecho de que sólo haya firmado por dos años. Parece como si no hubiera confianza desde el club en él.

2.- El fichaje de Alejandro Arribas. Pienso lo mismo que en el caso de Barbosa. Si se trae un central, que sea para mejorar lo que hay. También me parece improbable que desbanque a Pareja, Fazio o Carriço. Dado que ya fue objeto de deseo de Monchi la pasada temporada, parecía cantado su fichaje cuando se conoció que había rescindido su contrato con Osasuna. Lo que me extraña sobremanera es que, teniendo sólo 25 años, sólo haya firmado, al igual que Barbosa, por dos temporadas.

3.- Y por último, que a estas alturas, a 14 días de la disputa de la Supercopa de Europa, aún no se haya traído al centrocampista ofensivo que tanta falta nos hace. Entiendo que haya que ir con cuidado, que no se pueda fallar, pero el tiempo se echa encima y una posición clave del equipo sigue sin estar cubierta, estando a las puertas de la disputa de un título europeo.

Aparecen muchos nombres en prensa –seguramente, la mayoría inventados–, pero lo que me llama poderosamente la atención es que, cuando se tratan cantidades de siete u ocho millones de euros, se hable de que está fuera del alcance del Sevilla. ¿Para qué queremos el dinero entonces? Si de verdad hay interés por un jugador, y la certeza absoluta de que puede convertirse en una gran estrella, no veo por qué no se puede invertir ocho o diez millones de euros, si eso supone un salto de calidad en el equipo.

Y no es que falte el dinero precisamente. Ya la temporada pasada hubo superávit, y ahora con la venta de Rakitic, más el dinero extra que se ha ganado por lograr la Europa League, bastante por encima de lo presupuestado en un principio… No es para tirar la casa por la ventana, pero tampoco para poner en riesgo operaciones que interesen por regatear un par de millones de euros.

En fin, esperemos que tanto Barbosa como Arribas y el centrocampista ofensivo que está por llegar triunfen plenamente, y a ser posible, que sea a partir del 12 de agosto.

Sevilla FC 1 – R. Sociedad 0. Por fin aparecieron Beto y Gameiro

Llegaba al estadio con el miedo en el cuerpo tras ver la que había armado Emery en la alineación inicial, con tal de no poner a Carriço en el centro de la defensa. Con lo fácil que habría sido poner de salida a Cristóforo… Pues no. Nuestro entrenador sigue tan cabezota como siempre.

Sin embargo, a los pocos minutos de partido ya noté algo muy positivo y que echaba mucho de menos: la intensidad que ponía el equipo,  presionando al rival en cada balón y disputando los balones divididos con fuerza. Qué bien nos vendría esta actitud siempre y no sólo de vez en cuando.

Ayer la defensa no me gustó. Es cierto que el equipo controló bien a jugadores tan peligrosos y rápidos como Griezmann y Vela, pero también es verdad que la Real tuvo cuatro ocasiones clarísimas de gol, que no acabaron en el fondo de la red porque los realistas tiraron fuera –cabezazo con todo a favor, casi en el área pequeña– o porque Beto, por fin, apareció para marcar diferencias y ser decisivo. Primero nos salvó en un par de “mano a mano” ante Canales y Griezmann, y ya en la segunda mitad, en un cabezazo a bocajarro, también de Griezmann. Normalmente, cuando se otorgan cuatro ocasiones de gol claras ante un equipo de calidad, raro es el caso en que se acaba con la puerta a cero. Pero ayer, por suerte para nosotros, la fortuna nos sonrió en defensa. No así en ataque, puesto que el Sevilla también tuvo ocasiones para hacer algún que otro gol, pero Bravo, el poste o el linier lo evitaron.

Otra cosa que no me gustó del partido de ayer fue el ver que Emery pasó una vez más de Jairo. Creo que se equivoca gravemente nuestro entrenador al tratar así a un jugador tan joven. Hay que recordar que Jairo estaba jugando bien y siendo titular hasta el partido del derbi, donde Emery decidió dar entrada a Reyes y dejar a Jairo en el banquillo. A partir de ese momento, Jairo apenas ha tenido oportunidades. Ni siquiera ayer, cuando faltaba Vitolo, sustituyéndole, contra todo pronóstico, Diogo. Aunque tengo que admitir que el invento le salió bien a Emery, pues el portugués intervino en la jugada del gol y tuvo una buena actuación.

El partido de ayer será recordado por el debut del canterano Carlos Fernández. Buen partido el suyo, a pesar de no jugar en su posición habitual.

Me pareció un error meter a tanto jugador ofensivo –Bacca, Gameiro y Carlos Fernández–  quedando aún bastantes minutos, ante un rival directo y con tablas en el marcador, pero es innegable que en esta ocasión la jugada le salió bien a Emery y el equipo no pasó grandes apuros atrás.

En resumen, victoria importantísima, en un partido lleno de intensidad –algo fundamental–, ante un gran equipo como es esta Real Sociedad, y donde tuvieron un papel fundamental dos jugadores que estaban desaparecidos: Beto y Gameiro.

Ahora a ver cómo solucionamos el papelón de la falta de centrales para el partido de Almería.

A Diego López no le trataron en el Sevilla como merecía

Me han sorprendido las declaraciones de Álvaro Negredo, en Las Rozas, sobre su excompañero en el Sevilla, Diego López. El delantero del Manchester City, a pregunta de los periodistas madrileños, que siguen erre que erre con su ya manido debate sobre la titularidad de la portería madridista, vino a decir, textualmente: “Diego López lo pasó francamente mal en Sevilla. No le trataron como merecía”. Negredo dijo esto en referencia al trato que le dispensó Míchel al ahora guardameta madridista.

Cabe recordar que Diego López empezó el pasado campeonato como titular, pero en Granada, en el primer partido de liga, provocó un penalti que le llevó a ser expulsado. A la siguiente jornada el gran Andrés Palop jugó a un buen nivel, bastante mejor de lo que lo hizo Diego López, de manera que Míchel lo tuvo claro: apostó por el mejor, como lo habría hecho cualquier entrenador.

Diego López tuvo que esperar su oportunidad, y ésta le llegó, pues Palop volvió a recaer de su problema en el gemelo. En mi opinión, no supo aprovechar esta oportunidad que se le presentó, ya que sus intervenciones no fueron nada afortunadas, transmitiendo inseguridad a la defensa –y a todo el mundo–. A pesar de su altura, no se imponía en los balones aéreos, y cuando salía de debajo de los palos –que le costaba trabajo hacerlo–, lo hacía mal o a destiempo. Para un portero de su supuesta calidad, dejaba bastante que desear. Incluso recuerdo alguna que otra cantada importante. Como se suele decir, no paraba ni los taxis.

En ese plan, me sorprendió gratamente que el Madrid se encaprichara de él para sustituir al lesionado Casillas. Son las cosas de Mourinho. Así que me pareció perfecto que saliera en el mercado de invierno con destino a la capital. Lo que no me gustó fue el momento elegido, porque el Sevilla aún no había cerrado la cesión de Beto y tuvo que debutar Julián, que fue un manojo de nervios. Pero, además, al Sevilla le hacía falta dinero y el jugador estaba loco por volver a su Real Madrid. Estaba claro que era lo mejor para todas las partes.

En el Madrid siguió cometiendo alguna que otra cantada importante, pero subió considerablemente el nivel mostrado en el Sevilla. Esto me lleva a pensar que quizás Diego López no haya sido un buen profesional. Igual no se esforzó en Villarreal –donde también falló más de la cuenta en la temporada en que descendió– y en Sevilla tanto como se está esforzando en su nuevo equipo. Ahora resulta que incluso ha sentado en el banquillo al llamado por algunos medios “el mejor portero del mundo” –¿y qué pasa con Neuer, Cech, Courtois…?–,  tras la llegada de Ancellotti, y para sorpresa de todos.

Pues nada, que le vaya bien a Diego López, pero yo no lo quiero volver a ver ni en pintura.

Por último, decir que Negredo tiene toda la razón del mundo. A Diego López no le trataron en el Sevilla como merecía, sino mucho mejor de lo que merecía.

El Sevilla oficializa la incorporación de Beto

El Sevilla ha hecho oficial el fichaje, a falta de reconocimiento médico, del guardameta Beto, que llegará cedido con opción de compra.

No conozco a este portero, pero me he dado una vuelta por foros del Sporting de Braga y me he visto que hay división de opiniones. Desde los que no entienden que salga uno de los mejores porteros de su país, hasta los que no ven mal su salida, pues le culpan de alguna que otra derrota.

No es un portero que destaque por su altura, pues sólo mide 1’80 metros. Parece que es un portero que tiene como principales características la agilidad y los reflejos.

Lo que está claro es que es un jugador con experiencia y que debe sustituir con garantías la baja de Diego López.

Habrá que estar atentos a su cláusula de compra y a si estará en condiciones de viajar a Madrid. Parece ser que hay muchas dudas en que Palop pueda ser finalmente de la partida, aunque, por otra parte, se me antoja como muy precipitado el que pueda debutar Beto en Madrid, máxime cuando ni siquiera conoce a sus compañeros.