Archivo de la etiqueta: Argentino

Se va Emery, llega Sampaoli

Por fin se fue Emery. No es que yo quisiera que se fuera, de hecho, habría preferido que siguiera siendo nuestro entrenador. Pero ya que el de Fuenterrabía ha decidido abandonar el barco, mientras antes lo haga, mejor.

Hay muchas cosas de Emery que no me gustaban, como su manía de cambiar lo que funcionaba; el hacer los cambios a ultimísima hora,  o no hacerlos; su forma de defender a balón parado y su tendencia a defender demasiado atrás; su trato hacia jugadores de gran calidad que tuvieron que buscarse las habichuelas en otro lugar por su culpa, como Denis Suárez o Iago Aspas, ya que apenas les dio oportunidades; su planteamiento cobarde ante equipos superiores técnicamente –lamentable el Juventus-Sevilla, por ejemplo–… Pero, a pesar de no gustarme muchos aspectos de él, Emery conseguía resultados, y eso me basta. Es cierto que rara vez se ganaba con juego brillante, pero eso es totalmente secundario. Lo más importante es que Emery conseguía todos los años clasificación europea y títulos –uno por temporada–. Por tanto, lo ideal habría sido que hubiera seguido una cuarta temporada y hubiera dado continuidad al proyecto, pero se han cruzado los petrodólares en su camino, dejando en ridículo las palabras que pronunció unos meses atrás: «No estoy en el mercado», «Quiero crecer aquí», «Tengo la ilusión puesta en el Sevilla».

Emery es pasado y el presente, si nada se tuerce, parece que es Sampaoli. Desconozco totalmente los métodos de Sampaoli. Es más, cuando escuché su nombre, ni siquiera sabía quién era. Me ha llamado la atención el saber que, normalmente, juega con tres centrales. De ser así, supongo que el Sevilla deberá fichar, al menos, un par de ellos, para que pueda hacer rotaciones. Aunque también le he oído decir en una entrevista que el dibujo no es lo más importante.

Estoy expectante por saber si definitivamente será el argentino el nuevo entrenador del Sevilla. Hubiera preferido un entrenador español, o al menos, que conociera la liga española. Pero como siempre, confio en Monchi.

Lo que más me ha gustado del supuesto estilo de juego de Sampaoli es que da mucha importancia a la presión y a la intensidad, y creo que eso es muy importante en el fútbol moderno. También hace hincapié en la importancia del respeto al escudo y a la camiseta.

Estamos al comienzo de una nueva era, que esperemos sea tan exitosa como la que dejamos atrás, la de Unai Emery.

Fazio a Diego Costa: «Si vas a pegar, pega fuerte, en vez de arañar»

Fazio se ha convertido en héroe del sevillismo y de cualquier aficionado que no sea del Atlético de Madrid, al frenar en seco al jugador más antideportivo de la liga, con mucha diferencia sobre los demás. Y lo ha parado con su misma moneda, es decir,  con métodos nada deportivos. Afortunadamente, a pesar de caer en las provocaciones del brasileño, no le vio el árbitro. Medel y Kondogbia no tuvieron la misma suerte y acabaron expulsados. Y no les culpo, pues debe ser insoportable enfrentarse a un rival que cuyo repertorio es insultar, empujar, fingir, provocar o escupirse en el guante para dejar el «regalito» a su marcador.

Los medios de comunicación madrileños siguen erre que erre con el tema, hasta el punto de estar incluso llegando al disparate, pues algún mamarracho anda pidiendo por la radio que entre de oficio el Comité de Competición –por supuesto, para sancionar a Fazio, no a Diego Costa–. No creo que los diversos  comités que se dedican a adulterar la competición con sus absurdas decisiones, se metan en este asunto alegando que se ha creado «alarma social», porque yo veo a la gente muy tranquila por la calle. Pero también es verdad que estos ineptos de los comités son capaces de cualquier cosa cuando se trata de defender a los suyos.

Lo que sí temo es que, a partir de ahora, los árbitros le cojan la matrícula a Fazio, y le ocurra lo mismo que en su día le pasó a Javi Navarro o a Pablo Alfaro: que le pitaban faltas y le sacaban amarillas hasta por respirar, aunque hicieran un partido impecable.

Fazio ha hecho muchos partidos malos en el Sevilla, y sus errores nos han costado muchos puntos, pero también es verdad, y es justo reconocerlo, que ha hecho partidos sensacionales. Y ahora está formando, junto con el portugués Carriço, una pareja de centrales que le está dando mucha contundencia y seguridad defensiva al Sevilla. Y bien que lo está notando el equipo, puesto que la fragilidad en defensa era una característica del plantel en las últimas temporadas.

Como Fazio haga otro buen partido ante el Levante, no va a haber más remedio que sacarlo a hombros del Estadio.

Por último, os recomiendo un vídeo del programa de Canal Plus «El Día Después», sobre el affaire Fazio-Costa que no tiene desperdicio:

 

¿Por qué juega Perotti?

Perotti, junto con Armenteros, es uno de los jugadores que más me está defraudando esta temporada. Recuerdo que cuando debutó mostró una gran capacidad de desborde. Veíamos a un jugador rapidísimo y con buen regate. El argentino, además, daba asistencias y, de vez en cuando, marcaba algún gol. Perotti era entonces una joven promesa, y todo hacía presagiar que iba a durar poco en nuestra plantilla, como oí decir a un aficionado, asombrado de sus habilidades.

Pero ha pasado el tiempo, y ese argentino prometedor no ha ido evolucionando, sino involucionando. Es cierto que no está teniendo continuidad, por culpa de las lesiones, porque cuando sale de una, se mete en otra, pero también es cierto que Perotti ahora no tiene velocidad, ni desborde, ni asiste, ni marca goles.

Una de las causas de su bajo rendimiento puede haber sido su acomodamiento. Ahora no tiene a Capel para disputarle el puesto. Se supone debería hacerlo Armenteros, pero su compatriota está mostrando un nivel muy bajo. Ahora su máximo competidor es Del Moral, que, en mi opinión, pierde potencial en la banda.

Otra de los motivos puede ser las contínuas lesiones que está sufriendo, y además, algunas de ellas repetitivas, en la misma zona. Ahí habría que mirar, quizás, a los servicios médicos. ¿Precipitación? Algo no se debe estar haciendo bien, porque no es normal que un jugador recaiga de una lesión una y otra vez. Así es normal que no coja la forma, no tenga confianza y no le salgan las cosas. Para que un jugador rinda, debe estar en una buena forma física y mental. Debe pensar sólo en fútbol.

En cualquier caso, me pregunto por qué juega Perotti, porque, para mí, está claro que no da el nivel exigido, bien sea por las lesiones o por acomodamiento, o por cualquier otra razón que se me escapa.

La verdad es que no entiendo que Perotti se haya hecho con un puesto de titular, con lo poquito que está aportando. Igual merecería una oportunidad Luis Alberto o cualquier otro jugador del filial. Pero es que hay tan poquitas cosas que entiendo esta temporada…

Fazio

Fazio llevó al Sevilla en la temporada 2006-2007, proveniente del Ferrocarril Oeste argentino, por unos 800.000 euros, que es una cifra ridícula para los tiempos que corren.

Se le fichó para jugar con el Sevilla Atlético, y ahí es donde lo vi por primera vez. Teóricamente, tenía todas las cualidades para triunfar en la posición de central, por su juventud, proyección y altura (1’95). Lo que más me llamó la atención de él fue, precisamente, que, a pesar de su altura, era un jugador que no iba bien por alto. No medía bien los tiempos –saltaba antes de tiempo o después– y tenía un grave defecto, que era que solía despejar a la frontal del área. No le di importancia, porque era un jugador muy joven y acababa de llegar. Tenía todo el futuro por delante.

Fazio fue mejorando, aunque seguía mostrando cierta fragilidad defensiva, y seguía con su manía de despejar a la frontal del área. Subió al primer equipo, donde alternaba su posición de central con la de mediocentro defensivo, e hizo muy buenas actuaciones, llegando a marcar algún que otro gol. También llegó a jugar de lateral. Parecía que Fazio iba a ser un puntal del Sevilla… hasta que llegó la lesión. Y no fue una lesión cualquiera. Su tobillo derecho recaía una y otra vez, obligándole a pasar muchos meses en el dique seco, e incluso una temporada en blanco. Frenazo a su proyección.

Parecía que no se iba a recuperar nunca, desesperándose el propio jugador, cuerpo técnico y afición. Pero se recuperó. No ha gozado de continuidad y sigue alternando su posición de central con la de medio centro. Ha mezclado buenas y malas actuaciones, y tiene a gran parte de la afición en contra, como se demostró en el Sevilla-Athletic de Bilbao, donde el argentino no hizo un buen partido, como casi ninguno de sus compeñeros.

A mí, particularmente, no me convencía mucho el bonaerense, porque jugando de central siempre cometía, al menos, un error grave. A veces nos costaban goles y otras no, pero considero que un central tiene que ser seguro y expeditivo, y no se mostraba así cuando formaba parte de la defensa. Y cuando Fazio jugaba en el centro del campo, tampoco me agradaba, porque, aunque lo gana todo por alto, tácticamente deja mucho que desear, tiene muchos problemas para distribuir el balón, y, a veces, su suficiencia le pierde. Contra el Athletic, por ejemplo, creo que quien debió de jugar fue Salva y no él, porque Salva abarca más terreno, es más fuerte en la marca y pasa más rápido y mejor el balón.

Pero esta temporada también hemos vuelto a ver al mejor Fazio, al que ya maravilló antes de la lesión. Sus partidos contra  Osasuna, Barcelona y Zaragoza fueron bastante buenos y serios, de principio a fin. Ése es el camino que debe de seguir. Si consigue cierta regularidad, seguro que nadie le criticará y se ganará la confianza del entrenador, máxime cuando otros compañeros, como Escudé, están flaqueando.

Como digo, a mi Fazio no me convencía, pero si juega a buen nivel y esos tres partidos no se quedan en una mera anécdota, no tendré ningún problema en cambiar de opinión.  Y estoy seguro que así lo harían el resto de los aficionados a los que no les gusta Fazio, porque, al fin y al cabo, los sevillistas queremos tener en plantilla centrales de garantías, y si provienen de la cantera, mejor aún.

Fazio ahora tiene en su mano la oportunidad de hacerse con un puesto de titular y puede que incluso la de volver a su selección. Espero que no desaproveche las ocasiones que se le presenten, por su bien y por el del Sevilla.