Archivo de la categoría: Opinión

Opinión

Sevilla FC 2 – Celta de Vigo 1. De poder golear, a pedir la hora

Tres puntos muy meritorios los conseguidos por el Sevilla ayer, pues el Celta de Vigo demostró ser un gran equipo, con jugadores de calidad en todas sus líneas, pero especialmente en la delantera. Cayó en Nervión porque el Sevilla hizo un partido muy serio, pero estuvo a punto de echar por tierra el buen trabajo realizado por los jugadores blancos en la recta final del partido.

En la primera parte hubo muy pocas ocasiones, por parte de ambos equipos. El primer gol llegó en una arrancada de Vázquez, que se fue de su marcador y pasó a Navas, quien puso un pase medido a Sarabia para que éste cabeceara a placer, ajustado al poste. Otra asistencia de Navas, que afortunadamente, no ha sido convocado por Luis Enrique. Le viene bien descansar, porque está claro que el palaciego es titularísimo, sobre todo si es capaz de mantener el nivel que está mostrando en estos momentos.

En la segunda parte sí hubo más ocasiones de gol, a pesar de que no fue el día de nuestros delanteros. Tanto Ben Yedder como André Silva estuvieron muy por debajo de su nivel habitual. Sin embargo, los dos fueron decisivos, El primero porque marcó el 2-0, y el segundo porque provocó la expulsión de Araujo.

No me gustó absolutamente cómo se gestionó el partido a partir de la expulsión. Creo que fue nefasta. Con superioridad, y con un gol de ventaja, hay que tener más tranquilidad, hacerse el dueño absoluto del centro del campo, hacer correr al rival y buscar sentenciar, precisamente para evitar lo que ocurrió: que el Celta marcara y nos pusiera en apuros.

El gol celtiña fue obra de Boufal, y fue un golazo. Se fue, como una bala, partiendo de campo propio, haciendo retroceder a nuestra defensa y a Vaclík –grave error, porque Boufal estaba solo y tenía tres o cuatro defensores por delante– , y la colocó muy ajustada al poste, de tiro fuerte y lejano. Este detalle de calidad del franco-marroquí nos puso en jaque el resto del partido, y bien pudo costar un disgusto. Afortunadamente, el Celta desaprovechó la ocasión que tuvo y hubo final feliz.

No obstante, el Sevilla perdió otra ocasión de oro para aumentar el goal-average. Un partido que pudo acabar en goleada –Ben Yedder, por ejemplo, falló dos ocasiones clarísimas, completamente solo ante el portero–, y acabamos pidiendo la hora.

El mejor del partido, en mi opinión, fue Franco Vázquez, quien intervino en los dos goles. En el segundo, dio un gran pase a Sarabia. Pienso que en su posición actual está dando mucho mejor rendimiento que cuando jugaba más avanzado.

No entendí que Banega no fuera sustituido, teniendo en cuenta que teníamos dos goles de ventaja y en superioridad. Creo que le viene bien un descanso –ayer no fue su mejor partido– y además tenía una tarjeta amarilla. Algo que no pareció importarle –excepto en el gol del Celta–, porque el argentino siguió defendiendo con mucha intensidad y faltó poco para que le enseñaran la segunda.

El árbitro, González Fuertes, volvió a demostrar que es de los peores que hay en Primera División. Le temía más que a la magnífica delantera Aspas-Maxi Gómez, porque la temporada pasada nos la lió en el Sevilla-Villarreal. Por cierto, extraordinario el trabajo defensivo de todo el equipo, y muy bien los tres centrales, que lograron que el Celta casi no creara ocasiones de gol.

Tres puntos fundamentales para afianzarnos en plaza Champions y que, circunstancialmente, nos da el liderato. Siempre es bonito ver al Sevilla líder, pero hay que ser realistas, y lo más probable es que dejemos de serlo en el próximo partido, en el Camp Nou. Lo más importante es que, aunque queda muchísima temporada por delante, le sacamos siete puntos al Valencia y ocho al Villarreal, quienes, a priori, son nuestros más importantes rivales para conseguir la ansiada cuarta plaza.

 

Anuncios

Krasnodar 2 – Sevilla FC 1. Derrota importante para luchar por ser primeros de grupo

No parecía ayer el mejor momento para hacer rotaciones, ya que visitábamos al que es, a priori, el rival con más potencial de nuestro grupo, que va, además, segundo clasificado en la liga rusa. Pero Machín pensó en dar descanso, con vistas al también importante partido del domingo, ante el Celta de Vigo, a algunos de los jugadores más importantes. Y lo cierto es que se notó, y mucho. Porque es evidente que jugadores como Nolito, Muriel o incluso Roque Mesa, que está decepcionando hasta ahora, están muy lejos del nivel mostrado por los jugadores titulares.

La derrota fue más que merecida, y pudo ser más abultada, aunque también es verdad que pudimos marcar el 1-2 en la segunda parte. Pero en la primera mitad nos salvaron los postes (hasta tres) y el árbitro, que se tragó un clarísimo penalti de Sergio Gómez.

La debacle del Sevilla tuvo su origen en el centro del campo, que no carburaba. Roque Mesa sigue a un nivel muy por debajo del que se le espera, y Banega estuvo desconocido, muy fallón, y lo peor es que perdió varios balones en zonas peligrosísimas, que no costaron gol por muy poco.

Mirando a la delantera, con Nolito y Muriel, era verdaderamente complicado ser optimistas. No obstante, el gol del Sevilla llegó en una jugada ensayada, en un córner botado por Banega y rematado por Nolito. A decir verdad, fue más bien en propia meta, pues el disparo del sanluqueño lo iba a atajar, sin problemas, el portero, de no haber sido desviado por su defensa.

Los goles del Krasnodar llegaron en los veinte minutos finales, tras dos buenas jugadas donde Vaclík nada pudo hacer. Desgraciadamente, a los rusos les dio por ser efectivos en la recta final del encuentro y el Sevilla, a pesar de que Machín decidió dar entrada a la artillería pesada, no pudo ni lograr el empate.

En general, fue un partido para olvidar, donde prácticamente ningún jugador estuvo acertado. Incluso Jesús Navas, en un extraordinario momento de forma, parecía otro. Lamentablemente, Muriel no parecía otro, sino el mismo de siempre. Más vale que lo vendamos pronto, antes de que se deprecie más aún.

La derrota de ayer seguramente obligará a ganar a los rusos en el Ramón Sánchez Pizjuán, pues el Sevilla debe queda primero. Además que es la posición que nos corresponde, el club recibiría más dinero y, posiblemente, un primer rival en la fase de eliminatorias más asequible, aunque eso nunca se sabe.

De los jugadores nuevos, no me disgustó el partido que hicieron Gnagnon y Arana –que es casi nuevo, porque no jugó la temporada pasada apenas–. Esperaba más de Promes, que disfrutó de la titularidad, pero hay que verlo con más continuidad. Casi acaba de aterrizar y necesita tiempo para acoplarse. También es verdad que nuestros centrocampistas no tuvieron su día y eso no ayudó para que tuviera ocasiones claras de gol. Sólo una y algo forzada, que paró el portero.

Y ahora a pensar únicamente en el Celta. Es fundamental llevarse los tres puntos para afianzar la zona Champions y para poder disfrutar del parón liguero. No será fácil, porque el Celta tiene un buen equipo, con una pareja de delanteros que ya la quisieran muchos clubes.

Eibar 1 – Sevilla FC 3. Otro partido completísimo y tres puntos vitales para estar en zona Champions

Ganamos en el “campo muy raro”,  como dijo Montella, que ni si quiera se enteró de qué iba la película y recibió una justa goleada. Sin embargo, Machín se sabía la película de memoria y todos los jugadores salieron muy mentalizados. En ningún momento el equipo dejó de presionar, manteniendo la intensidad y el orden. De hecho, el Eibar apenas creó ocasiónes de gol, y eso es muy difícil de conseguir ante un equipo que, a la más mínima posibilidad, la cuelga al área o tira a puerta. El partido, defensivamente hablando, fue impecable, exceptuando el gol del Eibar, que llegó en el minuto 99 y que fue fácilmente evitable. Puede que Vaclík estuviera tapado, o, simplemente, que, como es humano, también tiene derecho a fallar de vez en cuando.

El partido pudo haberse puesto muy de cara en la primera parte, si Sarabia no hubiera fallado las dos ocasiones que tuvo, o si a Dmitrovic no le hubiera dado por hacerle dos paradones, que es otra forma de verlo. Se llegó al descanso con un 0-0 que daba la impresión de que el Sevilla había perdonado al Eibar.

Y perdonar es precisamente lo que no hizo el Sevilla en la segunda parte, donde se sucedieron las jugadas de peligro, sobre todo por el costado de Navas, que estuvo colosal. El primer gol llegó en el primer minuto de juego, por parte del máximo goleador de la Liga, André Silva, a pase del palaciego. Poco después llegaría el segundo, de penalti, tras una mano que cortó un pase de Navas, y que fue perfectamente ejecutado por Banega. Se puso el partido muy de cara, y lo acabó sentenciando Banega, con su segundo gol de la tarde, de tiro lejano, en el descuento.

Descuento que fue muy largo por haber cedido una grada, en la celebración del segundo gol, teniéndose que atender a los heridos en el terreno de juego.

El Eibar marcó en la última jugada del partido. El gol sólo sirvió para afear el resultado. Es importante no encajar goles cuando los partidos están sentenciados, porque nunca se sabe si serán decisivos, en caso de tener que recurrir al goalaverage. Por ejemplo, el Betis descendió una temporada por perder el goalaverage por un solo gol.

El equipo funcionó como un reloj. El partido en defensa fue magnífico. Tanto los centrales como los laterales hicieron un gran partido. En las otras líneas, más de lo mismo. Mudo y Banega acabaron muy fatigados, por el gran esfuerzo realizado. Lo malo es que se están cargando de tarjetas amarillas. Yo recurriría la que le enseñaron a Vázquez, porque casi va a tarjeta por partido, y no podemos permitirnos su ausencia, sobre todo con tantos lesionados.

Y arriba, se hartaron de presionar y trabajar Ben Yedder y André Silva, aunque sólo este último vio puerta.

La victoria de hoy ha sido muy meritoria, por la dificultad de ese estadio, por el lamentable estado del césped –un patatal–, y porque los tres puntos eran imprescindibles para mantenerse en los puestos Champions, ya que el Valencia había ganado en San Sebastián. Aunque los valencianistas no están en una posición de privilegio, lo normal es que suban rápidamente en la tabla y se posicionen como nuestro principal rival para disputar la cuarta plaza, que, a la postre, es la única que queda libre, por la diferencia de nivel, en todos los sentidos, que tienen Madrid, Barcelona y Atlético sobre los demás.

Sevilla FC 3 – R. Madrid 0. Agradable goleada, pero que supo a muy poco

Sensacional partido del Sevilla, sobre todo en la primera parte, donde hubo momentos donde bordó el fútbol y desarboló por completo al Real Madrid.

El partido fue completísimo, estando todos los jugadores muy acertados en todas las líneas y ejerciendo un despliegue físico descomunal, con presión continua, dejando crear al equipo visitante muy pocas ocasiones de gol, y eso es algo muy complicado de conseguir ante un equipo plagado de estrellas, como Asensio, Modric, Bale, Kross, etc, etc, a los que les das un metro y te la lían en un santiamén.

Probablemente, el derroche físico realizado en la primera parte lo pagamos en la segunda, donde el Madrid sí tuvo algunas ocasiones claras para acortar distancias, como el gol anulado a Modric, por fuera de juego, o el paradón que le hizo Vaclík a Bale.

Afortunadamente, el Sevilla ya había hecho los deberes antes, con los goles de Silva, que hizo doblete, y Ben Yedder, y no se pasaron apuros.

Lo único negativo del partido de hoy ha sido la lesión de Arana y esas ocasiones falladas tan claras, de ésas que no se pueden fallar nunca, como la que tuvo Franco Vázquez, con casi toda la portería para marcar a placer (la cruceta le privó en la primera parte de lograr el tercero), o la que desperdició Sarabia en el descuento, con dos compañeros desmarcados y solos. Se goleó, pero el cuerpo pedía machacar, y se tuvieron ocasiones para ello.

Partidazo de todos los jugadores. Banega manchó un poco su actuación con su tonti-pérdida del día (algunas veces tiene más de una), que no costó gol de milagro.

El arbitraje de Hernández Hernández fue impecable, tratando a los dos equipos por igual, y eso en la Liga española es muy difícil de ver.

Ahora a visitar el siempre difícil campo de Ipurúa a intentar conseguir los tres puntos. Por cierto, ¿se han parado a pensar dónde estaría el Sevilla de no haber sido gravemente perjudicados por los árbitros contra el Betis y el Getafe? Pues muy probablemente, líderes en solitario. Pero eso no se sabrá nunca.

Levante 2 – Sevilla FC 6. A una manita engañosa le sigue un set aún más engañoso

El titular va dedicado a Adorna, que decía en un artículo que la goleada ante el Standard de Lieja era engañosa, y lo peor es que su afirmación no era porque al equipo belga le pudieron caer siete u ocho, sino que hacía hincapié en los defectos del Sevilla, que saltan a la vista que son estrictamente defensivos. Y es que un año más el Sevilla ha descuidado la defensa a la hora de hacer fichajes. La lesión de Mercado ha dejado en evidencia la falta de calidad y contundencia atrás, al menos hasta que Gnagnon se adapte a la Liga. Es importante recordar que a Lenglet también le costó adaptarse y que tuvo bastantes fallos que costaron goles, incluso en su última temporada, que fue la mejor. Hay que tener paciencia con Gnagnon, porque es muy joven, pero ahora mismo necesitamos centrales de presente, y no de futuro.

El principal defecto del Sevilla actual está en la defensa, y su principal virtud en el ataque, sobre todo ahora que parece que Machín se ha dado cuenta de que Ben Yedder debe ser titular. Muchos aficionados teníamos ganas de ver al franco-tunecino jugar con otro delantero a su lado, porque si jugando solo y con contados minutos de juego, hace goles, es lógico pensar que si es titular y es ayudado por otro delantero, debe hacer muchos más goles. Hoy ha hecho tres y ha dado una asistencia a Sarabia, a pesar de no haber jugado los noventa minutos. Es impresionante el olfato de gol que tiene. Con él cerca, cualquier descuido cuesta un gol, como dejó patente en el derbi del Villamarín de la temporada pasada o en el cuarto gol de hoy, donde Oier se confía y piensa que puede dejar botar el balón, con Ben Yedder al lado. ¡Bendita inocencia! También hay que agradecerle al portero azulgrana su salida en falso en el gol de Carriso, que fue el mejor en defensa.

Donde sí parece que ha acertado definitivamente el Sevilla es en la portería. Vaclík da una tranquilidad tremenda en todos los aspectos, pero especialmente en el juego aéreo. La diferencia con Sergio Rico es abismal. Vaclík fue decisivo al parar un penalti con 1-2 en el marcador. No pudo hacer nada en el primer gol, un grave error que recordó al gol del Standard de Lieja, ni en el gol en propia puerta de Kjaer. Gol que, afortunadamente, quedó en una fea anécdota, pues el disparo se marchaba por la línea de fondo.

El partido tuvo dos fases: una primera con un Sevilla muy dubitativo, donde fue dominado y que se convirtió en un partido de ida y vuelta, y otra donde el Sevilla pasó por encima del Levante, a base de mucha efectividad en el pase y en el gol. Fue tal la superioridad del Sevilla que prácticamente sobró la última media hora. Probablemente, de no haberse jugado hace tres días en Europa League, tener dentro de otros tres días un partido muy exigente ante el Madrid, y de no haberse jugado a las 12 de la mañana con altas temperaturas, el resultado habría sido más abultado. Pero los jugadores sevillistas debían reservarse y pisaron el freno descaradamente al conseguir el sexto gol.

Hicieron muy buen partido Ben Yedder, Sarabia y André Silva, quienes también marcaron. En el centro, buen partido también de Banega y Vázquez. Muriel volvió a desaprovechar su oportunidad, aunque también es cierto que entró en un momento en que el Sevilla no fue incisivo en ataque, al estar más que sentenciado el partido.

Sigue sin gustarme Aleix Vidal de lateral izquierdo. Cometió un penalti, para mí inexistente, pero donde no tiene sentido meter la pierna. Creo que el jugador del Levante se tira, piscinazo en toda regla, pero Vidal le toca cuando ya se está cayendo. Aparte de ese dudoso penalti, el arbitraje no me gustó nada, con muchos errores en faltas, siempre perjudicando al Sevilla, especialmente la del minuto 46, al borde del área, que fue increíblemente ridícula.

Ahora a pensar en el Madrid. Ojalá que veamos una goleada aún más engañosa que las del Standard de Lieja y el Levante, aunque será ciertamente complicado.

Sevilla FC 5 – Standard de Lieja 1. El partido tranquilito que necesitábamos

Tranquilito en la segunda parte, porque en la primera el Sevilla estuvo espesito, moviendo el balón con lentitud, con pérdidas absurdas en el centro del campo y con poca contundencia en defensa, como en el único gol encajado. ¿Cómo es posible que en un córner nos rematen completamente sólo en el punto de penalti? Pues defendiendo desastrosamente. No hay otra explicación.

Afortunadamente, acabamos con ventaja en el primer período gracias a dos golazos de Banega, de falta directa, y de Vázquez, que la puso imposible para Ochoa, de tiro lejano.

La segunda parte fue totalmente distinta, con un Sevilla más preciso, más rápido y bastante efectivo. De hecho, el resultado bien podría haber sido de tenis, de no ser por fallos, con todo a favor, de Promes y Nolito.

Me gustó mucho el partido de Ben Yedder, que volvió a demostrar que debe ser titular siempre, Banega y Promes. En el lado opuesto estuvieron Nolito, como es habitual, Sarabia y Roque Mesa. Estos últimos siguen mostrando una baja forma preocupante. Tan preocupante como la racha de lesiones. Hoy le tocó a Amadou, que no hizo un buen partido. Su lesión nos deja el centro del campo cogido con alfileres.

Promes, si se adapta rápido al fútbol español, puede darnos alegrías. Me da buenas sensaciones. Es rápido y pasa bien el balón. Necesita acoplarse a los compañeros. Éste es uno de los principales problemas del equipo, un año más. Muchísimos fichajes, que necesitan su tiempo, sobre todo cuando, además, también es nuevo el entrenador y el sistema que utiliza.

No me gustó el detalle de Banega de no dejar de tirar el penalti al “miarma”. Siempre gusta un hat-trick, y más en competición europea.

Hacía falta un partido como el de esta noche: con una goleada que dé confianza de cara a los próximos partidos, ambos muy complicados: Levante y Real Madrid. Pero el camino a seguir lo hemos visto en la segunda parte de hoy.

Sevilla FC 0 – Getafe 2. Otro horrible partido, donde además no salió nada

Vuelan tres puntos de nuestro estadio, y además no se puede decir que no haya sido merecidamente, pues, de nuevo, ningún jugador se salva de la quema. Si acaso, Navas, Ben Yedder o Silva, que siempre lo intentaron, aunque sin fortuna.

No pudo empezar peor el partido. A los tres minutos, se deja centrar al corazón del área, Sergi Gómez hace mal el fuera de juego, y Ángel batió a Vaklic en su salida. En el segundo gol, los protagonistas fueron los mismos. Error tremendo de Sergi Gómez y Ángel, que pasaba por allí, prácticamente sólo tuvo que empujarla.

El marcador mostraba un contundente 0-2, pero quedaba aún muchísimo tiempo para una posible remontada. No obstante, pudo ser incluso peor, porque el Getafe pudo marcar el 0-3 en un par de ocasiones.

Aparte del mal partido del Sevilla, también es verdad que en la noche de hoy no ha salido absolutamente nada. Todos los rebotes eran encontrados por jugadores azulones. Tampoco tuvimos suerte con las jugadas revisadas por el VAR y con las decisiones arbitrales. La más importante, la tarjeta amarilla a Djené, que debió ver la roja por su entrada a Roque Mesa, y el gol anulado a Ben Yedder, que si era fuera de juego, era por centímetros.

Lo más preocupante de hoy, a mí modo de ver, aparte de la baja forma de muchos de nuestros mejores jugadores, es la fragilidad mostrada en defensa. Ni Gnagnon ni Sergi Gómez han estado a la altura. Ojalá sea simplemente que han tenido un mal día, porque como no sea así, nos la vamos a ver y desear para conseguir plaza europea. Quizá sea cuestión de dar más minutos a Carriço y Amadou, si los centrales siguen cometiendo errores impropios de Primera División. Pero como digo, esperemos haya sido sólo un mal día, porque Gnagnon, según la prensa francesa, es uno de los futuribles para ser llamado para la Selección absoluta de Francia, y Sergi Gómez se hizo con un puesto de titular con el Celta e hizo una buena temporada.

Sobre el debut de Promes en casa, me pareció un jugador muy rápido y técnico. Debe estar, claramente, por delante de Nolito y Muriel. Considero que Machín ha querido dar descanso al holandés y a Franco Vázquez, al haber jugado ambos con sus selecciones, porque si no, es incomprensible que haya jugado Nolito de titular. Curiosamente, Nolito, a pesar de su mal partido, fue el único que puso a prueba a David Soria, junto con Ben Yedder. Imperdonable el error del gaditano, casi a puerta vacía.

En cuanto a los pitos a José Castro, me parecen lógicos. Es evidente que al primer revés iba a recibir silbidos, pues lleva una retahíla de errores, que se van acumulando, y, al final, si los resultados no acompañan, ésa acumulación sale a flote. Me refiero a episodios como el caso Vitolo, el estar de acuerdo con la final en Tánger y hacer un paripé con el presidente de la FEF, filtraciones de fichajes antes de que se cierren, no querer apuntalar la plantilla por querer presentar superávit en la Junta General de Accionistas (no se hicieron los fichajes de Portu y el central, ambos solicitados por Machín), declaraciones fuera de lugar, oscurantismo en la compra de acciones y la más que posible venta del club a un inversor extranjero… etc, etc.

Derrota inesperada. Todos esperábamos ver un partido muy distinto al que hemos visto hoy. Pero hay que tener los pies en el suelo. Estamos en la jornada 4, es decir, queda un mundo. Y siempre no vamos a jugar tan mal como hoy. Porque si no, bajaríamos a Segunda División del tirón.

Hay que ganar en Europa League y, sobre todo, en Valencia, ante el Levante, campo que, por cierto no es muy propicio, últimamente, para llevarnos la victoria. Tres derrotas consecutivas serían muy… pero que muy preocupantes. Máxima concentración y entrega, aunque el rival, como el Getafe, no sea muy glamuroso.