Archivo de la categoría: El partido de hoy

El partido de hoy

Valencia 4 – Sevilla FC 0. Lo normal cuando el rival es infinitamente superior y le echa más intensidad

Otra goleada, cuando aún están demasiada frescas las graves heridas de Moscú, dando la sensación no sólo de que el equipo no funciona, sino que el entrenador no sabe qué piezas cambiar. Berizzo parece incapaz de voltear la situación, que ya empieza a preocupar, y mucho.

El Sevilla cayó con todo merecimiento, y es que el Valencia hoy ha sido muy superior al Sevilla, que sólo con el 0-2 dio señales de vida y fue capaz de superar el magnífico centro del campo ché, pero ya era demasiado tarde. Un espectáculo ver jugar a jugadores como Guedes, Parejo y Kondogbia. Son tres jugadores de mucha calidad y que dan mucho equilibrio, puesto que son capaces de defender y atacar con eficacia, y además reciben mucha ayuda de dos delanteros que tienen mucha movilidad y gol entre ceja y ceja. El Valencia es la prueba de que se puede jugar perfectamente con dos delanteros y tener superioridad en el centro del campo.

Así pues, no es de extrañar que casi siempre se impusiera el Valencia en la zona media, porque Kondogbia, al que ya conocemos todos, hizo una exhibición de las suyas, tanto en el corte como en la distribución, y Guedes –al que no conocía– volvió a demostrar que es un futbolista como la copa de un pino. Espectacular su golazo por la escuadra, pero es que, además de marcar dos goles, también asistió en el tercero.

Me llamó la atención que el Valencia se permitiera el lujo de rasear el balón en pases más bien largos, y casi nunca había anticipación de los jugadores sevillistas. Incluso en la mayoría de las ocasiones, recibían los jugadores del Valencia sin que ningún jugador sevillista estuviera cerca. Apenas encontraban resistencia para mover el balón por la zona media. Por contra, el Sevilla perdía el balón en zonas muy peligrosas, como Banega que lo hizo, al menos, en un par de ocasiones, costando el segundo gol.

En mi opinión, este déficit, en todos los aspectos, debe atenuarse, o mejorar ostensiblemente, con la vuelta de N’Zonzi. Creo que es un jugador fundamental en nuestro centro del campo, y las dos goleadas me hacen pensar que es más importante de lo que yo creía.

Y en defensa, mucho ojo porque la fragilidad defensiva es pasmosa. Tanto Athletic, como Spartak y Valencia han tenido una efectividad altísima. Y eso no es casualidad, sino porque el rival consigue llegar al área o a sus inmediaciones en situaciones muy ventajosas.

Muy preocupante la lesión de Lenglet –esperemos que no sea grave–. Y cuidado con Kjaer. Me están entrando muchas dudas con el central danés. A sus fallos en Moscú, hay que sumar los que ha tenido hoy. Zaza poco menos que se ríe de él en su gol, y también falla en el cuarto, puesto que es Kjaer quien no hace la línea con el resto de sus compañeros y habilita a Guedes.

Pero si ya da que pensar las últimas actuaciones de nuestras líneas defensiva y media, no podemos obviar el grave problema que tenemos en la delantera. Da la sensación de que, aunque los partidos duraran 180 minutos, no haríamos gol. Y eso es totalmente inaceptable, sobre todo en un plantel que tiene como objetivo clasificarse entre los cuatro primeros. Lo cual, por cierto, parece que este año va a estar muy complicado, porque el Valencia ya nos saca cinco puntos –muy probablemente serán seis, por el goal-average– y no tiene el desgaste que supone jugar competiciones europeas.

Berizzo parece que sigue despistado. Nolito no hizo absolutamente nada, tenía tarjeta amarilla, y no fue sustituido hasta el minuto 67. Muriel también estuvo negado de cara a gol, no aportando nada, y no fue sustituido.

Pero lo que está claro es que, como bien dice Sergio Escudero, “esto no puede seguir así”. No hay afición, plantilla, entrenador, ni Consejo de Administración que soporte estos malísimos resultados y, lo que es peor, malísimas sensaciones. Hacemos agua en todas las líneas. Hay que cambiar, y si Berizzo no es capaz de conseguirlo, habrá que pensar en otro. Es Ley de fútbol.

 

Anuncios

Sevilla FC 2 – Málaga 0. 16 puntos de 21 posibles

Partido con toques de rivalidad el que hemos visto hoy. Nada que ver, con los de hace unos años, donde el Málaga salía a morder en cada balón.

El partido ha sido de dominio total por parte del Sevilla, pero le costó mucho abrir el marcador. Esto fue debido, principalmente, a que el Málaga defendía con las líneas muy juntas y muy atrás. Lo único que hizo bien el Málaga fue marcar la línea del fuera de juego, provocando que nuestros jugadores recibieran en offside en infinidad de ocasiones. A ello se unía el hecho de que el Sevilla desplazaba el balón con lentitud y que, ni el Mudo Vázquez, ni Krohn Delhi tuvieron su día. Lógico en el caso del danés, pues supongo que él, acostumbrado a su frío natal, habrá sufrido especialmente con las altísimas temperaturas de hoy. Por cierto, yo he sido uno de los miles que se ha acordado de la madre del que puso el horario, porque me siento en Fondo.

Por tanto, en la primera parte hubo muy pocas ocasiones de gol, y las fallamos todas.

En la segunda parte, el Málaga se estiró algo, probablemente porque ya no le sirven más empates y necesita puntuar de tres en tres. En los primeros minutos, los de Michel dieron sensación de peligro. De hecho, justo antes del penalti que dio lugar al 1-0, si un jugador del Málaga hubiera dejado pasar el balón, habría dejado en inmejorable posición, dentro del área, a dos compañeros.

Pero no lo hizo, e inmediatamente después llegó el claro penalti a Correa, transformado por Banega –gran fichaje el del argentino–. Y sin tiempo para reaccionar, al minuto siguiente, llegó el 2-0, al aprovechar Muriel un error de un defensor malaguista.

Me gustó mucho la pareja de centrales que alineo Berizzo, y que pienso que es la preferida del sevillismo: Kjaer-Lenglet. También hicieron un gran partido Pizarro y Mercado.

Muy importante, en un partido como el de hoy, donde el calor también juega, tener la posesión tan alta que ha tenido el Sevilla, porque siempre supone más desgaste físico correr tras el balón.

Otra victoria más, y manteniendo la puerta a cero. Aunque David Soria tuvo un partido tranquilo, prefiero, porque me da mucha más confianza y ya es un portero hecho, a Sergio Rico.

Lo de rotar tanto, sigue sin gustarme, a pesar de que, por ahora, está saliendo bien. Prefiero rotar tres o cuatro jugadores, y no siete u ocho. A este paso, con tantos cambios y tanto jugador nuevo, va a costar que se compenetren y jueguen de memoria. Dice Berizzo que las rotaciones es para que todos los jugadores se sientan importantes, pero parece que ya está olvidando a algunos, como Ganso, Borja Lasso, o el último fichaje, Geis, que sólo ha jugado unos minutos y al que vi –todo hay que decirlo– fuera de forma. Quizás por eso aún no esté jugando, porque Berizzo querrá que juegue cuando esté bien físicamente. Otro motivo no se me ocurre.

16 puntos de 21 posibles. Recuperamos la segunda plaza, porque el Atlético de Madrid no pudo pasar del empate contra el Leganés.

Al parón, con sonrisa de oreja a oreja.

At. de Madrid 2 – Sevilla FC 0. Derrota, pero, al menos, se compitió

Llegó la primera derrota de la temporada, en un partido que tiene dos etapas totalmente diferenciadas, pues el Sevilla hizo una muy buen primera parte, donde no pasó apuros y controló perfectamente al Atlético, y una segunda donde comenzó errando gravemente y apenas inquietó en ataque.

Empezó el patido con el Sevilla muy bien posicionado, con mucha posesión, y aunque llegaba poco al área local, cuando lo hacía inquietaba bastante. En este período, al igual que durante todo el partido, hubo muy pocas ocasiones. Las más claras, un tiro al palo del Sevila y otra, poco después, del Atlético.

Tras el descanso, en el primer minuto de juego, se adelantó el Atlético, al aprovechar un doble error de N’Zonzi, quien, primero, rompe la línea con sus compañeros, habilitando a Carrasco, y, segundo, no cede bien el balón a Sergio Rico, llegando con ventaja Carrasco, que sortea al guardameta y marca a placer.

El Sevilla intentó empatar, pero sin éxito, ya que tanto Sarabia, Banega y Mudo Vázquez estaban negados. Todo lo hacían mal y, lógicamente, ni a Muriel ni a Ben Yedder le llegaron balones en condiciones.

El Atlético tampoco es que hiciera un juego brillante, pero sentenció el partido en su segunda oportunidad de gol, en una jugada plagada de errores defensivos. Una jugada por banda, permitiendo fácilmente un desmarque, un centro al punto de penalti, donde no sólo es que no haya absolutamente nadie, sino que se tarda una barbaridad en cubrir a Griezmann, quien aunque tira con poco ángulo, cuela el balón entre las piernas de Sergio Rico.

El Atlético sentenció el partido en una jugada muy mal defendida y se llevó, quizás, más premio del que mereció. Pero también es verdad que el Sevilla estuvo muy pobre defensivamente.

Al árbitro, Martínez Munuera, se le vio demasiado el plumero, sobre todo en las faltas y en las tarjetas, donde no utilizaba el mismo rasero.

Perdemos tres puntos ante el que ojalá sea un rival directo hasta el final de temporada. Pero, al menos, competimos y no salimos derrotados desde los vestuarios, con un pobre planteamiento y once inicial,  como cuando nuestros entrenadores eran Emery y Sampaoli.

Sevilla FC 3 – Eibar 0. Perdonó y goleo

Buen partido el del Sevilla en la tarde de hoy, con varios jugadores a muy alto nivel, destacando Ganso y Ben Yedder, quienes se han vaciado en el terreno de juego y, además, han sido autores del primer y segundo gol.
El dominio del Sevilla ha sido total, hasta el punto de que el Eibar, equipo siempre correoso, apenas ha inquietado la portería de Sergio Rico. Pienso que los norteños echaron de menos a su jugador de más calidad: Pedro León.
No me gustó la alineación inicial, con muchas rotaciones pensando en Liverpool, pero, evidentemente, si se gana y convence con tantos teóricos suplentes, pues miel sobre hojuelas.
El partido debió quedar más que sentenciado en la primera parte, pero el Sevilla perdono hasta cuatro ocasiones clarísimas de gol. Y esa falta de puntería inquieta bastante.
Afortunadamente, en la segunda mitad se ajustó el punto de mira y Ganso abrió el marcador bien pronto al aprovechar una buen asistencia de Nolito.
El Eibar se estiró más, y el Sevilla, como es habitual, tuvo sus minutos de sesteo, donde bajó tanto el nivel, con muchas imprecisiones y perdiendo el orden, que me hizo temer el empate.
Sin embargo, el gol de la tranquilidad llegó en el último cuarto de hora, al rematar Ben Yedder, en boca de gol, a placer, tras otro desborde por banda.
El sello de la goleada lo puso Nolito, al superar por bajo, al guardameta eibarrés. Y ya sólo quedaron unos minutos para que debutara Geis, quien apenas tuvo tiempo de golpear un par de veces el balón.
Partido muy completo de todo el equipo. Me alegro mucho por el buen partido de Carriço, que si las lesiones se lo permiten, estoy seguro de que será un jugador importantísimo.
El árbitro, Mateu Lahoz, uno de los peores de la Liga, no armó una de las suyas. Si hubiera estado enfrente el Madrid o el Barcelona, seguro que habría sido muy distinto.
Tres puntos fundamentales para acercarnos a la cabeza de la tabla, el lugar que nos pertenece.

Sevilla – R. Sociedad. Casi sin margen de error

El partido de esta noche bien puede considerarse casi una final, pues está en juego el dejar prácticamente asegurada la cuarta plaza, o bien, en caso de perder, pasar a depender de otros. Por tanto, el margen de error es mínimo. Hoy debe ganarse o, como mal menor, empatar, con lo que nos lo jugaríamos todo, en caso de que nuestros rivales hagan los deberes, en el último partido de Liga, contra el Osasuna.

Como ven, obvio el partido contra el Real Madrid. No sólo porque haya distancias siderales entre ambas plantillas y en respeto arbitral, sino porque Sampaoli ya ha dado sobradas muestras de que se arruga en los grandes estadios. Es decir, el uno en la quiniela parece asegurado.

En cuanto a nuestros perseguidores, el que más me preocupa no es el Villarreal, sino el Athletic Club. A no ser, evidentemente, que el conjunto amarillo dé la campanada y gane en el Camp Nou. Pero eso, jugándose el Barcelona la Liga y, sobre todo, jugando Messi, parece tan improbable como que el Sevilla gane en el Bernabéu.

Sin embargo, el Athletic tiene que visitar al Alavés, y entre equipos vascos ya sabemos que no es que se echen una mano, sino las dos. Aunque puede que ahora se lo piensen dos veces, ya que uno de los factores que se tienen en cuenta a la hora de repartir los derechos de televisión es la posición clasificatoria, y el Alavés podría perder un dinerito si baja en la clasificación.

Después el Athletic recibirá a un Leganés que podría tener ya asegurada la permanencia, pues esta jornada recibe al Betis, una presa fácil, ya que se trata de un equipo que está con “las chanclas puestas” y que se permite incluso el bochorno de ser goleado en su propio estadio por el Alavés.

El conjunto de Valverde finalizará la Liga en el Vicente Calderón. A priori, un partido muy complicado, pero el Atlético de Madrid no se jugará ya nada. Mi esperanza, en caso de que necesitemos que pinche el Athletic, es que el conjunto de Simeone quiera despedirse de los suyos, y de su estadio, con una victoria.

Pero, sin duda, lo más importante es lo que hagamos nosotros. Las cuentas son bien sencillas si se ganan los partidos, y esta noche nos visita un conjunto como la Real Sociedad, que está haciendo una gran temporada y que tiene como objetivo meter la cabeza en los puestos de Europa League.

Si la Real Sociedad está séptimo, y con buenas opciones matemáticas incluso para hacerse con la quinta plaza, es porque tienen un buen equipo. Desde mi punto de vista, destacan  Carlos Vela, Oyarzabal, Illarramendi y Xavi Prieto, aunque también tiene jugadores que están dando un buen rendimiento, como Canales o el malagueño Juanmi, que está haciendo bastantes goles esta temporada. De William José no tendremos que preocuparnos, pues es una de las bajas por lesión, junto a Aguirretxe, Carlos Martínez y David Concha.

En cualquier caso, si el Sevilla está a su nivel y el árbitro –González González– no nos perjudica mucho, deberíamos ganar el partido, aunque seguro que no será fácil. De hecho, el equipo blanquiazul ya ha ganado en nueve ocasiones fuera de su estadio, lo que demuestra claramente su potencial. El Sevilla sólo ha ganado fuera siete partidos.

Supongo que, una vez más, me quedaré con las ganas de ver como titulares a Ganso y Ben Yedder. Creo que esa dupla tendría bastante peligro, aunque lo ideal sería ver a Ganso-Ben Yedder-Jovetic. Pero eso quizás ya sea mucho pedir, y también es cierto que Franco Vázquez hizo un gran partido en Málaga, donde marcó, por partida doble.

Dada la importancia del encuentro, el estadio debería estar lleno, porque, además, no se prevé lluvia para la hora del partido.

 

 

 

Olympique de Lyon – Sevilla FC. En juego, estar entre los mejores de Europa

En el partidazo de esta noche nos jugamos, nada más y nada menos, que conseguir uno de los objetivos marcados por la institución: superar la fase de grupos de la Europa Champions League y estar entre los dieciséis mejores equipos de Europa.

Ya sabíamos que no iba a ser fácil de conseguir, porque la Champions es una competición muy exigente, pero sí es verdad que a estas alturas todos esperábamos que el partido de hoy fuera un mero trámite. No lo será por el extraño gol que encajó la Juventus en su propio estadio ante el Lyon –rarísimo que un equipo con la calidad y experiencia que tiene en defensa y portería encaje un gol en una falta sin demasiado peligro en la recta final del partido– y por el desastroso arbitraje, del inglés Mark Clattenburg, que tuvimos que sufrir en el Ramón Sánchez Pizjuán ante la propia Juventus.

Así que habrá que poner toda la carne en el asador e ir a por el partido desde el principio. Las posibilidades de éxito las veo al 50%. Es cierto que al Sevilla le basta incluso con una derrota mínima, pero también hay que tener en cuenta que el Olympique de Lyon jugará ante su público, en un estadio lleno, y no se puede obviar que es un gran rival, con jugadores muy importantes, como Gonalons, Tolisso, Grenier, Darder –cuidado con su disparo lejano–, Fekir, Valbuena y, sobre todo, Alexandre Lacazette, su máxima figura. Ya el Lyon nos dio muchos problemas en nuestro estadio y les faltó Lacazette, aunque Cornet también nos dio algún susto.

El Sevilla tendrá otro handicap: Sampaoli no podrá sentarse en el banquillo, por sanción, aunque confío en que esto no será problema y no quedemos en manos de Lillo.

Por otra parte, podremos contar con nuestro equipo de gala. Por fin, no será de la partida Franco Vázquez, sancionado. Creo que merece un banquillazo desde hace tiempo. Me gustaría que su sustituto fuera Ben Yedder, o bien que jugara el francés en lugar de Vietto, pero me da a mí que Sampaoli se decidirá a alinear a Iborra, para liberar a Nasri de tareas defensivas. Por cierto, si como dice Sampaoli, Nasri no está en el estado de forma ideal, pienso que no debería jugar, ya que el partido será muy exigente. Yo, al menos, espero un partido “a cara de perro”.

En Francia son optimistas por varios motivos, aunque son conscientes de la dificultad: porque el estadio estará a reventar, porque el Lyon ya ha realizado varias “hazañas” con anterioridad, por la facilidad goleadora que están mostrando últimamente y, la más peculiar: porque el Sevilla tiene un idilio con la Europa League.

No estar en octavos sería un duro revés, pero nos daría paso a otra ilusionante competición, la Europa League, donde seríamos uno de los favoritos y donde tendríamos otra vía para clasificarnos para la Champions League. Esperemos que no sea el caso y podamos estar en Octavos de Final.

 

Sporting Gijón 1 – Sevilla FC 1. Pobre pero importante punto

Empate en El Molinón que sabe a muy poco, porque el Sevilla ha tenido muchas ocasiones para llevarse el partido.

Las dos partes fueron bastantes diferenciadas. En la primera, a pesar de adelantarse el Sevilla en el marcador en la primera ocasión que tuvo, por medio de Vietto –definió muy bien, ante la salida de Cuéllar–, el Sporting llegó también con mucha claridad. Llegó el empate en una jugada, aparentemente sin peligro, pero donde los centrales cometieron el pecado mortal de dejar la frontal del área sin cubrir. Moi Gómez aprovechó el regalo, con una volea perfecta. Poco después Vázquez pudo adelantar de nuevo al Sevilla, pero estrelló su disparo en el poste.

Llegó un momento donde temí que pudiera ponerse negro el partido, porque el Sporting llegaba en oleadas, a base de contragolpes. Viguera falló tres clarísimas. Por suerte, no era su día.

La primera parte acabó con la sensación de que el empate era más o menos justo, con ocasiones por ambos lados. Pero la segunda fue otro cantar, con dominio absoluto del Sevilla. Con Iborra sobre el campo, el Sporting sólo tuvo una oportunidad para marcar, mientras que el Sevilla se hartó de fallar ocasiones, una de ellas volviendo a ser rechazada por el poste.

Normalmente, cuando se está tan negado de cara a gol, se suele perder el partido. Por ese motivo doy el punto como bueno. Si no se puede ganar, al menos hay que empatar.

Me gustó el arbitraje de Iglesias Villanueva. Sin complicaciones, supo frenar la violencia de los jugadores del Sporting a base de tarjetas. Aunque creo que se quedó corto, pues debió mostrar alguna más.

Eché en falta la contundencia de Pareja atrás –a Carriço se le notó que lleva mucho sin jugar y le falta ritmo– y las acometidas de Escudero, que estaba en un estado de forma sensacional. También fue un importante contratiempo la lesión de Nasri, que esperemos no sea importante.

Vuelan dos puntos que debieron caer de nuestro lado, pero jugando así y teniendo tantas ocasiones de gol, pocos partidos se nos escaparán fuera. El punto nos mantendrá arriba, en las posiciones de privilegio. Hay que seguir firmes, porque esto no ha hecho más que empezar.

Ahora toca cambiar la mentalidad. El Dinamo de Zagreb nos espera.