Archivo de la categoría: El partido de hoy

El partido de hoy

Sevilla FC 0 – Barcelona 5. Faltó todo

El partido de esta noche no es un partido para olvidar, sino para recordar. Es para tenerlo muy presente porque en él se reflejan todos los defectos de este Sevilla que es el más goleado de la historia. Jamás antes había recibido tantas goleadas en una misma temporada. A pesar de eso, no descenderemos, pero será harto complicado jugar en Europa la próxima temporada.

La goleada de hoy es lógica, porque, en primer lugar, el Barcelona es inmensamente superior al Sevilla, pero, en segundo lugar, y sobre todo, porque al Sevilla no creyó en ningún momento en la victoria y falló en muchas cosas:

1.- El planteamiento. Me pareció un suicidio que el equipo jugara con la defensa tan adelantada. Yo creo que es lo soñado por los jugadores del Barcelona, que tienen tanta calidad que les basta unos metros para dar un pase medido al hueco. En el primer gol, la defensa está tan adelantada que todos los jugadores del Sevilla estaban en campo contrario, con lo que era imposible que existiera fuera de juego. Para colmo, un segundo error de David Soria, que se queda clavado en lugar de salir a despejar, y un tercer error de Mercado (totalmente despistado en la jugada) posibilitaron el gol que abrió el marcador y que es importantísimo en toda final.

2.- Faltó intensidad. El Sevilla apenas presionaba y cuando lo hacía, lo hacía mal, y eso sólo sirve para cansarse. Por otro lado, llamaba la atención lo estáticos que estaban los jugadores en defensa. Si enfrente tienes rivales que dan pases medidos y en su justo momento, como Messi, Coutinho, Rakitic, Luís Suárez…, disfrutando de un gran espacio, por la defensa tan adelantada, no tenían el más mínimo problema para romper en velocidad, como, por ejemplo, en el gol de Iniesta o el del penalti.

3. – Falta de calidad, tanto en defensa como en ataque. Es difícil encontrar un equipo que defienda tan mal como el Sevilla (ni siquiera en algunos equipos de la parte baja de la tabla). También el equipo se mostró incapaz de dar dos o tres pases seguidos. Y las pocas ocasiones de gol que tuvo, un par de ellas muy claras, las falló estrepitosamente, como suele ser habitual. Nuestros mejores jugadores, como son Banega y Nzonzi estuvieron muy desacertados, prácticamente desaparecidos.

A todos nos habría gustado que el equipo que es uno de los más goleados de la Liga y al que le cuesta un mundo hacer gol, hubiera vencido al que es el líder indiscutible, el más goleador (83 goles a favor, más del doble que el Sevilla) y que sólo ha encajado 19 goles. A todos nos habría gustado que el equipo que apenas tiene defectos fuera superado por el que tiene muchísimos, hasta para dar y regalar. Pero, lamentablemente, eso en fútbol ocurre muy poquitas veces.

El 5-0 duele, pero cuando se juega tan rematadamente mal, en todos los aspectos del fútbol, y además tienes enfrente a los mejores jugadores del mundo, es hasta normal la goleada. Es más, pudo ser incluso peor

Es tiempo de planificar el nuevo Sevilla, porque este no gusta a nadie. Debe ser un Sevilla que tenga un portero de calidad y contrastado, que defienda bien, que en el centro del campo sepa destruir y construir, y que en la delantera no necesite diez ocasiones para hacer un gol. Y por supuesto, deberá ser dirigido por un nuevo técnico (yo al menos considero que Montella no tiene nivel) Y también será necesario buscar un reemplazo a Oscar Arias, ya que no ha tenido mucho acierto, a pesar de la gran inversión en fichajes.

En otras palabras, volver a empezar. Como la película.

Anuncios

Sevilla FC 2 – At. de Madrid 5. Tres puntos regalados

Desastroso partido el que hemos visto esta noche en el Ramón Sánchez Pizjuán. De inicio, pintaba bastante bien, con el Sevilla dominando al Atlético, pero se empezó a torcer en cuanto Muriel se quedó solo delante de Oblak, con toda la portería para él, y no se le ocurrió otra cosa que tirar al muñeco. Ante el equipo menos batido de la Primera División, y seguramente de Europa, no se pueden fallar goles cantados.

Se siguió torciendo el partido en el minuto 17, cuando tuvo que retirarse Navas por lesión. Fue un importante contratiempo, porque el Sevilla perdía velocidad, tanto en defensa como en ataque, profundidad y desborde. Layún, su sustituto, tiene toda la pinta, a no ser que cambie totalmente, de estar aquí muy poquito tiempo. Entre él y Navas hay un abismo.

Y se acabó de torcer definitivamente cuando Banega perdió un balón ante Diego Costa en una zona donde no se pueden hacer tonterías. Y el brasileño, con toda la ventaja del mundo, no tuvo problemas en batir a Sergio Rico. El principal culpable del gol es Banega, pero, probablemente, Sergio Rico no debía haberle pasado el balón con varios contrarios cerca de él.

No se puede regalar un gol a nadie, pero mucho menos a un equipo tan bueno como el Atlético de Madrid, construido a base de soltar muchísimos millones de euros. El problema es que no sólo se regaló un gol, sino tres, y así es imposible.

Con el 0-1, y viendo que el Sevilla estaba tocado por recibir un gol tan estúpido, rezaba para llegar al descanso con el 0-1, y en ese “tiempo muerto”, tener la posibilidad de recomponerse. Pero no fue así, porque a Griezmann, un jugador de los caros de verdad, le dio por marcar un golazo, poniendo el balón en la escuadra, lejos del alcance de Sergio Rico.

Remontar un 0-2 ante un equipo de los menos goleados se antojaba poco menos que imposible. Los errores se sucedieron hasta llegar al 0-5, y ahí el equipo tiró de coraje para arreglar el destrozado goal-average. Primero marcó Sarabia, tras magnífica asistencia de Ben Yedder, y después Nolito, haciendo uno de sus habituales goles: disparo al primer poste, fuerte, ajustado y raso.

Se pudo arreglar el goal-average un poquito más si a Martínez Munuera hubiera pitado un penalti CLARÍSIMO de Oblak sobre Sarabia, pero al trencilla no le dio la gana. No me creo que ni él ni el asistente vieran la falta.

En mi opinión, Montella se equivoca al poner como delantero titular a Muriel, en lugar de Ben Yedder, quien tiene más gol y aporta más al equipo.

Partido muy malo de los argentinos Franco Vázquez y Correa, que no aportaron nada.

El árbitro fue un amiguete de los atléticos. Apenas influyó en el resultado –quizás en ese penalti a Sarabia, de haberlo pitado–, pero el doble rasero a la hora de pitar las faltas y sacar las amarillas era evidente.

Aunque pueda parecer lo contrario, por la contundencia del resultado, podría haber sido mucho peor, porque Griezmann tiró al palo, cuando tenía todo a favor para marcar. Porque Vitolo perdonó una contra de cinco contra tres. Y porque Griezmann y Gameiro se pusieron a tontear en un gol cantado y acabaron perdonando otro gol.

Tengo claro que hoy hemos regalado tres puntos, pero de nada sirve seguir pensando en ello. Dentro de menos de 72 horas hay otro partido importantísimo ante el Málaga, porque la Champions se ha puesto imposible, pero la Europa League no está ni mucho menos asegurada.

Leganés-Sevilla. A dejar la eliminatoria encarrilada ante un rival durísimo

Es evidente que tuvimos suerte en el sorteo, ya que nos tocó el rival teóricamente más débil, o al menos eso dice la clasificación, pero eso no quita que vaya a ser un rival fácil. Más bien, al contrario. Yo espero un equipo muy duro de batir. Tan duro que ya ha eliminado a dos equipos que nos preceden en la tabla: Villarreal y Real Madrid.

Por tanto, bien haríamos en no caer en el pecado mortal que sería la suficiencia o el exceso de confianza, porque de ser así, podríamos recibir un buen varapalo esta noche.

La tabla clasificatoria también nos dice que no hay mucha diferencia entre Sevilla y Leganés, porque sólo nos distancian cinco puntos, y que el equipo madrileño defiende bastante mejor que el Sevilla, puesto que es el cuarto equipo que menos goles ha encajado (21, por los 29 del Sevilla), sólo superándoles en la faceta defensiva el Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

El Leganés no es un equipo con grandes estrellas, aunque yo me traía para el Sevilla, sin pensarlo, al brasileño Gabriel Pires, jugador que aún no me explico que continúe en el Leganés tras haberse consolidado en Primera División. En la parte ofensiva cuentan con dos o tres jugadores que con capaces de lo mejor y de lo peor –espero que hoy sean de lo peor–, como son Amrabat, Beauvue y El Zhar. Uno de sus jugadores más destacados, el argentino Szymanowski, será baja hoy.

No obstante, lo que sobresale en el Leganés es su juego como equipo, con presión constante. Así que tendremos que tener mucho cuidado con las habituales pérdidas absurdas que tenemos en la zona media.

Ojito con el Leganés, porque su mejor arma será la ilusión. Y ya sabemos que es un arma muy poderosa.

Por contra, espero que noten su falta de experiencia en partidos como el de hoy, donde es fundamental mantener a raya los nervios y la puerta a cero, siendo conscientes de que aún queda un partido de vuelta.

Con ganas de que llegue ya la hora del partido, que presupongo que será muy disputado e igualado. Probablemente, la eliminatoria se decidirá en un Ramón Sánchez Pizjuán que vestiría, una vez más, sus mejores galas.

Alavés 1 – Sevilla FC 0. Este Sevilla no tiene pulso

El Sevilla va de mal en peor. Ya está sin constantes vitales. Incapaz de ganar a un Alavés que, como todos los rivales, nos ha ganado con la ley del mínimo esfuerzo. Les bastó con aprovechar nuestro desorden y desidia en un córner.

Es desesperante ver al Sevilla. El primer bajón anímico llega cuando se ve en la alineación inicial a jugadores como Kjaer, Pizarro o Carole, que ni siquiera dan el nivel para jugar en  Primera División. Después el desánimo sigue creciendo en el aficionado cuando ve la total inoperancia en ataque, creando muy pocas ocasiones de gol, y desaprovechándolas todas. Pasan los minutos y el equipo es incapaz de reaccionar, hasta que se llega al final del partido.

El problema de fichar a un entrenador como Montella es que, ni conoce la liga española, ni a su propia plantilla. Y cuando la conozca, ya habrán pasado muchos partidos, y habrán volado muchos puntos.

El entrenador italiano me dejó desconcertado cuando decidió dar entrada a Corchia, cuando nos hacía falta gol y posesión. Creí que iba a echarse atrás cuando el Alavés se quedó en inferioridad numérica. Pero no, siguió con el cambio. Y por supuesto, fue infructuoso.

Veo al Sevilla tan mal que he mirado la clasificación para ver a cuánto estamos del descenso. Sin implicación de los jugadores, sin calidad, sin defensa, sin portero –pésimo estado de forma de Sergio Rico–, sin gol, con el entrenador sin conocer a sus jugadores… parece imposible ganar un partido. Afortunadamente, sabemos que eso no es así. No hay plantilla para ir a la Champions, pero sí para la Europa League y, sobre todo, para no dar una imagen tan penosa y desastrosa.

Vamos en picado y urge cambiar la dinámica. Si tienen que venir fichajes, que vengan, pero sin grandes desembolsos. No se debe hipotecar la planificación de la próxima temporada, cuando el objetivo principal ya está perdido.

Me gustaría decir algo positivo del partido de hoy, pero no se me ocurre nada, excepto que no hubo lesionados.

Hay que cambiar, pero a la voz de ya.

Ante el Cádiz, sin confianzas y con madurez

No puedo estar más en desacuerdo con el artículo que publica Jesús Alba en el Diario de Sevilla, titulado “Cuando la bronca está asegurada“. Yo pienso que está muy equivocado, y que los pocos que vayamos a ir al estadio hoy –eliminatoria muy de cara, ante un Segunda División, a las siete y media de la tarde de un día laboral y con bajas temperaturas– vamos a tener más que olvidado el derbi. Si no fuera así, la afición demostraría una inmadurez preocupante.

Al derbi no hay que darle más importancia de la que tiene. Y me refiero a todos los casos, tanto cuando se nos da bien –la inmensa mayoría de las veces, afortunadamente– como cuando se nos da mal. Lo peor del derbi fue que perdimos tres puntos, y eso es algo que ya nos pudo ocurrir perfectamente contra el Celta o contra el Levante, pero tuvimos la suerte de que estos equipos perdonaron ocasiones clarísimas de gol. Y ese fue el motivo por el que perdimos el derbi, y no otro. El Betis únicamente nos superó en lo único que importa: el acierto de cara a gol. Si no recuerdo mal, tiraron seis veces a puerta, logrando cinco goles y un tiro al palo. Les salió todo. Supieron aguantar el chaparrón y enfriar el partido con el llamado “otro fútbol” –sí, ése que es de todo menos fútbol–, logrando un resultado engañoso y abultado, en la última jugada del partido, cuando el Sevilla se volcó a la desesperada, sin orden, y con todo, para lograr el empate.

Siempre sienta mal perder un partido, sobre todo cuando es en casa y ante un rival inferior, pero lo más importante ahora es corregir errores y sentar las bases para que podamos volver a la senda del triunfo. Porque ahora mismo el Sevilla da la sensación de no poder ganar a nadie. Y eso pasa, en primer lugar, por arreglar el desaguisado en defensa, donde, como es lógico, se está echando mucho de menos a los centrales llamados a ser titulares, como son Pareja y Carrriço, que llevan ya, y se dice pronto, tres meses en el dique seco.

Mucho me temo que el Sevilla no fichará a ningún central en el mercado invernal. Ojalá fuera cierto lo que he leído de que hay interés en Musacchio, del Milán, porque es justo el tipo de jugador que necesitamos. Pero supongo que sólo llegaremos a fichar un lateral derecho, con el fin de que Mercado pase a jugar de central.

Eso es precisamente una de las cosas que espero ver en el partido de hoy: ver a Mercado jugando de central. Teniendo en cuenta el nivel mostrado por Kjaer –la mayor decepción de los fichajes de este año, junto con Muriel–, parece totalmente necesario probar con Mercado. Es algo que ya esperaba que hiciera Berizzo, pero, por motivos que se me escapan, no lo llegó a hacer nunca.

El partido de hoy, ante el Cádiz, será una buena oportunidad para ver a los menos habituales y para hacer probaturas, ya que Montella, por ahora, tiene que encontrar soluciones con lo que hay, con el importante hándicap de que aún no conoce a su plantilla.

A pesar de que el Cádiz es equipo de Segunda División, no espero un partido fácil. Nunca lo espero, porque cualquier equipo te puede poner en problemas, máxime cuando el equipo se está mostrando tan frágil atrás. Por supuesto, confío en la victoria, pero si el Cádiz, por lo que fuera, se adelantara en el marcador, espero que la afición reaccione bien y esté con el equipo. Porque lo único importante hoy, aparte de que no haya más lesiones, es lograr que el Sevilla esté en el bombo el viernes. Y para eso será imprescindible que no haya confianzas por la teórica inferioridad del rival y por el claro resultado a favor de la ida.

Una vez en el bombo, que esperemos que así sea, será momento de pensar en el fundamental partido contra el Alavés. Porque ya no podemos perder más puntos ante equipos de la parte media-baja de la tabla. Y no lo digo pensando en los puestos que dan acceso a la Champions –a los que ya doy por perdidos, salvo que Arias acierte de lleno en el mercado invernal y Montella saque el máximo rendimiento a los buenos jugadores de los que dispone–, sino en los puestos de Europa League, ya que hemos dejado escapar tantos puntos en las últimas jornadas que hasta estamos poniendo en peligro lo que ya parecía casi asegurado: estar en Europa una temporada más.

El Sevilla FC da otra exhibición de cómo no se debe defender

Cada día es más urgente arreglar los serios problemas que tiene el Sevilla en defensa. Sin una defensa sólida se corre el serio peligro de quedar fuera de Europa a final de temporada. Así que más vale que la Secretaría Técnica afine en la contratación de un central y, si puede ser, que venga un delantero, porque Muriel se está empeñando en demostrar que él no es delantero. Y si lo es, es uno muy malo.

El rival de hoy, el Betis, como ya viene siendo habitual, tuvo que hacer muy poco para crear peligro y hacer gol. Y es que el Sevilla defiende fatal, y no sólo me refiero a su defensa, sino a su sistema defensivo en general. Repliegues, falta de anticipación, de intensidad en la presión, posición en los córners a favor… En fin, en multitud de detalles.

El partido en general fue muy disputado, con dominio alterno, a veces apabullando el Sevilla, por momentos, pero sin acierto de cara a gol. El 3-5 es la clara demostración de que las dos defensas estuvieron muy desacertadas, especialmente la del Sevilla, claro está. El resultado fue incierto hasta el último minuto, donde un fallo en cadena, con un desorden total, sentenció el partido.

El Sevilla lo intentó siempre, y eso hay que agradecérselo a los jugadores, pero el Betis tuvo un arma que suele resultar demodelora: una tremenda efectividad, cercana al 100%. Prácticamente, cada vez que llegaba, marcaba.

Mal partido de Corchia, Kjaer –a pesar de su gol– y Sergio Rico, que hoy no pilló ni una, aunque en otras ocasiones haya sido decisivo. Entre otros, porque hoy pocos se salvan.

Montella tiene mucho trabajo por delante. Entre otras cosas, conocer a su plantilla y a la liga española. Y para eso necesita tiempo. Un tiempo que no tenemos. Por eso habría preferido un entrenador español. Pero ya sólo queda tirar hacia adelante e intentar compensar un poco la plantilla con un par de fichajes.

Por cierto, a esos que no pueden dormir por perder un partido… Evidentemente, perder un partido siempre sienta mal. Hacerlo ante el Betis, sienta aún peor. Pero el fútbol debe estar para disfrutar. Para quedarte sin dormir hay cosas muchas peores. Si se piensa bien, el fútbol, el que entre una pelotita o no en una portería, es una tontería que no merece demasiada preocupación. Al menos, ése es mi punto de vista.

Fue bonito mientras duró. Alguna vez tenía que ganar el Betis. Lo que hay que procurar es que vuelvan a pasar muchos años más hasta que lo consigan de nuevo.

 

Sevilla FC 0 – Levante 0. Resultado justo, satisfecho con el punto

No, no me he vuelto loco. Si estoy satisfecho con el punto es porque han habido momentos donde he visto el partido perdido. Y después de todo, si eres incapaz de marcar un gol durante 94 minutos de partido, el mejor resultado posible es el que ha conseguido el Sevilla, aunque nos decepcione un empate a cero, ante un equipo destinado, a priori, a mirar de reojo los últimos puestos de la tabla clasificatoria.

Obivamente, el partido no me ha gustado nada, sobre todo en la primera parte, donde el Sevilla fue incluso dominado. Muy decepcionante esta primera mitad, ya que esperaba un equipo herido en su orgullo por la debacle del Bernabéu, deseoso de conseguir la victoria número mil en Primera División, y queriendo despedir el año en casa con una victoria. Pues no. En su lugar, desidia y desgana, y si no se adelantó el Levante en el marcador, fue por un impresionante paradón del criticado Sergio Rico.

El Levante nos volvió a meter el miedo en el cuerpo con un gran lanzamiento de Campaña que repelió el poste.

Visto lo visto, estaba deseando que llegara el final de la primera parte, para ver si se recomponía el equipo tras el descanso. Y lo que son las cosas. En la última jugada pudo adelantarse el Sevilla, pero el poste tampoco quiso que hubiera gol.

En la segunda parte, hubo un cambio de actitud, pero fue a partir de que la grada entonara el “échale huevos”. Increíble que unos profesionales necesiten que le espoleen desde la grada, pero es así.

El Sevilla mejoró entonces bastante, y estuvo cerca del gol en varias ocasiones. Pero exactamente en la misma circunstancia estuvo el Levante, que hizo un partido muy serio en defensa, estando todos los jugadores muy concentrados y saliendo al contragolpe con muchísimo peligro. De hecho, en uno de esas contras pudo adelantarse en el marcador. Afortunadamente, la falta de calidad arriba lo impidió, pero tuvieron dos o tres ocasiones para casi sentenciar el partido. Porque como estaba el Sevilla y la grada –muy mosqueada por el desastre del Bernabéu–, un gol habría sido demoledor.

No fue el partido de los delanteros –numerosas ocasiones erradas por los dos equipos, y sí de los porteros, ambos muy entonados.

En cuanto a los jugadores, me gustó el partido de Kjaer, quien, en mi opinión, hizo el mejor partido como sevillista. Como siga así, me va a hacer cambiar de opinión, porque hasta ahora, no me estaba gustando nada.

Lenglet, en su estilo: rápido y seguro. Lástima que se pierda el importante partido de Anoeta.

Y quitando los centrales y a Sergio Rico, poco más que destacar, porque Banega y Sarabia demostraron estar en muy baja forma. Si acaso, a Escudero, que parece que se va entonando.

Me gustó que Berizzo dejara en el campo a Ben Yedder –tuvo dos bastante claras– al dar entrada a Muriel, que jugó, aunque cualquiera lo diría, en la posición donde más ha destacado en su etapa en la Sampdoria. Sin embargo, no me gustó que sustituyera a Ganso. Aunque no haya estado acertado hoy, lo prefiero a Vázquez.

Por parte del Levante destacó el partido de Campaña. Sin duda muy motivado, hizo un gran partido. Se nota que ha evolucionado mucho con respecto al Campaña que estuvo en el Sevilla. Ha madurado.

Lamentablemente, se nota una barbaridad la ausencia de Nzonzi, quien me parece el jugador de más calidad de la plantilla, junto con Ever Banega. Por cierto, el argentino cometió un error en una zona muy peligrosa que nos pudo costar un gol. Pero es evidente que Nzonzi mejora mucho a Pizarro. Mi esperanza es que Geis, jugando en su posición, sea un jugador que marque diferencias. Pero si Berizzo no lo alinea, poca solución hay. Nzonzi era el jugador que daba equilibrio al equipo, pues era una pieza fundamental, tanto en defensa como en ataque. Por tanto, si Geis no puede sustituirlo, debería ficharse un jugador de su nivel –no será fácil– en el mercado de invierno.

En definitiva, partido que se pudo ganar y que también se pudo perder, por lo que un punto, siendo realistas, era lo justo. Hay que valorar también el buen partido que hizo el Levante, que estuvo muy bien en defensa y al contragolpe. Porque el Levante también tiene buenos jugadores, como Morales, y ninguno de ellos es cojo.

En el descuento, por precipitarnos y perder el orden, también pudimos perder el partido, pues la mejor ocasión fue del Levante.

Punto que sabe a poco, porque todos esperábamos mucho más en esta lluviosa y fría noche, pero es lo que hay. Y no merece la pena darle más vueltas. A pensar en Anoeta, y sólo en Anoeta. Nos jugamos mucho, porque los de arriba es muy difícil que fallen. Así que sólo nos valen los tres puntos.