Archivo diario: 08/09/2022

La (posible) injusticia del cese de Lopetegui

Conste que no me gusta ni el sistema ni el estilo de juego del Sevilla de Lopetegui. Me aburre su excesiva horizontalidad, ese continuo pase atrás, ya sea a la defensa o al portero, en muchas ocasiones de manera innecesaria; esa habitual escasez de juego ofensivo, con un solitario y huérfano delantero para presionar y para finalizar … Pero me parecía buena su continuidad porque, hasta ahora, estaba consiguiendo lo más importante y lo único que importa en el fútbol: resultados y éxito deportivo.

Se acabó. Ya Lopetegui no consigue resultados, pero sería muy injusto señalarle como culpable. Es más, me parece lógico que no consiga resultados, ya que no sólo no se ha corregido los defectos que ya tenía la plantilla, sino que se le han incrementado al traspasar a dos de los mejores centrales de Europa y sustituirlos por un joven inexperto –Nianzou—y un central que, sencillamente, no tenemos ni idea de si es bueno o malo, porque no le hemos visto jugar ni un solo minuto, pues se fichó lesionado y aún no se ha recuperado. Es decir, se ha perdido lo más importante que tenía el Sevilla: su fortaleza defensiva. La defensa se ha vuelto tan frágil que los equipos de la parte baja de la tabla nos hacen dos goles y los de primer nivel, si tienen un día regularcito, tres o cuatro. Porque el Barcelona nos hizo tres y el Manchester City cuatro, porque fallaron ocasiones muy claras. Vamos, que tuvimos hasta suerte, ya que pudo haber sido bastante peor, sobre todo de no haber tenido a un guardameta de primerísimo nivel, como es Bono.

Ante esto, ¿qué puede hacer Lopetegui? Bien poco, sobre todo como no tenga la suerte de encontrar una pareja de centrales de una mínima calidad. Mi esperanza es que siga confiando en  la dupla Nianzou-Carmona, porque no siempre va a tener enfrente al Manchester City, y me dio la impresión de que ante rivales más terrenales podrían, al menos, conformar una defensa digna para Primera División.

La gota que ha colmado el vaso ha sido la goleada en Champions ante el equipo inglés. A Lopetegui, supongo que desesperado, no se le ocurrió otra cosa que hacer un planteamiento ultradefensivo, sin ningún delantero, y encomendarse a todos los santos. Porque ya me diréis, con el poco gol que tiene el Sevilla, si ya jugamos sin delanteros, es prácticamente un milagro marcar gol, y más teniendo en cuenta que enfrente está uno de los mejores equipos de Europa.

El milagro no ocurrió, como es habitual en el fútbol, ya que el Manchester City nos superaba en todo: táctica, física y técnicamente. El conjunto de Guardiola dominó totalmente el partido porque el baño táctico fue patente, facilitado en gran parte porque sus defensas no tenían que ocuparse de ningún atacante del Sevilla, y esto se traduce en que podían incorporar más jugadores al ataque, con un control total de la zona ancha. Pero lo fundamental es que los rivales se apoyaban a la perfección, presionaban, replegaban y salían al unísono. Todo ello con una superioridad técnica y física tremenda. Todos los jugadores del City eran más veloces, más fuertes y más altos, lo que suponía que llegaban a todos los balones antes y ganaban casi todos los duelos aéreos. Esta superioridad física se hizo más evidente aún en la recta final del partido, cuando nuestros jugadores no podían con su alma y los del City llegaban en tromba a nuestro área, logrando dos goles, que pudieron ser más.

Especialmente llamativa me pareció una jugada que resaltaba la superioridad táctica del equipo de Guardiola. Tuvo lugar con el marcador 0-1. En  un centro al área, había hasta cinco jugadores del City dispuestos para el remate. Eso es algo que se me hace impensable que ocurra con Lopetegui, a no ser que sea la última jugada del partido y se esté intentando remontar.

En definitiva, a Lopetegui se le pueden achacar muchas cosas, pero, desde luego, tengo claro que no es el máximo responsable de la situación.  ¿Qué puede hacer Lopetegui con un equipo al que le falta gol, con un centro del campo lentísimo y envejecido, y una defensa que hace aguas? Pues lo que puede. Lopetegui necesita tiempo, que es justo lo que no hay. Y el que venga a sustituirle tendrá que apechugar con la nefasta planificación de esta temporada y tirar con lo que hay. No queda otra.