Villarreal 1 – Sevilla FC 1. Puntito, pese al mal partido

Muy flojo el partido que ha hecho hoy el Sevilla en Villarreal. Es de los que normalmente acaban en derrota, pero entre el palo, San Bono y el gol de Koundé in extremis, se ha logrado salvar un puntito que sirve para alejarnos un poco más del quinto puesto. Para lograr la clasificación a Champions habrá que esperar, pero parece que es cuestión de tiempo.

En defensa más o menos se ha cumplido, puesto que el Villarreal, en mi opinión, es un grandísimo equipo, con una plantilla de mucha calidad, pero en ataque el equipo ha sido una nulidad. Sólo recuerdo la ocasión de En-Nesyri, que lanzó a las manos de Rulli, cuando Corona se había desmarcado a la perfección, y una falta directa de Diego Carlos. La ocasión que falló Rafa Mir en la recta final del partido fue en fuera de juego, con lo que no habría subido al marcador.

El equipo me sigue transmitiendo la sensación de que está muy al límite físicamente. Un claro ejemplo ha sido Lamela, que ha entrado a pocos minutos del final y, prácticamente, no ha sido capaz de presionar o esprintar. No sé si es cuestión de actitud, pero eso sería incluso peor.

En realidad, si lo pensamos, es lógico que el Sevilla apenas hay tenido ocasiones de gol, puesto que el centro del campo no se sostiene. Una vez más, Rakitic y Jordán han estado nefastos. Y así es imposible. Para la próxima temporada, Monchi tendrá que corregir esto, incorporando más calidad y físico.

Hubo alguna jugada polémica. La anulación del gol marcado por Koundé, en propia puerta, fue muy protestado por los locales, pero, desde mi punto de vista, fue bien anulado. Koundé mete el gol al intentar evitar el remate del jugador que está en fuera de juego. Por lo que no entiendo que desde el VAR llame al árbitro para que vea el monitor, puesto que está claro que el jugador interviene en la jugada. Es más de no haber estado el jugador delante de Koundé, éste no habría cabeceado el balón en esa dirección.

El gol del Villarreal llegó tras una buena jugada de Capoue –muy buen jugador el francés–, un despeje forzado de Gudelj, que dejó el balón para que lo rematara a placer Lo Celso.

Cuando parecía que iba a llegar una nueva derrota, llegó el gol del empate, cuando estaba todo el equipo arriba, incluido Bono, al ser la última jugada del partido. Koundé, que casi con toda seguridad estará disputando sus últimos partidos con el Sevilla, tuvo el suficiente temple y sangre fría como para batir a Rulli desde muy corta distancia.

Habrá que conseguir la clasificación matemática el próximo miércoles, ante un Mallorca que ha sido vapuleado en esta jornada, por el Granada, con un contundente 2-6. Aunque también está la posibilidad de que ya estemos a esas horas clasificados para Champions, puesto que el punto conseguido hoy obliga al Betis a ganar en Mestalla el martes para apurar sus pocas posibilidades de clasificarse para Champions.

El arbitraje de Gil Manzano me pareció bueno, aunque no suela ser lo habitual.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s