Rayo Vallecano 1 – Sevilla FC 1. El VAR a la carta y un arbitraje lamentable evitan la victoria del Sevilla

Tampoco pudo ser esta vez. De nuevo hay que confomarse con un empate. Para ganar un partido con Martínez Munuera es misión casi imposible. Su arbitraje ha sido nefasto. Ha perdonado incontables tarjetas a los jugadores locales, y de todo tipo, algunas tan claras como cortar un contragolpe o evitar con un placaje que Corona entrara al área.

Y lo del VAR ya es increíble. Una buena herramienta la están utilizando para manipular los partidos. Ya pudo verse ayer, que lo usaron para evitar la justa expulsión de Reinildo en la primera parte, lo que habría dejado al Atlético en inferioridad ante el Cádiz durante muchísimos minutos de juego. Y hoy han reincidido para manipular también el resultado de hoy, hasta en dos ocasiones: en primer lugar, anulando un gol totalmente legal a Rafa Mir, pues no se aprecia que el balón toque el brazo; y en segundo lugar, rearbitrando una jugada y anulando un penalti con que había sido sancionado el Rayo.

Vamos, que si acabamos manteniendo la segunda plaza va a ser un milagro de los gordos. No ya sólo por los puntos que le están birlando al Sevilla, sino por los numerosos puntos que les están regalando a sus perseguidores.

En cuanto al partido, la primera parte no fue nada buena. Excepto el gol anulado, el Sevilla hizo bien poco. Era incapaz de salir de la presión avanzada del Rayo Vallecano y apenas llegaba a las inmediaciones del área. Y en ese plan es muy complicado ganar un partido.

La segunda parte ya cambió bastante, pero no pudo empezar peor, con un gol encajado tras doble error de la defensa sevillista. Por un lado, Augustisson está blandido ante Bebé, y después Bono se traga un balón que, aunque fuerte, iba por su palo y con poco ángulo.

Después entraron una serie de jugadores que le dieron un plus al equipo, como Acuña, que, cómo no, se lesionó. Alguien tenía que lesionarse, como siempre, y le tocó a él. Lo peor es que probablemente tampoco estará ante el West Ham.

El empate llegó en un extraordinario remate de Delaney, aprovechando un magnífico pase de Corona.

Pudo ganar el Sevilla, pero el palo rechazó un cabezazo de Delaney y también a Dimitrievski le dio por hacer un paradón a Martial, que dicho sea de paso, hizo bien poco. Lástima que no jugara Enzo Zidane, porque este portero es bastante mejor. Estaba claro que todo estaba hoy en contra, y cuando no se puede ganar, lo mejor es empatar. Y con eso hay que conformarse, aunque sepa a muy poco, visto lo visto.

El próximo partido de Liga será ante la Real Sociedad, siempre un duro rival, con jugadores de mucha calidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s