Archivo diario: 19/12/2021

Sevilla FC 2 – Atlético de Madrid 1. El Sevilla se sobrepuso a todo

Gran partido del Sevilla en la noche de hoy. Me sigue desesperando por su falta de verticalidad, por su lentitud en el juego, por tanta cesión innecesaria al portero… pero me sigue entusiasmando la garra que ponen en cada partido y, sobre todo, lo más importante, que consigue buenos resultados, y ya incluso aunque no los merezca. Porque el Athletic de Bilbao falló multitud de ocasiones, tantas que podría haber acabado en goleada el partido en San Mamés. Y hay que reconocer que hoy ha habido momentos donde lo hemos pasado muy mal, donde el Atlético llegaba con mucha claridad, pero, en parte por la sensacional defensa sevillista y en parte por la falta de acierto atlética, no consiguieron imponerse en el marcador. El Sevilla se sobrepuso a este dominio atosigador del rival, con mucho trabajo, esfuerzo, y también un poco de fortuna.

También se sobrepuso a las lesiones, esa plaga que nos está machacando jornada tras jornada. Para mí fue clave la lesión de Montiel, ya que Koundé tuvo que pasar al lateral. Probablemente, de no haber ocurrido esto, el Atlético no habría equilibrado el marcador a la salida de un córner. Este gol supuso un mazazo, porque el Sevilla tenía muy controlado el partido desde el golazo de Rakitic. Tremendo su disparo, un verdadero misil tierra-aire que se coló por toda la escuadra, inalcanzable para Oblak.

Y por último, también supo sobreponerse al vergonzoso arbitraje de De Burgos Bengoetxea. No me extraña que el Atlético no hubiese perdido con este árbitro, hasta el día de hoy, a pesar de haberle arbitrado ya en multitud de ocasiones. No sé cuántas tarjetas les perdonó a los jugadores del Atlético. Perdí la cuenta. A Coke varias. Lo que sí tenía claro es que la primera caería del lado sevillista, como así fue. Se la llevó, merecidamente, Rekik. Pero lo más gracioso es que el Atlético sólo vio una, y fue a Cunha, por protestar. Por si había alguna duda, De Burgos Bengoetxea se quitó la careta en una jugada en concreto: El Papu hizo una dura entrada a Lemar, por supuesto, merecedora de amarilla, pero el árbitro dejó seguir la jugada, que acabó con otra dura entrada de Coke sobre Ocampos. Pues el muy sinvergüenza tuvo la desfachatez de sacar sólo la amarilla al Papu, saliendo impune, una vez más, Coke.

Me pareció un grave error, y totalmente innecesario, forzar la aparición de Acuña. El argentino estaba saliendo de una lesión muscular y muy probablemente no podrá jugar con el Barcelona, al haber recaído.

Varios jugadores dieron un rendimiento impresionante, y fueron claves para la victoria:

Rakitic. No sólo por su golazo, sino por su gran despliegue físico. Se hartó de correr y supo capitanear la nave cuando hacía aguas.

Koundé. En mi opinión, es el mejor defensa que he visto con la camiseta del Sevilla. Es el defensa total. Juega bien donde lo pongan. Quitando su error inicial en los primeros minutos, que pudo provocar el 0-1, hizo un partidazo, tanto de central como cuando pasó al lateral derecho. Se nota una barbaridad que ya está en plenitud física, al igual que se notaba muchísimo que no lo estaba al inicio de la temporada, jugando tocado varios partidos. Demostró que está físicamente a tope en varias arrancadas, donde se incorporó al ataque con descaro y velocidad. También participó en el gol de la victoria.

Diego Carlos. Una pared para los delanteros del Atlético. Estuvo salvador en un par de ocasiones. A Luis Suárez lo frenó en seco.

Ocampos. También se fajó durante todo el partido. A veces le faltó acierto, pero siempre lo intentó. Desbordó en más de una ocasión y, por supuesto, fue fundamental, porque fue el autor del gol de la victoria. Se retiró lesionado, en camilla. Esperemos que no sea una baja más, porque está de dulce, de cara a puerta.

Siendo honestos, no me habría parecido injusto si el tiro en el descuento de Joao Felix hubiera entrado, en lugar de haber sido repelido por el larguero. Sin embargo, me pareció maravilloso.

El próximo partido será el martes, contra el Barcelona. También será vital, porque el Barcelona, al final, seguro que estará en puestos Champions. Si no por méritos propios, será a base de empujones arbitrales. Ya le han dado unos cuantos. Esperemos que no le den otro, al menos hasta que haya pasado el partido contra el Sevilla.