El Sevilla FC eliminado de la Copa del Rey. Faltó fútbol, acierto y, por si fuera poco, el esperado robo arbitral

No pudo ser. Se intentó, pero en fútbol hay una máxima que suele cumplirse: si perdonas, pierdes. Y sobre todo, si perdonas a un gran equipo, como es el Barcelona. La clave, por supuesto, estuvo en el penalti fallado por Ocampos. Estaba claro: si la metía, a la final; si la fallaba, palmábamos. Y la falló. Precisamente, el que no falla nunca un penalti, le dio por fallar este tan importante. Desde ese preciso momento tenía clarísimo que no estaríamos en la final, y supongo que la mayoría de los jugadores del Sevilla también pensaron lo mismo. Porque hay que ser muy fuertes mentalmente para sobreponerse a un mazazo de ese calibre.

En cualquier caso, también es cierto que se hicieron muchas cosas mal durante este partido. En el primer gol, se le deja tirar desde la frontal del área a Dembelé, que la coloca en la escuadra, parece que tras tocar levemente en Jordan, poniéndola imposible para Vaclík. También De Jong falló una ocasión clarísima, por ser extremadamente lento y no ser capaz de controlar un balón relativamente fácil.

La primera parte fue una tortura, con la defensa muy atrasada y otorgando muchas ocasiones de gol al rival. En la segunda, se paró la hemorragia, pero no se sentenció el partido. Para colmo, otro de nuestros jugadores más fiables, Fernando, cometió otro grave error, al hacer una falta innecesaria a Trincao, en una balón en profundidad que parecía que llegaría sin problemas a las manos de Vaclík. Evidentemente, huelga decir que esa misma falta, de haber sido cometida por el Barcelona, no habría supuesto la segunda amarilla y la consiguiente expulsión, ya que ni era una entrada violenta, ni abortaba una ocasión de gol. Pero Fernando es del Sevilla, y Sánchez Martínez lo tuvo claro: a la puta calle.

Todos temíamos que pagaríamos caro los errores, y, así fue. En los últimos minutos del partido, Diego Carlos evita un córner, pero el rechace le cae a Griezmann, que, aprovechando que la defensa del Sevilla defendía demasiado atrás, la pone al área pequeña, donde Piqué remata a placer, poniéndola imposible para Vaclík.

El panorama se ponía más negro que los ojos de Azabache. A la prórroga, ante un equipo superior técnicamente, con un árbitro claramente parcial, y en inferioridad numérica. Era necesario un milagro que no se produjo. Porque en el fútbol, los milagros se dan en muy raras ocasiones.

En la prórroga, Sánchez Martínez pudo pitar penalti por una clara mano de Lenglet, que habría dado emoción a la eliminatoria. Pero, evidentemente, ni se le pasó por la cabeza. De igual modo que pudo expulsar a Mingueza, con una segunda amarilla por hacer penalti sobre Ocampos. Evidemente, tampoco se le pasó por la cabeza.

En mi post de la previa decía que sería necesario para estar en la final conseguir, al menos, un gol. Y no fuimos capaces.

En resumen, si no haces un buen partido, perdonas a un rival superior técnicamente y tienes al árbitro en contra… es casi imposible llegar a la final.

Eso sí, agradecer a los jugadores que lo dieran todo. Porque lo intentaron siempre.

El planteamiento del partido y la alineación me parecieron, más o menos, bien. Yo habría dejado en el banquillo a De Jong, que no es de mi gusto en absoluto, y habría dado entrada a Munir, que es uno de los jugadores con más gol de la plantilla –y hoy se trataba de eso, de hacer un gol–, poniendo como jugador más adelantado a En-Nesyri. Y también habría dado la oportunidad a Papu en lugar de Oliver. Pero por lo demás, me pareció bien el equipo, especialmente los laterales, tanto Aleix Vidal como Acuña. De hecho, el Sevilla notó cuando tuvieron que irse, al ser sustituidos.

Para finalizar, un deseo muy deportivo y que me sale del corazón: ojalá que el Paris San Germain le meta ocho al Barcelona. ¡Por cabrones! ¡Qué asco de Barcelona! No los aguanto.

2 Respuestas a “El Sevilla FC eliminado de la Copa del Rey. Faltó fútbol, acierto y, por si fuera poco, el esperado robo arbitral

  1. De acuerdo con tu análisis, pero por qué crees que el Barca fustiga de esta manera inmisericorde al Sevilla… o por qué el Sevilla se hunde moralmente siempre ante el Barça?
    El Barça siempre se motiva contra equipos que destacan. El Deportivo grande (que tenía en aquella época más equipo que el Sevilla de hoy) nunca ganó en el Bernabeu, nunca en el Nou Camp (o una vez en doce años) y aunque al Barça le ganaba alguna vez en Riazor, fueron pocas… Digo esto porque salvo el Atlétic, protegido por el propio Florentino, en la Liga no se permite que afloren otros candidatos (algún Valencia y poco más) Es una posibilidad. No me preocupa no ganarle al Barça, y los arbitrajes los doy por hecho, pero actitudes como la de hoy o la del sábado pasado… no sé… es algo verdaderamente extraño lo que me pasa a este equipo con el Barça. No sé qué opinas.

    Me gusta

    • Perdona, pero no he visto tu comentario hasta ahora. Creo que no me ha llegado el mensaje de aviso.
      El Sevilla ha sido eliminado por varios motivos, y uno de ellos ha sido la falta de calidad y experiencia. No creo que sea por actitud. La falta de experiencia, por ejemplo, se ha visto en la última jugada, en la pérdida de En-Nesyri, y eso es algo que ante rivales de primerísimo nivel, se paga con la eliminación.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s