Archivo diario: 13/02/2021

Sevilla FC 1 – Huesca 0. SuperBono, Munir y tres puntos más

Preveía que el partido de hoy iba a ser complicado, pero, desde luego, no me imaginaba las penurias por las que íbamos a tener que pasar para conseguir los tres puntos. Al Huesca ya le ganamos a domicilio con muchos apuros, y hoy esperaba la misma clase de partido.

El riesgo que corría Lopetegui, al poner de inicio tantos suplentes, era máximo. Todos sabemos que hay una enorme diferencia entre algunos titulares y suplentes, como Fernando-Gudelj, Koundé-Sergi Gómez o De Jong-En-Nesyri. Pero hay un partido importantísimo, en unos días, de Champions y los cambios eran obligados.

La primera parte me gustó bastante, con el Sevilla como total dominador y disponiendo de las ocasiones más claras para marcar. Por contra, el Huesca sólo tuvo un tiro lejano de Rafa Mir, que estuvo a punto de marcar desde el centro del campo. Ciertamente, habría sido un golazo, porque la parábola era tan alta que tendría que haber botado el balón a pocos centímetros de la línea de gol. De otra manera, se habría ido por encima del larguero.

Mereció el Sevilla haberse ido al descanso con ventaja en el marcador, pero no lo logró hasta el minuto 57, al finalizar una buena jugada por la banda derecha. Aleix metió un pase en profundidad a Oliver Torres y éste, sobre la linea, centró al segundo palo, donde Munir cabeceó a la red desde cerca.

Lo que vino después no me gustó absolutamente nada. Se cambió el sistema, que pasó a ser de tres centrales, y se perdió el centro del campo por completo. El Sevilla no tenía el balón y además se encerraba atrás, poniéndonos el Huesca en jaque, continuamente, con centros laterales. Hasta el punto de que, muy probablemente, de haber tenido otro portero, habríamos perdido. Bono paró todo que se podía parar y todo lo que parecía imparable, como el remate a bocajarro de Rafa Mir, picando el balón, u otra parada, también desde muy cerca, con Bono ya en el suelo. Hasta el gran Palop, comentarista en Movistar, alucinaba con las paradas del marroquí.

El agobio a nuestra portería era total, y no cedió ni siquiera con la entrada de jugadores importantes, como Fernando, Koundé, Suso, Jordán y En-Nesyri.

El arbitraje de Medié Jiménez no me gustó. Creo que podría haber expulsado a dos jugadores del Huesca con roja directa. La primera ocasión fue una entrada por detrás a Diego Carlos, con tacos al tendón de aquiles del brasileño, sin posibilidad de llegar al balón. Y la otra en un fuerte plantillazo a Aleix Vidal, que tuvo que ser atendido del fuerte golpe, pero que, por suerte, pudo continuar. Las dos se quedaron en amarilla.

El próximo partido ya es de Champions, ante un rival dificilísimo. A ver si somos capaces de lograr un buen resultado para la vuelta y mantener la portería a cero, lo que cobra especial importancia al tener valor doble los goles en campo contrario.