Archivo mensual: septiembre 2020

Cádiz 1 – Sevilla FC 3. Munir cambió el partido

Difícil papeleta se le presentaba al Sevilla después del enorme esfuerzo físico que supuso la Supercopa de Europa. Afortunadamente, el desplazamiento era cercano y el rival, teóricamente, de los más débiles, al ser un recién ascendido. Lopetegui se vio obligado a hacer bastantes rotaciones, dejando fuera a jugadores tan importantes como Koundé o Fernando, lo que, lógicamente, se notó. Esto es algo que se debería solucionar, pues hay una diferencia abismal entre los centrales titulares y los suplentes, que a día de hoy son Sergio Gómez y Gnagnon, si es que este último cuenta. Sería una temeridad disputar cuatro competiciones, más los partidos con la selecciones, con sólo dos centrales de garantías.

La primera parte no me gustó. Entiendo que, por el cansancio, se quisiera dar pausa al partido, pero me desespera ese juego lento y casi completamente horizontal que suele hacer mucho el Sevilla en los primeros tiempos. Tengo la sensación de que se están perdiendo minutos que luego, si las cosas salen mal dadas, se pueden echar en falta. Y es precisamente lo que ocurrió ayer, ya que el Cádiz se adelantó al inicio de la segunda parte y el Sevilla tuvo que ir a contrarreloj para conseguir la remontada.

Recibir este gol fue duro, porque el Sevilla fue el que había tenido las ocasiones más claras, como un tiro de Oliver al poste, el gol anulado a Ocampos, otro disparo de Rakitic desde la frontal, con todo a favor, y, por lo visto, una ocasión clarísima de En-Nesyri que no pude ver por problemas técnicos, y que hasta ahora no he podido ver en ningún resumen.

El gol anulado a Ocampos, la verdad es que no lo entiendo. No tiene lógica que se lleven varios minutos para decidir si es fuera de juego o no. En tal caso, si es tan ajustado, en mi opinión debería haber subido al marcador, ya que, si la norma no ha cambiado, en caso de duda, debe darse gol. Otra cosa es si hubiera un sistema automático, con una precisión tal, que garantizara, aunque fuera por centímetros, que hay fuera de juego. Desconozco cómo es el funcionamiento del sistema, pero me parece que las líneas las trazan manualmente los árbitros encargados del VAR, con lo que la fiabilidad está lejos de estar al 100%, ya que dependerá del criterio y la referencia que se tomen al trazar las líneas.

La cuestión es que se anuló el gol, por centímetros o milímetros, cualquiera sabe. Uno de esos goles que en otros casos, si le ocurre a otros equipos, habría sido válido.

Había que remontar, y para ello fueron fundamentales los cambios. De Jong sustituyó a un En-Nesyri que no está pasando por su mejor momento. Fue el que logró el empate, tras un sensacional pase de Jesús Navas.

Lo de Navas es que no tiene nombre. Me quedo con al boca abierta al ver el despliegue físico que hace partido tras partido, y la calidad que tiene. Una leyenda que ojalá podamos disfrutar muchos años más. Junto con Koundé, es el jugador más determinante de la plantilla.

Con media hora por delante entraron Jordán y Munir. Los dos fueron claves para la remontada. A partir de aquí, el dominio del Sevilla fue absoluto. Y a falta de un minuto para el final, Jordán asistió, con un gran pase en profundidad, a Munir para que éste batiera al guardameta cadista.

Muy poquito después, ya en el tiempo de descuento, Munir asistió a Rakitic para lograr el 1-3 definitivo.

La verdad, no entiendo que con el poquito gol que tiene el Sevilla, Munir sea suplente. En mi opinión, es de los jugadores de más calidad de la plantilla. No sólo valoro su facilidad para marcar, sino también sus desmarques, su visión de juego, técnica… incluso su generosidad. Porque el balón que le dejó ayer en bandeja a Rakitic, para que sólo la empujara, otros jugadores no lo habrían hecho.

La jugada del 1-2 fue muy protestada por el Cádiz por entender que hubo una falta previa. A mí me dio la impresión de que sí la hubo, pero está claro que yo debo de tener un criterio muy diferente al del árbitro, ya que creo que se equivocó en muchísimas faltas. En cualquier caso, no he podido ver la jugada repetida.

Por último, ayer debutaron en partido oficial Oscar y Acuña. Ambos me dieron bastante buena impresión. Hay que verlos más, pero creo que van a ser dos buenos fichajes.

El próximo rival será el Levante, en casa, un rival muy duro, con varios jugadores de gran calidad.

Era muy importante empezar bien. Tan importante como darle continuidad a esos tres puntos, si queremos estar en los puestos de privilegio de la tabla.

Bayern de Munich 2 – Sevilla FC 1. ¡¡Gracias!!

Gran partido con el que nos ha deleitado el Sevilla FC hoy. Desgraciadamente, no podemos sumar otro titulo a nuestro palmarés. Para ello, tendríamos que haber hecho un partido perfecto, y sólo lo hemos hecho casi perfecto. Hemos tenido algunos fallitos, que ante equipos como el Bayern se pagan siempre muy caro.

Y es que el Bayern no es un equipo. Es un equipazo. Impresiona ver cómo juegan. Son buenísimos en todo: en preparación física, técnica y táctica. En todos sus jugadores. No hay ninguno “normalito”. Son todos unso fuera de serie. Te exigen al máximo en cada balón. Un descuido, por pequeño que sea, lo pagas. Por tanto, el mérito que tiene que el Sevilla le haya disputado, con prórroga incluída, la final a estos tipos es descomunal.

Sin embargo, la sensación que tengo ahora mismo no es agradable. Es una mezcla de orgullo infinito, por la  entrega de nuestros jugadores, y de coraje, porque, de nuevo, hemos estado verdaderamente cerca de ser supercampeones de europa. El partido de hoy me ha recordado mucho a la Supercopa que perdimos contra el Madrid en el tiempo de descuento. También debimos ganar, pero perdonamos. Aquel día nos faltó un poquito de calidad y oficio. Hoy ha sido otro tanto de lo mismo.

También estoy un poco decepcionado porque me habría gustado ver a Oscar en acción. En mi opinión, nos habría venido muy bien su velocidad, desborde y golpeo de balón, pero Lopetegui se decantó por el Mudo Vázquez. En otras ocasiones el argentino ha sido decisivo, pero hoy no ha aportado absolutamente nada. Creo que el toledano acabará siendo titular, al igual que Acuña, pero, seguramente, Lopetegui considerará que ambos llevan poco tiempo trabajando con el grupo. También esperaba que entrara Munir –uno de los jugadores con más gol de la plantilla– por Suso, y que Ocampos cambiara de banda para aliarse con Navas. Mi gozo en un pozo.

Por otro lado, si hay algo que debemos aprender del partido de hoy es que –creo que a estas alturas tienen que ser conscientes en la Secretaría Técnica– hay que mejorar, subir de nivel, a nuestro delantero centro. El delantero centro titular, sobre todo porque sólo jugamos con uno, debe marcar diferencias. Y a día de hoy En-Nesyri y De Jong no lo hacen. Al marroquí lo considero aún un jugador de futuro, pero necesitamos uno de presente. Al holandés le falta una virtud que es esencial en el fútbol: velocidad. De hecho, la ocasión que ha fallado hoy En-Nesyri no la habría tenido De Jong en la vida. Le habrían cazado los defensas teutones. En realidad, los dos delanteros deben tener una técnica más depurada. En-Nesyri es joven y puede ganarla en un par de años, pero dudo que De Jong sea capaz de hacer lo mismo.

También está Carlos Fernández, pero creo que, si no renueva, saldrá traspasado. Lamentablemente, mucho me temo que el de hoy puede haber sido el último partido de Koundé con el Sevilla. Una lástima, porque considero al central francés nuestro mejor jugador de la plantilla, junto con Jesús Navas. Es el mejor central que han visto mis ojos en el Sevilla, con diferencia. Y los he visto muy buenos: Antonio Álvarez, Hibic, Escudé, Javi Navarro, Pablo Alfaro, Lenglet… Ninguno como Koundé. Si se va, creo que difícilmente Monchi encontrará otro jugador de su nivel, por lo que su marcha provocará una merma en el aspecto defensivo. Ojalá me equivoque y continue, al menos, una temporada más con nosotros.

Lo que más me ha gustado del partido de hoy es la entrega de nuestros jugadores. Han luchado hasta la extenuación. Yo me cansaba de verlos correr, de ver la paliza física que se han dado para contener a esa máquina de jugar al fútbol que es el Bayern de Munich. Un conjunto el alemán tan bien engranado, tan técnico, que juegan de memoria y sólo necesitan dos pases rápidos para pasar el balón de un área al otro.

Y sobre todo, me ha gustado esa fe que han tenido para luchar hasta el último segundo de la prórroga. Lo han dado todo y, por tanto, no se les puede exigir más. No se puede exigir que ganen títulos –sobre todo, cuando el rival es superior en todo–. Se debe exigir que lo den todo. Y lo han hecho. Desde luego que lo han hecho. Así que muchas gracias por defender de esa manera la camiseta, el escudo e intentar traer a Sevilla la segunda Supercopa de Europa.

Ahora toca recuperarse, física y anímicamente. Hay que ganar en Cádiz. Es muy importante empezar la Liga ganando. Y si apenas hay tiempo para la recuperación, desde luego, no lo hay para lamentaciones.