Wolverhampton 0 – Sevilla FC 1. A semifinales tras superar a un gran rival

Otro partidazo de este Sevilla que nos tiene ilusionado con hacer algo grande, más grande aún que clasificarse para la Champions League, que es volver a tocar plata después de unos años sin hacerlo.

Era evidente que el partido iba a ser complicado, porque a estas alturas de la competición ya sólo quedan equipos de primer nivel. Las dificultades se hicieron patentes tras verse los primeros minutos, pues los wolves aceptaban su inferioridad, repoblando el centro del campo, cerrando bien atrás e intentando salir al contragolpe. La jugada le salió perfecta en los primeros minutos, porque el velocista Adama Traoré provocó un penalti que cometió Diego Carlos. Menos mal que Bono, que está a un grandísimo nivel, hizo un paradón a Raúl Jiménez. El marroquí supo aguantar perfectamente hasta el último momento y logró parar el disparo centrado del buen goleador mejicano. Llegué a creer que acabaría en gol, porque el rechace de Bono lo despejó Diego Carlos mal, flojo, hacia un jugador rival, quien, afortunadamente, remató desastrosamente.

A partir de esta decisiva jugada el Sevilla se hizo con el partido, dominándolo, aunque creando pocas ocasiones de gol. Sin embargo, este dominio se hizo total en la segunda parte, que se convirtió en un asedio constante al área del Wolverhampton. A los ingleses les costaba un mundo tener algo de posesión, hasta el punto que centraron al área una falta centrada desde su propio campo. Hasta ese punto estaban desesperados, incapaces de llegar a la puerta contraria con cierto peligro.

El Sevilla siguió apretando el acelerador, el equipo de Nuno achicando como podía, hasta que el Sevilla sorprendió en un córner. Los Wolves cometieron el pecado imperdonable de dejar solo a Banega cerca del córner, y su centro, perfecto en altura y potencia, fue rematado de forma impecable por Lucas Ocampos. Gol que me recordó al primer gol del Sevilla en Eindhoven: centro genial de Dani Alves y remate de O Fabuloso.

Control total del partido en los pocos minutos que quedaban, y pase más que merecido a una nueva semifinal europea. Ahora hay que rizar el rizo, porque si el Wolverhampton es un muy buen equipo, mejor aún es el Manchester United. Cuentan con una serie de jugadores muy importantes, especialmente su tripleta de ataque, formada por Rashford, Greenwood y Martial. Por si fuera poco,a  estos tres jugadores –los tres muy técnicos, rápidos, con buen driblling y goleadores– tienen como director de orquesta al portugués Bruno Fernandes. Casi nada.

¿Pero quién dijo que esto iba a ser fácil? Si quieres ganar la Europa League, tienes que superar a grandísimos equipos, y en eso estamos. Y hay que hacer hincapié en que en esta oasión será más difícil, porque, a diferencia de otras Europa Leagues, el Sevilla no podrá contar ni con el extraordinario apoyo de su afición, ni con un partido de vuelta que permita corregir algún fallo que se pueda tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s