Archivo mensual: junio 2020

Leganés 0 – Sevilla FC 3. Por fin, se vuelve a la victoria

Resultado contundente, y podría haber acabado con goleada de escándalo si En-Nesyri no hubiera fallado tres ocasiones de gol clarísimas. Ha trabajado a destajo, presionando hasta la extenuación, pero parecía que no quería ser verdugo de sus excompañeros. No le ha hecho ningun bien al marroquí que Lopetegui le diera banquillazo cuando estaba en su mejor momento, porque hoy ha dado muestras de una falta de confianza tremenda. En este sentido, Lopetegui es reincidente, porque ya ha hecho lo mismo con otros jugadores, como Jordán o Koundé.

La diferencia entre uno y otro equipo fue exactamente la que muestra la tabla: abismal o sideral, como diría uno que yo me sé. Dos buenos goles de Oliver Torres puso el partido muy de cara, pero no dejaba sentenciado el partido. Y el Sevilla, como suele ser habitual cuando se pone por delante en el marcador, se puso a tontear, dejando al Leganés bombear balones al área. Parecía que eran ganas de complicarse la vida tontamente, porque el Sevilla se encerró en su campo y apenas salió al contragolpe. Hasta que Munir logró su golazo, que entonces sí sentenciaba ya el partido.

Me parece increíble que Munir, un jugador con desborde, visión de juego y gol no haya tenido más oportunidades en esta temporada, pero lo cierto es que está en un estado de forma magnífico, y hoy lo ha vuelto a demostrar en el poco tiempo que ha jugado.

Lo peor es que Koundé vió tarjeta amarilla y no podrá jugar ante el Eibar. Espero que no juegue Sergi Gómez, porque cada vez que lo hace, nos meten mínimo dos goles y el equipo muestra una debilidad defensiva alarmante. Prefiero que juegue Gudelj, aunque no sea central nato. El Eibar centrará muchísimo al área, como hace siempre, y hay que estar fuertes atrás.

Muy bien todo el equipo, en general. Vaclík hizo dos paradas muy buenas, aunque el Leganés dispuso de muy pocas ocasiones de gol.

El arbitraje, como suele ser habitual, no me gustó nada. Soto Grado pitaba una falta a favor del Sevilla cada tres o cuatro que hacían los jugadores del Leganés.

Romper la racha de empates era fundamental para no poner en peligro la plaza de Champions. Presumiblemente, estos tres puntos servirán para distanciarnos del Getafe, que tiene que visitar al Madrid. Los demás perseguidores tienen partidos fáciles. El Villarreal visitara al Betis y la Real Sociedad recibirá al Español. El Valencia del que no me fío un pelo aún, por ese partido final de temporada del Sevilla-Valencia, recibirá al Athletic Club, rival siempre complicado.

Sevilla FC 1 – Vallladolid 1. Pudo ser peor

Punto que, a priori, es poca cosa, pero luego habrá que ver, dependiendo de los demás resultados, si puede ser de oro. Hay resultados entre rivales directos y podemos mantener la ventaja con algunos o incluso aumentarla con otros. Evidentemente, lo ideal habría sido ganar, pero como bien se dice, «si no puedes ganar, empata».

Y la verdad es que el Sevilla no lo tuvo fácil. Parecía que todo salía mal. Los goles no llegaban por centímetros. Primero, Ocampos remató al larguero un buen pase de Jesús Navas, y después llegó el gol, pero fue anulado por un ajustadísimo fuera de juego, tras un buen remate de Munir, a pase, de nuevo, de Jesús Navas.

Sin embargo, al Valladolid le pasaba todo lo contrario. La primera ocasión que tuvo la coló dentro. Fue al botar una falta inexistente, donde Vaclík se tragó un remate que le cogió por sorpresa, a contrapié.

El partido se puso muy feo, porque el Valladolid seguía defendiendo como lo hizo desde el minuto uno: con los diez jugadores de campo, con las líneas muy juntas y sin dejar huecos. Y ya sabemos que el fuerte del Sevilla no es su delantera.

Menos mal que llegó el penalti, perfectamente transformado por Ocampos. A partir de aquí, el partido me pareció decepcionante. Esperaba un acoso total del Sevilla, en busca del gol de la victoria, pero lo cierto es que hubo precipitación y desorden, con lo que el Valladolid dispuso de un par de ocasiones claras, en la recta final, a las que en esta ocasión sí respondió con mucho acierto Vaclík. El checo nos salvó de la derrota.

El arbitraje del madrileño Pizarro Gómez no me gustó nada. Me pareció que utilizaba diferente criterio a la hora de señalar faltas –varias inexistentes, como la del gol– y mostrar tarjetas. Creo que también añadió poco tiempo extra.

Molesta perder puntos contra equipos de la parte baja de la tabla, pero no se puede ni se debe olvidar que en Primera no hay ningún rival fácil, y que este mismo Valladolid también puso en muchos apuros al Atlético de Madrid, hace un par de jornadas. De hecho, sólo pudo superar a los vallisoletanos por un gol marcado en el minuto 81, tras aprovechar una cantada de Masip a la salida de un córner. El gol entró tan ajustado que el VAR tuvo que revisar si el balón entró, pues un defensa lo sacó bajo palos. Simeone calificó el partido contra el Valladolid de durísimo.

Este empate probablemente provocará que el Atlético nos saque más ventaja, ya que recibe al Alavés. Lo ideal es que entre el Villarreal y el Valencia, ganen los amarillos –tienen un calendario muy difícil– o empaten, y que haya un empate entre Getafe y Real Sociedad.

Hay que ganar ya de tres en tres. Quedan muy pocos partidos y tenemos la Champions en la palma de la mano. Contra el Leganés tampoco será fácil. Nunca lo ha sido, y esta temporada además se juegan la vida.

 

Villarreal 2 – Sevilla FC 2. El Sevilla de la segunda parte es el que yo quiero

La primera parte no me gustó nada. Bueno, de hecho no me gustó nada la alineación inicial. Si algo caracteriza al Sevilla esta temporada es la fortaleza defensiva, pero esta fortaleza sólo la ha mostrado cuando la pareja de centrales la conforman Diego Carlos y Koundé. Cuando no ha sido así, ha sido al contrario, el Sevilla ha mostrado una debilidad defensiva alarmante, encajando goles con facilidad. Me llevo toda la temporada rezando para que no cojan ni un simple resfriado uno de estos jugadores. O los dos.

La cuestión es que el Villarreal aprovechó esa debilidad defensiva, y marcó dos goles muy evitables, aprovechando prácticamente todas sus ocasiones de gol en el partido y dando sensación de peligro cada vez que tenía el balón. Y es que el equipo inicial del Sevilla era bastante inferior técnicamente al equipo inicial amarillo.

Lopetegui, afortunadamente, reaccionó en el descanso y sacó a la artillería pesada. Y como era de esperar, el panorama cambió completamente. La superioridad del Sevilla fue abismal en esta segunda mitad, mereciendo la victoria, que no llegó gracias a varias intervenciones de su portero, Asenjo.

Lo que más me gustó fue esa ambición de ir a por la victoria. Siempre se corre el riesgo de que te cojan en una contra y perder el partido, pero prefiero mil veces eso a atrincherarse atrás, acumulando defensores, con la línea defensiva casi en el área pequeña y mirando el cronómetro continuamente. Si Lopetegui hubiera hecho en otras ocasiones lo mismo que en esta segunda parte, a buen seguro que tendríamos unos cuantos puntos más en nuestro casillero. Y lo que más me molesta cuando no lo hace, es que tiene un gran equipo y una gran plantilla, aunque tiene sus puntos débiles que habrá que corregir para la próxima temporada. Desde mi punto de vista, estos puestos son: lateral izquierdo, un par de centrales de calidad, un delantero goleador, y un lateral derecho que pueda sustituir a Navas.

El punto logrado hoy, aunque sepa a poco, se puede dar como bueno, puesto que el equipo se puso en dos ocasiones por debajo en el marcador y se sacará un punto de ventaja a los perseguidores que pierdan, manteniendo a raya a un Villarreal que nos gana el goal-average, pero que sería una sorpresa que fuera un rival directo dentro de unas jornadas, puesto que tiene un durísimo calendario: Valencia (c), Betis (f), Barcelona (c), Getafe (f), Real Sociedad (c), Real Madrid (f) y Eibar (c). Es decir, cinco de sus sietes rivales son de alto nivel.

El partido le ha venido grande a Rony Lopes, que parece que será, indiscutiblemente, el único fiasco de Monchi en el mercado de fichajes. Aunque como suele decir el león, no hay malos jugadores, sino malos rendimientos. Y yo estoy seguro de que Rony no puede ser tan malo como parece.

Los dos goles del Sevilla fueron muy bonitos. Tanto el zapatazo de Escudero como la volea de Munir, ambos fuertes y ajustados, fueron unos golazos.

Ahora llegan tres partidos donde debería el Sevilla sumar los nueve puntos, pero todos sabemos que son precisamente en este tipo de partidos, contra rivales claramente inferiores, donde al Sevilla se le escapan puntos absurdos y relativamente fáciles de conseguir. Pero también hay que admitir que en Primera División cualquier rival te puede poner en apuros. Así que habrá que tener mucho cuidado, porque la cuarta plaza, aunque vamos en buen camino, hay que afianzarla y ya no hay tiempo para enmendar los posibles errores que se puedan cometer.

Sevilla FC 0 – Barcelona 0. Lopetegui lo tiene fácil con Pablo Pérez

El partido contra el Barcelona me ha dejado sensaciones extrañas. Por un lado, se ha conseguido un punto con el que no contaba, como siempre que el Sevilla juega contra el Madrid o el Barcelona. Considero que estos dos equipos tienen tantas ventajas sobre los demás, económicas y deportivas, que deberían ganar todos sus partidos con claridad. Y por otro lado, tengo la sensación de que podríamos habernos llevado la victoria. Me acuerdo de una jugada de Ocampos, donde está poco generoso y tira a puerta, en lugar de centrar a un En-Nesyri desmarcado en el segundo palo, y sobre todo, de dos de Reguilón, una donde es incapaz de desprenderse del único defensor, con dos jugadores del Sevilla esperando su centro, y otra, donde tira flojo y centrado, desde corta distancia y con toda la portería para él.

También es verdad que el Barcelona tuvo sus ocasiones. La más clara, la que sacó Koundé en un tiro de falta de Messi, y una de Luis Suárez en la recta final del partido, que salió rozando el larguero. Pero no pude evitar pensar que si Lopetegui se hubiera atrevido a dar la titularidad a Pablo Pérez, probablemente se habría ganado. No le he visto jugar, pero si es tan bueno –hay clubes de postín interesados en su fichaje– que, según dicen, Lopetegui está encandilado con él, y viendo el bajo nivel que están mostrando Reguilón y Escudero, la verdad, no entiendo por qué no le da una oportunidad al canterano. Su pecado es que tiene 18 años. Pero a mí me parece una virtud. Y no hay que olvidar que en nuestra cantera tenemos antecedentes importantes: Reyes debutó con 16 años, Sergio Ramos con 17 (casi 18), Carlos Marchena con 18 y Jesus Navas con 18 recién cumplidos.

En cuanto a Reguilón, no sé si es que le he cogido manía, pero es un jugador que no me convence, ni atacando, ni defendiendo. Celebraré cuando se vaya. Puede ser en el futuro un gran jugador, porque aún es joven, pero ahora mismo no lo es. Y si quieremos ganar títulos y clasificación para la Champions, tenemos que tener buenos jugadores en todas las posiciones.

En líneas generales, hay que dar el punto por bueno, pues el Sevilla evitó ser víctima de sus archienemigos Messi y González González. Eso sí, para ver hasta qué punto ha sido importante el empate, habrá que esperar a ver qué hacen nuestros más directos rivales. La Real Sociedad tiene un hueso duro de roer con el Madrid, el Getafe recibe a un siempre complicado Eibar, el Valencia no debería tener problemas en ganar a Osasuna, al igual que el Atlético de Madrid ante el Valladolid. Y ojo con el Villarreal, nuestro próximo rival, porque lleva un nueve de nueve, y con la portería a cero. Si el Sevilla pierde, se convertirá en un rival directísimo y muy peligroso, puesto que tiene muchos jugadores de calidad y perderíamos el goal-average con ellos. Así, pues, partido importantísimo el de la próxima jornada.

Del partido de hoy me han gustado muchísimo Koundé y Fernando. Los dos han hecho un partidazo. Ambos estaban en todas. Y probablemente, ambos evitaron goles. Koundé en la falta de Messi que parecía que se colaba, y Fernando en aquel balón que se movía por el área pequeña tras la pifia de Vaclík. Por cierto, su único error.

El esfuerzo físico de hoy ha sido importante. El lunes tenemos un partido vital, sin que medien ni siquiera 72 horas entre partido. La mejor liga del mundo, dicen. Con gran sentido del humor, sin duda.

Levante 1 – Sevilla FC 1. El vértigo de Lopetegui impide sumar de tres en tres

Punto que sabe a poco, porque lo cierto es que el Sevilla hizo un gran partido durante 75 minutos, pero igual de cierto es que en los últimos 15 minutos pudo irse todo al traste, en lo que habría sido un partido calcado al que el Sevilla disputó en Vigo.

El Sevilla hizo lo más complicado, que fue parar a un Levante que tiene buenos jugadores –ganó a Madrid y Barcelona en su estadio–, pero que, sin embargo, no deja de ser un equipo inferior, como así reflejan las plantillas de uno y otro equipo y la clasificación. Por tanto, nunca me parecerá bien esa manía que tiene Lopetegui de, una vez que el Sevilla se ha puesto por delante en el marcador, atrincherarse atrás. Eso tiene lógica si enfrente tienes a un equipo superior y quieres mantener el resultado o sorprender a la contra, pero ante un equipo inferior siempre hay que intentar sentenciar el partido, precisamente para evitar lo que ha pasado hoy. Porque para más inri, Lopetegui además parece que no sabe defender. O al menos, su forma de defender no le está dando resultado. Se supone que su intención, tras acumular jugadores de tintes defensivos, cerca de la portería, era que no pasara nada. Y más bien pasó de todo. Hasta el punto de que, si no llega a ser por Koundé, probablemente nos habríamos ido de vacío.

El gol del Sevilla fue un auténtico golazo. En un visto y no visto, tres toques y a velocidad de vértigo: Diego Carlos, Munir y De Jong a gol.

Y el gol del Levante fue un auténtico churro: centro desde la banda, despeja Vaclík, rebota en Diego Carlos, con tan mala suerte que se cuela medio llorando en la portería. Para nuestra desgracia y para alegría granota, valen exactamente lo mismo. Claro ejemplo de que, en el fútbol, la suerte es determinante. La Diosa Fortuna también nos dio la espalda en el que podría haber sido el 0-2, obra de Diego Carlos, pero que fue anulado por un riguroso Hernández Hernández. Yo al menos no vi ninguna falta, ni siquiera en la repetición. Aunque también es verdad que no soy imparcial. Tan verdad como que a otros equipos no le habrían anulado ese gol.

En fin, una lástima que no se hayan conseguido los tres puntos, y sobre todo, por haberse dejado escapar la victoria de forma tan estúpida, por esa falta de ambición o por exceso de miedo, o por inseguridad, o por cualquiera sabe el motivo, de nuestro entrenador. Pero lo cierto es que es un error del que parece no aprender, porque lo repite una y otra vez. Hasta el punto de que, según he leído, ya nos han marcado nueve goles en los últimos cinco minutos. Y desde luego, eso no es por casualidad. Es incluso lógico. Si te encierras atrás, sin orden, con la última línea demasiado atrasada, dando por tanto, facilidades para que te centren al área, y dando sensación de ser incapaz de sentenciar a la contra, en realidad estás dando vida a un rival que está casi con la soga al cuello. Sobre todo, cuando éste no tiene nada que perder, ya que se va a llevar cero puntos, y decide echar toda la carne en el asador, e incluso ir a la desesperada. Como ocurrió en Ipurua, en Balaídos, y casi como ha ocurrido hoy.

Y lo peor es que el próximo partido es contra el Barcelona, sin público, y probablemente con Messi, con lo que puntuar –y ojalá me equivoque por completo– va a ser bastante complicado.

 

 

2-0. El Sevilla FC ya le gana al Betis hasta los entrenamientos

No tenía ninguna ilusión por este derbi. Es duro no poder ir al estadio en lo que tendría que haber sido una fiesta. Y al fin y al cabo, lo ha sido, pero en los bares y en las casas de los aficionado sevillistas.

En realidad, más que un derbi, parecía un entrenamiento, por lo que tiene muchísimo mérito que los jugadores hayan estado concentrados durante todo el partido.

El Sevilla ha dominado casi por completo el partido. En la primera parte, el dominio ha sido total, con un solo tiro a puerta, y desde muy lejos, por parte del Betis. Lo único malo es que el Sevilla debió irse, al menos, con un gol de ventaja al descanso. Y sólo en la segunda parte, a partir del 2-0, y porque Lopetegui, lógicamente, echó al equipo atrás, el Betis inquietó con algún centro al área. Vaclík, prácticamente, fue un espectador más. No tuvo que emplearse a fondo en ningún momento.

Los dos goles fueron a balón parado. El 1-0 llegó en un penalti, para mí claro, sobre De Jong, y transformado por Ocampos. Es más, antes de ese penalti hay otro igual o más claro, en un córner, que no se pitó.

El segundo y definitivo, en un córner, tras pase de tacón de Ocampos, que remató Fernando a bocajarro ante el portero.

Muchos jugadores del Sevilla han estado a un altísimo nivel. Ocampos, con un gol y una asistencia, ha sido definitivo. Los centrales han estado inmensos. Tanto Diego Carlos como Koundé se han mostrado inexpugnables. En mi opinión, Diego Carlos es un gran central, pero Koundé es mejor. El francés me parece completísimo: va muy bien por alto, técnico, con anticipación, inteligente tácticamente, muy rápido –una de las cualidades que más valoro en un central–, y además se incorpora al ataque con peligro. Y lo mejor de todo, es que sólo tiene 21 años, por lo que su margen de mejora es tremendo. En ningún momento, viendo cómo se comporta en el terreno de juego, parece que tenga esa edad. Lástima que a Lopetegui, por simple capricho, le diera por romper durante varias jornadas esa magnífica pareja de centrales que forman Diego Carlos y Koundé, porque por esa tontería se nos han ido varios puntos que no volverán y que nos tendría afianzados en los puestos Champions.

En el centro del campo, exhibición de Fernando, que además incluso marcó un gol. Los jugadores que entraron desde el banquillo cumplieron.

Temía este partido por la grada vacía y por el árbitro, un Mateu Lahoz que nos odia, pero que, sinceramente, creo que hoy ha estado bien, a pesar de que se ha tragado un penalti, muy similar al que luego señaló. Pero al final, como casi siempre, ganó el Sevilla, ganó el mejor, y con claridad.

Noche de silencio, que siempre en buena señal en un derbi, y tres puntazos que nos mantienen, una jornada más, en puestos Champions.