Archivo mensual: febrero 2020

Sevilla FC 0 – Cluj 0. ¿Qué tiene que ocurrir para que Lopetegui cambie?

Pues eso. Me pregunto qué tiene que pasar para que Lopetegui se dé cuenta de lo que es evidente para el 99’9 % de los sevillistas: Que su sistema es más que válido para jugar fuera de casa, donde el rival va a buscarte, pero que es una nulidad para los partidos de casa, donde el rival, normalmente inferior técnicamente al Sevilla, ya que disponemos de una gran plantilla, viene con la idea de encerrarse atrás, como ha hecho hoy el Cluj y como hará el Osasuna el domingo.

Lopetegui tiene en la cabeza un sistema que para él es innegociable, y en el que sólo cuenta con un delantero. El problema es cuando el rival, como ha ocurrido hoy, se planta con una línea de seis defensas, con los otros cuatro por delante. Y nos encontramos con que un solo delantero, y que además es De Jong –que no es un virtuoso, técnicamente hablando–, tiene que vérselas y luchar… no en inferioridad, sino en total inferioridad, con la defensa rival. Pero es que De Jong, para colmo, seguramente por orden de Lopetegui, tambien va a presionar a banda, con lo que es habitual que lleguemos al área en posición de centrar, y no haya ni un solo jugador al remate. Al final, las jugadas de ataque se limitan a pasar el balón por la frontal del área, de lado a lado, con bastante lentitud, hasta que llega a Navas, quien centra a ese área totalmente poblada de rivales y, por tanto, con pocas posibilidades de éxito. Resumiéndolo en una palabra: aburrimiento.

Y a mí ese estilo de juego, sencillamente, me parece un disparate. Veo lógico que al Sevilla se le estén escapando infinidad de puntos en su estadio, y se le seguirán escapando como Lopetegui siga sin reaccionar, como siga sin cambiar su innegociable sistema.

Evidentemente, cuando Petrescu cayó en la cuenta de que tenía que marcar un gol forzosamente, y de que era una verdadera gilipollez mantener a seis defensas contra un solo delantero, cambió a una defensa de cuatro, reforzando el centro del campo y poniendo al Sevilla en muchísimos apuros. Tantos que incluso temi la eliminación. Los rumanos, a pesar de ser muy inferiores, se dieron cuenta de que, con la táctica del Sevilla, las posibilidades de que recibieran daño eran muy escasas, y pasaron a creer en la victoria. De hecho, tuvieron ocasiones muy claras. Si llegamos a tener enfrente a un equipo de calidad media, nos dan para el pelo.

Tampoco entiendo cómo Lopetegui no ha cambiado a De Jong, quien, si bien ante el Getafe hizo un auténtico partidazo –aunque no marcó, como, desgraciadamente, es habitual en él–, hoy ha sido un auténtico desastre. Pero es que, a pesar de eso, el tío no ha sido sustituido, y ha jugado los 98 minutos de partido. Ole ahí. Hoy ha estado tan mal De Jong que incluso ha evitado un gol, haciendo de defensa central y blocando un balón que se colaba en la meta contraria.

No fue hasta el minuto 75 cuando Lopetegui se dignó de dar entrada a En-Nesyri y jugar con dos delanteros. A partir de ahí, el Sevilla controló más el partido, pero el daño ya estaba hecho. El Cluj no tenía nada que perder y fue con todo a buscar el gol de la clasificación. Los nervios evidentes en los jugadores del Sevilla tampoco ayudaban. Creo que fue Koundé quien hizo una falta absurda en el tiempo de descuento, y Bono tuvo dos cantadas que pudieron costar la eliminatoria. Una donde se le escapó el balón y Koundé estuvo, milagrosamente, al quite, para despejar a córner, y otra donde, incomprensiblemente, se dejó tirar a un jugador rumano desde la frontal del área, tragándose Bono el balón. Menos mal que el el VAR anuló el gol, por mano previa, totalmente involuntaria, de Traoré. Pero se pudo ver un numerito. Bueno, mejor dicho, se pudo haber visto un numerito más grande del que se vio.

Encima, tenemos que aguantar las ruedas de prensa de Lopetegui, que parece que vio otro partido. Dice que el Sevilla dominó el 85% del partido y de que tuvo claras ocasiones de marcar. Hombre, alguna sí tuvimos. Faltaría más. Pero el Cluj también tuvo unas cuantas muy claras. Por ejemplo, el cabezazo de Traoré no entró porque… ni idea. No me explico cómo no entró. Yo lo vi dentro. Lo tuvo todo a su favor, pero se fue fuera por muy poquito.

Yo creo que lo de jugar con dos delanteros ya es un clamor en la grada. Por lo menos, en la zona donde tengo mi asiento, los aficionados comentan ese tema. Además, es que jugar con dos delanteros no sólo aumenta las posibilidades de hacer gol, sino que también dificulta la salida del balón del rival y le obliga a defender, a estar más concentrado, a no poder irse tan alegremente al ataque. Por eso, como se suele decir, la mejor defensa es un buen ataque. El rival sabe que el más mínimo despiste le costará un gol.

Y lo que más coraje me da es que este año tenemos una gran plantilla, de manera que el potencial defensivo del equipo no se vería muy mermado si Lopetegui se decidiera a jugar con dos puntas. Tenemos dos grandes centrales, como Koundé y Diego Carlos –rápidos, fuertes, técnicos y que van bien por alto– y dos centrocampistas defensivos muy buenos, como son Gudelj y Fernando.

Leí un twitter esta tarde donde alguien decía que no tenemos plantilla para ganar la Europa League. Yo discrepo totalmente. Tenemos una plantilla muy completa, y perfectamente capacitada para levantar la sexta Europa League. Lo que no tenemos es entrenador. Y lo peor es que Lopetegui es una apuesta personal de Monchi y que ha firmado por tres años. Con lo que sólo se irá si el Sevilla hace el ridículo –más de lo que lo ha hecho hoy– y en Liga empezara a alejarse de los puestos europeos. Con lo cual, tenemos que hacernos a la idea de que hay Lopetegui para rato.

Pero qué harto estoy de Lopetegui. ¡¡Qué harto!! Es que no lo puedo aguantar.

 

Getafe 0 – Sevilla FC 3. Vuelve Koundé, vuelve la portería a cero y la seguridad en defensa

Partido muy serio, y con mucha seguridad en defensa, el realizado hoy por el Sevilla en Getafe. Se volvió a hacer un partido como los de antes, cuando el rival se las veía y se las deseaba para crearnos ocasiones de gol. Y estoy seguro, segurísimo, de que no ha sido casualidad que esto haya ocurrido con la vuelta de Koundé. En mi opinión, el francés tiene que ser, obligatoriamente, quien forme la pareja de centrales junto con Diego Carlos. No sólo porque es la única pareja que ha dado consistencia y fortaleza a la defensa, sino porque además Koundé aporta bastante en ataque, tanto a balón parado como en contragolpes o desplazamientos en largo. Hoy ha marcado un gol, pero también fue muy llamativa la velocidad con la que salió al contragolpe en el minuto 88 de partido, dejando atrás a varios rivales. Esa velocidad viene de perlas a un equipo que no es que destaque precisamente por la rapidez a la contra.

También otros jugadores estuvieron a un altísimo nivel, como fueron los casos de Gudelj, Fernando (marcó un gol y asistió a Koundé) o Dejong. El holandés, aunque no marcó, como suele ser habitual, dio muchos quebraderos de cabeza a la defensa azulona y asistió a Fernando en el 0-2, tras falta lateral magistralmente botada por Suso.

Hay que admitir que también tuvimos esa suerte que he echado en falta en oros partidos. Fue fundamental para abrir el marcador el resbalón en el área de Etebo, lo que permitió a Reguilón robar y dar un perfecto pase medido a Ocampos, quien sólo tuvo que empujar el esférico a puerta vacía.

También me ha parecido muy importante que el árbitro, Estrada Fernández, echara mano de las tarjetas y no se dedicara a perdonarlas, como hacen otros. Así, hasta siete jugadores del Getafe vieron amarilla.

Me sentó como tres patadas donde más duele que Lopetegui decidiera, con 0-2 en el marcador, retirar a Suso y dar entrada a Sergi Gómez. De nuevo, echaba al equipo atrás, cuando, aparentemente, no había necesidad de cambiar nada en el aspecto táctico, pues el Getafe era incapaz de crearnos peligro. Afortunadamente, llegó el 0-3 al poco tiempo y no hubo consecuencias en los balones que los locales centraban sin cesar al área.

Con la seriedad mostrada hoy, con la intensidad y, sobre todo, con la efectividad del que ha hecho gala hoy el Sevilla, pocos puntos se nos deben ir. Hay que seguir mejorando en ataque, porque una efectivdad tan alta no la vamos a tener siempre –ojalá– y hay que crear más ocasiones de gol.

La victoria de hoy pone fin a una racha de varios partidos sin ganar, que, curiosamente, ha coincidido con los partidos en los que a Lopetegui le dio por quitar a Koundé de las alineaciones y sustituirlo por Carriço o por Sergi Gómez, ambos, sobre todo este último, muy lejos de las capacidades de Koundé. Confío en que, si a Lopetegui se le antoja cambiar algo, que ni mire a los centrales, y que más bien mire a la delantera. Al menos en casa, deberíamos arriesgar más y jugar con dos delanteros. Hay que poner fin a la fuga de puntos del Ramón Sánhez Pizjuán.

Habrá que estar atentos a la lesión de Vaclík. No parece buena señal que sea en la rodilla y que estuviera llorando. Si no pudiera jugar, Bono demostró ser un buen portero en el Gerona. En caulquier caso, ojalá no sea nada grave y se quede todo en un susto.

Próximo rival en Liga, el Osasuna. Equipo que no parece el mismo desde la lesión del Chimy Ávila. Tres puntos fundamentales para afrontar con tranquilidad el importantísimo partido ante el Atlético de Madrid, que hoy ha ganado con claridad, por 3-1, a un Villarreal que se adelantó en el marcador y que se queda a cinco puntos del Sevilla.

Los tres puntos de hoy, aparte de hacernos volver a los puestos Champions, nos dan el goalaverage a favor ante el Getafe (5-0), rival que se supone estará en puestos europeos hasta final de temporada, Final de temporada que se prevé muy disputada por la calidad y cantidad de los equipos que se disputan entrar en Europa: Atlético, Sevilla, Getafe, Real Sociedad, Villarreal y Valencia. Seis equipos para cuatro plazas.

Cluj 1 – Sevilla FC 1. Sólo vi la segunda parte. Y menos mal

Muy desilusionado al final del partido. La segunda parte me pareció una verdadera porquería. El Cluj se nos subió a las barbas, a pesar de su escasa calidad técnica y se adelantó en el marcador, poniéndonos en serios apuros.

En el gol de los rumanos me pareció que no tuvimos suerte. Me dio la impresión de que Koundé pierde el equilibrio en el salto, de ahí el movimiento del brazo hacia arriba, con la mala fortuna de que tocó el balón. En cualquier caso, penalti claro, aunque, lógicamente, totalmente involuntario.

No obstante, el Sevilla apenas creó ocasiones ante el Cluj. Y eso es verdaderamente desesperante. Ves cómo el equipo está perdido, tocando con una lentitud increíble en el centro del campo y retrasando el balón, en muchas ocasiones, sin necesidad. Parece que está prohibido jugar al primer toque y hacer pases en profundidad. Eso es algo que nos hizo el Celta no hace muchos días, y que fue fundamental para que se llevaran la merecida victoria.

En definitiva, hay que ser atrevidos, arriesgar. Pienso que, sobre todo, ante equipos netamente inferiores, como son la mayoría de los rivales con los que nos enfrentamos, no ocurre absolutamente nada si jugamos con dos delanteros. Obviamente, siempre habrá más posibilidades de hacer goles si tenemos dos puntas en lugar de uno. Aunque la clave siempre estará en ser capaces de imponerse al rival en el centro del campo. Después de todo, da lo mismo el número de delanteros que tengamos si no les llegan balones.

El Sevilla de Lopetegui aburre, y mucho. Esa parsimonia, esa lentitud, ese juego horizontal, donde parece obligatorio dar dos toques antes de pasar el balón a un compañero… pasan los minutos y no se crean ocasiones de gol. El gol de En-Nesyri, gracias a la generosidad de De Jong –que aprenda Ocampos–, me parece tan importante como que Lopetegui no siga siendo el entrenador del Sevilla.

Aún estamos a tiempo. Los próximos partidos de Liga son Getafe, Osasuna y Atlético de Madrid. Todo lo que no sea sacar un seis o siete de nueve, significará que nos alejaremos de Europa. No ya de los puestos Champions, sino de Europa. Y mucho me temo que se esperará a eso para destituirle. O incluso más. No olvidemos que Lopetegui es una apuesta personal de Monchi. Y, la verdad, hoy por hoy no veo capaz de que este Sevilla de Lopetegui, sin ambición y sin ideas, gane dos partidos seguidos.

Y ojalá me equivoque. Ojalá me equivoque.

Yo estoy convencido de que la plantilla del Sevilla está capacitada para jugar al fútbol muchísimo mejor de lo que lo está haciendo, de que está capacitada para llevar el peso de los partidos y no para arrastrarse por el césped, como hace en muchas ocasiones. Al final, el tiempo pondrá a cada uno en su lugar, y por eso mismo no creo que Lopetegui llegue a final de temporada.

Sevilla FC 2 – Español 2. Lo que le faltaba ya a Lopetegui

Lopetegui sigue sin poner solución a la fuga de puntos del Ramón Sánchez Pizjuán. Lo que no hace mucho era un fortín, ahora es una bicoca. Y me parece lógico que sigamos en el mismo plan si el entrenador no cambia nada. Mismo dibujo, mismos jugadores… Lo único que ha cambiado ha sido poner a Ocampos por la izquierda y a Suso por la derecha, lo que no está muy claro que haya sido buena idea, pues Ocampos se entendía a las mil maravillas con Navas, y eso es algo que con Suso, por el momento, no ocurre, ya que el ex milanista, prácticamente, acaba de aterrizar.

Con lo que cuesta marcar un gol a este rácano Sevilla de un solo punta, ya lo que faltaba es que el árbitro de turno se inventara una nueva regla del protocolo del VAR, y volviera a rearbitrar una jugada que no era de expulsión. Dejando a un lado la imperdonable metedura de pata arbitral de todos los árbitros, pero especialmente del principal y el de la sala de VAR (nuestro enemigo González González), la jugada tiene su miga. El despiste de Sergi Gómez es impresionante, dejando una autopista por el centro, reaccionando tarde y haciendo la falta que, si no llega a ser porque Diego Carlos estaba cerca, le habría costado la roja. Y en la falta, de la barrera mejor no hablar. Estaba claro que el disparo iba a ser raso, porque el balón estaba prácticamente en la línea de la frontal de área y es casi imposible que supere la barrera y dé tiempo a bajar. Pues para sorpresa de todos, saltaron varios jugadores de la barrera y se coló por debajo. El gol más absurdo no pudo ser.

La segunda parte empezó fatal. Con un gol también incomprensible, donde no sé qué es peor, si la blandura de Reguilón o, de nuevo, el despiste al hacer la línea de Sergi Gómez, bastante más atrasado, y sin motivo alguno –había que despejar un saque en largo del portero rival–, que el resto de defensores.

En los dos goles tiene mucha responsabilidad Sergi Gómez, y ahí es donde yo creo que hay que volver a tocar, si queremos recuperar la fortaleza defensiva. Nuestra mejor racha en defensa, de varios partidos con portería a cero, la pareja de centrales era Diego Carlos-Koundé. A Lopetegui le dio un día por dar entrada a Carriço, y después a Sergi Gómez, y desde entonces la defensa es un flan. En mi opinión, aunque Koundé tiene aún bastante que mejorar –lógico, porque es muy joven–, supera en todo, pero principalmente en velocidad y juego aéreo, tanto a Sergi Gómez como a Gudelj, que ni siquiera es central, aunque haya jugado ahí, ocasionalmente.

El nivel del equipo hoy ha sido bastante bajo. Sólo se salvan Navas, Suso y En-Nesyri. Navas porque aunque no ha hecho su mejor partido, siempre da lo máximo. El marroquí porque se fajó con la defensa rival durante todo el encuentro, con un gran esfuerzo físico. Tuvo un par de ocasiones, donde llegó algo forzado al remate, y fue clave en la expulsión de Víctor Sánchez. Y Suso… bueno, prácticamente este punto se lo debemos a él, pues en el primer gol se sacó un pase perfecto, medido, a Ocampos, y el segundo lo marcó él, de tiro raso, fuerte y ajustado.

En cuanto a los peores jugadores, sin duda han sido Banega, Reguilón y Sergi Gómez. Banega se ha empañado en demostrar que tiene la cabeza en otro lugar. Parece otro. Su calidad es innegable, pero raro es el partido en el que hace más bien que mal al equipo.

Me preocupa esta racha, sobre todo, porque Lopetegui parece, cada día que pasa, más incapaz de sacar el equipo a flote. Milagrosamente, a pesar de los muchos puntos perdidos en las últimas jornadas, aún estamos en puestos europeos, pero me pregunto hasta cuándo se aguantará a Lopetegui, quien, según Monchi, era su apuesta personal. ¿Vamos a esperar a que estemos fuera de Europa? ¿O quizás vamos a esperar a que estemos en la octava plaza? Probablemente, será cuando se dé este último caso, porque, al fin y al cabo, queda feo cesar a un entrenador cuando tiene al equipo quinto, con los mismos puntos que el cuarto, o cuando esté a poca distancia de los puestos Champions.

Sin embargo, la realidad es que en Getafe tenemos una oportunidad de oro para dar un gran paso adelante. Pero hay que ser conscientes de que allí va a ser muy difícil sacar algo positivo. No ya porque es un estadio que se nos da mal, sino porque es que este Sevilla no está para nada, y menos si seguimos con defensas como Reguilón y Sergi Gómez, que son coladeros. Ojalá me equivoque, pero uno ve un ratito a uno y otro conjunto, y lo veo negro. Más negro que el futuro de Lopetegui en el Sevilla.

 

Celta 2 – Sevilla FC 1. Sin ambición, sin fútbol, sin ideas, sin gol y sin puntos. Derrota merecida

Pintaba bien el partido cuando En-Nesyri adelantó al Sevilla en Balaídos con un buen gol. O, en realidad, no tan bien, porque no estaba haciendo un buen partido, pero, al menos, tampoco pasaba apuros ante el Celta. Un Celta que estaba, más que nunca, con la soga al cuello, y al que podríamos haber ahogado si Ocampos hubiera tenido un poco de generosidad y se la hubiera pasado a En-Nesyri. Una ocasión de dos contra uno SIEMPRE tiene que acabar en gol.

En la segunda parte, mientras más pasaban los minutos menos me gustaba el partido. El Celta era el único que intentaba buscar portería, el único que tenía verticalidad, el único que intentaba combinar al borde del área y buscar centros… mientras que el Sevilla parecía que no tenía intención de buscar el 0-2. O a mí al menos me daba esa impresión.

En los últimos quince minutos el partido se desmadró. Se perdió el orden en el centro del campo, ofrecimos grandes espacios que el Celta aprovechó para contragolpear y para hacer el empate. Empate que creo que fue en propia puerta de Diego Carlos, más que de Aspas. Un poco absurdo que te hagan un contragolpe cuando vas ganando y el equipo rival está desesperado, pero eso es lo que pasó.

Este gol hizo que el partido se volviera más loco aún. El Sevilla buscó el gol pero sin cabeza, sin sentido, y encontró su merecido castigo de la forma más cruel: con gol en el descuento.

El Sevilla de Lopetegui de las primeras jornadas tenía virtudes y defectos, pero ahora sólo tiene defectos. Una de las virtudes fue la fortaleza defensiva que consiguió con la pareja de centrales Diego Carlos-Koundé (quien además también aporta ofensivamente). Desde que cambió eso, bien con la entrada de Carriço, Gudelj o Sergi Gómez, la defensa se ha vuelto bastante vulnerable. Ya no vale un solo gol para llevarse un partido, sino que ya es necesario hacer, como mínimo, dos, y eso difícilmente lo va a conseguir Lopetegui jugando con un solo delantero y con tantos jugadores dedicados a la resta.

Y lo malo es que Lopetegui, al igual que le ocurrió a Pablo Machín, es de los que mueren con sus ideas, de los que ni si quiera piensan en cambiar de sistema, con lo que el futuro se vislumbra bastante negro. Para empezar, ya hemos salido de los puestos Champions, donde llevábamos muchas jornadas, y tenemos a tiro de piedra a Real Sociedad y Valencia.

Veremos a ver qué pasa, porque yo creo que la plantilla que tiene Lopetegui es para que se juegue mucho más al fútbol de lo que lo hace este Sevilla, y es para que se busque los partidos con más ambición, sea cual sea el rival que tengamos enfrente. Y por supuesto, a un rival como el de hoy, no hay que permitirle ni la más mínima opción, y hoy le hemos dado la vida, por no ir a por el partido de verdad cuando el control era total, por esa falta de ambición tan típica de los perdedores. Me desespera cuando el Sevilla se pone por delante en el marcador y se encierra atrás. Eso es culpa de Lopetegui, y lo ha hecho en muchísimas ocasiones esta temporada. Algunas veces le ha salido bien y otras, como hoy, no. Llegó incluso a quitar a los dos delanteros en un partido en el Sánchez Pizjuán.

En fin, habrá que esperar, pero la temporada pasada también hubo partidos como el que se ha marcado hoy el Sevilla, y fueron el principio del fin del entrenador. Así que vaya tomando nota Lopetegui, porque si había aficionados que estaban con él, era porque se estaban consiguiendo resultados. Si estos siguen sin llegar… es que no vamos ni a la Europa League.

Sevilla FC 1 – Alavés 1. Urge un cambio de sistema como local

Lopetegui no lo va a hacer, porque le pasará lo mismo que a Machín, que morirá con su sistema, que era intocable. Pero, en mi opinión, si queremos jugar en Champions, hay que cambiar la dinámica que tenemos en el Ramón Sánchez Pizjuán, de donde ya han volado, nada más y nada menos, que dieciséis puntos. Aún así, después del tropezón de hoy, seguimos clasificados en cuarta posición.

¿Qué quiere decir esto? Pues que el sistema es muy válido para jugar fuera de nuestro estadio y que no nos sirve como locales. Y pienso que la solución pasa por arriesgar más.

Es decir, jugar con dos delanteros. Posiblemente, un 4-4-2 nos daría más poder ofensivo, que es de lo que adolece el equipo, manteniendo un buen nivel de contención, sobre todo ante rivales cuya única intención es esperarnos atrás para sorprender al contragolpe y perder tiempo. Pero hacer recaer la principal responsabilidad en ataque en un único delantero me parece un error, máxime cuando este delantero no destaca precisamente por su facilidad goleadora, anticipación, técnica o velocidad. Alguien que le acompañara, le vendría de perlas, no sólo de cara a gol, sino también para formar la primera línea de contención y dificultar la salida del balón al rival.

Lo que no puede ser es que vuelva a ocurrir lo de hoy, y lo que ya hemos visto otras veces en esta temporada: que al equipo visitante le basta con poner una línea de cinco defensas, con otra por delante, muy cerquita de cuatro centrocampistas, para neutralizarnos. Con esa simple táctica, con ese posicionamiento de catenaccio puro y duro consiguen que les creemos muy pocas ocasiones de gol. Nos llevamos todo el partido moviendo el balón de banda a banda, con la lentitud suficiente como para no encontrar un hueco en la maraña defensiva rival y asemejándose más a un sistema de ataque de balonmano que de fútbol. Para colmo, muchas veces parece que nos da miedo centrar al área o tirar desde la frontal. Cuando posiblemente es la mejor opción: bombardear incesantemente el área, entrando por banda. Porque por el centro será imposible, a no ser que fichemos a jugadores similares a Xavi, Iniesta o Messi, que tenían una calidad que les permitían –o permiten aún– hacer lo que les daba la gana. Pero hay que centrar o tirar, de manera que, si no hay éxito, al menos un rebote o una mano –como ha ocurrido hoy– nos dé opciones de abrir la lata.

Es cierto que jugar con cinco centrocampistas nos dará más fortaleza defensiva, pero no es menos cierto que siempre es complicado defender a balón parado. La mayoría de los goles encajados en casa son en córners o faltas. Y como tenemos tan poco gol, encajar uno nos pone las cosas muy difíciles para dar la vuelta a cualquier resultado adverso. Afortunadamente, hoy a menos hemos podido empatar, pero me temí lo peor cuando marcó el gol el Alavés.

Además, teniendo en cuenta que esta temporada tenemos muy buenos centrales y centrocampistas, no parece una locura jugar con cuatro jugadores en la zona ancha. Lo más normal es que sigamos dominando los partidos ante la gran mayoría de los rivales, pero con más opciones de hacer gol y, por tanto, de ganar, que es lo único que vale cuando se juega en casa.

Por otro lado, creo que Lopetegui no está gestionando nada bien la plantilla. Y no me refiero sólo a los que se han ido aburridos, sin apenas tocar bola, como Chicharito, Pozo y Dabbur, sino a jugadores que están aún en la plantilla, como son los casos de Jordan, Koundé, Munir o Rony Lopes.

A Jordan, cuando mejor estaba jugando, a un nivel magnífico, lo puso en el banquillo sin ninguna razón aparente,  y ya no ha vuelto a ser el mismo.

Con Koundé, igual. Cuando formaba una pareja inexpugnable junto con Diego Carlos, decidió quitarlo para dar entrada a un Carriço que demostró no estar en buena forma. Koundé ha bajado su nivel desde entonces, aunque, en mi opinión, es uno de nuestros mejores centrales, no sólo defendiendo, sino también atacando –hoy ha estado muy cerquita de marcar el 1-0–. Lógicamente, por su falta de experiencia, cometerá errores, como ante el Mirandés, pero eso se soluciona teniendo minutos y continuidad.

Munir, prácticamente igual. Cuando ha jugado, normalmente lo ha hecho bien y ha hecho goles. Pues para Lopetegui prácticamente no cuenta. Y con Rony Lopes, lo mismo de lo mismo. El fichaje más caro de la temporada y yo aún no sé si es buen o mal jugador, porque no le he visto jugar dos partidos seguidos.

Como dije antes, dieciséis puntos han volado ya de nuestro estadio, y como no se hagan cambios, volarán muchos más. Con un ataque tan endeblito, aunque dominemos por completo el partido, como hemos hecho hoy ante el Alavés, estamos a expensas de que a nuestro rival de turno le suene la flauta en cualquier balón parado, golpe de suerte o error arbitral. Y sienta verdaderamente mal que nuestros rivales se lleven tanto con tan poco.