Archivo mensual: noviembre 2019

Sevilla FC 2 – Qarabag 0. El Sevilla sigue de paseo por el grupo

El Sevilla, hasta ahora, ha ganado todos los partidos del grupo sin apenas problemas. Sólo queda Chipre, y supuestamente no debería tener problemas para hacer el pleno. El visitante de hoy no ha ofrecido la más mínima resistencia. Aguantó la primera parte, metiendo atrás a todo el equipo. Y cuando digo todo el equipo, no es una exageración: seis defensas atrás, tres por delante de ellos (a veces cuatro), y uno más adelantado por si sonaba la flauta en algún posible contragolpe. Pero es que el Qarabag no tiene nada de nada, y no inquietó en absoluto.

La primera parte fue aburridísima, porque la única manera de romper el catenaccio que había propuesto el Qarabag era moviendo rápido el balón y desbordando por banda, y ni Pozo ni Rony lo consiguieron. Cualquier intento por el centro fue cortado por la maraña de defensas que montaban guardia en el área.

La segunda parte fue otra historia. Se notó bastante la entrada de Bryan, que marcó tras desviar un defensa. Era lo lógico, porque había tantos defensas que habría sido raro que su disparo no hubiera tocado a ninguno.

Ahí ya se envalentonaron los visitantes y sólo dejaron cuatro defensas. Con la entrada del Mudo se animó más el partido, apreciándose más verticalidad y desborde. Había más espacios, que los aprovechaban Munir, Pozo y Bryan con velocidad.

En una de estas jugadas llegó el segundo gol. Jugada entre Bryan y Dabbur. El israelí se busca hueco y tira de disparo fuerte y cruzado a la escuadra. Dabbur no había hecho prácticamente nada en todo el partido, fallando incluso un mano a mano, donde le sacó el balón un defensa in extremis, pero marcó un golazo y sentenció el partido. Si un jugador que no goza de continuidad, se pone de gol en varias ocasiones y hace un buen gol, igual es que es más que válido. Personalmente, lo prefiero a De Jong. Y estoy seguro de que acabará siendo titular. Si es que no lo largan en el mercado de invierno, claro.

El partido ha tenido momentos de verdadero tostón, pero será un día inolvidable para Bryan, que ha sido el primer jugador nacido en el siglo XXI en marcar en la Europa League, y para el también canterano Mena, que debutó con el primer equipo del Sevilla.

Quinto partido ganado, quinto partido jugando con los suplentes. Ahora viene lo bueno, que son las fases de eliminatorias, donde los errores son difíciles de enmendar y el nivel de los rivales aumenta considerablemente.

No sé si ganaremos la Europa League, pero sí parece que podemos llegar lejos.

Valladolid 0 – Sevilla FC 1. Tres puntos importantísimos, pero con un alto coste

El Sevilla se coloca tercero tras la importante victoria en Valladolid, un campo donde aún no había ganado nadie. Sin embargo, en el lado negativo, serán baja ante el Leganés Jesús Navas y Ocampos, por acciones en los últimos minutos del partido. El primero se llevó la mano a los isquiotibiales, en lo que parece que es una lesión muscular, y el segundo fue expulsado tontamente, por pasarse de revoluciones. Ocampos perdió el control en una jugada donde le señalaron una falta inexistente, cuando un par de minutos antes el mismo jugador, Nacho, se desentendió del balon y le dejó el codo a Ocampos, en las mismas narices del asistente. Protestó airadamente, de esa forma que no le gusta nada a los árbitros, y le enseñó la segunda amarilla. Nacho pudo ver la segunda amarilla en dos ocasiones pero al final fue Ocampos fue el que se marchó antes de tiempo a vestuarios. Esto es algo que veo observando que se repite en muchos partidos del Sevilla: a los jugadores rivales se les perdona la segunda amarilla con bastante frecuencia. Parece imposible que el Sevilla se quede en superioridad numérica.

Navas y Ocampos serán dos bajas muy  importantes para recbir al Leganés, pues Lopetegui tendrá que renovar la banda derecha completamente. Esperemos que la baja de Navas no sea para muchas semanas, porque es un jugador fundamental.

Del partido lo que más me ha gustado ha sido el resultado, porque yo no me siento cómodo, no me gusta un pelo, ese partido de control que suele proponer Lopetegui en cuanto el Sevilla se pone por delante en el marcador. No me importa que lo haga cuando se lleva una ventaja importante, de dos o tres goles, pero con una ventaja mínima me parece que es jugar con fuego. Y nos pudimos quemar ante el Betis y hoy también. Por fortuna, el Valladolid apenas tuvo ocasiones de gol, y tenemos que felicitarnos por ello, porque está siendo una constante esta temporada.

El único gol del partido llegó en un claro penalti cometido sobre Nolito. Lo lanzó desastrosamente Banega, pero gracias al VAR, se repitió por haberse salido de la línea antes de tiempo. Eso caldeó al público, pero el reglamento es el reglamento. Ahora con el VAR casi todos lo penaltis acaban en gol. La parada de Vaclík ante el Atlético de Madrid ha sido uno de los pocos parados por el guardameta. Banega, en su segunda oportunidad, lo hizo perfecto: fuerte y a la escuadra.

Nolito pudo hacer el segundo antes del descanso, pero falló estrepitosamente, cuando lo más fácil era marcar. Otro partido más donde los delanteros no marcan. Creo que el Sevilla no ganará con solvencia hasta que Lopetegui no se dé cuenta de que Munir, Chicharito y Dabbur son mejores que Nolito y De Jong. Estos últimos ponen toda la voluntad del mundo, pero acierto y goles bien poquito.

En la segunda parte, Lopetegui, obsesionado con ese fútbol control, llegó a jugar sin delanteros. No importó demasiado, porque el Valladolid no inquietó en absoluto. Lo que sí inquietaba y mucho, era lo incierto del resultado, porque en fútbol cualquier rechace o golpe de fortuna del rival te echa por tierra el resultado, y habrían volado dos puntos que tenían que ir para Sevilla sí o sí.

Los máximos culpables del resultado de hoy ha sido Fernando, Diego Carlos y Koundé. Los tres han estado imperiales, inexpugnables e imponiéndose siempre.

Los tropiezos de Valencia y Villarreal –en casa– nos han venido de maravilla. También ha caído la Real Sociedad, pero es previsible jugando en el Bernabéu.

El próximo objetivo en Liga es el Leganés, al que recibiremos en la matinal del domingo. Antes, el jueves, los suplentes tendrán que dar buen cuenta del Qarabag, para conseguir la quinta victoria en la Europa League.

El primer paso para que el Sevilla FC gane la liga ya está dado

                Hace unos días Monchi pronunció unas llamativas palabras: “Ganar la Liga no tiene por qué ser una utopía”. Y desde mi punto de vista, tiene toda la razón del mundo. La prueba está en la plantilla que conformó en el año 2006, que se destapó como la mejor de la Liga, hasta el punto de que muy probablemente la habría ganado, de no haber sido por, el tristemente recordado por el sevillismo, Iturralde González.

                Obviamente, ganar la Liga es muy difícil, porque para eso hay que superar a tres clubes que nos sacan una ventaja enorme, tanto en lo económico como en lo deportivo. Verdaderamente, es casi imposible competir con Barcelona, Madrid y Atlético, los cuáles pueden permitirse fichajes que superan los 50 o 100 millones de euros. Pero la realidad es que, a día de hoy, están a un solo punto de ventaja, tras haberse disputado un tercio del campeonato.

                A decir verdad, no creo que vayamos a ganar la Liga esta temporada, pero puede darse la circunstancia de que alguna vez volvamos a tener una plantilla tan potente como la del 2006, a la que daba gusto verla jugar. Con el añadido de que, si esa ocasión se presenta, estará el VAR. Y es a esto a lo que me refería en el título del post, cuando digo que el primer paso para que el Sevilla gane la Liga está dado.

                Evidentemente, el VAR no es la panacea, pues los árbitros han tardado poco en demostrar que es una herramienta que mal utilizada también puede decantar un partido a conveniencia. Y, por supuesto, en caso de duda, siempre se pondrán del lado del grande, o más bien, del poderoso. Basta recordar el penalti que le pitaron a Quincy Promes, la temporada pasada, supuestamente realizado sobre Messi, en la Copa del Rey. El holandés ni tocó al argentino, sino que éste golpeó al suelo. A pesar del VAR, el Barcelona abrió el marcador, de manera temprana, en lo que sería el inicio de la remontada culé.

                Pero el VAR supone el fin de los piscinazos, de los penaltis injustos –para la historia quedará el que pitó Mateu Lahoz al Sevilla por empujón de un jugador del Madrid a uno de sus compañeros–, los goles fantasmas, los goles en fuera de juego…  ¿Cuántos goles marcaban el Madrid y el Barcelona en fuera de juego antes? Al final de temporada los “favores” arbitrales suponían 10-15 puntos de diferencia sobre los mortales, tirando por lo bajo. Así pues, no es de extrañar que Madrid y Barcelona ya se hayan pronunciado en contra del VAR. Me parece lo más lógico del mundo. A ellos no les interesa la limpieza de la competición. A ellos sólo les interesa aumentar las arcas y ganar la Liga, sin importarles cómo. Llaneza, el Vicepresidente del Villarreal lo explica claramente en unas declaraciones que han sido tildadas de polémicas, pero que es la pura verdad:

https://www.defensacentral.com/real_madrid/1574279198-el-dardo-del-villarreal-al-real-madrid-por-el-chollito-del-var

Afortunadamente, el VAR ha llegado para quedarse. Puede decirse que aún está en gestación. Queda evolucionar, corregir imperfecciones, pero sin él sí que me parecería una utopía que el Sevilla ganara la Liga.

              Las bases están puestas, pero creo que aún queda mucho. Sería más fácil si el club mostrara ambición –intentar retener a los mejores jugadores y no venderlos a las primeras de cambio— y consiguiera recortar la distancia con los poderosos en cuanto a los derechos de televisión –guerra donde es imprescindible contar los demás clubes–. Y, por supuesto, es fundamental acertar con los fichajes, de manera que tengamos un buen puñado de jugadores que marquen diferencias. Porque al final son los jugadores los que deciden.

              ¿Una utopía ganar la Liga? En absoluto. ¿Muy difícil? Por supuesto.

 

Betis 1 – Sevilla FC 2. Tres puntos merecidos y otro derbi más para la buchaca

Buen partido del Sevilla en líneas generales, ya que el equipo local, si no recuerdo mal, sólo tuvo tres ocasiones claras de gol: un disparo de Fekir por encima del larguero, el gol, y una oportunidad que Vaclík sacó al lateral izquierdo del Betis, quien cabeceó a bocajarro.

El Sevilla fue superior, en todos los sentidos, durante gran parte del partido, donde Ocampos adelantó pronto al Sevilla, en el minuto trece de partido. Poco después dio la sensación de que el Sevilla podría marcar el segundo, pues el Betis estaba grogui, pero, al igual que ocurrió en Valencia, el Sevilla no buscó con decisión ampliar la ventaja. Y el Betis lo aprovechó. Como suele ser habitual, nos ganaron la partida por banda. El punto fuerte de la defensa del Sevilla son sus centrales, y el punto débil sus laterales. Tanto Navas como Reguilón no suelen encimar a los atacantes y permiten que centren al área con demasiada facilidad. Además, ambos flaquean en el juego áreo, como ha mostrado hoy Reguilón, al que el lateral derecho del Betis le ganó el salto en el gol del empate. Además, Loren le ganó la partida a Koundé, quien podría haber dejado en fuera de juego al delantero bético de haber dado un paso adelante para dejarlo en fuera de juego, en lugar de marcarlo de cerca.

El gol fue un mazazo porque era prácticamente la primera ocasión clara del Betis y además fue en los últimos minutos de la primera parte. Sin embargo, el Sevilla se rehizo bien y saltó en el segundo tiempo buscando otra vez la portería bética. De nuevo, lo consiguió al poco tiempo de juego, a los diez minutos de la reanudación. Golazo de De Jong, que aprovechó una buena asistencia de Banega para golpear el balón con violencia y a la escuadra, con su pierna izquierda.

Hoy ha sido uno de los mejores partidos del holandés, pero a mí particularmente sigue sin convencerme, a pesar del gran trabajo de desgaste realizado hoy. Prefiero a jugadores más técnicos y con gol, y creo que estas condiciones las cumplen Chicharito y, sobre todo, Munir y Dabbur. De Jong, por ejemplo, en una recuperación en la última línea bética, desperdició un dos contra uno, por una mala entrega del holandés, al hacer una pared, que era muy fácil.

El Sevilla pudo marcar el tercero por medio de Ocampos, pero Joel hizo una gran intervención.

El Betis, ya por debajo en el marcador, hizo cambios muy ofensivos para lograr el empate, y a partir de aquí no me gustó nada lo que hizo Lopetegui, que fue hacer, precisamente, lo contrario: cambios defensivos para, supuestamente, controlar el partido. Pero lo cierto es que el Sevilla, con esta decisión del entrenador, prácticamente dejó de buscar la opción del tercer gol, dándole oportunidades al Betis, que no desperdiciaba ninguna oportunidad para poner el balón en el área. Por suerte, el equipo local apenas tuvo ocasiones de gol, pero sí pudo complicarse el partido en dos jugadas polémicas que quedaron en nada tras ser revisadas por el VAR. En las dos ocasiones el protagonista fue Mudo Vázquez. En la primera jugada, el balón le da en la mano, dentro del área, de forma involuntaria. Y en la segunda, el Mudo toca levemente a Fekir y éste se tira. Por suerte, las dos jugadas nos favorecieron, pero he visto jugadas parecidas a estas que han acabado en penalti. Depende de que al árbitro que está viendo la pantallita se le crucen los cables o no.

Al final, tres puntos muy merecidos, muy trabajados, y que nos meten en los puestos Champions, en cuarta posición, aunque tenemos por detrás muchos equipos persiguiéndonos a corta distancia.

Parón por Selecciones y a recuperar jugadores. Nos espera otro partido fuera, ante el Valladolid.

 

 

Sevilla FC 1 – At. Madrid 1. Justo reparto de puntos

Otro empate, pero, a diferencia del conseguido contra el Valencia la jornada pasada, en esta ocasión me ha dejado mejor sabor de boca. En Mestalla dio la sensación de que el Sevilla dejó escapar el partido y ayer la impresión que me dio es que el Atlético dejó escapar la ocasión de lograr la victoria ante el Sevilla. Y no lo digo sólo por el penalti –fallo de Diego Costa o paradón de Vaclík, según se mire–, sino porque el Atlético, cada vez que atacaba daba sensación de muchísimo peligro. Y sobre todo, no se puede olvidar la última jugada del partido, donde Koundé retiene el balón casi en la línea de gol, tras una jugada embarullada.

En cualquier caso, también es cierto que el Sevilla hizo lo más difícil (adelantarse en el marcador), y de haber tenido más potencial arriba, probablemente se habría llevado el partido. Pero faltó calidad en los metros finales. Calidad que igual está en el banquillo –no lo sabremos hasta que Dabbur tenga continuidad–, pero, mientras tanto, De Jong sigue con la pólvora mojada y se echa mucho de menos más peligro y efectividad en el área contraria.

Grandísimo partido del Mudo Vázquez, quien además hizo el gol del Sevilla. Lo único que hizo mal fue cargarse con una tarjeta estúpida e innecesaria.

El partido ofensivo del Sevilla fue muy, pero que muy discreto. De hecho, Oblak apenas tuvo que intervenir. Donde sí destacó el Sevilla fue en su labor defensiva, donde se lucieron los centrales. Magníficos tanto Koundé como Diego Carlos.

En mi opinión, el Atlético ha perdido mucho potencial con la marcha de Griezmann y Godín, pero sigue teniendo un gran equipo, ambicioso y con fortaleza física y técnica. Por tanto, el punto conseguido me parece meritorio y justo, aunque el Atlético me pareció ligeramente superior hoy, por lo que me parece un buen punto. Como se suele decir, “si no puedes ganar, al menos empata”. Y más aún si ese punto nos permite seguir en la cabeza de la tabla.

González González, al que personalmente temía más que a todo el Atlético de Madrid junto, hizo un buen arbitraje. Las cosas como son. Eso sí, tuvo la oportunidad de expulsar a Thomas por doble amarilla, pero hizo lo mismo que todos los árbitros de los últimos tres partidos que ha jugado el Sevilla: perdonarla y mirar para otro lado. Y es que parece que está prohibido que el Sevilla juegue en superioridad.

Ahora ya toca pensar en el derbi, donde como siempre, seremos los favoritos. Lo cual no quiere decir absolutamente nada. Si jugamos a nuestro nivel habitual, probablemente ganaremos, pero si nos dedicamos a tontear, como ante el Eibar o el Valencia, podemos moder el polvo perfectamente. Confianzas, ninguna.