Archivo mensual: julio 2018

Sevilla FC 4 – Ujpest 0. Eliminatoria sentenciada

La eliminatoria no sólo está sentenciada por la abultada victoria, sino porque ha quedado claro, por si a alguien le quedaba alguna duda, que el Sevilla FC es muy superior al equipo húngaro, con lo que lo más probable es que también ganemos con comodidad en el partido de vuelta.

Dominio absoluto del Sevilla, durante los noventa minutos, con lo que nos quedamos sin ver si Vaclik es un buen portero o no. Desde luego, no tiene muy complicado superar el pésimo nivel que mostró Sergio Rico durante la pasada temporada.

De los jugadores sevillistas, destacó sobremanera Jesús Navas, que entró por su banda cuando le dio la gana. Abrió el marcador, asistió y estuvo incansable. Fue sustituido al inicio del segundo tiempo, supongo que por precaución, ya que ha estado mimado por los recuperadores durante todo lo que llevamos de pretemporada.

Por la banda opuesta, Arana no me convenció del todo. Se le ve en mejor forma física, pero creo que puede tener problemas en la Liga española en el apartado defensivo. Ofensivamente, tiende a intentar desbordar, casi siempre, por dentro, alejándose de la banda, y sus centros suelen tener peligro. Tendrá que adaptarse rápido si quiere disputarle la plaza a Escudero. O igual es al revés, porque aún no sabemos la preferencia de Machín. Escudero ayer jugó de central, por necesidad.

En el centro del campo, ni Roque Mesa ni Vázquez tuvieron el más mínimo problema para hacerse con el control. Mesa, aunque estuvo en algunos momentos fallón, volvió a demostrar que, lamentablemente, Montella se equivocó con él. Va a estar interesante la lucha por ocupar la plaza de mediocentro defensivo, pues Roque Mesa va a tener la competencia de Amadou, que hasta ahora está causando muy buena impresión, y del jugador que venga a sustituir a Nzonzi. Porque sería una gran sorpresa que el francés no acabara saliendo en este mercado veraniego.

En defensa, como era de esperar, se tuvo poco trabajo. Pareja –sensacional su desplazamiento en largo en el gol de Sarabia—y Carriço son muy buenos centrales, pero cuando están en forma. Y por desgracia, no son muy fiables físicamente, especialmente el argentino. En unos meses cumplirá 35 años y se espera la contratación de un último central. Así pues, todo parece indicar que no será de la partida la próxima temporada.

Al equipo ayer se le notó que aún no está bien físicamente, lo que es lógico, ya que estamos en plena pretemporada. Con la excepción de Navas, que parece de otro mundo, se veía a los jugadores pesados, por lo que me pareció normal el bajón que dio el equipo en el segundo tiempo. Esta parte fue bastante aburrida y sólo pudimos marcar en el descuento.

En general, fallamos muchísimas ocasiones de gol. Sólo Nolito falló unas cuantas, alguna clarísima. En eso no hemos cambiado. Aunque Ben Yedder sigue con la puntería fina y transmitiendo sensación de peligro, seguimos teniendo un porcentaje bajo de efectividad. Si no queremos tener problemas de gol, es fundamental acertar con el delantero que venga. O los delanteros, porque tampoco me parecería un disparate que llegaran dos. Porque Muriel no es delantero, y lo demuestra en cada partido que juega.

Cuando despachemos al Ujpest, supongo que tampoco sufriremos lo más mínimo para eliminar al Zalgiris. Sólo en la tercera y última eliminatoria podríamos tener un rival de nivel. Pero esperemos que, con suerte, ni siquiera ahí peligre la clasificación para la fase de grupos. Después de todo, el Sevilla es uno de los principales favoritos para alzar el título.

Para entonces, es de esperar que la plantilla difiera bastante de la actual. Aún queda mucho por llegar y, sobre todo, mucho por salir.

La aparente ineptitud de la Dirección Deportiva del Sevilla

Entre el aficionado sevillista hay máxima expectación por los posibles fichajes del Sevilla. Eso es igual todos los años, pero en esta ocasión, además, hay preocupación, pues el primer partido oficial está a seis días vista y la plantilla está prácticamente cogida con alfileres en la defensa y en la delantera.

No ha podido el Sevilla “escoger” peor temporada para quedar séptimo clasificado. El Mundial ha hecho estragos en la planificación, pues no podemos contar aún con los jugadores que han participado en él, dejándonos sólo con Pareja y Carriço como centrales disponibles y a Ben Yedder como único delantero. Tampoco ha ayudado que el Barcelona nos haya birlado a Lenglet, quien además de ser nuestro único central confiable –Carriço y Pareja están casi siempre lesionados–, era nuestro mejor jugador en esa zona tan importante.

Se da también la circunstancia de que Machín utiliza tres centrales en su sistema, el cual parece ser innegociable, con lo que la carencia es aún mayor.

No paran de salir nombres en la prensa. Como suele ser habitual, quizás muchos de ellos hayan sido inventados, pero no hay dudas de que otros son ciertos, como es el caso de Caleta-Car. El jugador croata es un desconocido por estos lares, pero los que le han visto jugar hablan maravillas de él. Parecía un fichaje hecho –siempre según la prensa–, pero lo cierto es que el Marsella ha estado más listo, consiguiendo un precontrato con el jugador durante el Mundial y llegando a un acuerdo con el Salzburgo. Un teórico –luego habrá que ver su rendimiento– buen jugador que se escapa por un par de millones de euros.

Leo en las Redes Sociales que el Sevilla está pagando la novatada de Caparrós como Director Deportivo. Y puede que sea cierto, pues no hay que olvidar que él mismo reconoció que no estaba preparado para ese puesto. También leo que José María Cruz es un serio obstáculo para cerrar algunas incorporaciones, pues es reacio a soltar grandes cantidades de dinero. No sé qué habrá de cierto en todo esto, pero lo que sí parece claro es que no se están haciendo bien las cosas. Si no, no tiene explicación que a estas alturas estemos casi con lo puesto, cuando en otras ocasiones se ha tenido el grueso de la plantilla disponible para el stage de pretemporada (en este caso en Benidorm), e incluso se ha hecho algún fichaje antes de finalizar la anterior temporada.

En mi opinión, también se ha estado torpe, verdaderamente torpe, al no fichar los centrales antes de que el Barcelona depositara la cláusula por Lenglet. Era algo que se conocía de antemano por todos, apareciendo diariamente en prensa. Evidentemente, los demás clubes, sabedores de que el Sevilla cuenta con dinero contante y sonante, se descuelgan pidiendo cantidades desorbitadas.

Particularmente, no entiendo que el Sevilla esté racaneando a la hora de fichar. Las arcas del Sevilla deben de estar llenas. Los ingresos por TV son los mayores de la historia, la temporada pasada se hizo un buen papel en Champions, ingresándose más de lo previsto; tenemos los 35 millones de Lenglet y, muy posiblemente, tendremos otros 35 por Nzonzi, además de las ventas que ya hemos realizado. Es cierto que ahora, casi por cualquier jugador, te piden 10-15 millones. Y por un buen jugador, lo mínimo son 20 millones. Pero eso es algo a lo que hay que adaptarse. Lo que sí pienso que está fuera de nuestro alcance son los fichajes de a partir de  unos 30 millones de euros. Como mínimo, serían muy arriesgados.

Tampoco entiendo ese miedo a fallar del que habla la prensa, cuando la mayoría de los nombres que están saliendo son jugadores contrastados, muchos de ellos ya incluso conocen la liga española.

El panorama no es muy alentador. Sólo aparecen malas noticias: el show de la Supercopa, donde todo parece indicar que nuestro Presidente mintió a la afición; la posible venta del club a un inversor extranjero, y la mala planificación deportiva, a día de hoy. Los únicos que están respondiendo son los aficionados, con una masiva renovación de abonos.

Aún queda tiempo para hacer las cosas bien. Ahí está el ejemplo del Valencia. Recuerdo que, viendo un amistoso del Valencia, estando ya a punto de empezar la temporada pasada, pensé que no tendríamos ningún problema para superarlos en la tabla. A los pocos días, el Valencia fichó a Kondogbia y a Guedes. Dos grandísimos jugadores cuyo rendimiento cambió al Valencia por completo. Es decir, queda aún mucho tiempo para fichar, y hay muy buenos jugadores en el mercado, pero no nos podemos dormir en los laureles.

En cualquier caso, me da algo de tranquilidad la endeblez del rival de la primera eliminatoria: el Ujpest húngaro. No parece un rival que deba preocupar, a no ser que haya un exceso de confianza y no se le respete. Sería un error imperdonable.

Supercopa de España. El cuerpo pide no presentarse

Lo que se esperaba, ya es oficial. La Federación Española de Fútbol, como siempre, se ha puesto del lado del poderoso, en este caso el FC Barcelona, y finalmente se decanta por jugar la Supercopa a partido único, y en el extranjero, en Tánger, Marruecos.

La Federación desoye el argumento del Sevilla, que ya había incluido la final en el abono y, por tanto, quería acogerse al doble partido, formato establecido para la competición. Llama la atención que la Federación está dispuesta a saltarse su propio reglamento a la torera, con tal de contentar al Barcelona, cuando, además, la postura del club catalán es de claro desprecio a la competición. No puede entenderse de otra forma que dé prioridad a un partido amistoso antes que a un partido oficial, siendo una final, con un título en juego.

La decisión de la Federación no coge por sorpresa, puesto que además ya se habían pronunciado la Liga de Fútbol Profesional y la AFE – habrá que ver qué pinta la Asociación de Futbolistas en todo esto— a favor del partido único.

Personalmente, me indigna que la Federación siga el juego al Barcelona y, sobre todo, que el escenario elegido haya sido Tánger, lo que me parece un desprecio al aficionado, e incluso a la competición. La Federación lo considera un terreno neutral, pero todos sabemos que Marruecos está repleto de aficionados del Madrid y Barcelona. Como bien decía Fabrizio (@JM_Goku) hace unos días: “Creo que  jugaremos en Tánger, en un campo lleno de moritos con camisetas falsas del Barça”.

Curiosamente, hay aficionados sevillistas que están de acuerdo con el partido único, porque consideran que hay más posibilidades de que el Sevilla gane la final. Yo no lo veo tan claro. Es más, sinceramente, creo que las posibilidades de que el Sevilla gane la Supercopa son mínimas. Cierto es que, en fútbol, todo puede pasar, pero hay que ser realistas y admitir que la diferencia entre ambas plantillas es abismal. Y más ahora, cuando el Sevilla está en plena construcción y el Barcelona tiene una plantilla hecha, dando continuidad al mismo entrenador, y que seguro que reforzarán con fichajes multimillonarios. Sin ir más lejos, para empezar, nos han quitado a nuestro mejor central: Lenglet.

A mi modo de ver, con su decisión, la Federación “Española” de Fútbol ha faltado al respeto al Sevilla FC y a su afición. El cuerpo pide no presentarse, o acudir a los tribunales, por incumplimiento del Reglamento, pero habrá que ver las consecuencias de tomar esa actitud de rebeldía. Al Barcelona, a buen seguro que no le pasaría nada, pero está clarísimo que al Sevilla le caería una sanción ejemplar.

Eso sí, pienso que, como mínimo, el Sevilla FC debería emitir un comunicado, lo más duro posible, reprendiendo la actitud de todos los autores de esta nueva tropelía: Federación, FC  Barcelona y Liga de Fútbol Profesional, cuyo mandamás, Tebas, hace unos días reconocía que el Barcelona era el único culpable de esta situación, pero que no ha dudado a la hora de ponerse del lado del poderoso.