Sevilla FC 2 – Leganés 0. Una nueva final, probablemente ante el Barcelona

El Sevilla no se dejó sorprender ante un combativo Leganés y estará en una nueva final de Copa del Rey. Y lo estará con todo merecimiento, pues fue superior a su rival en los dos partidos.

No fue nada fácil el partido de ayer, ya que la posibilidad de prórroga estuvo rondando durante todo el partido, hasta el minuto 89, hasta que el Mudo Vázquez puso el colofón perfecto a su gran partido, colocando el balón en la escuadra de la portería defendida por Champagne.

En general el Sevilla no tuvo problemas para dominar el encuentro, y evitó algo que habría puesto la eliminatoria bastante complicada: que el Leganés se adelantara en el marcador. Esto bien pudo ocurrir en un remate de cabeza de Beauvue, desde bastante cerca, que, afortunadamente,  se fue por encima del larguero.

El 1-0, de Correa, a pase de Muriel –otro buen partido del colombiano–, dio mucha tranquilidad, pero faltaba el segundo gol para evitar disgustos, y éste tardó en llegar, en parte por la ansiedad de los jugadores del Sevilla, y en parte porque el Sevilla falló alguna que otra ocasión bastante clara, como la de Banega que sacaron bajo palos. El argentino tenía todo el tiempo del mundo para controlar y colocar el balón, pero se precipitó y tiró raso y no muy fuerte.

Al final de la primera parte, el Sevilla tuvo unos minutos de desconcierto, donde perdía continuamente el balón en el centro del campo, con bastante rapidez. Pero quitando esos minutos tontos, que suele tener en todos los partidos, el partido estuvo bastante controlado. Para ello fue básico la intensidad y concentración que emplearon los jugadores del Sevilla, que hicieron un gran partido en todas las líneas. La defensa estuvo magnífica, tanto los centrales como los laterales, destacando especialmente el partidazo que hizo Navas, que secó a Amrabat. Por cierto, el holandés sufrió un espectacular caño del Mudo que espero no le haya dejado secuelas.

En la línea media, quien desentonó fue Pablo Sarabia. No fue su día, aunque siempre da lo máximo. Gran partido de N’Zonzi y Ever Banega, que se tuvo que retirar lesionado.

Sergio Rico apenas tuvo trabajo. Se mostró inseguro en un par de balones aéreos. Ya ni intenta agarrar el balón, sino que despeja de puños para evitar problemas.

En la delantera tuvo minutos el recién llegado Sandro, quien participó en la jugada del 2-0. No me gustó que no tuviera minutos Ben Yedder, quien, a pesar de sus buenos números, con el resurgir de Muriel y la llegada de Sandro, no está jugando nada. Ayer, sin embargo, parecía más lógico que entrara Sandro, más veloz que el franco-tunecino.

Tenía ganas de ver a Ben Yedder en un 4-4-2, pero entre que Franco Vázquez ocupa una de esas posiciones y hay una fuerte competencia por la otra plaza, me da la impresión de que tendré que seguir esperando.

Muy importante, fundamental, que no vieran tarjeta los tres jugadores que tenía apercibidos el Sevilla y que corrían riesgo de perderse la final: Vázquez, Lenglet y Mercado. Sobre todo, me preocupaban los centrales, porque son los máximos responsables de que defendamos decentemente. El equipo pierde mucho cuando uno de ellos es sustituido.

Tiene muchisimo mérito lo del Leganés. Es un club que está haciendo bien las cosas, con humildad, y que está logrando consolidarse en Primera División.

Estoy seguro de que no habríamos alcanzado la final de haber continuado Berizzo de entrenador. No me imagino ganando el Sevilla los dos partidos contra el Atlético de Madrid, con el planteamiento que hizo en Liga, sin Mercado de central, sin N’Zonzi, y con los anticuados marcajes al hombre.

Esperaremos pacientemente al rival de la final de la Copa del Rey, que se decidirá esta noche. Supongo que será el Barcelona, que tiene un buen resultado de la ida (1-0). Lo más normal es que el Barcelona, que reservó a Messi en Liga, marque, al menos, un gol, lo que obligaría al Valencia a hacer tres.

Ojalá sea el Valencia el finalista. Aunque también es un gran equipo, es más factible vencer al equipo ché que al todopoderoso Barcelona. Lo único bueno de enfrentarnos a los azulgranas, es que, prácticamente, nos aseguraría también disputar la Supercopa de España.

Y si jugamos con el Barcelona, al menos que no pueda jugar Messi. Porque tener al argentino en el once es como jugar con doce. Para mí, sin ninguna duda, es el mejor jugador del mundo. Sin Messi, el Barcelona, a pesar de la grandísima plantilla que tiene, no da esa desesperante sensación de invencibilidad, como dejó claro el Español hace unos días en Liga.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s