Sevilla FC 2 – Leganés 1. Menos mal que tenemos a Sarabia

Decía en mi anterior post que, si de mí dependiera, alineaba a Sarabia y a diez más, y que, además, me daba igual donde jugara, porque su calidad y entrega le permitía hacerlo bien en cualquier posición. Ayer, incluso en el lateral derecho. Difícil encontrar un jugador más polivalente. Ya está tardando Castro en ofrecerle una buena renovación y, por supuesto, una importante subida de cláusula.

De no haber sido por Sarabia, muy probablemente no habríamos ganado ayer el partido, porque el madrileño tuvo la clarividencia para dar una asistencia a Ben Yedder, dejándole solo ante el portero, para conseguir el 1-0, y después tuvo la calidad para conseguir el gol de la victoria, de fortísimo disparo a la escuadra.

Pero el Sevilla de Berizzo, a pesar de la victoria, sigue sin convencer. Vemos un equipo que marea demasiado el balón, abusa del juego horizontal en defensa, y sigue desesperando cuando retrasa en demasía el balón, casi siempre innecesariamente.

Sin embargo, lo peor es que el Sevilla perdona más que el Santo Pontífice. Dispuso de hasta cinco ocasiones clarísimas para finiquitar el partido: Nolito –tiró al larguero–, Ben Yedder, Banega, N’Zonzi… Esa incapacidad para apuntillar hizo que estuviéramos pidiendo la hora, a pesar de que el Leganés apenas inquietó y sólo logró marcar gracias a un penalti inexistente.

No me gustó nada la actuación de David Soria, que estuvo muy nervioso durante todo el partido. No salía en los corners, transmitiendo mucha inseguridad a la defensa. Su mayor error fue no salir en la jugada del penalti, pues el pase de El Zhar no era bueno: elevado y al área pequeña. Su fallo se habría quedado en anécdota de no ser porque también se equívoco el árbitro al señalar un supuesto empujón de Corchia como penalti.

En mi opinión, Sergio Rico debe ser el guardameta titular, porque es un portero más hecho, con más personalidad e internacional. A Soria le vendría bien una cesión en un equipo donde pueda jugar mucho. Es joven y necesita jugar con continuidad.

Berizzo, gracias a la lesión de Correa, tuvo una ocasión de oro para probar a Muriel como extremo, pero tendremos que esperar a verlo jugar en esa posición donde, según dicen algunos, es donde mejor rinde.

Mientras llega el juego, hay que sumar de tres en tres, que es lo importante. Ayer se consiguió, y ahora sólo queda pensar en el partido contra el Spartak, y hay que hacerlo con ánimo de venganza. Hay que devolver el 5-1 con un 4-0, para tener el goalaverage a nuestro favor. Es cuestión de afinar un poquito el punto de mira y de poner a los mejores sobre el tapete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s