Archivo diario: 13/10/2017

Con ganas de ver un Sevilla con dos delanteros

Si no recuerdo mal, fue Unai Emery el entrenador que empezó a utilizar un solo delantero. Buscaba con ello dominar los partidos y parar la sangría de goles que estaba sufriendo. Y lo consiguió. A partir de entonces el Sevilla mostró más consistencia. Ya no encajaba goles con tanta facilidad, ganó en posesión, y la calidad de los delanteros hacía el resto, ya que Bacca, Gameiro y Aspas eran delanteros de primerísimo nivel, como demostraban sus cifras goleadoras. Como sólo jugaba uno (Bacca), Gameiro no tenía todos los minutos que quería, y menos aún Iago Aspas, que tuvo mucho menos opciones de jugar de las que mereció.

Después llegó Sampaoli. El argentino jugó algunos encuentros con dos delanteros, pero, a medida que fue conociendo el fútbol español y su plantilla, finalmente también se decantó por jugar con un delantero, o incluso, ante los rivales más potentes, con ninguno.

Y cuando, por fin, llegó un entrenador como Berizzo, que estaba jugando muchos partidos con dos delanteros en el Celta, me alegré bastante, pues creí que ya iba a ver, después de mucho tiempo, a un Sevilla con dos delanteros titulares y dos delanteros suplentes.

Pero resulta que el Sevilla, por ahora, está jugando con un solo delantero, aunque Berizzo no descarta jugar con dos en determinadas ocasiones.

La cuestión es: ¿Tiene el Sevilla plantilla para jugar con dos delanteros? En mi opinión, por un lado sí, pues Muriel y Ben Yedder tienen cualidades que los hacen compatibles. Pero, por otro lado, no, ya que, aunque parezca increíble, sólo hay dos delanteros en plantilla.

Esta escasez de delanteros, la verdad, no la entiendo, y mucho menos aún si tenemos en cuenta las declaraciones de Berizzo, en los últimos días de mercado, reconociendo que el Sevilla buscaba un tercer delantero, de un perfil distinto al que ya tenía en plantilla. Por poner un ejemplo, nuestro más directo rival –ojalá que sea así hasta el final–, el Atlético de Madrid, tiene cinco delanteros (Griezmann, Fernando Torres, Correa, Gameiro y Vietto), y con la llegada de Diego Costa, serán seis, nada más y nada menos.

Con sólo dos delanteros, jugando un mínimo de tres competiciones, si no vamos a Europa League –Muriel cuatro, pues suele ir con su selección–, cualquier lesión o sanción, nos dejaría con lo mínimo en la línea que tiene la mayor responsabilidad a la hora de hacer goles.

Pienso que el Sevilla de Berizzo dispone de dos buenos delanteros y, en mi opinión, si se decidiera a alinearlos juntos, se complementarían bien. Y no por ello debería resentirse el centro del campo, siempre y cuando, como es lógico, los dos delanteros sean solidarios en defensa, es decir, que bajen al centro del campo a presionar, principalmente cuando no se tenga el balón, pero también cuando se esté en posesión del esférico, como hace Messi en el Barcelona, para crear superioridad numérica en determinadas zonas. Ahora bien, si nuestros dos delanteros fueran del estilo Luis Fabiano, al que no le gustaba defender y estaba acostumbrado a que el equipo jugara para él, entonces sí se podría perder la batalla en el centro del campo.

Obviamente, también depende mucho de la calidad de los delanteros. Si tienes la suerte de tener en tu plantilla a Neymar, Messi y Luis Suárez, sería poco comprensible dejar a uno de ellos en el banquillo. Es el mejor ejemplo del dicho: «La mejor defensa es un buen ataque», ya que si tu rival dispone de tales elementos ofensivos, muchas precauciones debe tomar un equipo para lanzarse al ataque. Incluso inconscientemente, se tiende a tener bien vigilados y marcados a los delanteros de calidad, defendiendo más atrás, a veces incluso encerrándose y, por tanto, teniendo que recorrer más distancia para llegar al área rival, con lo que es más complicado crear más ocasiones.

Si el Sevilla jugara con dos delanteros, no sé si ganaría en ataque, si perdería en defensa, o si mantendría un equilibrio que lo hiciera más competitivo. Por eso tengo ganas de que Berizzo, por fin, se líe la manta a la cabeza y se decida de una vez.

Mientras tanto, a seguir esperando. Porque seguro que en San Mamés sólo veremos a uno de ellos. Precisamente, creo que en ese estadio la velocidad de Muriel nos vendría muy bien. Pero como jugó con su selección, lo más probable es que el que sea de la partida sea Ben Yedder.

El partido de mañana es muy importante, fundamental para mantenernos en cabeza. Así que sería imperdonable que el Athletic nos ganara por el mismo motivo de siempre: que le eche más huevos, hablando en román paladino.