Archivo mensual: junio 2017

Campaña de abonos con polémica, tal y como se esperaba

La esperada campaña de abonos ya ha sido presentada y, desde luego, creo que no me equivoco si digo que, en general, no ha gustado. El vídeo de presentación podrá gustar más o menos, pero lo que no tiene pase, de ninguna manera, es la discriminación que sufrirán los aficionados de Gol Norte, que tendrán que utilizar el acceso biométrico. En mi opinión, si se utiliza esta tecnología, debe hacerse en todo el estadio, y no en sólo una parte, para, de esa forma, evitar, como es lógico, que haya parte de la afición que se sienta agraviada.

Para colmo, los que utilicen el acceso biométrico, tendrán que pagar 10 € para poder ceder su abono a un familiar, en el caso de no poder asistir, aunque, según me ha parecido entender, esta medida no entrará en vigor hasta la próxima temporada, donde se supone que ya usará la huella dactilar todo el estadio. Verdaderamente, no entiendo que haya que pagar para ceder un abono que ya está pagado. Esto a lo único que llevará es a que haya huecos en la grada y menos apoyo para el equipo.

Los abonos subirán un 3 %. A mí me suponen 25 euros –que es un 4%– y, por suerte, los puedo pagar sin problemas, pero entiendo perfectamente el enfado de los que tienen que hacer un gran esfuerzo para sacarse su carnet. El club, calculando por encima, ingresará un millón de euros más por abonos. Quizás, aprovechando la época de bonanza económica, el club podría haber tenido un detalle con el aficionado y haber mantenido los precios. Aunque desde el club serán de la opinión de que el Sevilla debe acercarse a lo que ingresan sus más directos rivales en el apartado de abonos. Pienso que lo primordial es que se acerque a sus rivales en los ingresos  por patrocinios y por TV, que es donde verdaderamente las distancias son siderales.

Por otro lado, seguro que habrá algún aficionado al que le haya beneficiado el nuevo abono de partidos de Liga o los packs familiares.

En fin, habrá que esperar a ver si los fichajes elevan un poco el ánimo. Por ahora, los nombres que suenan son de nivel. Desde mi punto de vista, el único confirmado hasta hora, Ever Banega, aportará mucho al equipo. Volveremos a disfrutar de su calidad. Banega es un jugador distinto, capaz de ponerla en la escuadra de un zapatazo, de retener el balón aunque le presionen y de dar un pase medido al delantero. En definitiva, uno de esos jugadores que marcan diferencias y que cuestan mucho dinero. Un jugador que jamás debió de irse pero que, al menos, se ha dado cuenta de su error. Porque, ¿donde iba a estar mejor que en el Sevilla?

Para mantener a nuestros mejores jugadores hay que crecer. Y no es tan fácil, lleva tiempo

Recuerdo que hace algunos años, cuando festejábamos las clasificaciones para la Copa de la UEFA, José María Cruz decía que, para crecer, era necesario conseguir la clasificación europea todos los años, y no sólo uno. Por aquel entonces, parecía una quimera, algo imposible, pero hoy es una bonita realidad. Realmente, muy mal lo tiene que hacer el Sevilla para no estar en Europa.

Ahora seguimos creciendo, con el objetivo marcado de conseguir todos los años la clasificación… no ya para la Europa League, sino para la Champions League. Este objetivo es bastante complicado, ya que Madrid y Barcelona tienen aseguradas las dos primeras plazas, y el Atlético tiene recursos y potencial para tener, prácticamente, asegurada la tercera.  Con lo cual, para entrar en Champions debemos hacer una gran temporada y superar a equipos importantes, como Valencia, Villarreal o Athletic de Bilbao, junto con la típica sorpresa que salta todas temporadas, que en esta última fue la Real Sociedad.

Tener plaza Champions asegurada, año tras año, nos dará un gran potencial, tanto económico como deportivo, pero, no obstante, hay que ser conscientes de que siempre habrá equipos por encima nuestra, a todos los niveles. Por tanto, los sevillistas no deberíamos sentirnos frustrados porque tal o cual jugador no quiera seguir en el Sevilla, o no le podamos pagar la ficha. Me refiero, concretamente, a los recientes casos de Vitolo, N’Zonzi o Jovetic.

Hay que recordar que el Sevilla tiene que cumplir con un tope salarial. A nadie debería sorprender que el Sevilla no pueda pagar una ficha de 3,5 millones de euros, libres de impuestos, que tiene Jovetic. Es más, muy pocos clubes pueden pagarla. Aunque, si bien es cierto que ahora no podemos pagarla, hay que aspirar a poderlo hacer, a corto o medio plazo. Hay que crecer, y eso no sólo pasa por la clasificación anual para la Champions, que es fundamental, sino que también es importantísimo aumentar todos los ingresos, principalmente por derechos de televisión, marketing, abonos y taquillas.

En todos estos conceptos estamos muy… pero que muy por detrás de muchos clubes. Por ejemplo, el Sevilla no tiene patrocinador principal en las camisetas, y ése es un lujo que no puede permitirse. El Manchester United cobra más de 70 millones de euros al año por llevar de patrocinador a Chevrolet. El Chelsea, 55 millones; Arsenal, 40; Barcelona, 35… Nosotros nunca podremos llegar a esas cifras, pero, desde luego, no debe ser de cero euros.

Para crecer, también deberíamos ampliar el Ramón Sánchez Pizjuán. La reforma que ha hecho Castro no está mal, pero llevamos varias temporadas donde el número de abonados está a tope. No se hacen más porque sólo quedan libres los abonos más caros y que no todo el mundo puede permitirse. Las zonas más asequibles están llenas. También, durante la temporada, se llena el estadio en los partidos más importantes. Es decir, llevamos varios años perdiendo dinero. Es cierto que una ampliación del estadio cuesta un dineral, pero pienso que es posible si se hace poco a poco o con un patrocinador. Pero, claro, supongo que si no somos capaces de encontrar un patrocinador para la camiseta, para el estadio ya ni hablamos. Eso sí, la reforma del estadio tendría que hacerse sin riesgos económicos y de manera que el potencial del primer equipo no se viera afectado. Sería imperdonable repetir errores del pasado.

Mientras crecemos, debemos aceptar que haya jugadores, como Vitolo o N’Zonzi, que quieran emigrar a equipos que están por delante de nosotros, y que, por tanto, le pagarán mucho más y donde tendrán más posibilidades de ganar títulos. Lo que sí sería de lamentar es que se fueran por menos de lo que marcan sus cláusulas de rescisión.

Pero no podemos olvidar que, por mucho que crezcamos, siempre habrá clubes que nos superen en masa social, ingresos por TV, marketing, patrocinadores, y en todo tipo de ingresos. Hay que intentar que esos clubes sean cada vez menos, pero eso lleva mucho tiempo. Mientras tanto, bien haríamos en disfrutar del enorme mérito que supone ser el octavo equipo con mejor coeficiente UEFA. Mantener o mejorar ese octavo puesto sólo lo podremos hacer siguiendo el método que tan buen resultado nos está dando: vendiendo por más de lo que compramos, es decir, generando plusvalías. Hay que ser conscientes de que muchos de nuestros competidores nos superan en todo, y sería absurdo no valorar, en su justa medida, lo mucho que se está consiguiendo.