Archivo diario: 03/03/2017

Sevilla FC 1 – Athletic Club 0. A nueve puntos del cuarto y a diez del quinto

Complicado partido el que solventó el Sevilla en el día de ayer, frente a un Athletic que fue fiel a su estilo, de principio a fin, y que puso en dificultades al equipo de Sampaoli durante buena parte del encuentro.

El partido empezó bien, con  un Sevilla rápido y que triangulaba con facilidad, plantándose en varias ocasiones en el área bilbaína. Pronto llegó el gol, en el minuto 15. Penalti sobre Vietto y, como suele ser habitual, no fue transformado en gol. En esta ocasión lo falló Jovetic, pero, por suerte, Iborra estuvo atento al rechace para mandar el balón al fondo de la red.

Como ahora que el Sevilla está molestando ahí arriba, se mira con lupa las acciones de gol. Por lo visto, ayer algún periodista resaltaba que Iborra entró en el área antes de tiempo y que el gol no debió subir al marcador. Eso ocurre en todos los penaltis, pero lo que no dijo es que también entró un jugador del Athletic antes de tiempo. En cualquier caso, se habría repetido el penalti.

A raíz del gol el Sevilla se fue diluyendo poco a poco, pasando por dificultades en el último cuarto de hora de la primera parte.

Lo malo es que la segunda parte siguió en el mismo plan, con el centro del campo dominado por el Ahtletic. El Sevilla jugaba con la defensa muy atrasada, posiblemente temiendo la velocidad de Williams, y las líneas juntas. La presión que hacían los jugadores de Valverde dificultaban mucho la salida del balón, el cual perdíamos con mucha facilidad en cuanto llegábamos a la zona media. Se echaba mucho en falta la posesión y clarividencia que aporta N’Zonzi y el desborde y velocidad de Vitolo.

El Athletic insistía por las bandas, ya que el Sevilla cerró bien el centro de la defensa, acumulando muchos jugadores. Por los costados fue por donde pasamos apuros, aunque tanto Ramí como Mercado –el mejor fichaje, que debe ser titular siempre– estuvieron sensacionales en el juego aéreo. Se impusieron siempre. Probablemente, habría sido diferente de haber jugado Aduriz, que tiene un don para cabecear todo balón que sobrevuele el área. El Athletic pierde mucho sin su jugador estrella.

El bombardeo de área por parte del Athletic llegó a ser agónico en los últimos minutos. También ayudó mucho a que se diera esa sensación de agobio la ineptitud del árbitro, Ocón Arráiz, que dio una exhibición de errores tan llamativos como absurdos. En un par de ocasiones convirtió un saque de puerta en córner, no señalaba faltas claras –como la que le hicieron al debutante Walter Montoya y que habría sido también amarilla–, o las señalaba al revés, a favor del infractor. Ocón Arráiz desquició a jugadores y a afición. Tampoco acertó con las tarjetas. Dejó sin sancionar algunas muy duras por parte del Athletic, pero no se cortaba a la hora de sacar tarjetas por protestar. También se tragó un segundo penalti. Un verdadero despropósito.

Al final logramos mantener la puerta a cero, gracias al excelente trabajo defensivo y a Sergio Rico, que se mostró nervioso en algunas acciones pero que, en general, hizo un buen partido. Nuestro guardameta canterano tiene que mejorar mucho su juego con los pies y los penaltis, que no los para ni de casualidad. Cuando lo consiga, será de los mejores del mundo.

Nasri provocó la amarilla y será baja contra el Alavés. Le vendrá bien un descansito, ya que el francés ha bajado mucho su nivel.

La victoria de ayer es importantísima, ya que nos permite afianzarnos en zona Champions, manteniendo al cuarto clasificado a nueve puntos y al quinto a diez. Los que piensen que ganar la Liga es posible, es que son unos ilusos. Eso no será posible, al menos, hasta que haya arbitraje con vídeo. Mientras al Real Madrid siga marcando goles en fuera de luego y le sigan pitando penaltis inexistentes, no hay nada que hacer.

 

Anuncios