Sevilla F.C. – Atlético de Madrid. Segunda prueba de fuego de la temporada

El Domingo hay partido importante en Nervión. Bueno, en realidad, cuando se está arriba, todos los partidos son importantes, porque te juegas perder los puestos de privilegio. Pero pasado mañana tenemos un partido que servirá para calibrar el nivel del Sevilla de Sampaoli. El del Domingo se puede considerar la segunda prueba de fuego. La primera fue en el Juventus Stadium, donde nuestro técnico salió airoso, por los pelos –aunque quizás esta expresión no sea la más adecuada en el caso de Sampaoli–, gracias a una magnífica intervención de Sergio Rico cuando ya expiraba el partido.

Ya hemos tenido partidos importantes, ante rivales difíciles, como las Supercopas, donde la plantilla, aún incompleta, y el cuerpo técnico acababan de aterrizar. O como el partido ante el Villarreal, de los primeros de Liga y donde tampoco el equipo amarillo estaba en su mejor momento. También allí salvó los muebles nuestro guardameta.

Pero en un par de días el Sevilla tendrá que enfrentarse a un verdadero equipazo, no ya por la calidad de sus jugadores, que también, sino porque es un equipo que lleva mucho tiempo con el mismo técnico, corren durante los noventa y tantos minutos del partido y son muy solidarios. Por tanto, huelga decir que tendremos que hacer muchísimo más de lo que hicimos en Zagreb si queremos llevarnos los tres puntos. Por ejemplo, no nos servirá jugar andando.

Tendremos que enfrentarnos a una de las mejores delanteras de Europa, donde se han hecho con la titularidad Griezmann y Gameiro. Qué envidia me da ver a una plantilla con cuatro delanteros de nivel, donde el más flojo, con diferencia, es Fernando Torres. Sin embargo, por si fuera poco, ahora está en racha goleadora un centrocampista, como es Yannick Ferreira.

Según parece, tiene problemas físicos Jan Oblak. Sería una baja importantísima, porque el esloveno logra mantener su portería a cero en muchos partidos. Algo que, sin duda, no es sólo mérito de él, sino también del excelente trabajo de sus centrales y defensa en general.

Será el típico partido donde hay que estar, de principio a fin, concentrados y jugando a un alto nivel, donde el más mínimo fallo puede costar caro. Ojalá me equivoque, pero también suele ser el tipo de partido donde hay que tener infinidad de paciencia con el árbitro, que en esta ocasión será el valenciano Martínez Munuera. No me gusta este árbitro –también es cierto que no me gusta ninguno–, pero menos aún desde que enseñó dos tarjetas rigurosísimas a N’Zonzi, privándole de jugar la final de la Copa del Rey ante el Barcelona. La primera ni ni siquiera fue falta –la que le acarreaba suspensión– y la segunda fue por protestar, creo que incluso una vez ya finalizado el partido. Ese feo gesto que tuvo con N’Zonzi seguro que no lo habría tenido con los jugadores de los equipos todopoderosos. Y es, precisamente, ese doble rasero lo que no admito en un árbitro.

Esperemos que todo salga bien, que acompañe el buen tiempo –molestísima la lluvia, y más aún con el estadio lleno–, que hagamos un gran partido y que tengamos suerte. Y si no fuera así y la Diosa Fortuna nos diera la espalda, por lo menos que ganemos. Será un reto complicado. Siempre lo es, cuando se tiene enfrente a un gran adversario, pero el premio merece todo el esfuerzo posible: nada más y nada menos, que ser primeros o segundos en la tabla, en la novena jornada de Liga. Quedaría un mundo aún, pero qué bonito es ver al Sevilla FC por delante del FC Barcelona y peleando con los principales equipos de Madrid a estas alturas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s