Finaliza el período de fichajes con la plantilla del Sevilla FC, aparentemente, descompensada

Finalizado el período de fichajes, tengo la misma sensación que la temporada pasada: que la plantilla está descompensada. Si en la temporada anterior, echaba en falta uno o incluso dos centrales, en esta me ocurre lo mismo con un central, un centrocampista defensivo y un delantero. Sin embargo, la zona superpoblada es, claramente, el centro del campo, más en concreto la zona ofensiva, con jugadores como Kiyotake, Ganso, Correa, Vázquez, Vitolo, Nasri, Sarabia y N’Zonzi, aunque este último, tanto con Emery como con Sampaoli, está siendo utilizado en una posición más atrasada de lo que lo hacía en Inglaterra.

Teniendo en cuenta esta saturación, me ha llamado mucho la atención la llegada de Nasri, cuando creo que todo el mundo o la gran mayoría del sevillismo pensaba que era más urgente cubrir con garantías la posición de medio centro defensivo, una vez que había salido Krychowiak –en mi opinión, malvendido– y su sustituto, el argentino Kranevitter, hasta ahora no ha dado muestras de la categoría que se le presupone, aunque también es cierto que se le ha visto muy poco. Además, salta a la vista que, en estos primeros partidos oficiales, hay un serio problema con la salida del balón. Para encontrar una solución a esto, parecía necesaria la llegada de un centrocampista como Roque Mesa, o alguien de sus características. Porque si el Presidente de Las Palmas se cierra en banda y bloquea su salida, es evidente que también deberá haber en el mercado jugadores de su perfil.

Otro jugador que podría haber contribuido a una mejor salida del balón era el brasileño Rodrigo Caio. En este caso, según los medios, el Sao Paulo también se subía a la parra pidiendo una cantidad desorbitada de dinero, con lo cual me parece muy bien que se descartara su fichaje, máxime cuando se trata de un jugador que ha tenido una grave lesión de rodilla.

También me da la impresión de que la delantera está cogida con alfileres, sobre todo teniendo en cuenta de que jugaremos, como mínimo, tres competiciones muy exigentes y que sólo hay dos delanteros natos en plantilla. Para colmo, se da la circunstancia de que Sampaoli ha llegado a alinear a los dos delanteros juntos, con lo que parecía necesaria la llegada de un tercer delantero con características diferentes, como, por ejemplo, que dominara el juego aéreo. Si nos atenemos a las palabras de Monchi, esto no se ha producido para no cerrar el paso a Carlos Fernández, haciendo hincapié nuestro Director Deportivo en que otros jugadores, como Vázquez o Correa podían también jugar en esa posición.

Y por último, en mi opinión, también habría venido de perlas un central de primer nivel. Es decir, de los caros, de los que hacen ganar muchos puntos, dan seguridad defensiva y tienen calidad técnica para sacar el balón jugado. Desde mi punto de vista, debería haber llegado un central en sustitución de Fazio, pero sólo se ha fichado a Mercado, y con la finalidad de que su polivalencia sirva para cubrir el lateral derecho –Coke– y central. Pareja –32 años ya y una grave lesión reciente– y Carriço están teniendo frecuentes problemas físicos, y Kolo sigue teniendo muchos errores, transmitiendo inseguridad. Me da cierta tranquilidad que se pueda tirar de Diego González, reciente internacional sub-21 y que me ha causado una grata impresión en los minutos que ha jugado.

En cuanto a la portería, creo que el Sevilla ha hecho bien en fichar a Sirigu. Es bueno que haya competencia en esa posición clave. No conozco al guardameta italiano, pero entre los que sí lo han visto jugar, leo que hay opiniones contrapuestas. Hay quien asegura que mejora a Sergio Rico y, sin embargo, otros no entienden su fichaje. Desde luego, si Rico se mantiene en el nivel que mostró en El Madrigal, creo que el italiano va a jugar bien poco, a no ser que su juego de pies sea maravilloso, que es algo que obsesiona a Sampaoli.

Por supuesto, también será fundamental ver el rendimiento de los jugadores. No será lo mismo si Nasri o Ganso tienen la intención de estar de vacaciones, al estilo de Fernando Llorente, o si han venido con la idea de esforzarse para recuperar el maravilloso nivel que tuvieron hace unos años, como fue el caso de Banega.

En cualquier caso, lo que está meridianamente claro es que, al final, serán los resultados los que juzgarán si la plantilla está lo suficientemente bien confeccionada como para conseguir éxitos deportivos. Como suele ser habitual, habrá que esperar a la jornada 10 ó 12 para vislumbrar cuál puede ser nuestro objetivo a final de temporada. Hasta entonces, hay una palabra que define perfectamente el sentir del sevillismo: incertidumbre. No puede ser de otra manera cuando hay un nuevo entrenador, un nuevo sistema y una plantilla muy renovada, con once altas y trece bajas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s