Archivo diario: 18/08/2015

El Sevilla iniciará la temporada 2015-2016 con una plantilla descompensada

Desde los medios de comunicación se dice que al Sevilla sólo le queda por firmar un delantero para completar la plantilla. Si esto es cierto, en mi opinión, se puede afirmar, sin miedo a equivocarse, que la plantilla está claramente descompensada.

De todas las líneas, la que sale perdiendo, como suele ser habitual en los últimos años, es la defensa, especialmente mermada actualmente y bajo de efectivos. Por contra, el centro del campo está superpoblado y repleto de calidad. Y la delantera parece equilibrada, venga un delantero o se cuente con Juan Muñoz, sobre todo si se tiene en cuenta que Emery suele alinear un solo delantero en el once titular.

A día de hoy, sin que ni siquiera la plantilla esté maltratada por la lógica sucesión de partidos oficiales que provocará el jugar tres competiciones y el tener a muchos internacionales, la defensa está en una situación de «mírame y no me toques» que asusta. De hecho, hemos tenido que jugar la final de la Supercopa de Europa con un solo central, y medio sano, puesto que Rami ha tenido que forzar y llegar justito de forma física. Pero es que en el primer partido de liga, si tenemos la suerte de que no haya más lesionados, tendrán que jugar Rami y Kolo, que en realidad es un lateral reconvertido, es decir, un novatillo en la posición de central. Porque un central no se hace de la noche a la mañana, y en esa posición tan delicada, los errores cuestan goles y, por tanto, puntos y eliminatorias.

A mi modo de ver, lo más necesario es fichar un central, porque no podemos esperar a que Pareja se recupere. Al central argentino se le espera para diciembre. Eso, si todo va bien. Es decir, que estaremos tres o cuatro meses con el alma en vilo, no vaya a ser que se resfríe uno de los pocos centrales que tenemos. Y no me vale Luismi como central, porque Emery prefirió poner a Coke antes que al canterano, en una final europea.

Otro problema sin solucionar está en la portería. Yo tenía la esperanza de que no se renovara a Beto y se fichara en su lugar a un portero de garantías, a  una especie de Palop: ese tipo de porteros que te salva partidos y da seguridad atrás, sobre todo en los balones aéreos. Pues no fue así, y se le renovó. Ahora tenemos dos porteros, pero ninguno convence a la gran mayoría de los aficionados. Si a mí me dieran a elegir, me quedaría con Sergio Rico, pero por lo que se vio en la Supercopa, parece que a Emery ahora le va más Beto. Desde luego, si el portugués ha convencido a Emery, no será por sus últimas actuaciones.

Y si da miedo mirar a la defensa, da gusto mirar al centro del campo. Si atrás no llegamos, en el medio nos pasamos. Hay mucha calidad en todas las posiciones y muchos jugadores, quizás demasiados: Reyes, Kakuta, Krohn-Dehli, Nzonzi, Krychowiak, Banega, Cristóforo, Luismi, Iborra, Denis Suárez, Konoplyanka y Vitolo. Doce jugadores para cuatro o cinco posiciones. En defensa, hay siete jugadores para cuatro posiciones, ya que no se puede contar a Pareja.  Una de las grandes cualidades del centro del campo es que muchos jugadores son polivalentes, con lo que el número de combinaciones que puede hacer Emery son mareantes.

No me cabe la menor duda de que la plantilla estará descompensada, al menos hasta la apertura del próximo mercado invernal. Seguramente, esto no será un problema para mantenernos en los puestos altos de la tabla –nuestros rivales directos serán, salvo sorpresa, Valencia y Atlético de Madrid–, pero sí lo será para dar un pasito más, para hacer una buena Champions, para clasificarnos para Champions de manera directa o para lograr títulos. Y es una pena que sea así, sobre todo cuando hay dinero para hacer una gran plantilla que aspire a todo.