Archivo mensual: julio 2015

Werder Bremen 3 – Sevilla FC 1. Prueba no superada, como era de esperar

La primera prueba importante en pretemporada no fue superada, y me parece lo más lógico del mundo. Y es que a estas alturas, que una plantilla con muchos cambios y pocos entrenamientos se enfrente a un rival fuerte y con mucho más rodaje, es casi un milagro que tenga un resultado positivo. Porque el Werder Bremen es un buen conjunto, con grandes individualidades y con mejor físico. Se notaba que ellos ya habían jugado siete u ocho partidos de pretemporada. En el Sevilla eran contínuas las faltas de entendimiento y, sin embargo, los alemanes no tenían ningún problema para enlazar jugadas y triangular con facilidad en las inmediaciones de nuestra área.

Por si fuera poco, Emery allanó el camino al Werder, que además quería agradar ante su público y no tuvo piedad para perdonar el atrevemiento suicida de nuestro entrenador. Ante un rival tan fuerte, desde mi punto de vista, no se debería haber puesto a dos laterales del filial, que aún están muy verdes, y a Coke de centrocampista. El exvallecano fue una rémora para un equipo que, como no podía ser de otra manera, tuvo problemas tanto en la construcción como en la destrucción. Verdaderamente, no sé por qué Emery se empeña en insistir con Coke en esa posición, porque ya ha demostrado muchas veces que no le va bien.

Pero el peor del partido no fue Coke, sino Kolo, que estuvo muy lento y torpe durante casi todo el partido. Tampoco me gustó Inmobile, que caía continuamente en fuera de juego. Ya me desesperaban Luis Fabiano, Negredo y Bacca por eso, y me da la impresión de que el italiano va a ser incluso peor que ellos en ese sentido.

Sí me gustaron Vitolo, Konoplyanka y Nzonzi, a los que se le vieron detalles de calidad, y también Juan Muñoz, que volvió a aprovechar su oportunidad.

La derrota no tiene ninguna importancia, puesto que es simplemente un partido de preparación, pero Emery debería cuidar más estos partidos amistosos, más que nada por cuestión de imagen, porque un equipo ganador debe intentar ganar siempre –la alineación inicial no daba a entender eso– y, sobre todo, porque hay una parte de la afición que sí le da importancia y le afectan este tipo de derrotas de pretemporada, aunque en realidad sea un entrenamiento disfrazado de partido de fútbol.

Parece que Monchi volverá a despreciar la defensa

Monchi ha dicho hoy, en rueda de prensa, que la plantilla está completa a falta de un lateral derecho, y ha dado a entender que también vendrá, aunque sin ninguna prisa, un tercer delantero. Es decir, no ha dicho nada de un central. Y si no he calculado mal, sólo tenemos para esa posición tan importante a Rami, Carriço y Kolo.

El cuarto central es Nico Pareja, pero no se le espera hasta diciembre, siempre y cuando se recupere satisfactoriamente. Por ahora, va cumpliendo plazos, pero ya sabemos lo difícil que es recuperarse bien de una lesión tan grave de rodilla. En el mejor de los casos, estaríamos más de cuatro meses jugando con tres centrales.

Es cierto que fichar un central es un tema que hay que estudiar detenidamente, pues si se ficha un central y se recupera bien Pareja, tendríamos cinco centrales durante cinco meses. Habría un claro excedente. Pero si no lo fichamos, habría un déficit importante.

La temporada pasada perdimos varios puntos –nos podrían haber dado la tercera plaza– por no tener un cuarto central de garantías. En la temporada 2015-2016 puede ser incluso peor, ya que ni siquiera tendremos ese cuarto central, que a buen seguro será necesario durante una temporada durísima, ya que jugaremos tres competiciones y una de ellas será la siempre exigente Champions.

Si no se ficha otro central, es de suponer que será porque el cuerpo técnico del Sevilla tenga plena confianza en que algún jugador de la primera plantilla pueda ocupar esa posición satisfactoriamente –Iborra, por ejemplo–, o porque haya algún prometedor central en el Sevilla Atlético.

Espero y confío en que esté todo perfectamente estudiado, porque, por ahora, la plantilla que se está configurando me parece fantástica y muy compensada, a excepción del centro de la defensa. Porque sería una lástima que volviéramos a tropezar en la misma piedra del año pasado y perdamos un montón de millones de euros por no conseguir plaza Champions, que es exactamente lo que habría sucedido de no haber sido campeones de la Europa League.

Según L’Equipe, el Toulouse no se fía de las garantías económicas del Sevilla

wissam-ben-yedder

L’Equipe ha publicado un artículo hoy titulado «Ben Yedder: Sevilla se aleja». En él se asegura que el Sevilla se había propuesto a Wissam Ben Yedder como prioritario para sustituir a Carlos Bacca, pero tras cuarenta y ocho horas, el club sevillano cambió su objetivo hacia el delantero del Dortmund, Ciro Immobile. Apunta como motivo de este cambio a la actitud del Toulouse, que, aparte de su petición financiera de 12 millones de euros, había puesto en duda las garantías financieras del doble campeón de Europa español, no habiendo gustado esto último al Sevilla. De ahí que Ben Yedder esté un poco desgastado.

Una pena, porque parece que Ben Yedder es un buen jugador, pero si el Toulouse no quiere negociar, no hay nada que hacer.

Por otro lado, habrá que ver cómo es Inmóbile. A priori, parece que la apuesta por el italiano es arriesgada, si tenemos en cuenta el costo de la operación –se dice que alrededor de 13 millones de euros– y el rendimiento que ha dado en el Borussia.

Al menos, nos queda la garantía de Kevin Gameiro, al que considero más completo que a Bacca. El colombiano es un buen jugador, pero me da la impresión de que se había acomodado bastante, ya que no presionaba como antes y vivía en fuera de juego. Bacca, en general, ha tenido muy buenas cifras anotados en la temporada 2014-2015, pero ha tenido rachas donde ha sido una completa nulidad.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de Juan Muñoz. Confío en que no se vaya cedido a ningún equipo, de manear que podamos tirar de él si las cosas se ponen feas. Si finalmente sólo viene Inmobile, tendríamos sólo dos delanteros para tres competiciones, siendo una de ellas la Champions, que es muy exigente. A mi modo de ver, debería ficharse a un tercer delantero, el sustituto de Aspas, o subir al primer equipo, definitivamente,  a Juan Muñoz.

En cualquier caso, todavía queda mucho verano y seguro que saldrán multitud de nombres de delanteros para animar las noticias deportivas.

Abonos 2015-2016, una gran oportunidad perdida

En el día de hoy se han hecho público los precios de los abonos de la próxima temporada, y creo que el club ha perdido una gran oportunidad, si de verdad lo que pretendía era llenar el Ramón Sánchez Pizjuán.

Hace días que corría el rumor en las redes sociales de que el club subiría el precio de los abonos, y, a pesar de ello, a mí me costaba creer que fuera a ser así, que el club volviera a ser tan torpe como para cometer el mismo error de hace años, cuando aprovechó la clasificación para la Champions para subir, de manera importante, el precio de los abonos.

En mi caso particular, con abono de Fondo, subirá 70 euros. Por suerte, me lo puedo permitir y, de nuevo, renovaré un año más. Pero habrá muchos sevillistas que o no podrán, o tendrán que hacer un gran esfuerzo.

Pienso que se podría haber aprendido de años pasados y haber tenido un detalle con la afición, que, por ejemplo, se desplazó masivamente hace poco a Varsovia, habiendo dejado, con toda seguridad, a más de uno con la cuenta corriente en números rojos, o casi.

La oportunidad perdida es memorable, porque precisamente este año hay motivos, más que nunca, para acordarse de la afición, o bien no subiendo los abonos, o bajándolos, aunque fuera mínimamente. La bonanza económica por la que pasa la entidad es increíble. Se ha logrado ganar la Europa League, batiendo el record de ingresos; La Supercopa de Europa también dejará algunos millones; también se ha logrado la clasificación directa para la fase de grupos de la Champions League, asegurando otra buena cantidad de millones; y por si fuera poco, se ha traspasado a Aleix Vidal –25 millones– y a Carlos Bacca –30 millones–. Y mucho me temo –ojalá me equivoque–, que también se pagará la cláusula de algún futbolista más. Vitolo, Iborra y Krychowiak se muestran tentadores ante la Premier League. Y espero también que no sea verdad el interés que he leído del Paris Saint Germain en Trémoulinas.

Qué bonito había sido llegar a los 40.000 abonados y convertir todos los días que juegue el Sevilla en días festivos.

Al menos, espero en que una gran parte de esos millones que llegan a espuertas a las arcas del Sevilla se inviertan en jugadores de calidad, que ilusionen y marquen diferencias en la próxima temporada, que será, como no puede ser de otra forma, muy exigente.

No habrá más remedio que esperar a otra temporada para ver un Ramón Sánchez Pizjuán hasta la bandera. Esperemos que no sea dentro de mucho tiempo.