Archivo diario: 05/05/2015

Invertir en defensa, fundamental para el Sevilla 2015-2016

Supongo que la Secretaría Técnica llevará ya tiempo trabajando en la plantilla de la temporada 2015-2016, y espero en que buena parte de los jugadores que tengan en sus agendas, con vistas a incorporarse a la plantilla, sean defensas, portería incluida.

En mi opinión, la actual plantilla tiene calidad y variedad, excepto en la retaguardia. En el centro del campo y en la delantera, yo diría que estamos sobrados. Por suerte, no hemos tenido que echar en falta la larga ausencia de Cristóforo, aunque ello ha sido debido a la polivalencia de Carriço. Pero a fin de cuentas, ese recurso, en realidad, es desvestir a un santo para vestir a otro, puesto que el portugués es uno de los pilares fundamentales en defensa, junto con Pareja, y si juega en el centro del campo, al no haber recambios de garantías, el potencial defensivo del equipo disminuye bastante.

Si analizamos la defensa, la única posición que parece estar bien cubierta, es el lateral izquierdo, donde Trémoulinas y Fernando Navarro han mostrado un gran rendimiento. Son dos jugadores, además, con condiciones distintas, complementándose bien. Pero Fernando Navarro va a cumplir 33 años y Trémoulinas, muy posiblemente, será una pieza codiciada en el próximo mercado veraniego, dado su rendimiento y que ha vuelto a ser internacional con su país.

Por el contrario, en el lateral derecho, contamos con dos jugadores que dejan bastante que desear, sobre todo en sus cualidades defensivas, que es, obviamente, lo más importante para un defensor. Si además tiene físico y calidad para incorporarse al ataque, pues miel sobre hojuelas, pero lo primero es lo primero. Es decir, creo que debería ficharse a un lateral derecho de calidad, pues ni Coke ni Diogo están a la altura de un equipo que se supone que debe aspirar a todo, esto es, ganar títulos y jugar la Champions League.

Pero es en el centro de la defensa, la zona más importante, donde quizás estemos más escasos. Contamos con dos jugadores de primerísimo nivel, como son Pareja y Carriço, pero después tenemos a un proyecto de jugador, como es Kolodziejczak, y que apunta buenas maneras, y a un jugador, Alejandro Arribas, que parece que, ya desde el principio, no contaba con la confianza de la Secretaría Técnica, pues a pesar de sus 26 años sólo firmó por dos temporadas. Es de esperar que el francés vaya progresando, debido a su juventud, pero Arribas, cuando ha jugado, se ha mostrado muy lento y fallón. El partido que hizo Arribas en San Sebastián, donde tres de los cuatro goles fueron achacables a errores suyos, deja claro que, simplemente, no tiene nivel para el Sevilla. No es que tuviera un mal día. Ojalá hubiera sido eso.

Para jugar cuatro competiciones –Liga, Copa del Rey, Europea y Selecciones Nacionales—necesitamos cuatro centrales de calidad. No nos basta con dos, porque cuando falten, significa que se irán puntos o eliminatorias. Y tampoco se puede olvidar la grave lesión de Nico Pareja, que lo tendrá apartado del equipo unos seis o siete meses, y eso esperando que su recuperación sea perfecta y no ocurra lo mismo que con Cristóforo, quien desgraciadamente aún no ha podido recuperarse.

Y por último, la portería, que es la posición más importante. Resulta que empezamos con Beto y Barbosa. A Beto ya lo conocemos: es capaz de lo mejor y de lo peor. De hecho, casi nos elimina el Zenit por tres errores graves suyos. Se suele comentar que tuvo dos errores graves, pero fueron tres. Uno suele olvidarse porque no acabó en gol, por centímetros. Y una eliminatoria europea, ya pasada la fase de grupos, se cifra en millones de euros.

En cuanto a Barbosa, sorprendió su fichaje, pues era un portero de Segunda División, con treinta años y firmaba, al igual que Arribas, por sólo dos temporadas. Para colmo, cuando le llega el momento de jugar, va y se lesiona, con lo que se tiene que hacer cargo de la portería un chaval de 21 años, como es Sergio Rico. Por supuesto, a Sergio Rico no se le puede reprochar nada. Demasiado bien lo está haciendo, con actuaciones decisivas en algunos casos. Por supuesto que tiene fallos, porque está en formación. Y es precisamente por esto por lo que pienso que no debe ser el titular en el Sevilla, al menos en un futuro próximo. La portería, como dije antes, es la posición más importante, y, por tanto, debemos tener un guardameta de calidad, con experiencia y que salve partidos.

Es decir, que los tres porteros, los dos laterales derechos y un central –no incluyo a Kolodziejczak, por su juventud y progresión—son fácilmente mejorables. Y en mi opinión, un equipo campeón y con importantes aspiraciones debe empezar a construirse desde la defensa. Y si hay dinero, como parece que hay y que habrá, no debe haber excusas para que se invierta una importante cantidad en mejorar la línea defensiva.

Espero equivocarme, pero existe la posibilidad de que este año no se consigan logros mayores por no haber invertido en defensa en la confección del equipo. Y eso, no habiendo problemas económicos, lo considero un error de planificación importante. Nos lo jugamos todo en cinco o seis partidos, dependiendo de si llegamos a Varsovia o no, y a estas alturas no debería estar rezando para que Carriço no se lesione. Y es que no puedo evitar tener la sensación de que algo no se ha hecho bien.