Archivo diario: 20/10/2014

Elche 0 – Sevilla FC 2. Por el buen camino, pero con bastante por mejorar aún

Quizás es que me estoy volviendo demasiado exigente, pero a mí el partido contra el Elche no me gustó. Claro que tampoco me importó, porque yo soy resultadista 100%. Prefiero que el Sevilla juegue fatal y gane, a que juegue maravillosamente bien y pierda. Precisamente, esto último es lo que más me revienta del fútbol, después de perder por culpa del árbitro.

La primera parte que hizo el Sevilla me pareció nefasta: sin intensidad, sin ambición y fallón. Sólo tuvimos dos ocasiones claras y perdonamos.

En la segunda parte, mejoramos algo, pero sin llegar a hacer un gran juego. El partido estaba equilibrado en el marcador, hasta que llegó el penalti a Deulofeu, que el árbitro se encargó de sacar fuera del área. Fue un error sin consecuencias, puesto que al saque de la falta llegó el gol, aunque en fuera de juego de Bacca.

Entonces Emery hizo un cambio que no entendí: meter a un segundo delantero cuando se va ganando. Me pareció más apropiado reforzar el centro del campo para así tener más posesión y minimizar, aún más, las posibilidades de que el Elche creara ocasiones de gol.

Pero la jugada le salió bien a Emery, porque el Elche falló un par de ocasiones que tuvo, y fue precisamente Gameiro quien hizo el segundo gol, finalizando de perfecto cabezazo una buena jugada de Trémoulinas y Denis Suárez.

La buena noticia del partido fue que volvió Gameiro, y lo hizo como debe hacerse: goleando. La mala noticia es que sigue fallando esa clase de goles que nunca debe fallar un delantero, y menos aún con la calidad que tiene el francés. Desperdició una ocasión inmejorable para conseguir el 0-3. Afortunadamente, el Elche no dispará entre los tres palos hasta bien pasado el minuto ochenta de partido, pero quizás el fallo de Gameiro pudo abocarnos a un final de infarto, si el rival hubiera tenido algo más de calidad.

Deberíamos cuidar más las tarjetas tontas, como las que hicieron Coke y M’Bia, por agarrar a un rival en el centro del campo, en jugadas sin peligro. También es verdad que el árbitro estuvo muy quisquilloso, pero ese tipo de jugadas están fuera de lugar.

De nuevo, magnífico partido el de toda la defensa, excepto el lateral derecho. Quedó claro que Coke no es gran cosa, pero es el mejor lateral derecho que tenemos. Diogo Figueiras fue un desastre el tiempo que jugó. Este muchacho no tiene la cabeza bien amueblada. Se jugó la expulsión al darle una patada estúpida a un rival y también dejó de perseguir a un rival porque creyó que el balón había salido por la banda. Yo también creo que el balón salió, pero si el árbitro no pita nada, Diogo nunca puede dejar de correr. Son detalles que evidencian que a este jugador, junto a la falta de calidad que demuestra, le viene grande el Sevilla. De hecho, aún no sé qué le vio la Secretaría Técnica para que se decidieran por su fichaje.

Por otro lado, el centro del campo estuvo sensacional. M’Bia y Krychowiak lo cortaron todo. Junto con Pareja y Carriço forman un muro difícil de franquear para nuestros rivales, a los que, prácticamente, les obligamos a entrar por banda como último recurso. A mi entender, estos cuatro jugadores son la clave para que llevemos sólo 8 goles encajados en 8 partidos. Una media bastante buena, sobre todo teniendo en cuenta que la mitad de ellos los encajamos en un solo partido.

Tres puntos más en el talego y yo más contento que un cochino en un charco. Y es que es un gustazo mirar la clasificación. La pena es que quedan aún 30 jornadas por disputarse.