Archivo diario: 20/05/2014

Muy buena temporada, a pesar de la mala planificación en el mercado invernal

Finalizada ya la temporada, es el momento perfecto para hacer un balance del Sevilla 2013-2014. Desde mi punto de vista, la temporada ha sido sobresaliente. No se puede calificar de otra manera, ya que se ha conseguido la tercera Europa League y se ha finalizado en quinta posición, con 63 puntos. Esta cantidad de puntos, normalmente, da para entrar en Champions, pero el temporadón que ha realizado el Athletic Club de Bilbao, de la mano de Ernesto Valverde, ha provocado que tengamos que conformarnos con la clasificación para la Europa League.

A decir verdad, yo ni mucho menos esperaba una temporada tan brillante, puesto que era consciente de la dificultad de tener que competir con una plantilla muy renovada y, por tanto, sin conjuntar. Además, siendo  la más joven de la categoría, junto con la del Villarreal, con una media de edad de 25’4 años. Esto, sumado al hecho de que Emery daba una de cal y otra de arena, no me daba muchas esperanzas de que la temporada acabara de forma exitosa. Incluso desde el club se anunciaba que el proyecto era a tres años, no sé si para quitar presión a nuestros jóvenes jugadores o para preparar a los aficionados para lo que podía avecinarse: quedar alejados de la lucha por los puestos europeos.

Lo peor, lógicamente, fue el inicio de temporada, con un calendario bastante complicado, una plantilla sin conjuntar y con un entrenador que no se quería enterar de que “lo que no puede ser, no puede ser. Y  además, es imposible”. Con estos ingredientes, pasó lo que tenía que pasar: caímos en picado, hasta ser el farolillo rojo, para alegría del sector de béticos amargados, que, dicho sea de paso, pienso que son mayoría. Menos mal que el tiempo, como gran justiciero que es, puso a cada uno en su sitio.

El único fracaso de la temporada llegó, y de forma estrepitosa, en la Copa del Rey. Caímos eliminados a las primeras de cambio, en mi opinión, por un exceso de confianza de Emery, quien dio por hecho de que el 0-1 logrado en Santander sería más que suficiente para eliminar al Racing. Eso le llevó a poner a M’Bia de central, que acabó justamente expulsado. Y para nuestra desgracia, el Racing no tenía ningún jugador cojo. Es evidente que los cántabros eran muy inferiores, pero eso no quiere decir que no pudieran ganarnos. Despreciamos al rival y acabamos mordiendo el polvo, como suele ocurrir en estos casos.

En cuanto a la planificación deportiva, me pareció sensacional en el mercado de verano, donde se consiguió conformar una plantilla competitiva, extensa y con muchas alternativas. Pero todo eso se echó a perder en el mercado de invierno. Considero que fue un error muy grave el competir varios meses, precisamente los más decisivos, que son los del final del campeonato, con sólo tres centrales y dos delanteros. Afortunadamente, las lesiones nos han respetado, pero, aún así, la falta de efectivos nos pudo costar la eliminación de la Europa League ante el Betis, ya que en el partido de ida lo disputamos con muchas bajas en defensa –posiblemente por eso perdimos 0-2– y el de vuelta con muchas bajas en el centro del campo. También nos vimos en la final de Turín con sólo un delantero sano. Y ante el Elche, por suerte ya el último partido de liga, tuvimos que tirar de Carlos Fernández,

Ahora el objetivo debe ser mejorar la temporada actual, lo cual no será fácil, puesto que nos obligaría a ganar otro título y a clasificarnos para la Champions League. Complicado reto, pero no imposible de conseguir. El camino empieza en Cardiff, el 12 de agosto. Seguro que Monchi y su equipo ya llevan mucho trabajo adelantado, pero será fundamental no volver a reincidir en los errores cometidos. Porque los ha habido, y bastantes.

La plantilla, en general, me parece buena, aunque hay puestos que son bastante mejorables, como los laterales derecho e izquierdo. Habrá que ver cómo quedará en unos meses, puesto que tenemos jugadores muy codiciados, como Alberto Moreno, Fazio, Bacca o Rakitic. Pero no me cabe la menor duda de que, salga quien salga, volveremos a tener una plantilla competitiva para la temporada 2014-2015, completamente capacitada para seguir dándonos alegrías.