Archivo diario: 27/03/2014

Gameiro, muy lejos del invierno

gameiro(Pie de foto): Kevin Gameiro desbordante de alegría tras haber marcado el segundo gol del Sevilla FC contra el Maribor (2-1), en la vuelta de los dieciséisavos de final de la Liga Europa (ida: 2-2). (Foto Marca/Icon Sport)

Así se llama el nuevo artículo que publicó hace un par de días L’Equipe sobre nuestro delantero. Es evidente que el diario francés sigue muy de cerca todo lo que hace Gameiro.

El artículo dice así:

El ex delantero del Paris-SG ha vuelto a encontrar minutos de juego y diversión bajo el sol de Sevilla, donde recibe mañana al Real Madrid.
La carretera bordea un campo de golf y finaliza delante de una pequeña garita y una barrera, a la entrada de una urbanización rodeada de altos muros. Kevin Gameiro reside en una de estas viviendas de lujo a las afueras de Sevilla, junto con su mujer y sus dos hijos, Aaron (4 años) y Ayden, nacido hace mes y medio. El trayecto es largo hasta la ciudad deportiva del Sevilla FC pero rápido para llegar a la Escuela Francesa, al otro lado del Guadalquivir. “Había que hacerlo, y siempre es mejor hacerlo con sol que con frío”, sonríe el ex delantero del PSG (26 años).
Tenía que salir de París, y, mientras que marca de nuevo (4 goles en 6 partidos) tras un inicio invernal delicado, el exilio tiene un aire saludable, bajo el cielo puro de Andalucía y sus 30 °C a mediados de marzo. “No lamento en absoluto el haber pasado por el París”, precisa. “Hubo momentos difíciles, pero también otros, mejores, como el título de Champions. Era el momento de irse. No quería volver a pasar por lo de la última temporada. Quería reencontrarme con el placer de jugar y descubrir este campeonato”.
Con el Sevilla FC, que recibe mañana al Real Madrid, Gameiro ya ha conocido momentos buenos y malos. Una integración rápida (5 goles en ocho partidos) seguida de una período de bajón, unido a una lesión que ha permitido a su competidor por el puesto, el colombiano Carlos Bacca, coger ventaja. “He tenido un problema muscular en los aductores que no se me acababa de solucionar”, explica. “Me entrenaba y recaía”.
Sigue en contacto con Jallet y Matuidi

En España, donde gana menos que en París, el ex del Estrasburgo y Lorient, ha tenido que adaptarse, pero a un fútbol que le gusta. “Me encanta”, asegura. “Aquí es abierto, los entranadores juegan a ganar, a hacer un gol más que el contrario. Hay muchos espacios y, para un delantero como yo, es una delicia. Cambia con respecto a la L1. La mentalidad es completamente diferente”.

Por ahora, aún tiene que hacer frente a los comienzos de su nueva vida, “a causa de la barrera del idioma”, reconoce. A diferencia de su mujer, él no ha recibido cuross de español. “Pero voy bien. Cuando el entrenador me habla, lo comprendo todo”. En su urbanización, uno de sus vecinos es Damien Perquis, el defensa del Betis. En su vestuario él es uno de los tres francófonos, junto con Stéphane Mbia y el argentino  Nicolás Pareja, quien ha jugado dos años en el Anderlecht. Echa de menos Francia “un poco”. Pero echa, de vez en cuando, un vistazo, a la Liga francesa y al Paris-SG, donde mantiene el contacto, de manera regular, con (Christophe) Jallet y (Blaise) Matuidi “.

A falta de dos meses para el final de su primera temporada (ha firmado un contrato por cinco años), la aventura apenas ha comenzado. “Llevo catorce goles, a pesar de la lesión, la adaptación a un nuevo club y a un nuevo campeonato”, analiza. “Voy bastante bien, aunque siempre se puede hacer mejor”. Con su club, clasificado para los Cuartos de Final de la Liga Europa (contra el FC Oporto) y con su mejor clasificación de la temporada (el 5º), la primavera se presenta bien.

*******************************************************************

El artículo original:

L’ancien attaquant du Paris-SG a retrouvé du temps de jeu et du plaisir sous le soleil de Séville, où il reçoit demain le Real Madrid.

LA ROUTE longe un golf puis s’arrête devant une petite guérite et une barrière, à l’entrée d’un quartier aux maisons entourées de hauts murs. Kevin Gameiro réside dans l’une de ces habitations cossues de la banlieue de Séville, avec sa femme et ses deux enfants, Aaron (4 ans) et Ayden, né ici il y a un mois et demi. Le trajet est long jusqu’au centre d’entraînement du Séville FC mais rapide pour rejoindre l’école française, de l’autre côté du Guadalquivir. « Il fallait le faire et c’est toujours mieux de le faire au soleil que dans le froid », sourit l’ancien attaquant du PSG (26 ans).

Il fallait bien quitter Paris et, alors qu’il marque de nouveau (4 buts en 6 matches) après un début d’hiver délicat, le dépaysement a l’air salutaire, sous le ciel pur de l’Andalousie et ses 30 °C à la mi-mars. « Je ne regrette pas du tout d’être passé par Paris, précise-t-il. Il y a eu des moments difficiles mais aussi d’autres, meilleurs, comme le titre de champion. C’était le bon moment pour partir, je ne voulais pas connaître une saison comme la dernière (*). Je voulais retrouver le plaisir de jouer et découvrir ce Championnat. »

Avec le Séville FC, qui reçoit demain le Real Madrid, Gameiro a déjà connu des hauts et des bas. Une intégration rapide (5 buts en 8 matches), puis une période creuse liée à une blessure qui a permis à son concurrent, le Colombien Carlos Bacca, de prendre l’avantage. « J’ai eu un problème musculaire aux adducteurs dont je n’arrivais pas à me débarrasser, explique-t-il. Je m’entraînais et je me refaisais mal. »

Il reste en contact avec Jallet et Matuidi

En Espagne, où il gagne moins qu’à Paris, l’ancien Strasbourgeois et Lorientais a dû s’adapter, mais à un football qui lui plaît. « Je m’éclate, assure-t-il. Ici, c’est ouvert, les entraîneurs jouent pour gagner, pour mettre un but de plus que l’adversaire. Il y a beaucoup d’espaces et, pour un attaquant comme moi, c’est un régal. Ça change de la L 1, la mentalité est complètement différente. »

Pour l’instant, il pose encore les prémices de cette nouvelle vie, « à cause de la barrière de la langue », concède-t-il. Contrairement à sa femme, il n’a pas pris de cours d’espagnol. « Mais ça va, quand l’entraîneur parle, je comprends tout. » Dans son quartier, l’un de ses voisins s’appelle Damien Perquis, le défenseur du Betis. Dans son vestiaire, il est l’un des trois francophones avec Stéphane Mbia et l’Argentin Nicolas Pareja, qui a joué deux ans à Anderlecht. La France lui manque « un peu quand même ». Mais il a gardé un oeil sur la L 1 et le Paris-SG, où il a conservé quelques contacts réguliers, « avec (Christophe) Jallet et (Blaise) Matuidi ».

À deux mois de la fin de cette première saison (il a signé un contrat de cinq ans), l’aventure commence à peine. « J’en suis à quatorze buts, malgré la blessure, l’adaptation à un nouveau club et à un nouveau Championnat, analyse-t-il. Ça se passe assez bien, même si on peut toujours mieux faire. » Avec son club, qualifié pour les quarts de finale de la Ligue Europa (contre le FC Porto) et installé à son meilleur classement de la saison (5e ), le printemps s’annonce bien.

Sevilla FC 2 – R. Madrid 1. Todo nos salió bien

Igual que hemos tenido partidos esta temporada donde todo nos salía mal, donde bastaba un par de ocasiones del rival para hacernos dos goles y perder puntos, ayer nos salió todo bien. Se dieron todas las condiciones necesarias para vencer al todopoderoso Madrid.

Para empezar, el equipo madrileño no tuvo su día. Es cierto que marcó de rebote, al lanzamiento de una falta, pero en la primera parte fallaron ocasiones clarísimas, y eso es impropio de jugadores de tanta categoría. Incluso se nos apareció la Virgen en la jugada en que Ronaldo le roba la cartera a Beto –quien tenía clara ventaja–, y el balón, tras dar en el poste, se queda muerto en la línea de gol.

También nosotros tuvimos una alta efectividad de cara a puerta. Afortunadamente, no ocurrió como en el partido de ida del Euroderbi, que estábamos negados y no habríamos hecho gol aunque el partido hubiera durado 180 minutos. Ayer Bacca las coló, y así siempre todo es más fácil.

En cuanto al árbitro, González González, más o menos, se comportó. Tuvo detalles sibilinos, como la tarjeta que enseñó a Iborra –de Juzgado de Guardia–, faltas inexistentes a favor del Madrid, el perdonar tarjetas amarillas a jugadores merengues o esperar a mostrárselas unos segundos para darle tiempo a recordar si supondría la segunda amarilla o no. Pero González González, al menos, no nos machacó, como a buen seguro habrían hecho Muñiz Fernández, Mateu Lahoz, o los ya retirados Bernardino González, Pérez Burrull  e Iturralde.

Me gustó el planteamiento del partido, con dos pivotes defensivos, un solo delantero y jugando a la contra. Pienso que esta era nuestra única opción para hacer frente al Madrid, ya que la superioridad técnica de ellos es abrumadora y el haber dejado espacios habría sido mortal.

En cuanto a los jugadores, Rakitic estuvo sensacional. Para sacar a hombros al croata. También hicieron un gran partido Fazio, Iborra, M’Bia y Bacca. Aunque, en general, todo el equipo estuvo a una gran altura. Beto, aunque tuvo un fallo grave, que casi nos cuesta un gol, hizo un par de paradas de mérito. Incluso me gustaron los cambios de Emery y el momento en que los hizo.

Estoy de acuerdo con Monchi, cuando dice que hay que mirar hacia arriba, porque el equipo es ambicioso. Entre otras cosas, porque mirar hacia abajo no sirve absolutamente para nada. Desde luego, ir a la Champions va a ser harto complicado, puesto que habría que hacer un gran final de temporada y el Athletic de Bilbao está mostrando una gran regularidad. Pero si llegamos al partido de San Mamés con posibilidades y conseguimos allí un buen resultado, entonces podríamos soñar con la única plaza Champions disponible. Por intentarlo, que no quede.