Archivo diario: 30/10/2013

R. Madrid – Sevilla. Cinco minutos aguanté.

Después de estar un rato pensando si ver el partido o no, finalmente empecé a ver el partido con 2-0 en el marcador. Me dio tiempo para ver que estábamos haciendo el tonto, porque habíamos sacado el equipo titular.

Y a estas que llega una internada del Madrid,  y un piscinazo escandaloso –creo que de Izco–, y el árbitro, en vez de enseñar tarjeta amarilla, señala penalti. Y hasta aquí llegué. Calculo que no habrían pasado ni cinco minutos –seguramente, menos–, pero yo es que ya estoy demasiado quemado, demasiado harto de ver lo mismo, año tras año.

Creo que, probablemente, será la última vez que vea un Madrid-Sevilla. Al menos hasta que no limpien un poco esta liga que apesta.

Conmigo que no cuenten.

Lo único que espero es que no haya bajas por lesión o sanción. Con eso me doy por satisfecho.

Real Madrid – Sevilla. Partido ideal para reservar jugadores

El partido de esta noche ya lo hemos visto muchas veces: si el Sevilla juega mal, el Madrid nos goleará sin piedad, y si juega bien, ahí estará el trío arbitral para sacar las castañas del fuego al todopoderoso equipo capitalino. Nos encontraremos con lo de siempre: los fueras de juego lo son, o no, dependiendo de quién sea el beneficiado; un gol del Sevilla podría no subir al marcador porque al árbitro no le da la gana; se pitarán faltas en nuestra contra que no vería ni un árbitro de baloncesto; nos cargarán de tarjetas amarillas aunque seamos las Hermanitas de la Caridad defendiendo… la cuestión es que siempre encuentran multitud de razones para desequilibrar la balanza.

Por si fuera poco, el Madrid lleva toda la semana lloriqueando porque, según ellos, fueron perjudicados en el Nou Camp. Yo, como no vi el partido, no puedo opinar. Pero si ellos se quejan de los árbitros, ¿qué tendrían que hacer los demás equipos?

Ante ese panorama, lo más sensato que puede hacer nuestro equipo es reservar a nuestros jugadores más importantes para cuando, de verdad, haya algo en juego, como contra el importante partido contra el Celta de Vigo, que hace poco se entretuvo en hacerle cinco goles al Málaga, a domicilio. En mi opinión, haríamos el tonto si, además de venirnos de vacío, perdemos por lesión o sanción a jugadores importantes.

Me sorprenden un poco –no demasiado– las palabras de Emery: “No sé quién pita mañana, es una buena noticia para nosotros. El Bernabéu es un campo difícil para los árbitros y lo mejor es dejarlos tranquilos”. Pues no, Emery, el Bernabéu no es un partido difícil para los árbitros, porque saben perfectamente a quién perjudicar. Y lo mejor no es dejar tranquilos a los árbitros, sino que ellos nos dejen tranquilos a nosotros, y que se dediquen a pitar lo que vean. No es tan difícil de hacer. Otra cosa es que tengan el valor, el coraje y la integridad para hacerlo. Eso ya es más complicado.

Pues voy a sacar a Emery de la ignorancia: el árbitro que nos arbitrará/atracará esta noche será José Antonio Teixeira, quien, casualmente, ha arbitrado al Madrid en seis partidos de Liga, y en todos ellos ha ganado, consiguiendo 23 goles a favor y sólo tres en contra. Vamos, un árbitro ideal para el “atraco perfecto”

A decir verdad, incluso he pensado no ver el partido de esta noche. Creo que me indigno más si veo el atraco con todo detalle a que si veo un resumen de unos minutos. O igual, también puede darse el caso de que finalmente nos ganen en buena lid. Porque supongo que alguna vez se habrá dado este caso. ¿O no?

Seguramente, acabaré biendo el partido, pero, al menos, intentaré no alterarme mucho. A ver si lo consigo.