Archivo mensual: agosto 2013

Los jóvenes, de lo mejorcito ante el Slask

Aunque ya estaba sentenciada la eliminatoria desde el partido de ida, lo cierto es que el Sevilla encontró muchos menos problemas de los esperados ante el conjunto polaco. El rival demostró ser un equipo flojísimo, que ni siquiera fue capaz de aprovechar el incomprensible regalo, en el primer minuto de partido, de Diogo Figueiras. También la actuación de Iborra, en estos primeros compases del partido, dejó bastante que desear. El valenciano perdió dos o tres balones en una zona peligrosísima, y si el Slask hubiera sido un rival un poco más potente, probablemente lo habríamos pagado caro. Iborra hizo que aún tenga más ganas de que debute Cristóforo, para ver si el uruguayo es tan bueno como dicen.

En el partido de ayer hubo una serie de jugadores que estuvieron a buen nivel, como Beto, Rakitic, Cala o Alberto Moreno, pero si hay que destacar a alguien, serían Bryan Rabello y, sobre todo, Jairo Samperio, que marcó un gol y dio dos asistencias.

Jairo puede ser un jugador muy importante en el Sevilla, a corto plazo. Aún demuestra ser muy inocente –como en la jugada en la que se plantó solo ante el portero y pasó el balón a Bacca, quien estaba en fuera de juego–, pero también tiene cualidades importantísimas en el fútbol actual, como es la velocidad y el manejo de las dos piernas. En cuanto coja algo de experiencia en la élite, puede convertirse en un jugador decisivo.

El chileno Rabello también está llamado a ser una de las estrellas del Sevilla. Muy buen partido el suyo, donde mostró verticalidad y rapidez. Rabello también tiene una cualidad importante, que por ahora está pasado desapercibida por culpa de Rakitic, y es que es bastante bueno a balón parado. Es más, en mi opinión es mejor que el croata en el lanzamiento de libres directos. Pero los galones son los galones y Rabello es joven y acaba de llegar.

También me gustó bastante el canterano Cotán, que repartio bien el juego, con rapidez y sin complicarse.

Quien sigue sin convencerme es Carlos Bacca, a pesar de los dos goles de ayer –el segundo incluso lo habría marcado hasta yo–. Tuvo un par de ocasiones que tienen que acabar en gol siempre. Espero que mejore sus prestaciones en cuanto se adapte a sus compañeros y al fútbol español.

En líneas generales, buen partido del Sevilla, sobre todo a raíz del gol de Rakitic. Y lo más importante es que se ha conseguido entrar en la fase de grupos, que aunque era algo bastante previsible, dada la debilidad de los posibles rivales, era una meta que había que alcanzar obligatoriamente. Y se ha conseguido, y de manera brillante.

Ahora a esperar el sorteo, que será dentro de una hora. Teniendo en cuenta los rivales que han caído ya, muy mala suerte tendríamos que tener, y muy mal lo tendríamos que hacer, para que no nos clasifiquemos para la fase de eliminatorias. Después de todo, si el Sevilla está entre los favoritos para ganar la Europa League, es por algo.

Cala, nuestro único central sano

La mala suerte se ha cebado con el Sevilla, de manera que en poco tiempo han caído lesionados de cierta gravedad tres centrales de la plantilla. El último en caer ha sido el controvertido Fazio, que estará alejado de los terrenos de juego durante, aproximadamente, seis semanas. Eso en una primera previsión, porque el club anuncia que el diagnóstico será más certero en una semana, cuando la inflamación haya desaparecido.

Es decir, podemos estar dos meses con sólo un central sano, y precisamente es en el que menos confía Emery. Obviamente, no cuento con Israel Puerto. Le considero un jugador con mucho futuro, pero ahora mismo,  en mi opinión, sencillamente, no tiene nivel, ni madurez, para jugar en Primera División. Creo que esto se ha evidenciado en los pocos minutos que disputó contra el Atlético de Madrid y en el tiempo que jugó en Old Trafford. Pienso que una cesión le vendría de perlas, siempre y cuando, claro está, venga alguien a sustituirle.

Confío que con el dinero proveniente de la huída de Kondogbia –que se ha despedido, como no podía ser de otra manera, “a la francesa“– el club estime a bien el traer a un central. En caso de que no se creyera conveniente por parte de la Secretaría Técnica un nuevo fichaje, Emery tendrá que ir tirando con Cala y M’bia para guardar la vital zona del centro de la defensa durante los dos próximos meses.

Más nos vale que ni se resfríen. No estaría mal que entrenaran con armadura, al menos hasta que el mal fario nos abandone.

Fernando Navarro e Iborra serían otras opciones, pero el primero ya ha demostrado que la posición de central no es la suya, y además él es el primero en afirmarlo. No es el caso de Iborra, quien ya se ha ofrecido a jugar en esa posición. Otra cosa es el rendimiento que sea capaz de dar ahí.

No sé a vosotros, pero estar dos meses de competición con la defensa cogida con alfileres me parece una verdadera temeridad, máxime cuando estamos disputando tres competiciones y M’Bia no se pierde ni una cita con su selección.

Hay dinero y aún queda tiempo, y también hay que tener presente que los puntos que se van ya no vuelven.

Perdiendo la fe en Emery

A mí aún no me ha ocurrido, pero veo que ya hay bastantes aficionados que empiezan a dudar de la capacidad de Emery para dirigir a este nuevo Sevilla. Supongo que estas dudas son, hasta cierto punto, normales, pues seguro que hay más de uno que mira la clasificación y le entra el tembleque, pensando que estamos en la parte baja, que tenemos la defensa en cuadro y que la plantilla no es que sea nueva, es que es casi por completo nueva. Pero también hay que tener en cuanta que la liga es una competición muy larga y que esto no ha hecho más que empezar.

Del Nido dijo que quería cambiar prácticamente toda la plantilla en dos años, pero el problema es que lo ha hecho en uno, y eso es un riesgo, pues para jugar como equipo se necesita compenetración entre los jugadores, de modo que estos lleguen a jugar de memoria. Y para eso se necesita tiempo, que es justo lo que no tenemos, ya que la Europa League y la Liga han comenzado. Es decir, ya no hay balas de fogueo, sino fuego real.

Y el problema no es sólo que los jugadores no se conozcan unos a otros, sino que es el propio Emery quien aún no conoce las prestaciones que pueden dar los nuevos. Una cosa es lo que le hayan dicho desde la Secretaría Técnica y otra es lo que Emery verá en cada entrenamiento en la ciudad deportiva y en los partidos oficiales.

Sólo han pasado dos jornadas y es imposible que Emery tenga ya una idea clara de equipo titular y suplente. De hecho, ni siquiera ha dado minutos a Cristóforo y el último fichaje, el camerunés M’Bia, acaba de aterrizar.

En mi opinión, no vendría nada mal a este Sevilla 2013-2014 un poco de estabilidad, aunque sea en el banquillo. Tampoco es lógico lo que ocurre en Inglaterra, donde Arsène Wenger lleva 18 años en el Arsenal y donde Alex Ferguson estuvo al mando del Manchester United durante 27 años. Eso es imposible que ocurra en España, pero digo yo que un poquito de confianza se merece Emery. ¿O no?

Está claro que una victoria hace ver las cosas de otra manera, y eso es precisamente lo que necesitan imperiosamente tanto el Sevilla como nuestro próximo rival: nuestros “amigos” del Málaga. Tres puntos en juego que cobran máxima importancia porque la próxima salida es al Camp Nou, y allí lo normal es que caigan cuatro. Eso, a los equipos que llevan una defensa en condiciones. No digo nada la que nos puede caer a nosotros. Pero bueno, tampoco hay que ser pesimistas. Los partidos hay que jugarlos y dicen que el fútbol es imprevisible.

Levante 0 – Sevilla FC 0. Pudo ser peor.

Verdaderamente, cuesta trabajo pensar que el partido que hizo el Sevilla pudo empeorarse, pero así habría ocurrido si Beto no hubiera salvado dos ocasiones de gol, una de ellas a bocajarro, a falta de pocos minutos para el final.

La cuestión es que el partido de ayer ya lo hemos vivido en multitud de ocasiones la temporada pasada, y casi siempre acabaron en derrota. Por tanto, este punto conseguido, es un premio menor que hay que valorar en su justa medida, pues, siendo realistas, el equipo ofreció muy poquito sobre el césped para poder llevarse los tres.

El planteamiento que hizo Caparrós es exactamente el que se va a encontrar el Sevilla cuando se enfrente a equipos inferiores y que son conscientes de su inferioridad: líneas muy juntas, mucha presión y con la única intención de salir al contragolpe. El problema es que para superar este planteamiento la única manera es presionar tanto como ellos –no se hizo– y mover el balón en el centro del campo con rapidez y precisión –tampoco se hizo–. Esto último quizás es mucho pedir para un equipo que no está conjuntado, sencillamente porque prácticamente ha cambiado en su totalidad, y que en los próximos días va a cambiar aún más, con la llegada de M’Bia y la más que probable salida de Kondogbia.

Algunas cosas a destacar del partido de ayer:

– El árbitro. Por una vez, me ha sorprendido Fernando Teixeira. Creo que hizo un buen arbitraje. Quizás se pasó con las tarjetas amarillas contra los sevillistas y perdonó alguna al Levante –aunque seguramente un levantinista no opinaría igual–, pero en general estuvo bien y no se dejó influenciar por las contínuas protestas de los jugadores del Levante y su afición.

— La titularidad de Fernando Navarro y de Kevin Gameiro. Alberto Moreno es muchísimo mejor que Fernando Navarro y, por tanto, si está bien físicamente debe ser titular indiscutible, al menos hasta que no se lo lleve el Madrid, que es lo que anuncian desde la capital que va a pasar. Y en cuanto a Gameiro, no veo justo que juegue mientras no sea capaz de mejorar las prestaciones de Carlos Bacca. Ayer tuvo una ocasión clarísima de gol y definió como lo hubiera hecho cualquier aficionado, o incluso peor. Con el agravante de que él es internacional por Francia.

— La entrada de Kondogbia. Aunque mejoró el equipo desde que entró en el terreno de juego, me pregunto cuándo será el momento de Cristóforo. La cabeza de Kondogbia parece que está en otro sitio y creo que lo más sensato habría sido darle ya minutos al uruguayo.

— El gran partido de Fazio. El argentino fue clave para lograr algo que se nos escapaba la temporada anterior: el mantener nuestra portería a cero. Fazio hizo un partido muy completo, ganando todos los balones por alto y siendo un obstáculo insuperable para los jugadores rivales.

Es evidente que Emery aún tiene mucho que mejorar y que conjuntar.  El equipo tiene que cambiar muchísimo si queremos aspirar a algo, pero también está claro que un equipo no juega de memoria de un día para otro, sino que hace falta bastantes meses o incluso años. Se ha arriesgado mucho al cambiar una plantilla casi por completo, pero es un riesgo controlado, pues las nuevas incorporaciones son jugadores de calidad. Lo único que hace falta es paciencia, mucha paciencia. Por parte de todos.

Sevilla FC 4 – Slask 1. Pase más que encarrilado

No he podido ver el partido en vivo y en directo, pero al menos he podido seguir, aunque a duras penas, la segunda parte por Internet.

Queda claro que nos hace falta urgentemente un central de calidad. El éxito o el fracaso del nuevo proyecto va a depender de si logramos formar una defensa contundente o no. Si vamos a seguir con la misma que la temporada pasada, el proyecto está abocado al fracaso. En el día de hoy nos ha salvado Beto, pero eso siempre no va a ser así.

Por lo demás, es evidente que el equipo tiene calidad arriba. Marco Marin es dinamita pura, pero, por ahora, no me acaba de convencer del todo Bacca. Aún es pronto, porque acaba de llegar, pero, si yo estuviera en el lugar de Emery, lo tenía tirando a puerta tres horas al día, a ver si no se le van tantos disparos por encima del larguero. Gameiro también tiene que mejorar bastante, a pesar de que hoy ha marcado.

Muy mal lo tenemos que hacer en el partido de vuelta para no pasar, sobre todo porque el conjunto polaco es bastante endeblito, aunque manifiestamente más fuerte que el Mladost montenegrino.

Pero, por favor, traigan cuanto antes a un central de categoría, de una vez por todas. Los sevillistas no nos merecemos sobresaltos y taquicardias cada vez que el rival pone un balón en el área. El momento es ahora, que hay dinero contante y sonante en caja. Pero para traer a medianías como Lopo y Álvaro González, para eso mejor no traer nada. No volvamos a tropezar con la misma piedra.

Mis conclusiones del partido de ayer-hoy

La primera conclusión que saqué del partido es que, como era lógico, los sevillistas nos tenemos que armar de paciencia, porque resulta evidente que el equipo necesita de un tiempo de adaptación. Tiempo que, por otra parte, no tenemos, ya que han llegado los partidos oficiales y los errores cuestan puntos. Pero de aquí a que los jugadores se conozcan bien y se entiendan con sólo mirarse, han de pasar muchos partidos.

El calendario quiso que nuestro primer rival liguero fuera uno de los más conjuntados y que menos incorporaciones ha tenido en esta pretemporada, con lo cual el reto a superar era elevado. A pesar del traspaso de Falcao, el Atlético sigue teniendo una buena plantilla y equipo, y en la segunda parte les dimos facilidades que aprovecharon con facilidad.

La segunda conclusión que saco es que puede ser que el problema en defensa no esté solucionado, y eso sería un handicap importante para lograr el objetivo de alcanzar posiciones europeas. Y digo “puede” porque me gustó mucho el partido que hizo Carriço contra el Mladost montenegrino. Sin embargo, si en el primer partido de liga ya ha tenido que jugar Israel Puerto, quiere decir que, quizás, habría que traer un central más. Particularmente, hecho en falta un central rápido, con experiencia y con buena salida del balón. Ayer saltó a la vista que a Puerto aún le queda muchísimo por aprender. El chaval está muy pero que muy verde, y está pidiendo una cesión a gritos.

Y la tercera y última conclusión es que Kondogbia, casi con toda seguridad, nos dejará en los próximos días, con lo cual la renovación de la plantilla será casi total, asumiéndose con ello un riesgo importante. Ahora estaría por ver si se acierta con su sustituto, pero, a priori, no parece muy acertado renovar una línea casi por completo, máxime cuando ya no hay urgencias económicas.

Mi impresión es que el Sevilla estará arriba, porque tiene una plantilla de calidad, pero no será fácil y nos costará bastante, sobre todo al principio.

Cerrado por vacaciones

cerrado-vacaciones

Pues eso, que me voy de vacaciones –unas merecidísimas vacaciones, por cierto–, por lo que este blog apenas se actualizará durante un mes.

Sevilla FC 3 – Mladost 0. Los tres puntos se quedaron en casa

Costó más trabajo del esperado, pero finalmente nos conseguimos llevar los tres puntos que, por lo visto, había en juego, según decían en Elgoldigital.com. La verdad, no me explico cómo una web que supuestamente está mantenida y dirigida por profesionales, puede publicar estos artículos. Supongo que nadie los revisa ni corrige antes de su publicación, pero, por lo menos, podían informarse un poco sobre cómo es la competición de la Europa League, y enterarse de que hay fases de eliminatorias y una fase de grupos.

En fin, entrando ya en el partido de ayer, está claro que la eliminatoria ha quedado sentenciada, más que nada porque el Mladost no tiene absolutamente nada con lo que inquietar al Sevilla. Mostró tal incapacidad que incluso desaprovecharon el absurdo e incomprensible regalo del primer minuto, donde Coke y Fazio cometieron un error impropio de jugadores de Primera División. Afortunadamente, la jugada tonta de la noche quedó en una simple anécdota.

El Sevilla tuvo bastantes problemas para romper el entramado defensivo del Mladost. Costaba enlazar jugadas con peligro, probablemente porque aún es pronto para que se el equipo se conjunte. Hubo bastantes faltas de entendimiento, algo lógico porque hay muchos jugadores nuevos.

De los nuevos, el que más me gustó, con diferencia, fue el portugués Carriço. A pesar de jugar en el centro del campo, lo hizo bastante bien, buscando verticalidad en sus acciones, y pasando bien el balón, tanto en corto como en largo. De seguir así, no me extrañaría que desbancara de la defensa a Fazio o a Pareja. Y además, para completar su buen partido, incluso marcó el tercer gol, ya en tiempo de descuento.

Bacca no me gustó, a pesar de ser él quién abrió el marcador. Es cierto que hizo buenas paredes y desmarques, pero falló alguna que otra ocasión clara de gol. A primera vista, me pareció corto técnicamente. Creo que no mejora a Negredo, y eso es una mala noticia. De todas formas, habrá que verlo con más detenimiento, porque acaba de llegar y también me dio la impresión de que tenía mucha ansiedad.

Victor Machín hizo un buen partido, aunque yo espero bastante más de este jugador. Desde luego, condiciones tiene.

Jairo hizo cosas que me gustaron y otras que no. Por ejemplo, es bastante técnico y rápido, pero también es tremendamente inocente. Ayer hubo varias ocasiones donde le hicieron falta y él intentó seguir la jugada, cuando tenía todas las de perder. Un jugador experimentado, habría sacado faltas peligrosas e incluso alguna tarjeta. Pero la experiencia sólo la da el tiempo, y Jairo tiene mucho por delante aún que aprender. Falló un gol cantado, de esos que son más difíciles de fallar que meter.

De Pareja apenas puedo opinar, porque el rival inquietó bien poco. Y lo mismo me ocurre con Rusescu, que apenas jugó 15 minutos.

No me gustó nada el partido que hicieron Rabello y Alberto Moreno. Ambos pueden ofrecer muchísimo más de lo que hicieron ayer, y a buen seguro que lo harán en próximos partidos.

La primer impresión que me llevé del Sevilla 2013-2014 es que aún hay mucho que trabajar. Hay que conseguir conjuntar al equipo, porque el primer rival serio está a la vuelta de la esquina, y no podemos permitirnos cometer los errores de ayer, tanto en defensa como en ataque. No obstante, también se vieron detalles bastante buenos, y más aún teniendo en cuenta que ayer faltaban gente importante, como Marin, Kondogbia, Medel y Gameiro. O incluso Reyes, que se tuvo que retirar lesionado a los pocos minutos de juego.

Este Sevilla promete, aunque es evidente que tiene mucho que mejorar.

El Sevilla vuelve a Europa

Hoy es un día grande. Hoy es el primer partido oficial del Sevilla FC 2013-2014, y también es el partido que marca el regreso a Europa, a la Europa League, que a pesar de ser una competición menor a nivel europeo, ya sabemos por estos lares que puede dar mucho prestigio y dinero. Competición a la que, dicho sea de paso, nos hemos clasificado con todo merecimiento, por mucho que algunos no lo vean así.

Hoy es el estreno de un sevilla muy renovado y que despierta ilusión en el sevillismo. Por ahora, no es mi caso, pues aún queda mucho por planificar, tanto en salidas, como posiblemente llegadas. Pero, sobre todo, no me despierta ilusión porque el nuevo Sevilla es toda una incógnita. No sabremos el verdadero nivel del Sevilla hasta que hayamos disputado una buena cantidad de partidos oficiales y ante rivales de mucho nivel. Ya sabremos entonces si la defensa sigue siendo un coladero o si hemos perdido o ganado poder ofensivo. Mientras tanto, recibiremos a un desconocido equipo montenegrino: el Fudbalski klub Mladost Podgorica, un humilde y joven club que intentará no salir goleado esta noche de nuestro templo sevillista.

A priori, el rival de esta noche no debería ser ningún inconveniente, siempre y cuando respetemos al rival y no haya confianzas, ya que las diferencias entre uno y otro equipo son abismales.

En lo único en que estaremos igualados será en el número de bajas: tres por cada bando. Por parte del Sevilla no podrán ser de la partida Kevin Gameiro, Medel y Kondogbia, aunque podría unirse a última hora Beto. Y por parte del Mladost, Bojan Sankovic y Bojan Kaljevic, y la de Danilo Tomic.

El equipo montenegrino, según los informes con los que cuenta el Sevilla, es bastante cortito técnicamente, siendo su máxima amenaza el juego aéreo, ya que tiene varias “torres” en su plantilla. Su jugador más talentoso es Savicevic, hijo del grandísimo ex futbolista del Milán de Arrigo Sacchi, Dejan Savicevic. Sin duda, los montenegrinos saltarán al campo con las líneas muy juntas e intentar defenderse como gato panza arriba, con orden, e intentando sorprender en algún contragolpe o a balón parado.

Volvemos a Europa y lo hacemos con la idea de hacer un gran papel. Por supuesto, no nos conformamos con llegar a la fase de grupos, sino que aspiramos a lo máximo. No obstante, no hay que olvidar que el Sevilla parte como uno de los favoritos para ganar la competición. Pero, por supuesto, también hay que tener muy presente que ganar la Europa League no es nada fácil, puesto que hay clubes que nos superan en plantilla y presupuesto, como puede ser el caso del Tottenham inglés, que es, en mi opinión, el claro favorito. También nos podemos encontrar rivales poderosos, como la Fiorentina, Wigan, Friburgo, Lazio, Eintracht Frankfurt, Valencia… Desde luego, no va a ser un camino de rosas.

El partido de esta noche podría no ser televisado. Y a mí me parece muy bien. Si quieren televisarlo, que aflojen el dinero. Seguro que si fuera el estreno oficial del Madrid o el Barcelona, las televisiones ofrecerían el oro y el moro.

Estoy deseando que llegue ya las nueve y media de la noche. El nervioneo es ya insoportable.