Archivo diario: 18/03/2013

Cualquiera puede clasificarse para 1/4 de Champions

Este post viene a colación de uno que se publicó hace unos días en la web Latidos de Nervión –magnífica web, por cierto–, con el título «El Twitter del Sevilla y como meter la pata con el Betis sin morir en el intento«.

En dicho post se interpreta que el siguiente twitt hace referencia al Betis: «Aunque a algunos periodistas les joda, el Málaga es el segundo andaluz que va a cuartos… ¿Cuánto quedará para el tercero?»

Y yo me pregunto, ¿por qué el autor del artículo piensa que ese twitt va por el Betis? Por curiosidad, se lo he preguntado, vía twitter, pero no he recibido respuesta.

Es decir, ¿por qué no puede ser el próximo equipo andaluz en clasificarse para cuartos de final de Champions el Granada, el Cádiz o el Almería, por poner algunos ejemplos?

Desde que entraron en liza las Sociedades Anónimas en el mundo de fútbol, cualquier equipo puede ya aspirar a lo máximo. Si hay un magnate dispuesto a gastar ingentes cantidades de dinero en un club, lo que antes parecía inalcanzable, se puede conseguir con relativa facilidad.

Tenemos aún recientes los casos del Parma o Villarreal, buenos ejemplos de equipos de ciudades muy pequeñas pero que lograron éxitos deportivos en Europa. A principios de los años 90 la familia Tanzi, propietaria de la empresa Parmalat, convirtió, tras una inversión multimillonaria, a un equipo de una humilde ciudad, la cual no llega a los quinientos mil habitantes, en un equipo poderoso de Europa. Lógicamente, tras quebrar económicamente Parmalat, el Parma cayó en picado. Llegó a estar al borde del abismo, en la Serie B, aunque ahora está de vuelta en la Serie A.

El caso del Villarreal es incluso más llamativo, puesto que se trata del equipo de fútbol de una ciudad que supera por poco los 50.000 habitantes. Su presidente Fernando Roig, tras otra fuerte inversión, logró fichar jugadores de primer nivel que llevaron al Villarreal a jugar la Champions, algo verdaderamente impensable para un club tan humilde.

Actualmente están clasificados para 1/4 de final de Champions el Paris Saint Germain y el Málaga, equipos que no eran nada del otro mundo y que ahora ocupan puestos de privilegio en Europa. Desde que el grupo catarí Quatar Investment es el máximo accionista del equipo francés, éste puede permitirse fichajes millonarios que le permiten aspirar a lo máximo: 43 millones de euros por Lucas Moura –el fichaje más caro en la historia del fútbol brasileño– Thiago Silva (42 millones), Ibrahimovic (21), Lavezzi (26), Verratti (11) Pastore (42) o Kevin Gameiro (11). Con estas cantidades, aproximadamente 250 millones de euros en dos años, lo extraño sería que el Paris Saint Germain no fuera aspirante a ganar la Champions.

Y qué decir del Málaga. Un club muy joven, fundado en el año 1994, que hace sólo unos años llegó a jugar con nuestro filial, el Sevilla Atlético. Probablemente, si no fuera por los millones que aporta el jeque Al-Thani, el Málaga tendría serios problemas para mantener la categoría. Sin embargo, ahí está, haciendo historia, al lograr la clasificación para los cuartos de final.

En mi opinión, ya cualquier club puede lograr éxitos deportivos, independientemente del número de aficionados que tenga. Los ingresos por abonados son ridículos en comparación a los derechos por televisión o las grandes fortunas que pueden aportar jeques o poderosas multinacionales. Así que, ¿por qué tiene que ser el Betis el próximo equipo andaluz en clasificarse para los cuartos de final? El tiempo lo dirá.

Lo que no sabemos son cuántos años tendremos que esperar para conocer al tercer equipo andaluz en lograr ese hito. Ahora incluso es más fácil, ya que no es necesario ser campeón de liga para disputar la competición, pero no deja de ser complicado. ¿Será dentro de dos años? ¿Quizás veinticinco? ¿O será dentro de otros cincuenta y cinco años, como ha sido en el caso del Málaga?

Sevilla FC 4 – Zaragoza 0. Cokinho abrió la lata

Partido tranquilo el de ayer en el Ramón Sánchez Pizjuán. Podría no haberlo sido tanto si el árbitro hubiera pitado penalti a favor del Zaragoza cuando iba el marcador 0-0. Pienso que Medel hace un penalti absurdo e innecesario casi en el borde del área. Quizás por eso no lo pitó el árbitro, por ser demasiado castigo para una acción tan tonta, pero estoy seguro de que, si esa misma falta, se hubiera hecho en el centro del campo, el árbitro la habría señalado.

En este Sevilla de Emery no es que ya haga goles la segunda línea –ayer, Reyes–, sino que ya incluso también la tercera línea, puesto que Coke marcó por partida doble. Coke parece otro jugador en los últimos partidos. Posiblemente, el nivel que está mostrando ahora es el que ofreció en el Rayo Vallecano y que hizo que tanto Valencia como Sevilla se fijaran en él.

Al poco tiempo de marcar Coke el primero, se puso el partido totalmente de cara, al ser Babovic expulsado por doble amarilla.

El Sevilla no desperdició la oportunidad de sentenciar el partido, lo que hizo al poco de comenzar la segunda parte, de nuevo con gol –o golazo, más bien—de Coke. A partir de aquí ya se encontraron autopistas para Navas y Reyes, que crearon ocasiones para conseguir un resultado de escándalo.

En el día de ayer Palop volvió a defender la portería, y, a mi modo de ver, estuvo regular. Con 2-0 cometió un fallo estrepitoso que no acabó en gol porque el larguero no quiso, pero también hizo una buena parada con un 4-0 en el luminoso. Se consiguió algo que parece casi imposible: mantener la puerta a cero, lo cual viene muy para el goal-average, que tal y como están las cosas, puede ser decisivo al final de temporada.

Pienso que Emery debería haber hecho antes el cambio de Alberto Moreno por Cala, no fuera que el árbitro tuviera la tentación de equiparar fuerzas. Al borde del descanso ya  buscaron al chaval para intentar forzarle la segunda amarilla. Creo que fue un riesgo innecesario mantenerlo hasta el minuto 57.

Igualmente, me habría gustado que Babá, con el partido ya sentenciado, hubiese disputado algunos minutos, a ver si le daba por callar a algunos bocazas.

 Ahora a esperar que podamos aprovechar la oportunidad que se nos presenta en Valencia, donde podemos dejar herido de muerte a un rival directo, al que ya hemos adelantado en la tabla. El Levante está perdiendo fuelle: eliminado de la Europa League, fuera de los puestos europeos en la actual liga, ha perdido a Martins, que les ha dejado en la estacada… Momento ideal para asestar un fuerte golpe y quitarnos a un rival de en medio.

Lástima que tengamos una defensa tan nefasta, porque, si no, volver a Europa sería casi cuestión de coser y cantar.