Dos puntales del Sevilla y dos detalles incomprensibles

Si algo me quedó claro del partido de ayer fue que, hoy por hoy, tanto Gary Medel como Alberto Botía son dos firmes puntales del equipo. Se nota una barbaridad cuando no están sobre el tapete.

El Sevilla fue muy superior al Mallorca, de principio a fin, pero la fragilidad ofensiva que mostró nuestro equipo fue alarmante. El Mallorca sólo tuvo que aprovechar nuestra falta de contundencia atrás para llegar al descanso por delante en el marcador. Afortunadamente, esta fragilidad es algo que supuestamente se solucionará en cuanto se incorporen los dos jugadores mencionados.

Por lo demás, me gustó mucho el partidazo que hizo Rakitic. El croata jugó muy bien y además luchó bastante. Al igual que Negredo. El vallecano parece otro. Este Negredo sí que vale los 15 millones que se pagaron en su día. A ver si sigue en el mismo plan por mucho tiempo.

Lo mejor del partido fue la vuelta de Perotti. El argentino puede ser muy importante en lo que resta de temporada, dado que Trochowski estará 8 meses de baja, Del Moral y Reyes no están, ni se les espera, y Luna no parece contar para Míchel. En el ratito que jugó Perotti se le vio con muchas ganas. Lógicamente, aún le falta coger ritmo y forma física, pero todo llegará con el tiempo.

También destacar el partido de Cicinho, que compensó su error en el primer gol mallorquín asistiendo a Negredo en su segundo gol y marcando el gol de la victoria. Se volvió a entender perfectamente con Navas. Por cierto, menos mal que Navas no ve puerta con facilidad, porque si no, ya nos habrían quitado al palaciego hace tiempo.

Victoria merecida y muy importante, porque nos permite entrar de lleno en los puestos europeos y, de paso, tranquilizar a todo el mundo. Dos derrotas consecutivas ante dos rivales inferiores habría resultado difícil de digerir.

Por último, dos detalles de ayer que no quiero dejar pasar por alto y que no entenderé nunca:

– El abucheo a Fazio. No entenderé jamás cómo se puede silbar a un jugador de nuestra plantilla, y menos aún estando el partido en juego. Si alguien no puede remediar silbarle, pues que lo haga al final, pero con el balón rodando lo único que se conseguirá será poner nervioso al jugador.

– La actitud de los Biris. O más bien, de los supuestos Biris. Porque yo ya estoy empezando a creer que son béticos. Al menos, se están comportando como tales. Para ir al estadio a no animar y a gritar en contra del Presidente de su club… para eso mejor que no vayan.

Victoria con remontada, quintos en la tabla y a tres puntos del tercero. Eso es lo más importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s